Buscador avanzado

Todos hemos visto a Pedro Sánchez correteando tras el presidente estadounidense Joe Biden para hacerse la foto en la cumbre de la OTAN inaugurada el 14 de junio. Pero cabe preguntarse qué habría dicho Biden si Sánchez le hubiera podido contar en su crujiente inglés a qué se está dedicando estas últimas semanas.

Es probable que en un primer momento el pope del progresismo yanqui ni siquiera lograra entender lo de los indultos a los cabecillas independentistas. Y explicar lo de la financiación del separatismo catalán por parte de todos los presidentes de la democracia española no habría contribuido a que Biden lograra desentrañar la compleja trama de corrupción política derivada del café para todos de la Constitución del 78.…  Seguir leyendo »

Los presos recién indultados al salir de la cárcel de Lledoners, el pasado 23 de junio.Kike Rincon / Europa Press

Los nacionalismos necesitan dominar el lenguaje. Va en ello su capacidad de triunfo y de expansión. Por eso, para sostener una democracia de calidad alejada de los mismos, resulta tan necesario que se ponga el mayor empeño en utilizar adecuadamente el lenguaje. No crea el lector que estamos ante un tema académico, gramatical o de estilo literario. En el caso de las relaciones entre Cataluña y el resto de España, lo más habitual por parte de los partidos políticos o de los medios de comunicación del nacionalismo español o del independentismo catalán son expresiones como los “catalanes/españoles dicen o quieren que…”.…  Seguir leyendo »

Al mozo de cuerda de Delcy Rodríguez, señor Ábalos, rey de las maletas, le parece que el Tribunal de Cuentas es una piedra en el camino. Y lo es. A sus nuevos amigos del ‘procés’ tócales lo que quieras salvo el dinero. El entero régimen de allá, desde Pujol, se ha mantenido haciendo piruetas verbales con red. Una tupida, negra y maloliente red de comisiones, abusos, nepotismo, cerrada protección sectaria, transgresión normalizada, obediencia mafiosa, tropelías y omertá. Se trataba de hacerse rico por Cataluña. El éxito de Pujol fue convertir su ‘nació’ en territorio de excepción legal... sin decirlo. Ni podían ni querían entonces proclamar, como luego hicieron sus epígonos, que la ley no iba con ellos.…  Seguir leyendo »

28 razones para escapar de Cataluña como Antoine Doinel en 'Los 400 golpes'

1. Porque en España no se mete a nadie en la cárcel por sus ideas democráticas, pero en Cataluña sí se les saca de la prisión por sus ideas fascistas.

2. Porque todo el mundo glosa el valor de Alekséi Navalni cuando decidió volver a Rusia y confrontar con Putin. Pero él está ahora en la prisión IK-2 y tú, leyendo esto desde tu casa. Conviene no confundir la valentía con el instinto suicida.

3.  Porque puede que tú confundas la terquedad del empecinamiento con la épica de la resistencia. Pero tus hijos no deberían ser víctimas colaterales de tu obstinación.…  Seguir leyendo »

Debo empezar confesando que ignoraba que los rectores y la rectora de mis queridas universidades catalanas hubieran sido elegidos para convertirse, de facto, en el comité directivo de un partido político, decidiendo en nombre propio lo que toda la comunidad universitaria piensa sobre la vida política catalana. Ni tampoco sabía que, por tanto, estaban facultados para decidir ideológica y políticamente la posición que todas las personas que componemos dicha comunidad debemos tener sobre la petición de amnistía para los políticos presos a consecuencia de una sentencia judicial por diversos incumplimientos de la ley. Hasta ahora estaba convencido de que los votos en las elecciones universitarias daban la representación al rector para defender todas aquellas cuestiones que tienen que ver con el progreso de la academia, pero ignoraba que se les facultase también para que pusieran a la institución al servicio de una determinada idea partidista en la política catalana, transformándose con ello en los depositarios de la voluntad política de los miles de universitarios catalanes.…  Seguir leyendo »

El escritor Javier Cercas durante su polémica entrevista en TV3.

Podemos saber si se ha iniciado la senda de la violencia por medio del lenguaje. Este se vuelve deshumanizador, agresivo y pobre de solemnidad.

Nada más deshumanizador, por ejemplo, que llamar falangista a un escritor culto y renombrado como Javier Cercas, que ha sido víctima del acoso independentista tras su reciente aparición en TV3.

Las mentiras del independentismo y sus cámaras de eco en las redes sociales han creado un clima asfixiante para muchos catalanes.

El linchamiento de Cercas se debe a su aparición pública en el programa FAQS, donde tuvo la osadía de decir que España es una democracia, que el rey Juan Carlos detuvo el golpe de Estado de 1981 y que las elites económicas catalanas estuvieron al frente del procés.…  Seguir leyendo »

El catalanismo moderado que nunca existió

Pocos partidos como la Lliga y pocos personajes históricos como Francisco Cambó han disfrutado de mejor prensa en la historia española del siglo XX. El primero se ha divulgado como el movimiento regionalista modélico, el nacionalismo deseable y no rupturista que añoran muchos constitucionalistas. El hecho de que el nombre haya resucitado durante el ‘procés’, esa Lliga Democràtica que busca el nacionalismo con ‘seny’, indica que la imagen persiste en determinadas élites políticas más o menos leídas. Incluso desde la historiografía republicana y socialista, suele presentarse a la Lliga como una especie de ‘derecha civilizada’ y ‘moderada’, el partido centrista de una sociedad desarrollada como la catalana, en contraste con la derecha del resto de España, a la que se tacha en general de reaccionaria y repleta de pulsiones autoritarias.…  Seguir leyendo »

Las fuerzas de ocupación

Siguen siendo la mitad de los catalanes y si se acometiera la reforma pendiente de la ley que privilegia los caladeros de votos secesionistas, principalmente en Lérida y Gerona, serían muchos menos de la mitad. En 2017 eran dos millones y ahora 1.300.000. Pero el 14-F es otra fase del Programa 2000 que Jordi Pujol trazó hace treinta años para ocupar la ‘sociedad civil’. El objetivo: la infiltración nacionalista en todos los ámbitos. El marco: los ‘Países Catalanes’ con una Cataluña hegemónica; ‘nación europea emergente’, pero ‘discriminada’ al no poder desarrollar ‘libremente’ su potencial cultural y económico.

Ironías del destino. «Fuera las fuerzas de ocupación», he aquí una proclama típica en las manifestaciones de los setenta dirigida a la Policía Nacional y la Guardia Civil.…  Seguir leyendo »

El movimiento secesionista catalán trabaja con una agenda integrada por tres propósitos esenciales: construir una masa crítica dentro de Cataluña de apoyo a la secesión, crear estructuras de Estado y promover, con escasísimo éxito, su reconocimiento internacional.

Este movimiento promueve una narrativa que, contra toda evidencia, contempla a España como enemiga de Cataluña; las estructuras de estado existen gracias al avanzado régimen de autogobierno del que disfruta Cataluña, sin paragón en nuestro entorno europeo; el reconocimiento internacional, es lo que necesitaría la Generalitat para que la Cataluña nacionalista (obviando a quienes no lo son) transitara de la república “aspiracional” a la república independiente.…  Seguir leyendo »

1. Acepta la realidad. El nacionalismo es la fuerza hegemónica en Cataluña y lo será durante varios ciclos electorales.

2. Enfoca el problema desde el ángulo correcto. En Cataluña, las opciones no son separatismo o constitucionalismo.

3. Ni siquiera Estado moderno o fueros medievales, como decía Elvira Roca Barea en EL ESPAÑOL este mismo jueves.

4. Las opciones (reales) son otras dos muy diferentes. Por un lado, un nacionalismo que aboga por robarnos a los españoles una parte de nuestro país, llevándose los activos y dejándonos los pasivos.

5. Y por el otro lado, un nacionalismo moderado que aboga por un federalismo ventajista: los activos catalanes, para los catalanes; los activos españoles, también para los catalanes, en la proporción que ellos determinen.…  Seguir leyendo »

Europa y la dinamita

Para el secesionismo catalán, Europa solo ha sido coartada o barniz. Nueve años de procés dan suficiente perspectiva a esta afirmación. Desde que Artur Mas dijera aquello de que «una Cataluña soberana seguirá en el euro», en 2013, ha llovido mucho. Tanto como para desteñir por completo el europeísmo cosmético del discurso nacionalista. Primero fueron los pronunciamientos de la Comisión Europea, desmontando tesis aventuradas en los informes color fantasía del Govern. Bruselas dejaba claro que, cuando un territorio de un Estado miembro deja de formar parte de él, los tratados dejan de aplicarse al nuevo Estado. Los pronunciamientos de la Unión se sucedían uno tras otro en línea con lo resumido por Juncker en ocho palabras: «Una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión».…  Seguir leyendo »

Los 'escamots' de ERC desfilan en Montjuic, en 1933, vestidos a la moda nacionalsocialista.

Este artículo no trata de acusar a los charnegos (o maquetos) de guardar silencio masoquista ante los ataques que reciben. Pretende denunciar esa estrategia que, desde la recuperación de la democracia, intenta silenciar en dos regiones españolas a la población que procede de familias con otros acentos y orígenes territoriales. En ocasiones, físicamente (véase ETA).

Y ello, a pesar del coraje de algunos y algunas, cuales Astérix y Obélix (pero sin pociones mágicas que valgan), para resistirse al acoso del imperio nacionalista.

Sin olvidar las constantes denuncias de este fenómeno, normalmente silenciadas también. Como la del libro de Pau Guix, titulado El hijo de la africana porque así se conocía al autor en su vecindario por haber cometido su madre el terrible pecado de ser… de Murcia.…  Seguir leyendo »

Cataluña el laboratorio del populismo identitario

El laboratorio político del populismo identitario en que se ha convertido Cataluña desde que se inició el procés encierra muchas enseñanzas a las que convendría prestar atención, dado que parece que, los vientos trumpistas que allí soplan arrecian cada vez más fuerte en el resto de España. Sin duda, las señales más inquietantes son las que emanan de los partidos independentistas que tan bien encarnan las políticas de la identidad y el desprecio por la democracia liberal y el Estado de Derecho que, no lo olvidemos, suelen ir de la mano. Efectivamente, dado que lo habitual en una sociedad moderna –o incluso en una premoderna– es que los individuos tengan varias identidades que coexisten entre sí pacíficamente (la nacional, pero también la ideológica, de género, de creencias, de profesión, de hobbies, etc.)…  Seguir leyendo »

Como era de esperar, todos nos hemos reafirmado en nuestras convicciones tras el discurso del Rey. Los podemitas, en su republicanismo bananero. Los republicanos serios, en la conveniencia de prolongar su cultivado silencio. Los viejos monárquicos, en la virtud de las solemnidades. Los nuevos monárquicos, en nuestro constitucionalismo insobornable. Este columnista, lo dije ya, fue accidentalista hasta el tres de octubre de 2017, cuando se convirtió en monárquico. De algún modo, un órgano había podido, en aquel Estado colapsado, impotente y dormido, alzar la voz de la razón jurídica, de la razón democrática, y colocar a los golpistas catalanes en el lugar que les correspondía.…  Seguir leyendo »

La farsa continúa. Y también las mentiras. Poco después de las diez de la noche subió Oriol Junqueras al estrado del Borne para decir que el independentismo había ganado en escaños y en votos. Y lo cierto es que en aquel momento el independentismo perdía, como ha acabado perdiendo, las elecciones catalanas en porcentaje y número de votos. Sólo una ley electoral dislocada permite que esa derrota por la mínima se traduzca, sin embargo, en una cómoda victoria en escaños. Y a través de una injusta distribución parlamentaria impide visualizar la descarnada división de Cataluña en dos mitades, que tiene incluso su correspondencia geográfica entre Barcelona y el resto de provincias catalanas.…  Seguir leyendo »

"Había en él algo del parásito que adula a los ricos por recoger sus sobras, y un poquillo del bufón que divierte a los poderosos" (Pérez Galdós, Lo prohibido).

En su célebre obra El queso y los gusanos, el historiador Carlo Ginzburg detalla cómo transcurrió el proceso inquisitorial que condujo a la hoguera al molinero friulano Domenico Scandella, en 1599. La obra es un monumento de ese subgénero historiográfico conocido como "microhistoria". La conservación de los expedientes del juicio da acceso a un universo fabuloso e ignoto: la visión del mundo de un testigo secundario del siglo XVI.

Las pruebas revelan que la cosmología de Menocchio, pues así se hacía llamar el molinero, se había formado mediante limitadas (y extravagantes) lecturas y la asimilación de remotas tradiciones orales.…  Seguir leyendo »

Les será difícil olvidar la tarde del 4 de noviembre de 2019 y la mañana del 9 de octubre pasado en Barcelona. Aquélla como ésta, son experiencias de contrastes extremos. El caos, la brutalidad, la rabia y la indefensión en la calle. El orden, la belleza, la paz, la emoción, la cultura, en el interior.

Las libertades de expresión e ideológica, y los derechos de manifestación y reunión puestos a prueba. La concurrencia democrática de la discrepancia, pacíficamente expresada, puesta a prueba. El Estado de Derecho y su efectiva realización en el espacio público, como encuentro de la comunidad de ciudadanos libres, puesto a prueba.…  Seguir leyendo »

El 3 de octubre de 2017 a las ocho y media de la tarde tomaba un avión desde Sevilla hacia Barcelona. Pocas horas antes el Rey había anunciado un discurso para las nueve de la noche y durante la tarde me temí lo peor, otra dosis de cháchara complaciente con el delito y la mezquindad. Ya saben: pocas menciones a la ley y mucha cochambre palabrera alterando el sentido recto de los conceptos. Al aterrizar y conectar el teléfono, en un mensaje, bromeando, un amigo me preguntaba si yo era el autor del discurso. No, no lo había escrito pero, naturalmente, lo firmaba.…  Seguir leyendo »

Puigdemont, la metamorfosis

En los días previos al 1 de octubre de 2017, el vértigo de los dirigentes independentistas ante la celebración del referéndum ilegal, sin visos de distensión por parte del Gobierno de Rajoy, era mayor de lo que a posteriori se ha dado a entender. En un momento de duda, la dirección del PDeCAT se reunió con la de ERC a espaldas del entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Este y otros episodios de desconfianza similares son clave para comprender la mutación de la marca electoral Junts per Catalunya a un partido/movimiento que ahora impulsa el líder independentista y remueve, de nuevo, los cimientos del espacio de la extinta Convergència Democràtica de Catalunya.…  Seguir leyendo »

Nos pregunta el principal golpista fugado si España piensa renunciar a la violencia para impedir la independencia de Cataluña, y añade que él sí está dispuesto a hacerlo. Como apenas tiene estudios, es justo ilustrarle. Sin esperanza, pero con el sentido del deber que nos obliga a iluminar lo apagado.

Señor mentecato: España y usted no son entes comparables. Admito que esta revelación pueda sorprenderle al hallarse inmerso en el túnel oscuro del elegido que, desde Waterloo, se identifica con una nación. Pero usted es una persona física con flequillo -por lo demás huido de la Justicia- y España es, entre otras muchas cosas que paradójicamente le incluyen, un Estado.…  Seguir leyendo »