Buscador avanzado

Los resultados electorales en Italia fueron harto sorprendentes, rompieron los pronósticos y dieron a Silvio Berlusconi, el multimillonario catódico, una victoria que no parece la de su decadencia inevitable, sino la de su asombrosa resurrección. Quizá porque la apariencia y el fulgor mediático tienen más fuerza que la realidad. ¿Cómo es posible que, tras las experiencias ingratas de sus dos gobiernos anteriores (1994-1996 y 2001-2006), los italianos le hayan devuelto la confianza por mayoría absoluta? El terremoto político es de tal intensidad que algunos comentaristas, sin miedo a la hipérbole, saludan el parto de la tercera República cuando algunos pensaban que la segunda estaba aún en sus primeros vagidos.…  Seguir leyendo »

Al final, esta Italia de 2008 ha decidido elegir a Silvio Berlusconi y su derecha. Es una victoria electoral que pesará durante mucho tiempo sobre el país y sus equilibrios, y no sólo por los datos más evidentes, como la ventaja de nueve puntos sobre el adversario y el umbral de tranquilidad conseguido en la Cámara y, sobre todo, en el Senado, gracias a la decisiva contribución de la Liga.

Hay algo más. Superado en capacidad innovadora por primera vez desde que comenzó su aventura pública, Il Cavaliere se ha encontrado en el otro bando ante una gran novedad política como es el Partido Democrático (PD), capaz de cerrar la historia -demasiado larga- del poscomunismo italiano y situar a una izquierda reformista en el centro del juego político.…  Seguir leyendo »

Para superar una crisis a la vez constitucional y económica, la mayoría de los italianos eligió, por tercera vez en 14 años, a Silvio Berlusconi. Pero fuera de Italia, los observadores se preguntan, desconcertados, por qué la elección recayó sobre un hombre que a muchos europeos les parece el síntoma más evidente del malestar italiano. ¿Qué soluciones puede poner en marcha un político empresario que mantiene un clamoroso conflicto de intereses, que ha sido investigado y procesado en varias ocasiones por los tribunales de la República, que gobernó con mediocridad el país durante los cinco años de su último mandato y que hizo aprobar en el Parlamento, al final de su Gobierno, una ley electoral que ha dejado coja a la democracia italiana durante los dos años del Gobierno Prodi?…  Seguir leyendo »

You have to admit the man has talent. Silvio Berlusconi's triumph in Italy's general election, to win a third spell as prime minister - at the age of 71 and less than two years after his defeated five-year government had left Italy as the slowest growing economy of western Europe - is quite remarkable. It is testimony to his resilience but also to a campaign full of jokes and provocations. His victory should, however, be deeply troubling for anyone who cares about democracy.

For in addition to his undoubted personal appeal, Berlusconi had some powerful advantages. He is Italy's richest man by far, enjoying a near monopoly of commercial television, a big publishing empire, and lots of other interests.…  Seguir leyendo »

Europe's most controversial and unscrupulous, and by foreigners most underestimated, politician has surpassed himself. Not only has Silvio Berlusconi won the Italian premiership for a third time, and with a convincing majority in both houses of the Italian parliament that he alone confidently predicted; he has emerged the winner in a contest that, to wide surprise, has produced a political earthquake.

In anger and frustration, voters have swept away the Italy of dozens of parties and factions. Only six of the 26 parties in the outgoing parliament have secured seats - and not one of these went to Italy's several brands of communist, consigned to oblivion along with their allies, the Greens.…  Seguir leyendo »

"Nunca he visto a los italianos tan asqueados", decía en estas mismas páginas la creadora del comisario veneciano Brunetti, la estadounidense Donna Leon, que lleva casi 30 años viviendo en Italia. En los programas de mayor audiencia de la RAI son más que frecuentes los comentarios del tipo: "Italia no se mueve" o "ha dejado de creer en sí misma", y en las librerías hay títulos tan desmoralizadores como Italia, última parada o Rojo profundo, título referido no a una izquierda antigua resucitada, sino a la situación catastrófica de las cuentas del Estado.

Los italianos acuden hoy y mañana a las urnas desde el diván, con la autoestima por los suelos.…  Seguir leyendo »

En la política italiana no hay término medio. O los acontecimientos discurren con exasperante lentitud o se precipitan de manera incontenible. El pasado 6 de febrero, 13 días después de la caída del Gobierno de centro-izquierda de Romano Prodi, el presidente de la República, Giorgio Napolitano, tuvo que disolver el Parlamento al fracasar sus tentativas --saboteadas por el líder de la oposición, Silvio Berlusconi-- de formar un gabinete gestionado por técnicos. Pero habrá que esperar hasta mediados de abril para que tengan lugar las elecciones. El jefe del Estado ha lamentado tener que enviar a los ciudadanos a las urnas con la reforma pendiente de la ley electoral, diseñada por Berlusconi en el 2005 a la medida de sus intereses.…  Seguir leyendo »

Por Andoni Pérez Ayala, profesor de Derecho Constitucional Comparado en la UPV-EHU (EL CORREO DIGITAL, 23/06/06):

En los dos últimos meses Italia está viviendo una primavera electoral particularmente intensa. Las elecciones generales para renovar el Parlamento (9 de abril), con las que se abría este apretado periodo electoral, eran seguidas, un mes después, por la elección, a través de las Cámaras recién electas, del presidente de la República (10 de mayo); a las que, a su vez, sucedían, en el breve plazo de poco más de dos semanas, las recientes municipales (28-29 de mayo), que aunque parciales por lo que se refiere a su ámbito territorial, han tenido lugar en las principales ciudades italianas -Milán, Nápoles, Turín y Roma, entre otras-, lo que las confiere una proyección política particularmente relevante.…  Seguir leyendo »

Por José Manuel Fajardo, escritor (EL PERIÓDICO, 29/04/06):

Al día siguiente de la larga noche electoral en Italia, llegué a Perugia invitado por una asociación cultural de izquierdas que lleva el elocuente y humorístico nombre de Banana Republic. Cabía esperar encontrarlos en plena fiesta por la victoria de la izquierda y, sin embargo, reinaba una sensación de insatisfacción y el temor a que el Gobierno de Berlusconi aprobara normas que anularan votos y se atribuyera la victoria. Que tales pensamientos se den con apesadumbrada naturalidad en un país de la Unión Europea es chocante y preocupante a la vez. Pero el hasta ahora presidente Berlusconi ya había legislado otras veces en función de sus intereses, de modo que los recelos estaban más que justificados.…  Seguir leyendo »

By Tobias Jones, author of of 'The Dark Heart of Italy' (THE GUARDIAN, 08/04/06):

Tomorrow the curtain comes down on what I consider the strangest show on earth: an Italian general election. If you're thinking that a bunch of dull politicians with their fragile promises can't be much of a pageant, think again. The great thing about an Italian election is that - unusually for such an occasion - politics hardly comes into it.When voters enter the ballot box tomorrow they can look back on one of the most entertaining spettacoli of recent times: Silvio Berlusconi set the tone by surprising voters with the promise to give up sex for the entirety of the campaign; his minister for health resigned after he was accused of hiring private investigators to spy on political rivals; a showgirl, Mara Carfagna, decided to run as a candidate in Campania; tens of thousands of people have paraded through piazzas with sandwich-boards saying "I'm a pillock" (don't ask); the owners of Milan and Fiorentina football teams had a public slanging match; Berlusconi said communists used to boil babies; the Chinese embassy protested that no, they've never boiled bambini.…  Seguir leyendo »

Por Casilda Güell, doctora en Historia Internacional por la London School of Economics y profesora de Políticas Públicas en la UPF (LA VANGUARDIA, 21/03/06):

"There is just one thing worse than being talked about and that is not being talked about". Esta cita es del genial Oscar Wilde en su obra de teatro The importance of being Earnest. Con esa frase debe irse a dormir cada noche Silvio Berlusconi para poder conciliar el sueño, ya que las críticas en su contra son incesantes. Italia se prepara para las elecciones generales convocadas el 9 de abril. Estas elecciones enfrentan a la coalición de derechas liderada por Silvio y a la coalición de izquierdas dirigida por Romano Prodi.…  Seguir leyendo »

Por Roger Jiménez, periodista y autor del libro Imperio Berlusconi. Cómo secuestrar un país (EL PERIÓDICO, 11/10/05):

Las dos grandes coaliciones políticas italianas que se reparten el espacio electoral abordarán este otoño la elección de sus respectivos líderes para concurrir a las elecciones generales en la primavera del próximo año. La Unión --heredera del viejo Olivo--, integrada por el amplio espectro del centroizquierda con la excepción de los comunistas de Fausto Bertinotti, y la Casa de las Libertades, en el Gobierno desde 2001, se disponen a celebrar elecciones primarias o caucus, una modalidad de matriz estadounidense que no figura en la tradición política ni en el contexto cultural de Italia.…  Seguir leyendo »