Buscador avanzado

La vida diaria del Estado Constitucional está presidida por la regla de la mayoría, de la mayoría simple. Es a través de ella como se constituye la voluntad ordinaria del Estado, tanto si esta se expresa en una norma jurídica como en una decisión política de carácter no normativo. Se trata, por tanto, de un rasgo esencial anatómico y fisiológico de todo sistema político democrático.
Ahora bien, dicha regla de la mayoría simple se ve excepcionada en determinadas ocasiones por la propia Constitución, que, para determinadas decisiones, exige mayoría cualificadas. Casi todas ellas están vinculadas, de manera directa o indirecta, con la operación de reforma de la Constitución.…  Seguir leyendo »

Un diario de Madrid editorializaba así sobre la muerte del magistrado del Tribunal Constitucional Roberto García-Calvo: "El destino ha querido poner un estrambote entre lo trágico y lo rocambolesco al recorrido en el Tribunal Constitucional (TC) del Estatut, un texto fruto de frivolidad, falta de sentido común e improvisación". Y concluía: "La muerte de García-Calvo sirve para sacar a la luz la politización de este tribunal, en el que el desenlace de un pleito depende de la composición de la sala y no del fondo del asunto".

El texto anterior ilustra la batalla del TC, que no es tanto víctima de la politización como de la radicalización que el PP introdujo en la vida política.…  Seguir leyendo »

Cuando el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional una ley del Congreso de los Diputados (y lo ha hecho en muchas ocasiones), en ningún caso éste, que es el máximo órgano representativo de la soberanía popular, se ha considerado desautorizado.

Sin embargo, cuando el Tribunal Constitucional se ha visto obligado a anular, por inconstitucionales, sentencias del Tribunal Supremo, éste ha reaccionado desabridamente, alegando que se invadían sus competencias.

Hace unos días, se publicaron en todos los periódicos las quejas de la Sala Segunda del Tribunal Supremo y también del Fiscal General del Estado (antiguo miembro de dicha sala) por considerar que la reciente sentencia del pasado día 20 de febrero, que anula la condena a los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, excede de las competencias del Tribunal Constitucional.…  Seguir leyendo »

Hace muchos meses que doblan las campanas sobre el cráter donde habita el Tribunal Constitucional, pero no es seguro todavía que estén tocando a difunto como muchos dicen. Todo depende de cómo se entienda la sentencia de 12 de diciembre de 2007. O, mejor dicho, de lo que pretenda deducir el propio Tribunal Constitucional de las enjundiosas y prolijas argumentaciones que ha dedicado a decidir una cuestión que hubiera podido despachar con cuatro páginas. Le había planteado el Gobierno de Aragón que resolviera la compatibilidad, o no, con la Constitución de un precepto, el artículo 17.1 del Estatuto valenciano, donde se reconoce una insólita garantía: «El derecho de los valencianos y valencianas a disponer de abastecimiento suficiente de agua de calidad», a cuyo efecto también se declara el derecho de redistribución de aguas de cuencas excedentarias; todo ello de acuerdo con la Constitución y la legislación estatal.…  Seguir leyendo »

El pasado 28 de diciembre terminé de leer la sentencia del Tribunal Constitucional mediante la cual se declara constitucional el art. 17.1 del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, a la que se adjuntan cinco votos particulares. Cuando reparé en la fecha que era comprendí que estaba siendo objeto de una inocentada monumental. Todo ello, después del largo periodo de tiempo de reflexión que se ha tomado nuestro Tribunal Constitucional, ocupado a la sazón en otros menesteres.

El Tribunal, o para ser más exactos la mayoría del mismo, mirándose una vez máss el ombligo, con constantes remisiones y reiteraciones a sentencias anteriores, no siempre bien traídas a cuento, no solo actúa como legislador negativo y/o positivo, sino que acudiendo a su conocida teoría de que, como intérprete supremo de la Constitución (que lo es), le corresponde la permanente distinción entre poder constituyente y poder constituido, hace decir a la Constitución y a la norma estatutaria en cuestión lo que no dicen.…  Seguir leyendo »

El 20 de agosto de 1932, al caer la noche, como acostumbraba, Manuel Azaña apuntó en su diario lo siguiente: "Lerroux ha hecho a los periódicos unas declaraciones asombrosas; dice que Sanjurjo le invitó a tomar parte de la conspiración, y que él se negó". Breve y demoledor, este comentario del entonces presidente del Gobierno (página 1.066 del tercer volumen de sus obras completas, recientemente editadas en un gigantesco esfuerzo en favor de la memoria y la democracia por Santos Juliá y el Centro de Estudios Constitucionales) resume en dos frases la personalidad de Lerroux, a la sazón dirigente del Partido Radical.…  Seguir leyendo »

Ni siquiera con el máximo talento pedagógico cabe describir con detalle el embrollo actual del Tribunal Constitucional sin causar al lector serias molestias psíquicas. Una descripción indolora sería errónea y defectuosa, como es erróneo y defectuoso todo tratamiento de un asunto complejo que elimine esa complejidad. Así pues, voy a exponer en síntesis la situación de parálisis o «bloqueo» parcial en que se encuentra el TC, eludiendo el relato pormenorizado de lo que ha conducido a esa situación. Y avanzaré rápidamente hacia las conclusiones.

Aparcada, por motivos que desconozco, la deliberación y fallo sobre los recursos de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto de Cataluña, el TC está paralizado en lo relativo al recurso de inconstitucionalidad de una ley que reforma la Ley Orgánica del propio TC (LOTC), la L.O.…  Seguir leyendo »

Hace un año señalaba en estas mismas páginas que la crispación que dominaba la vida política resultaba por completo injustificada y que era preciso restablecer el consenso constitucional. En el momento presente resulta evidente que ese consenso no sólo no se ha recuperado sino que ha sido definitivamente destruido.

La situación de crisis que padece nuestro Tribunal Constitucional así lo demuestra. Teniendo en cuenta que este alto órgano ha sido configurado como la clave de bóveda de nuestra arquitectura constitucional, cualquiera puede percatarse de la gravedad de los últimos acontecimientos. El Alto Tribunal no es una institución cualquiera. Su colapso implicaría inexorablemente la quiebra de todo el sistema.…  Seguir leyendo »

Es habitual en los sistemas políticos descentralizados la existencia de una instancia jurisdiccional supra partes que asegure el equilibrio constitucional y garantice que el reparto de competencias no se altere a través de la actuación extralimitada de nadie. Ese papel corresponde en nuestro sistema al Tribunal Constitucional, hoy en el centro de atención pública sobre todo por tener entre manos un pronunciamiento sobre la constitucionalidad de diversos Estatutos de Autonomía, comenzando por el de Cataluña.

Trataré de argumentar sobre la pertinencia de la intervención jurisdiccional y de las razones que, de acuerdo con su trayectoria, hay para esperar una actuación adecuada por su parte; pero para ello deberá sortear con buen tino una doble circunstancia adversa.…  Seguir leyendo »

Algo importante está sucediendo en el seno del Tribunal Constitucional (TC). El pasado viernes numerosos diarios coincidían en dedicarle sus portadas. Las palabras con que describen su situación constituyen una señal de alarma: "bloqueo", "crisis", "insensateces", "graves irresponsabilidades", "credibilidad en peligro", "desprestigio". Éste es el mensaje común, aunque son distintos los juicios que se hacen sobre las causas y los causantes.

Son muchos los ciudadanos confiados, por el momento, en que la democracia española cuenta con el TC para afirmar la supremacía de la Constitución, dictando su palabra última y decisiva con criterios jurídicos y por personas independientes.

El 8 de julio de 1992 se despedía quien fue su presidente, don Francisco Tomás y Valiente, con estas palabras: "Las instituciones...…  Seguir leyendo »

Si la célebre autora de novelas policíacas, Agatha Christie, viviera aún y no hubiese escrito todavía su espléndida obra Diez negritos, se podría haber inspirado en lo que está sucediendo en el Tribunal Constitucional para llevar a cabo un relato parecido. Claro que, con perdón de los magistrados, lo hubiera tenido que titular Doce negritos, puesto que son 12 los magistrados del Tribunal. Pero, en cualquier caso, la historia es parecida. En el relato de la escritora británica son 10 los huéspedes que llegan a una isla apartada, comprobando enseguida cómo se va haciendo realidad el contenido de una canción que habla de 10 negritos y que es la que inspira la historia.…  Seguir leyendo »

El buen funcionamiento de las instituciones es uno de los principales indicadores de la calidad de una democracia. Ello hace que cuando se degrada alguna de las que son básicas para el desarrollo y efectividad de la vida política se degrade todo el sistema. Esto es lo que está ocurriendo con la situación bochornosa e infantil en términos democráticos en que se encuentra actualmente el Tribunal Constitucional (TC).

La decisión de que existiera unTC en la nueva democracia española fue uno de los aspectos novedosos de la Constitución de 1978. En un principio, se pensó el TC como una de las "joyas de la corona" de la nueva democracia.…  Seguir leyendo »

María Emilia Casas Bahamonde, presidenta del Tribunal Constitucional (TC), pronunció la semana pasada una conferencia en Barcelona en la que abordó el grave acoso político y mediático del que es objeto el alto órgano que preside. "Se oyen voces, tanto desde los medios como desde los políticos, poco respetuosas hacia la institución y, lo que es más grave, hacia la independencia e imparcialidad de todos sus magistrados (...) Es necesario que (...) evitemos que elTCy nuestras instituciones sean objeto de una espiral de cuestionamiento que provoca inevitablemente la pérdida de sentido institucional y confusión importante".

Estas inquietantes palabras de María Emilia Casas no pueden ser más oportunas, ya que el grado de ignorancia que muestran las irresponsables opiniones sobre el TC de políticos y periodistas está alcanzando unos límites que, efectivamente, acabarán justificando que se comience a hablar de crisis de nuestro sistema institucional.…  Seguir leyendo »

Supongo que no se me negará el reconocimiento de mi más que sobrada experiencia en la lidia con la imparcialidad y en las escaramuzas con los recusadores de profesión, festejos a los que hace años, con ocasión de un sonado litigio judicial, asistí desde el centro del ruedo. No voy a hablar, claro es, de aquel procedimiento. Ni hace al caso, ni merece la pena desempolvar viejos pleitos. Tampoco he de referirme en modo alguno a las consecuencias del asunto, sobre el que quizá pudiera decir cosas aún ignoradas, salvo que unos de sus frutos fueron que de la profesión de juzgar pasé a la de defender y que, de tiempo en tiempo, puedo escribir y asomarme a esta tribuna de libertad.…  Seguir leyendo »

Leo con preocupación que "se puede atrasar el fallo sobre el Estatuto catalán". Espero que sea una serpiente de verano. Sería bueno que el Constitucional dictara pronto sentencia sobre los nuevos estatutos. Bastante equivocación fue anteponer la última reforma estatutaria a la constitucional. Al final, hasta el propio Maragall lo ha reconocido. El error podría ser letal para la Constitución y para el Tribunal, si las decisiones se retrasaran. No se deben prolongar las incertidumbres. Lo exige la consideración debida a los ciudadanos.

Es cierto que al Tribunal tampoco se le guarda siempre el obligado respeto. Su imagen mediática resulta a veces estereotipada y lamentable.…  Seguir leyendo »

El nuevo Estatut sigue dominando la política catalana: su desarrollo, su cumplimiento, su incumplimiento, el recurso ante el Tribunal Constitucional. Mil cosas. Seguimos atados a un texto que no convence a nadie, no soluciona nada y hace perder energías y tiempo.

En ese terreno los frentes que comentar siempre son muchos. Hay que seguir insistiendo en la doble vara de medir de los políticos catalanes: por un lado reclaman urgencia al Estado en el cumplimiento del texto estatutario y, por otro, no se dan prisa alguna en elaborar las innumerables leyes catalanas que deben desarrollarlo. El clásico victimismo respecto a Madrid que el tripartito utiliza igual que CiU en sus buenos tiempos.…  Seguir leyendo »

Por Juan-José López Burniol, notario (EL PERIÓDICO, 28/04/07):

El jurista francés Maurice Hauriou escribió en 1929 que "se siente la necesidad de controlar los parlamentos porque su legislación, movida por las pasiones electorales, se ha convertido en una peligrosa amenaza para las libertades". Este ilustre autor, del que alguien ha dicho que fue más sociólogo que jurista, pensaba sin duda en la situación que se produce cuando una mayoría parlamentaria soldada a un Gobierno monolítico conforman un poder que se ejerce sin límites. En este caso, la oposición debe ser protegida frente al bloque mayoritario.
Precisamente para ello, para frenar la omnipotencia de un poder mayoritario estable y homogéneo, se sintió la necesidad de instaurar la justicia constitucional, pues --como escribió Hans Kelsen-- "no se puede contar ...…  Seguir leyendo »

Por Ramón Jáuregui, portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados (EL PAÍS, 11/04/07):

Se ha dicho, con razón, que el Tribunal Constitucional es la piedra angular en nuestra estructura constitucional, que dota de equilibrio y estabilidad a la vida jurídica y política española, arbitrando los conflictos de nuestro sistema de poderes separados, tanto funcional como territorialmente.

Se ha dicho, y no con menos razón, que el Tribunal Constitucional ha preservado la Constitución en su letra y en su espíritu, fiel a los valores constitucionales, resumidos por el propio Tribunal en tres hermosas palabras que forman su divisa: libertad, justicia y concordia.…  Seguir leyendo »

Por Manuel Jiménez de Parga, de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (ABC, 11/04/07):

Se ha extendido la recomendación de sólo emplear en nuestro lenguaje las expresiones políticamente correctas. Una serie de tópicos, más o menos oficializados, se repiten con frecuencia. Las otras formulaciones, las heterodoxas, deben ser mal acogidas.

Acaso esto sea aquí una herencia del franquismo, sin perjuicio de la influencia norteamericana. En aquella época española -por fortuna ya lejana- se mencionaba mucho «la Revolución pendiente». Nunca se supo con certeza el cambio radical que se pretendía con esa invocación. Pero raro era el discurso político que no aludiera a «la Revolución pendiente».…  Seguir leyendo »

Por Francisco J. Laporta, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid (EL PAÍS, 30/03/07):

Hemos llegado ya a un punto en el que los argumentos sobre lo que hará o no hará el Tribunal Constitucional se sustentan en cálculos basados en la obediencia de los magistrados a los partidos que los han llevado hasta allí. En estos días se ha afirmado sin rubor que la recusación de un magistrado no era sino una pieza de estrategia destinada a dejar al partido gobernante "en minoría" dentro del Tribunal. Y los mismos que, según se dice, han urdido semejante estrategia se rasgan ahora las vestiduras porque una enmienda de última hora al proyecto de ley que se está discutiendo en el Congreso consolida a la presidenta del Tribunal hasta tanto no se elija al siguiente.…  Seguir leyendo »