How do the world’s poorest nations tackle a global health crisis like the current coronavirus outbreak? After the 2014 Ebola epidemic in West Africa, the World Bank launched the Pandemic Emergency Financing (PEF) facility — an insurance-based mechanism to raise money for pandemic responses in low-income countries through “catastrophe bonds” and derivatives.

The coronavirus pandemic is exactly the situation for which the PEF was designed. Most of the PEF-eligible countries are reporting covid-19 cases and urgently require billions of dollars to scale up their public health response. So far, the PEF has yet to pay out a single dollar. Here’s what happened and why.…  Seguir leyendo »

On Thursday, French President Emmanuel Macron — the self-designated cheerleader for a more ambitious and integrated Europe — concluded at the end of a fruitless six-hour teleconference with European Union leaders that “what is at stake is the survival of the European project.” A day later, Italian President Sergio Mattarella, in a rare late-night address to the nation on a day that saw the highest number of deaths in Italy from coronavirus, warned that “everyone [must] understand the seriousness of the threat faced by Europe before it is too late.” Answering his own question, Mattarella noted that E.U. leaders have not.…  Seguir leyendo »

An emergency tends to reveal the core character of national leaders, along with that of the political systems that produced them. What’s truly exceptional about the coronavirus pandemic is that it is confronting scores of countries simultaneously with the same awesome challenge. We are learning a lot about the state of global governance as a result.

In one category are the democratic populists, such as President Trump, Brazilian President Jair Bolsonaro and Mexico’s Andrés Manuel López Obrador. Their response to the spread of the novel coronavirus has been to spew misinformation, minimize the threat and dodge accountability. Trump predicted the virus “is going to disappear . …  Seguir leyendo »

Les mesures prises pour lutter contre l’épidémie de Covid-19 obligent désormais des millions de personnes à travailler chez elles. Politiques et employeurs encouragent le «télétravail», «travail à distance» ou «travail à domicile» pour tenter de remédier aux effets économiques désastreux de la crise sanitaire, et permettre de limiter les contacts entre individus. Cette (re)découverte du télétravail a pourtant révélé pour beaucoup un impensé, sur le plan technique, social et légal. Les travailleuses et travailleurs n’ont d’autre choix que de s’en remettre à leur employeur et à la compétence des services informatiques et juridiques de l’entreprise (lorsqu’elle en dispose) pour organiser le travail à distance.…  Seguir leyendo »

A medida que la pandemia del Covid-19 se extiende, los gobiernos de los países más afectados toman medidas drásticas que pretenden frenar en seco los contagios. En muchos casos, ello implica el confinamiento de la mayoría de la población en sus hogares y el cese de gran parte de la actividad social y económica (excepto la virtual), como ocurre en España desde hoy. Así pues, un número cada vez mayor de países se va sumando al apagón, con la esperanza de cortar rápidamente la pérdida de vidas y disminuir el número de contagios, hasta acabar con la epidemia. El problema es que la evidencia disponible sugiere que la lucha contra el coronavirus podría durar más de lo que la mayoría de los gobiernos reconoce.…  Seguir leyendo »

Lo dicen todos los parámetros e indicadores que manejamos para medir el comportamiento de la audiencia: el consumo de radio en España, durante estos días de confinamiento, ha aumentado de forma significativa. Y no es de extrañar. La industria radiofónica ha redoblado sus esfuerzos operativos, narrativos y de producción para conectar con las necesidades de un oyente recluido en su casa, que espera escuchar esa voz cercana que le informe, que le acompañe, que le explique lo que está pasando, que abra las ventanas de su aislamiento, que dé voz a aquellos que tienen algo que aportar, que le alegre, que le emocione y que comparta tantas y tan buenas historias como están surgiendo estos días.…  Seguir leyendo »

Hablar de la Unión Europea en momentos de crisis como los que estamos atravesando es casi sinónimo, desde muchos sectores, de una constante puesta en entredicho de su utilidad. “¿Dónde está Europa?”, nos preguntamos en la crisis económica y financiera de 2008, y nos volvemos a preguntar en estos amargos días. La reciente reunión de los líderes del viejo continente apenas ha dado resultados y se vislumbra en el horizonte cercano una lucha política contundente entre los países del norte, menos afectados por la pandemia y con superávits presupuestarios, frente a los Estados del sur, los más golpeados por el coronavirus y los que a su vez tienen menos capacidad de respuesta fiscal.…  Seguir leyendo »

Al igual que el resto de los países europeos, Alemania atraviesa la tercera gran crisis en una década. Pero esta vez existe la esperanza de que las consecuencias políticas sean muy diferentes En Alemania, la crisis del euro y la de los refugiados provocaron el desgaste de los partidos de centro y reforzaron los extremos. Mientras que, hace una década, las grandes formaciones CDU/CSU y SPD sumaban alrededor del 70% de los votos, actualmente han descendido por debajo del 50%.

Sin embargo, en la crisis del coronavirus, los partidos centristas vuelven a subir en los sondeos, Alternativa para Alemania (AfD) pierde simpatías, y lo mismo ocurre con La Izquierda y Los Verdes.…  Seguir leyendo »

España sin turismo

Este mes hemos vivido un choque que nos ha traído coronavirus. Aquella España del inicio del mes, donde la gente salía a tomar copas y a pasarlo bien por la noche, ya no existe más. Siguen saliendo tantas noticias importantes, no sólo en término de esta pandemia en sí, sino también en relación con sus impactos socioeconómicos y geopolíticos, por lo cual me resulta imposible pronosticar el futuro en base a mis conjeturas actuales. Quisiera atreverme a señalar, sin embargo, un punto indudable: se ha derrumbado el modelo económico tradicional de vivir del turismo.

España acogió en 2019 más de 84 millones de turistas, aportando el 12% del PIB y el 13% del empleo, pero el cierre completo de la frontera a los turistas extranjeros y el de los alojamientos, implementados como parte de las medidas del Estado de alarma, ha imposibilitado este modelo.…  Seguir leyendo »

Cuando aún estamos haciéndonos a la idea de lo que va a significar vivir confinados en nuestras casas, las actuales circunstancias constituyen una inesperada oportunidad para reflexionar sobre la vulnerabilidad humana. Y sobre lo que puede hacernos inmunes. A primera vista, las consecuencias económicas que acechan pueden parecerse a las vividas hace poco más de una década. Aquella crisis financiera fue una crisis de confianza. Pero esta crisis de vulnerabilidad puede hacernos más inmunes si aprendemos lo que significa la verdadera solidaridad.

Combatimos la crisis financiera con estímulos económicos, y con un sucedáneo de la honestidad denominado «compliance». La crisis que ahora vivimos necesitará seguramente estímulos financieros y fiscales, pero sobre todo vamos a combatirla cuidando unos de otros; y eso no es un sucedáneo de la solidaridad, sino el anticipo de que cuanto más avancemos en la globalización y la transformación digital más importantes serán las profesiones que tienen como finalidad cuidar de las personas.…  Seguir leyendo »

Sabemos que el coronavirus mata, pero no medimos hasta qué punto nos vuelve idiotas. Ya en diciembre pasado los epidemiólogos intuían la aparición de esta nueva enfermedad en Wuhan; los médicos locales lo habían anunciado en la web y establecieron desde el principio un paralelismo con la epidemia de Sars de 2003, una neumonía viral causada también por un coronavirus que había pasado del animal al hombre. Durante un mes, los dirigentes chinos intentaron negar esta información, con la desconcertante complicidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ese mes perdido fue fatal, pues permitió que los enfermos infectados propagaran el coronavirus por toda China, y después por el resto del mundo.…  Seguir leyendo »

La prioridad sanitaria es, sin duda, aplanar la consabida curva epidémica: ralentizar el contagio, ganar tiempo y salvar vidas. En España y en otros países ello ha obligado a decretar y endurecer progresivamente el confinamiento domiciliario de la población. Como consecuencia, gran parte de las actividades económicas están suspendidas si bien con la esperanza, según nuestros gobernantes, de regresar a la normalidad en unas pocas semanas o meses.

Sin embargo, las predicciones más honestas son desalentadoras: el distanciamiento social, en mayor o menor medida, podría prolongarse hasta un año; el 80% de la población acabará infectada si bien apenas sin síntomas; la vacuna no estaría disponible a gran escala hasta 2021; y habría brotes ocasionales durante 12-18 meses hasta que se diera por acabada la pandemia completamente.…  Seguir leyendo »

La pandemia del COVID-19 comenzó con la confianza en las instituciones en un mínimo sin precedentes. La política estaba polarizada y la cohesión social, delgadísima. Es por esto que, mientras los gobiernos se esfuerzan por dirigir una gran cantidad de recursos a los hogares y las empresas, no deben ignorar a aquellas comunidades locales donde la crisis de salud y las consecuencias económicas se entrecruzarán más visiblemente.

Cuando los líderes del G20 se reúnan online esta semana para coordinar una respuesta al COVID-19, parece probable que la caída del PIB global que se espera en los próximos meses supere la contracción durante la Gran Recesión post-2008.…  Seguir leyendo »

La pandemia de coronavirus no pudo llegar en peor momento para África. Pese a las mejoras en gestión macroeconómica de la última década, el continente todavía carece de recursos para afrontar altos niveles de pobreza y desigualdad, crear empleo en el sector formal y fomentar las transformaciones estructurales necesarias para incorporar a 12 millones de jóvenes por año al mercado laboral. Y ahora la COVID‑19 amenaza con dar un duro golpe a la economía africana.

El bajo promedio de crecimiento anual del continente (3,3% en 2014‑19) se debió ante todo a estrategias de desarrollo erróneas que se centraron en industrias inviables con uso intensivo de capital (a menudo en commodities) en vez de promover sectores competitivos con uso intensivo de mano de obra.…  Seguir leyendo »

Ningún sistema sanitario del mundo tiene capacidad de emergencia para enfrentar un pico de decenas de miles de pacientes en pocas semanas, como los que genera la pandemia de COVID‑19. Si a esto se le suma el hecho de que alrededor de una de cada siete personas a las que se les diagnostique el virus necesitará hospitalización y de que alrededor de una de cada veinte necesitará ventilación mecánica, se tiene una receta para la sobrecarga sistémica y el colapso.

Si a los países desarrollados con sistemas sanitarios eficientes les cuesta organizar una respuesta eficaz a la COVID‑19, ¿qué esperanzas hay para otros sistemas mucho más débiles?…  Seguir leyendo »

En 2018, 44 países firmaron el Tratado de Libre Comercio Africano en una cumbre extraordinaria en Kigali. Hoy hay 54 signatarios. El acuerdo creará un entorno económico libre de aranceles para impulsar el crecimiento de los negocios, fomentar el comercio intracontinental, hacer crecer la industrialización y crear empleos. Para mitigar las consecuencias económicas del COVID-19, los países que integran la Unión Africana (UA) y las instituciones del continente deberían implementar el tratado AfCFTA prontamente.

El AfCFTA prepara el camino para que África –con 1.200 millones de personas y un PIB acumulado de 2,5 billones de dólares- se convierta en el mercado común más grande del mundo.…  Seguir leyendo »

Cuando hay una pandemia, los líderes del mundo y los servicios de emergencias de salud deben adaptarse rápidamente a la amenaza en ciernes. A menudo, el último factor que consideran —si es que en algún momento llega a formar parte de sus listas— es el género.

Como defensoras de los derechos y la salud de las niñas y mujeres, escuchamos las excusas una y otra vez: «En este momento, el género no es una prioridad», dicen los líderes. «Tal vez, cuando se calmen las aguas», afirman. «No es el momento», insisten. Si la intención es encontrar las respuestas más eficaces contra la COVID-19 —o cualquier emergencia de salud— esto debe cambiar.…  Seguir leyendo »

Los eventos como la pandemia de COVID-19, el desplome del mercado inmobiliario estadounidense en 2007-2009 y los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 suelen ser llamados «cisnes negros». Es un término que busca sugerir que nadie pudo haberlos previsto. Pero, de hecho, en todos esos episodios hubo elementos desconocidos conocidos, por contraposición a la tan difundida expresión del ex secretario de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld, quien se refirió a los «desconocidos desconocidos».

Después de todo, en esos casos, los analistas informados no solo sabían que algo así podía ocurrir, sino que era probable que sucediera en algún momento. Aunque no se podía predecir la naturaleza y el momento exactos con una probabilidad elevada, la gravedad de las consecuencias, sí.…  Seguir leyendo »

El mundo está en guerra. El enemigo es resistente, despiadado e impredecible, no distingue razas, nacionalidades, ideologías ni riqueza. Ya dio muerte a más de 26 000 personas e infectó a más de 566 000. Desde trabajadores comunes, hasta el primer ministro y el príncipe heredero del Reino Unido. Ha detenido economías, colapsado los sistemas de atención sanitaria y obligado a cientos de millones de personas a quedarse confinadas en sus hogares. Y no retrocederá.

A diferencia de una guerra convencional, la pandemia de la COVID-19 no es una opción ni una competencia. No se puede consensuar un cese del fuego ni firmar un acuerdo.…  Seguir leyendo »

Las emociones no son fáciles de contener. Nos controlan mucho más de lo que nosotros las controlamos a ellas. Y, durante una pandemia, la emoción dominante, naturalmente, es el miedo.

Confrontada a un mundo que se siente (y es) más peligroso, complejo e impredecible a medida que pasan los días, la gente quiere estar protegida y que la tranquilicen a cualquier costo. Pero existe una línea delgada entre un retorno saludable a la noción de un estado protector y una evolución peligrosa hacia un Gran Hermano –por el cual terminamos abandonando nuestras preciadas libertades en aras de proteger nuestra salud aún más preciosa.…  Seguir leyendo »