Buscador avanzado

Tema

El gobierno colombiano ha emprendido una activa búsqueda de  recursos para financiar el postconflicto, una vez se firme un acuerdo de paz  con las FARC. Se prevé que parte de la suma necesaria provenga de la comunidad  internacional.

Resumen

Tras tres años de negociaciones, Colombia se aproxima a la firma de un acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC. Mientras se culminan los acuerdos de la agenda y se negocia el cierre del conflicto, el gobierno ha emprendido una activa búsqueda de recursos para financiar el postconflicto. La suma estimada asciende a 30.000 millones de dólares, de los cuales se espera que una parte provenga de la comunidad internacional.…  Seguir leyendo »

Guerrilleros de las FARC. Foto: León Darío Peláez / SEMANA

La decisión del gobierno de indultar a 30 miembros de las FARC, de estudiar otros casos, y la de reubicar a todos los miembros de las FARC en patios especiales dentro de recintos penitenciarios, es una señal concreta de que el cese bilateral al fuego y el acuerdo final están, quizá, más cerca de lo que las discrepancias entre las partes insinúa.

Alentado por el incremento del apoyo popular al proceso de paz, así como por el espaldarazo brindado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a una misión de verificación internacional, el gobierno de Santos se arriesga a conceder en una de las pretensiones más sentidas de la guerrilla, la que al mismo tiempo generará un mayor apoyo en el interior de ese grupo armado hacia sus comandantes y negociadores en La Habana.…  Seguir leyendo »

El apretón de manos en La Habana entre el presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko,y el anuncio del 23 de marzo de 2016 como fecha límite para la firma de los acuerdos de paz, tiene contra las cuerdas y con respiración asistida a la derecha colombiana. Para ellos la única paz aceptable es la bandera blanca que se alza entre los escombros cuando el enemigo se rinde. Porque aunque eviten decirlo y eludan la pregunta, prefieren continuar con la guerra a toda costa. En la guerra encuentran y, casi diría, abrazan su verdadera y más profunda esencia política, producto de su interpretación de la historia reciente del país: de un lado están los terroristas, usurpadores y asesinos, y del otro ellos, las víctimas, la sociedad biempensante y defensora de la tradición, los buenos.…  Seguir leyendo »

Decisivo e incompleto 

El anuncio del pasado 23 de septiembre sobre el futuro acuerdo entre el gobierno y las FARC que crearía una “jurisdicción especial para la paz” marcó un hito decisivo en el proceso de La Habana:

  • Por una parte, este acuerdo supera uno de los principales obstáculos para poner fin al conflicto armado, que era la falta de un entendimiento común sobre cómo deben asumirse las responsabilidades por los crímenes más graves.
  • Por otra parte, al optar por una solución judicial, se descarta de plano la opción de la impunidad y se guarda coherencia con las obligaciones internacionales de Colombia hacia las víctimas.
…  Seguir leyendo »

Les négociations de paix colombiennes qui se déroulent à Cuba depuis trois ans viennent de franchir un pas décisif. Des questions importantes, à commencer par la question agraire, avaient déjà fait l’objet d’accords partiels mais les pourparlers butaient jusqu’ici sur le problème du traitement judiciaire auquel seraient soumis les auteurs des multiples crimes qui ont marqué le conflit.

Les dirigeants des Forces armées révolutionnaires de Colombie (FARC) avaient constamment répété qu’ils n’accepteraient pas de faire un seul jour de prison. Ils n’entendaient pas non plus être les seuls à être punis : de nombreux membres des forces de l’ordre et leaders civils se sont rendus coupables d’atrocités en s’appuyant sur les milices paramilitaires.…  Seguir leyendo »

Sé muy bien lo que es llegar a la paz después de décadas de terrorismo. Sé lo que se siente. Sé lo que se sufrió. Gran parte de mi vida ha estado marcada por esa tragedia y por la épica de esa lucha. No olvidaré el 20 de octubre de 2011, cuando ETA anunció el abandono definitivo de la violencia. Ojalá que el 23 de marzo de 2016 sea el día clave para la paz definitiva en Colombia.

Por eso, el anuncio de La Habana del 23 de septiembre merece un ¡bravo! para todos. Para el Gobierno, inteligente y atrevido, que se metió en el túnel de la negociación sin ver la luz y hoy aparece al otro lado de la montaña y despliega la bandera blanca de la paz.…  Seguir leyendo »

Todas las organizaciones, incluidas las que realizan acciones terroristas y las de delincuencia transnacional, buscan maximizar beneficios y reducir al máximo los costos. Aún en el marco de un proceso de paz toman decisiones de acuerdo a sus intereses y valoraciones estratégicas, mucho más, cuando, como en el caso de las FARC, se concibe el diálogo con el Estado como una forma de lucha revolucionaria.

La consigna de «cese bilateral de hostilidades» que agita las FARC tiene claros propósitos políticos y militares a su favor y un altísimo costo para el Estado de derecho. Un análisis simple de costo-beneficio demuestra que tal decisión en vez de contribuir a la firma rápida de un Acuerdo de Terminación del Conflicto, alarga la confrontación y dificulta aún más las negociaciones.…  Seguir leyendo »

Todos los colombianos queremos y añoramos la paz. Pero construir la paz en nuestro país implica que en el territorio reine el imperio de la ley y que los ciudadanos podamos ejercer plenamente nuestras libertades.

Ante esa premisa duele cuando internacionalmente se ha tratado de vender que los colombianos estamos divididos entre la guerra y la paz y que las personificaciones de esas dos palabras son Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos. Para alimentar esa división conceptual algunos analistas señalan que durante el gobierno Uribe, se profesó la guerra como política de Estado. Esa forma de pensar desconoce que en ese periodo los colombianos vimos las mayores reducciones porcentuales en homicidios, secuestros, extorsiones y actos terroristas e igualmente experimentamos producto de una agenda de seguridad como valor democrático, mayor inversión, altos niveles de recaudo tributario y una incuestionable recuperación de la confianza.…  Seguir leyendo »

En la Feria Internacional del Libro de Bogotá [que terminó ayer], las colas para entrar se extienden por más de una cuadra, y son igualmente largas las que forman quienes quieren visitar el pabellón de Macondo, el país invitado este año, un territorio imaginario al que el público ha dado aquí sustancia real. Tiene hasta su propio mapa, y sus límites: La Mancha de Cervantes, el condado de Yoknapatawpha de William Faulkner, la Santa María de Juan Carlos Onetti; y al centro, la gallera donde José Arcadio Buendía jugaba sus gallos, y ahora ha sido convertida en un centro de debates literarios colmados de público en las graderías, y escenario de conciertos de vallenato.…  Seguir leyendo »

La encrucijada

Como argumenta Juan Carlos Palou en esta misma edición de Razón Pública, las negociaciones entre el gobierno nacional y las FARC se encuentran en un momento crítico y parecen estancadas.

Sin avances nuevos en esa negociación, se vuelve aún más difícil la salida negociada con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). E incluso si la crisis en La Habana se supera y las negociaciones recuperan su ritmo, sería dudoso que el ELN pueda integrarse a ese proceso.

La señal más clara de las dificultades de un eventual proceso de paz con la segunda guerrilla de Colombia es la orden del presidente Santos de intensificar las operaciones militares contra el ELN.…  Seguir leyendo »

El Gobierno de Colombia ha sido claro al afirmar en repetidas ocasiones que todas las críticas, propuestas y demás inquietudes relacionadas con el Proceso de Paz son válidas y lo enriquecen. Aún más aquellas que son constructivas y que desde visiones distintas comparten el propósito de salida negociada al conflicto y de construir una Colombia con una paz estable y duradera. Pero ha dicho también que le preocupa que como parte de esas críticas se hagan afirmaciones engañosas que pretenden y logran confundir.

Por eso es importante aclarar las afirmaciones carentes de sustento en la realidad que hace Plinio Mendoza en este diario en su publicación del pasado jueves 9 de abril, columna que fuera publicada en el diario El Tiempo de Bogotá hace dos semanas, para ofrecerle claridad a los lectores y que sean ellos quienes construyan su propia visión del proceso de paz de Colombia.…  Seguir leyendo »

No, no es llover sobre mojado. A propósito del proceso de paz aparecen ahora callejones sin salida que no podemos ignorar. Los ha revelado de manera contundente e innegable el senador Alfredo Rangel.

Dos de ellos no pasan desapercibidos, pues son rechazados por el 85% de los colombianos. Me refiero al tema de la justicia y al tema de las armas. A este respecto las Farc han sido rotundas. No aceptan un solo día de cárcel y solo ofrecen el enigmático y nada confiable término de desactivación de su poderoso arsenal. Digalo que diga el presidente Santos, el acuerdo terminará aceptando estas exigencias bajo el maquillaje, aupado por el fiscal , de una justicia transicional.…  Seguir leyendo »

En noviembre se cumplía el segundo aniversario del inicio de las negociaciones de paz para acabar con el conflicto armado en Colombia y el avance en las conversaciones auguraba una celebración optimista. Nadie se esperaba el secuestro del General Rubén Darío Alzate, la abogada Gloria Urrego, el cabo Jorge Rodríguez y los soldados Paulo Cesar Rivera y Jonathan Andrés Díaz.

Por lo que sabemos hasta ahora, que la guerrilla haya intentado aprovechar el fallo de un general de alto rango para ganar protagonismo estratégico en la mesa de negociación no es de extrañar. El Presidente Santos tomó la decisión de suspender temporalmente las negociaciones de paz hasta que las FARC-EP liberaran a los secuestrados.…  Seguir leyendo »

Negociar el final de un conflicto es como cualquier negociación común, tanto tienes tanto puedes demandar, se vale regatear, pero no puedes exigir más de lo que puedes pagar. Las razones propias valen poco o nada, la moneda de cambio es la fuerza militar y política, el dominio territorial, el soporte social y la legitimidad; esto puede combinarse teniendo menos de algo y más de lo otro, al final lo que cuenta es la suma de todo. Un proceso de paz es un entramado de negociaciones simultáneas. Cada parte, además de negociar una frente a la otra, debe, al mismo tiempo, negociar con su propio cuerpo político y con sus aliados internos y externos.…  Seguir leyendo »

Hace unas semanas, ante la Asamblea General de la Naciones Unidas, conté la historia de Constanza Turbay, una colombiana que perdió casi toda su familia a manos de la guerrilla de las FARC.

En La Habana, donde se lleva a cabo nuestro proceso de paz con esta guerrilla, Constanza tuvo la oportunidad de mirar a sus victimarios a los ojos y contar su trágica historia, la misma de millones de víctimas de una guerra sin sentido entre hijos de una misma nación.

Por primera vez, Constanza escuchó de uno de los líderes de las FARC las manifestaciones de un arrepentimiento sincero.…  Seguir leyendo »

Tema: ¿Cuál es el escenario político de los Diálogos de Paz entre el gobierno colombiano y las FARC? ¿Qué impacto tienen los resultados de las elecciones legislativas y la campaña para las presidenciales? ¿Cuáles son los avances y desafíos de la agenda?

Resumen: Este análisis revisa el desarrollo de las negociaciones entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), prestando atención al marco político en el que se desarrolla el proceso. En la primer parte se revisan las bases sobre las cuales el gobierno diseñó la negociación, así como el respaldo político que ha necesitado para iniciarla.…  Seguir leyendo »

En su excelente «Guerra y construcción del Estado en Colombia», el académico Carlos Patiño consideraba un error estratégico la incapacidad del Estado para ejercer el monopolio legítimo de la violencia durante décadas. Esa incapacidad le ha mantenido «bajo la constante amenaza de ser desplazado de los entornos en donde la sociedad demanda algo de orden, la aplicación de normas y la eliminación de la violencia». La amenaza no ha desaparecido al cumplirse un año de las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. En un país con más de 200.000 muertos y millones de desplazados, la negociación con una organización terrorista implicada además en el narcotráfico es vista por algunos como el único camino para erradicar la violencia.…  Seguir leyendo »

Colombia es uno de los países más violentos del continente, sin embargo, no ha sido un país de dictaduras militares como las de Centro y Suramérica, sino de tradición civilista. El autoritarismo y las violaciones a los derechos humanos adquirieron formas asolapadas, ya que el Estado dejó casi todo el trabajo sucio en manos de terceros. Sus contrastes van más allá de sus profundas desigualdades sociales y el país tiene en su historia lo mismo a grandes bandidos que a notables escritores y artistas, todos de talla mundial. En su identidad se mezcla la Colombia urbana sofisticada que asombra por su riqueza cultural y exquisitez intelectual, con la Colombia rural y salvaje que asombra por sus riquezas naturales y brutal violencia.…  Seguir leyendo »

La relación entre paz y justicia es desde hace mucho tiempo tema de un arduo y conflictivo debate. Algunos dicen que el afán de justicia puede ser un obstáculo en la búsqueda de soluciones a los conflictos, mientras que otros (entre quienes se cuenta Fatou Bensouda, fiscal general del Tribunal Penal Internacional) afirman que la justicia es una precondición de la paz. Esta cuestión debería ser objeto de una cuidadosa consideración de parte del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en momentos en que dirige las conversaciones de paz más prometedoras que haya habido en su país, tras cinco décadas de conflicto brutal con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).…  Seguir leyendo »

Casi todo el mundo se ha apresurado a saludar los presuntos acuerdos de La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia y las narcoguerrillas de las FARC. Desde Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos, hasta Nicolás Maduro, discutido gobernante de Venezuela, han reaccionado con entusiasmo ante lo que parece ser el primer pacto entre las partes.

Sin embargo es difícil ser optimistas, dado que los acuerdos a los que se lleguen tendrán luego que ser sancionados por los electores en referéndum y ser aprobados por la Corte Constitucional, de manera que no se quiebren las leyes del país.…  Seguir leyendo »