ABC (Continuación)

La violencia marroquí contra el pueblo saharaui tiene muchas causas, pero dos pueden considerarse fundamentales. La primera tiene que ver con la causa del conflicto y la segunda, con su gestión. Una buena gestión de la gestión puede ayudar a paliar el conflicto, pero su solución definitiva no se conseguirá mientras no se aborde su causa última. El problema del gobierno de Rodríguez Zapatero es que ni aborda la causa del conflicto ni lo sabe gestionar.

Se dice por no quienes no tienen interés en encarar la causa verdadera del conflicto del Sahara Occidental que éste es «artificial» o «complejo». Pero no es ni lo uno ni lo otro.…  Seguir leyendo »

Como otros muchos españoles, dediqué las últimas horas del domingo a seguir los recuentos parciales de las elecciones catalanas y las proyecciones de escaños correspondientes. Cada cual se asoma a los medios a los que está más habituado. Los míos son la radio —cuando voy en coche— y la prensa en papel o digital cuando estoy en casa. A primeras horas de la noche, por supuesto, mandaba la prensa digital. Fue instructivo advertir el cambio de tono en algunos titulares. De reconocer a las claras el triunfo de Mas, se pasó a fórmulas más contundentes. Por ejemplo, «Mas arrasa» o «CiU barre».…  Seguir leyendo »

Pronóstico cumplido, según todos los indicios. El fracaso estrepitoso del tripartito pone en bandeja a CiU una mayoría más que suficiente, cuya gestión puede ser razonable o disparatada. Todo es posible. Sea como fuere, la realidad impone su lógica implacable: la crisis obliga a la clase política catalana a recuperar el «seny» perdido. Cuadro clínico: mezcla de prejuicios arcaicos con una dosis letal de liviandad posmoderna. Síntomas: índices a la baja en economía, sociedad, cultura y calidad de vida. Diagnóstico: obsesión identitaria que pretende la búsqueda del Santo Grial nostálgico y localista en plena era global. Tratamiento: moderación y buen sentido, en dosis elevadas.…  Seguir leyendo »

El Sahara ha vuelto a incendiar la opinión pública española. El foco: los sucesos acaecidos en las últimas semanas relacionados con el campamento de Agdamyn Izik, erigido a las afueras de El Aaiún, por un grupo de saharauis, para protestar por su situación social, política y económica, que llegó a albergar a más de 15.000 personas y que fue desmantelado por las fuerzas de seguridad marroquíes.

El 24 de octubre, el ejército marroquí mató a un joven saharaui e hirió a otras cinco personas cuando trataban de acceder al campamento. Además, y si bien a día de hoy no constan datos exactos sobre muertos y heridos, ni detenidos y desaparecidos, las operaciones de desalojo del campamento, el 8 de noviembre, costaron varias vidas, incluidos miembros de las fuerzas marroquíes, y un número que distintas fuentes estiman importante de heridos, detenidos y desaparecidos.…  Seguir leyendo »

Podía haber sido un militar, tal vez uno de los mejores. Pero hubiera sido sólo un militar. Su clase social y sus aspiraciones ilimitadas le empujaban más allá y le convirtieron sin dificultad en un excelente animal parlamentario. Podía haber sido un buen político, quizá uno de los mejores. Pero hubiera sido sólo un político. Provisto de una absoluta seguridad en sí mismo, Winston Churchill siempre quiso ser un hombre de Estado, un gobernante con verdadero sentido de la historia, un aristócrata dispuesto a emplearse a fondo por sus ideas y por el mantenimiento de un determinado tipo de sociedad y de nación, que creía insuperables.…  Seguir leyendo »

Vivimos y padecemos una compleja situación de crisis económica, al igual que les sucede a otros países europeos, fulgurantes tan solo por su desarrollo económico artificial, fruto de un inconsecuente proteccionismo oficial, en los cuales las prácticas abusivas perturbadoras del mercado también se han internacionalizado, aunque con las peculiaridades propias de una sociedad alarmada por una riada que ha hecho aflorar la evidencia de otras crisis soterradas. Cuando en las sociedades capitalistas, ancladas y sostenidas por la posesión de riquezas y el relativismo económico, se resquebraja su eje dominante, surgen la intranquilidad social o el pánico individual, lo que se traduce en la desconfianza sobre gobernantes e instituciones.…  Seguir leyendo »

En mi horizonte vital y literario, Ana María Matute ha sido siempre propiamente una torre vigía, o más bien el vigía de su propia torre. A esta presencia he dedicado muchas horas de lectura y palabras escritas o dichas volanderamente, según el caso, desde mi adolescencia hasta la presentación de su último libro, «Paraíso inhabitado». Entre la impermanencia de lo oral y la permanencia de lo escrito, agavillar palabras fijadas y precisas es a la vez el más condigno y el más indispensable homenaje mío en esta hora: un retrato de Ana María Matute como persona y autora y posiblemente un retrato de mí mismo como autor, amigo y lector.…  Seguir leyendo »

Me refiero, claro, a la y griega. No exactamente la Real Academia Española, pero una serie de instituciones en conexión con ella querían llevar a una reunión de Academias de la Lengua Española que va a celebrarse en Guadalajara (Méjico) una propuesta para la reforma ortográfica del español en la que figuraba, entre otras cosas, una propuesta para declarar extinto el nombre de esa letra desgraciada. Se llamaría en adelante ye, algo que, dicen, ya propuso en su día un gramático del siglo XIX y que, además, dicen que se dice en algunos lugares de América.

Tontería, eso no es reforma ortográfica, es reforma de una nomenclatura.…  Seguir leyendo »

En todos los países del mundo, hay escritores que sueñan con ganar el Premio Nobel cada mes de octubre de cada año. No hace falta que no tengan méritos, porque casi todos ellos aspiran a ganar el Nobel por el simple hecho de escribir y soñar que lo van a ganar. Cela, que tuvo méritos literarios de sobra, echó a perder su Nobel, y lo retrasó durante más de veinte años, por la puesta en práctica de sus inveteradas y reconocidas dotas histriónicas ante señores, los académicos suecos, que lo menos que se puede decir de ellos es que son esas dos cosas: académicos y suecos.…  Seguir leyendo »

La solicitud del Foro Empresarial de Valladolid de que expusiese en ese ámbito el tema «Diez recetas para salir de la crisis», me obligó a pensar en cuál era el decálogo preciso para dar, de una vez, un portazo a la muy seria crisis que se manifestó con enorme virulencia en España a partir del verano de 2007. He aquí cuál es, a mi juicio, éste, teniendo en cuenta que la nuestra es una economía extraordinariamente abierta a la competencia exterior.

En primer lugar es preciso aclarar a los españoles, de modo análogo a como lo hizo Fuentes Quintana en vísperas del Pacto de la Moncloa, por qué es muy grave la situación que se vive desde entonces y el motivo que explica el que no aparezcan signos de recuperación en la actualidad.…  Seguir leyendo »

Con demasiada frecuencia analizamos la realidad nacional e internacional a partir de informaciones de actualidad y datos recién publicados. Nos quedamos en el «qué» de las cosas dejando su «por qué» en manos de los historiadores. Es arriesgado ejercer de politólogo sin conocimiento de la historia. Por ejemplo, reflexionar sobre las tribus aporta algo a la comprensión de nuestra realidad.

Desde que la especie humana habitó la tierra, aparecen las tribus. Estas agrupaciones primarias se caracterizan por tener en común un lenguaje propio y determinados rasgos culturales que los diferencian de otras. En los pueblos sedentarios, las tribus suelen ocupar una zona geográfica bien delimitada —costa, montaña, desierto, selva—, hábitat que condiciona la evolución del comportamiento tribal.…  Seguir leyendo »

La primera vez que vi a Don Juan Carlos fue en enero de 1975. Él todavía era Príncipe y Franco seguía vivo tras haberse recuperado, según todas las apariencias, de una grave enfermedad que había padecido el año anterior, cuando había transferido temporalmente el poder al Príncipe. Programé una entrevista en La Zarzuela y salí hacia las cuatro para asistir a la cita, prevista para las cinco. Al cabo de media hora el taxista me había llevado al teatro de la Zarzuela de la calle Jovellanos, en el casco antiguo de Madrid, y no al palacio situado a las afueras. Me contuve y, con la ayuda de un mapa, dirigí el trayecto a lo largo de la carretera de La Coruña, donde vi que había una buena entrada a la auténtica Zarzuela.…  Seguir leyendo »

Los revolucionarios del siglo XXI al parecer aprendieron de sus predecesores del siglo XX que el problema no eran los métodos sino los ideales, de modo que se deshicieron de los ideales y conservaron los métodos. Esto explica la conducta de algunos gobiernos latinoamericanos bullangueros. El aquelarre incluye al nicaragüense Daniel Ortega, que ha invadido territorio costarricense. Con el pretexto de dragar una parte del río San Juan que separa a los dos países, su ejército tomó una porción de tierra en la margen derecha. De acuerdo a un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, la margen derecha pertenece a Costa Rica.…  Seguir leyendo »

Acabo de leer el interesante libro de Pedro Calvo-Sotelo, uno de los ocho hijos de quien fue presidente de España en un período muy dramático de la transición, Leopoldo Calvo-Sotelo. Siempre me ha intrigado la figura de este político nada convencional, que en realidad era ingeniero de Caminos, una profesión que alienta muchas veces vocaciones humanistas. También fue ingeniero de Caminos, en ejercicio y en la docencia, mi querido y llorado amigo José Antonio Fernández Ordóñez, con quien compartí en diferentes circunstancias la conmemoración de una de las más brillantes páginas de Ortega y Gasset, su celebrada «Meditación sobre la técnica».…  Seguir leyendo »

La gran institución cultural de la que Madrid, como ciudad que la alberga, y España, como reino que la potencia, se sienten justamente orgullosas, cumple hoy 191 años de existencia, camino de su bicentenario, que tendrá lugar en 2019 . No obstante, aunque la primera cifra evidencie una trayectoria tangible, si se atiende al contenido del museo, su historia comienza mucho más atrás, avanzado el siglo XVI en lo concerniente al espíritu coleccionista con ánimo de perdurabilidad. Sin embargo, en lo que atañe a los tesoros que guarda, hay que ir en demanda de centurias muy anteriores, en razón de la presencia de piezas pertenecientes a las civilizaciones clásicas mediterráneas.…  Seguir leyendo »

¿Qué tiene La Moncloa que acaba con la salud psíquica de sus inquilinos? El único que salió de ella relativamente normal fue Leopoldo Calvo Sotelo, y no sabemos si atribuirlo a su corta estancia o a ser un hombre de sólida formación intelectual, ausente en el resto. González acabó mal, Aznar peor, y Zapatero lleva camino de batir el récord. Tanto es así que, a diferencia de sus antecesores, puede acabar también con el país. Aunque, más que de un «síndrome de La Moncloa», puede tratarse de un problema de personalidad.

¿Quién es este hombre que nos gobierna, joven, atractivo, simpático, maestro del regate corto y excelente polemista?…  Seguir leyendo »

Si una nota caracteriza la crisis económica que sufrimos, y me refiero a la nuestra en particular y no a la crisis financiera internacional por más que esta última haya influido en aquella, es la de que nadie nos va a sacar de ella y, si no lo hacemos nosotros mismos, nunca la superaremos. Durante la Dictadura se pensaba que cualquier cosa se podía solventar desde el Gobierno y que nada estaba al alcance de los simples ciudadanos más allá de la solución de sus asuntos particulares; ¿recuerdan la «lucecita de El Pardo»? Se remachaba y consolidaba así lo que Víctor Pérez Díaz ha llamado «la tradición cortesana» por oposición a la «tradición ciudadana» que caracteriza a aquellas sociedades en las que el ciudadano se siente responsable de sus asuntos, tanto los particulares como los generales, y actúa en consecuencia adoptando las medidas necesarias para defender sus ideas y valores y para preservar sus intereses.…  Seguir leyendo »

Cuando le preguntaron a Borges si no sentía nostalgia de la literatura épica, sonrió y con un gesto amable e irónico le respondió a su entrevistador que la épica seguía viva gracias al western: «El western es la épica de este siglo». Como la épica de los griegos, como la épica del western norteamericano, la picaresca es una de las grandes aportaciones de la literatura española al monumental catálogo de las letras occidentales, incluso, más allá de los Urales, y su correspondencia cinematográfica; su influencia y proyección llega a otras literaturas, como la china o la japonesa, donde encontramos ecos de la creación española.…  Seguir leyendo »

España es el único país europeo que cuenta con dos ciudades entre las treinta y cinco más ricas del planeta según el estudio de los auditores PwC, que sitúa a Madrid en el puesto 26 y a Barcelona en el 35 (la medición calibra el PIB en paridad de poder de compra). Dos ciudades de notable transcendencia económica y cultural que se sitúan en la élite y aguantan, de momento, el empuje y emergencia de las nuevas perlas que llegan, básicamente, de Oriente. Resulta una indudable fortuna para un Estado contar con dos grandes polos de desarrollo y empuje industrial —a los que añadir aquellos que, como Valencia, presentan su alternativa— más allá de las habituales y quizá demasiado tópicas rencillas que se establecen entre estos dos soberbios núcleos urbanos españoles.…  Seguir leyendo »

Llegó a tenerlas aseguradas por una cantidad astronómica, e incluso en los últimos años, en sus actuaciones públicas, todavía le gustaba mostrarlas. Ahora que las ha estirado definitivamente, nos gusta recordarla en esa actitud de tentadora flexión que arrastraba a una irreflexible pasión enfermiza a un conspicuo Emil Jannings en «El ángel azul». Esa imagen que ha quedado grabada para siempre en la iconografía espiritual de este siglo, que tantas otras han intentado imitar con escaso éxito.

No eran, en apariencia, un ejemplo de anatomía sobrehumana, pero mostraban sustancialmente una extraña invitación al vértigo, a dar un mal paso o a inclinarse en actitud de humillación absoluta bajo el tacón de su zapato.…  Seguir leyendo »