Buscador avanzado

Por Tahar Ben Jelloun, escritor. Premio Goncourt 1987 (LA VANGUARDIA, 04/03/04):

Cuando la tierra se pone a temblar ya no resta un ápice de audacia para elevar los ojos al cielo. En la segunda sura del Corán se dice: "Él es quien creó para vosotros cuanto hay en la Tierra. Y ascendió al Cielo e hizo de él siete cielos. Él es omnisciente". En otro versículo del Corán se rasgan los cielos, signo anunciador del fin del mundo. Tanto con fe como sin ella, uno no sabe a qué santo encomendarse cuando la naturaleza monta en cólera. Uno se ve poseído de una impotencia tal que baja los brazos a la par que trata de volver en sí; esto es, de tranquilizarse y aceptar lo que acaba de suceder.…  Seguir leyendo »

Por Bernabé López García, catedrático de Historia del Islam contemporáneo en la Universidad Autónoma de Madrid (EL PAIS, 03/03/04):

Memoria detenida es el título del último filme de Jillali Ferhati, uno de los mejores creadores del cine marroquí, insuficientemente conocido del público español pese a la cercanía de su sensibilidad de hispanófono tangerino y de los temas que trata.

La película contrapone a dos personajes de dos generaciones distintas marcados de diferente forma por la represión política de los años oscuros de su país, los años de plomo como comúnmente se les conoce, dos tipos que salen de la cárcel y deben afrontar juntos la recuperación de una memoria que permaneció largo tiempo suspendida, "en detención".…  Seguir leyendo »

Por Ali Lmrabet, periodista y Premio Columnistas de EL MUNDO. Pasó siete meses en la cárcel por denunciar las injusticias del régimen y es natural de la región marroquí del Rif (EL MUNDO, 03/03/04):

Y al final vino. Su «pueblo querido» en esa remota y marginada provincia lo estuvo esperando durante cinco días. El se tomó el tiempo de pensarlo dos o tres veces antes de dar el salto.No sabemos si esperó en Tánger por miedo a otro temblor criminal o a alguna protesta de vecinos o víctimas del terremoto. En el Marruecos de hoy, como en el de ayer, manifestarse, aunque sea pacíficamente, cerca de donde se encuentra el rey es pecado.La…  Seguir leyendo »

En el infierno. En su cuarta carta desde la prisión de Salé, el periodista marroquí condenado por injurias al rey describe a sus compañeros de encierro, muchos de ellos acusados de terrorismo. Alí Lmrabet es periodista marroquí encarcelado en la prisión de Salé (EL PAIS, 29/11/03).

El 'jardín' de los presos. En su tercera carta desde la prisión de Salé, muy cerca de Rabat, el director de los semanarios Demain y Douman, prohibidos desde mayo, narra cómo la droga circula impunemente en la cárcel. Alí Lmrabet, periodista marroquí encarcelado en la prisión de Salé (EL PAIS, 29/10/03).

Por Tahar Ben Jelloun, escritor. Premio Goncourt 1987 (LA VANGUARDIA, 04/09/03):

Marruecos, precisamente porque creía tener un sistema policial de suma eficacia, no logró prever los atentados terroristas de Casablanca que conturbaron al país el pasado 16 de mayo, cuando varios kamikazes provenientes de las chabolas del extrarradio se inmolaron junto a un restaurante y un hotel, en una explosión que dejó treinta muertos y varias decenas de heridos. Marruecos quedó sumido en la conmoción. Dominaba la creencia de que el terrorismo era un mal ajeno. Tres de los suicidas erraron en el intento de detonar las bombas y, tras ser detenidos, aportaron información sobre las redes terroristas islámicas.…  Seguir leyendo »

Morir de risa. Alí Lmrabet, periodista marroquí, director de Demain Magazine y de Doumane, acaba de ser condenado a tres años de cárcel. Inició una huelga de hambre el pasado 6 de mayo y la finalizó ayer (EL PAIS, 24/06/03).

Bernabé López García es catedrático de Historia del Islam contemporáneo en la UAM (EL PAIS, 24/05/03).

La falta de reivindicación de los atentados desde el 11 de septiembre deja abierto el significado de los mismos. Su atribución es objeto de especulaciones y, aunque su autoría ofrezca pocas dudas, puede resultar una buena coartada para cuantos no quieran sentirse concernidos por lo que puedan querer decir. Para escudriñar el objetivo perseguido por los terroristas es obligatorio atar cabos entre los signos e indicios de los atentados, a veces bien evidentes, como es el caso de los recientes de Casablanca. Porque el terrorismo es, ante todo, un metalenguaje.…  Seguir leyendo »