Project Syndicate

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados a partir del 1 de Septiembre de 2008.

Los políticos a veces menosprecian a los líderes militares acusándolos de que ellos siempre combaten la batalla anterior, y no así la actual. Sin embargo, la sabiduría abreviada y simplificada de los militares es también valedera para los encargados de la formulación de políticas, y esto no siempre es algo malo.

Por ejemplo, debido a que el recuerdo de la crisis financiera mundial (CFM) del año 2008 sigue fresco en la memoria, los gobiernos y los bancos centrales tienen una fuerte sensación sobre que los mercados financieros pueden colapsar en cualquier momento. Al verse confrontados con la pandemia de COVID-19, están utilizando todas las palancas a su disposición para evitar que se repita la congelamiento del mercado financiero que resultó ser tan perjudicial hace una década.…  Seguir leyendo »

Vivimos hoy en el mundo posvirus. Para Estados Unidos, la transición a este mundo fue repentina, hace menos de un mes. El mundo previo a la COVID-19 ha desaparecido y jamás volverá.

Una vez que nos reconciliamos con esta realidad, muchas cosas se aclaran, entre ellas, cómo resistir el ataque actual, cómo fortalecernos frente a los oscuros días que aún nos aguardan y cómo reabrir responsablemente la economía. Con el criterio correcto podemos reconstruir de manera adecuada, con una mayor capacidad de recuperación y equidad.

A principios de 2020 no pensábamos que la muerte masiva acechaba a la Tierra. Durante la mayor parte de la historia humana, las enfermedades infecciosas han sido una amenaza constante y la lucha contra ellas, un componente fundamental de la civilización humana.…  Seguir leyendo »

Si algo nos enseñó la pandemia de coronavirus, es que nuestras economías y sociedades, interconectadas y globalizadas, son muy vulnerables a shocks repentinos.

El brote de COVID‑19, con la magnitud terrible de su impacto, fue un hecho imprevisible, un «cisne negro». Ahora mismo, el imperativo es acelerar la implementación de paquetes y políticas que ayuden a combatir la crisis sanitaria, proteger a los vulnerables y crear condiciones para reiniciar las economías cuando lo peor de la pandemia haya pasado. Ese será también el momento para que los gobiernos, los científicos y las comunidades hagan una pausa, reflexionen sobre las enseñanzas aprendidas y formulen planes para aumentar la resiliencia de las sociedades y su capacidad de enfrentar posibles pandemias futuras.…  Seguir leyendo »

El espíritu de Milán

Los titulares son espantosos. Escasez de equipamiento esencial que obliga a los médicos a tomar decisiones en el campo de batalla sobre quien vive y quien muere. Largas filas de enfermos esperan en vano un análisis de laboratorio o una cama de hospital. Negocios, tiendas, bares y restaurantes vacíos llevan a la economía mundial a un punto muerto. Y la lúgubre contabilidad de los países más golpeados por el coronavirus COVID-19, con EE. UU. que ahora toma la delantera: con casi 61.000 casos confirmados más que China, donde tuvo lugar el brote original.

En Europa, la pandemia golpeó con especial dureza a Italia, que está en cuarentena desde el 9 de marzo, en un intento por reducir la difusión del virus.…  Seguir leyendo »

No hay dudas de que el coronavirus es una emergencia global, como tampoco de que los gobiernos la utilizarán para ampliar sus poderes. Y una vez la amenaza haya pasado, es probable que algunos de ellos no renuncien a esos nuevos poderes.

Resulta crucial que los partidos de oposición concuerden en términos generales con las medidas para enfrentar lo que parece una excepcional crisis de salud pública. Pero la línea entre gobierno y oposición no se puede difuminar en nombre de la “unidad nacional”. Las críticas de los líderes de la oposición no se deberían descalificar como “peleas intestinas” ilegítimas. Y se debe fortalecer, no debilitar, los mecanismos que permiten que la oposición haga rendir cuentas a los gobiernos por sus medidas.…  Seguir leyendo »

La crisis de la COVID‑19 pone la solidaridad humana ante una prueba inédita. ¿Aceptarán los ricos (o de hecho, todas las personas con ingresos estables o colchones de ahorro) medidas de apoyo para los pobres y económicamente inseguros? ¿Aceptarán los jóvenes (cuya tasa de mortandad es menor) hacer sacrificios para proteger a los viejos? ¿Aceptarán los habitantes de países ricos transferencias de recursos a los países pobres?

Sólo si la respuesta a las tres preguntas es afirmativa podrá el mundo minimizar las consecuencias de la pandemia que mató a casi 38 000 personas y paralizó la economía global. Y sin embargo nada garantiza que así sea.…  Seguir leyendo »

Las dos pandemias

Estamos sintiendo los efectos de ansiedad no sólo de una pandemia sino de dos. Primero, existe la pandemia del COVID-19, que nos pone ansiosos porque nosotros, o la gente que amamos, en cualquier parte del mundo, pronto podría enfermarse gravemente y hasta morir. Y, segundo, existe una pandemia de ansiedad sobre las consecuencias económicas de la primera.

Estas dos pandemias están interrelacionadas, pero no son el mismo fenómeno. En la segunda pandemia, las historias de miedo se han vuelto tan virales que muchas veces pensamos en ellas constantemente. El mercado bursátil se ha venido desmoronando como una roca, aparentemente en respuesta a historias de cómo el COVID-19 agotará los ahorros de toda nuestra vida si no tomamos algún tipo de medida.…  Seguir leyendo »

En momentos en que la crisis de la COVID‑19 paraliza Francia, el INSEE (el instituto francés de estadísticas) sitúa en 35% la caída de la actividad económica respecto de la normalidad; y calcula que la magnitud de la caída del consumo de los hogares es similar.

Estas cifras implican que cada mes adicional de cierre de la economía reduce en tres puntos porcentuales el PIB anual. Y la situación sectorial es obviamente peor: la actividad comercial se redujo un 40%, la producción industrial un 50%, y algunos sectores de servicios están totalmente detenidos. Estimaciones ex ante para Alemania y el Reino Unido son similares, y en cualquier caso, las cifras correspondientes pueden ser más grandes en economías donde el sector público es más pequeño.…  Seguir leyendo »

El comportamiento del senador de Kentucky Rand Paul durante las dos últimas semanas es exactamente en lo que se equivoca la respuesta estadounidense a la COVID-19. Paul tiene problemas en un pulmón, por lo que decidió someterse, por abundancia de precaución, a un análisis para detectar si tenía la enfermedad. Desde el momento del análisis hasta que se confirmó su resultado positivo, seis días más tarde, Paul no hizo nada para proteger a quienes estaban a su alrededor. Por el contrario, se reunió con otros senadores, emitió su voto en el recinto del Senado, jugó una ronda de golf en un club privado y hasta logró incluir unos pocos largos en la piscina del Senado.…  Seguir leyendo »

Las amenazas a la seguridad nacional invariablemente limitan las disputas políticas domésticas. Ahora que los gobiernos han asumido un rol de liderazgo en la lucha contra la pandemia del COVID-19, la oposición política en países bajo un régimen populista está siendo marginalizada rápidamente. En teoría, las autoridades en esos países podrían usar la crisis para invocar un estado de emergencia a fin de limitar la democracia. Pero aún si no llegan tan lejos, la necesidad de un distanciamiento social y otras medidas de contención implica una fuerte contracción de la esfera pública.

A falta de grandes encuentros o concentraciones de campaña, el debate político ha migrado por completo a los medios, que dedican toda su atención a la enfermedad.…  Seguir leyendo »

La COVID-19 lentamente se adentró en nuestras comunidades. Mientras tratamos de garantizar la salud y seguridad de nuestras familias, para muchas personas los alimentos nunca han sido tan importantes, tanto como fuente de nutrición como, para muchos, de confort. La cuestión es si, mientras continúan los trastornos en la economía, podemos evitar una crisis alimentaria relacionada con la pandemia.

Qué comemos y cómo lo hacemos afecta nuestra salud y bienestar. Dependemos de que los agricultores sigan trabajando en el campo, los cajeros de supermercado se presenten a trabajar y los conductores trasladen nuestros alimentos a los mercados o hasta nuestras puertas.…  Seguir leyendo »

La pandemia del COVID-19 ha lanzado al mundo a una crisis sanitaria y económica de una magnitud que pocos podrían haber previsto, pero que todos debemos enfrentar… juntos. A menos que todos los países profundicen todo lo posible la coordinación y cooperación globales, la estabilidad social del planeta entero podría estar en juego.

En el frente económico, muchos economistas y autoridades parecen haberse convencido de que el impulso a la demanda efectiva bastará para mitigar la desaceleración. En realidad, en problema es mucho más complejo y no se solucionará con medidas de estímulo estándar. Puesto que la reducción de las interacciones sociales es crucial para mitigar la propagación del coronavirus, la mayoría de la gente no puede ir a trabajar (a menos que laboren en sectores esenciales).…  Seguir leyendo »

El contraste entre el silencio de las calles y plazas de Europa y la realidad tumultuosa y dolorosa de muchos de sus hospitales es descorazonador. La COVID-19 se ha apoderado no solo de Europa, sino de toda la comunidad mundial. Es claro ya que la pandemia va a remodelar nuestro mundo. Pero el modo exacto en que lo haga dependerá de las decisiones que tomemos ahora.

El coronavirus debe ser considerado el enemigo común del mundo. Aunque esto no sea una guerra, es necesaria, no obstante, una movilización de recursos «al modo bélico».

Pero en tiempos de crisis, nuestro instinto nos mueve a replegarnos y valernos por nosotros mismos.…  Seguir leyendo »

El capitalismo enfrenta al menos tres grandes crisis. Una crisis sanitaria inducida por la pandemia, que rápidamente encendió la mecha de una crisis económica con consecuencias todavía desconocidas para la estabilidad financiera, y todo esto en el contexto de una crisis climática que no admite respuesta dentro del paradigma actual («business as usual»). Hasta hace apenas dos meses, las imágenes inquietantes de trabajadores agotados que colmaban los medios noticiosos no eran de personal médico, sino de bomberos.

Esta triple crisis ha revelado varios problemas en el modelo de capitalismo actual, que deben resolverse íntegramente mientras al mismo tiempo enfrentamos la emergencia sanitaria inmediata.…  Seguir leyendo »

La pandemia del COVID-19 comenzó con la confianza en las instituciones en un mínimo sin precedentes. La política estaba polarizada y la cohesión social, delgadísima. Es por esto que, mientras los gobiernos se esfuerzan por dirigir una gran cantidad de recursos a los hogares y las empresas, no deben ignorar a aquellas comunidades locales donde la crisis de salud y las consecuencias económicas se entrecruzarán más visiblemente.

Cuando los líderes del G20 se reúnan online esta semana para coordinar una respuesta al COVID-19, parece probable que la caída del PIB global que se espera en los próximos meses supere la contracción durante la Gran Recesión post-2008.…  Seguir leyendo »

La pandemia de coronavirus no pudo llegar en peor momento para África. Pese a las mejoras en gestión macroeconómica de la última década, el continente todavía carece de recursos para afrontar altos niveles de pobreza y desigualdad, crear empleo en el sector formal y fomentar las transformaciones estructurales necesarias para incorporar a 12 millones de jóvenes por año al mercado laboral. Y ahora la COVID‑19 amenaza con dar un duro golpe a la economía africana.

El bajo promedio de crecimiento anual del continente (3,3% en 2014‑19) se debió ante todo a estrategias de desarrollo erróneas que se centraron en industrias inviables con uso intensivo de capital (a menudo en commodities) en vez de promover sectores competitivos con uso intensivo de mano de obra.…  Seguir leyendo »

Ningún sistema sanitario del mundo tiene capacidad de emergencia para enfrentar un pico de decenas de miles de pacientes en pocas semanas, como los que genera la pandemia de COVID‑19. Si a esto se le suma el hecho de que alrededor de una de cada siete personas a las que se les diagnostique el virus necesitará hospitalización y de que alrededor de una de cada veinte necesitará ventilación mecánica, se tiene una receta para la sobrecarga sistémica y el colapso.

Si a los países desarrollados con sistemas sanitarios eficientes les cuesta organizar una respuesta eficaz a la COVID‑19, ¿qué esperanzas hay para otros sistemas mucho más débiles?…  Seguir leyendo »

En 2018, 44 países firmaron el Tratado de Libre Comercio Africano en una cumbre extraordinaria en Kigali. Hoy hay 54 signatarios. El acuerdo creará un entorno económico libre de aranceles para impulsar el crecimiento de los negocios, fomentar el comercio intracontinental, hacer crecer la industrialización y crear empleos. Para mitigar las consecuencias económicas del COVID-19, los países que integran la Unión Africana (UA) y las instituciones del continente deberían implementar el tratado AfCFTA prontamente.

El AfCFTA prepara el camino para que África –con 1.200 millones de personas y un PIB acumulado de 2,5 billones de dólares- se convierta en el mercado común más grande del mundo.…  Seguir leyendo »

Cuando hay una pandemia, los líderes del mundo y los servicios de emergencias de salud deben adaptarse rápidamente a la amenaza en ciernes. A menudo, el último factor que consideran —si es que en algún momento llega a formar parte de sus listas— es el género.

Como defensoras de los derechos y la salud de las niñas y mujeres, escuchamos las excusas una y otra vez: «En este momento, el género no es una prioridad», dicen los líderes. «Tal vez, cuando se calmen las aguas», afirman. «No es el momento», insisten. Si la intención es encontrar las respuestas más eficaces contra la COVID-19 —o cualquier emergencia de salud— esto debe cambiar.…  Seguir leyendo »

Los eventos como la pandemia de COVID-19, el desplome del mercado inmobiliario estadounidense en 2007-2009 y los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 suelen ser llamados «cisnes negros». Es un término que busca sugerir que nadie pudo haberlos previsto. Pero, de hecho, en todos esos episodios hubo elementos desconocidos conocidos, por contraposición a la tan difundida expresión del ex secretario de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld, quien se refirió a los «desconocidos desconocidos».

Después de todo, en esos casos, los analistas informados no solo sabían que algo así podía ocurrir, sino que era probable que sucediera en algún momento. Aunque no se podía predecir la naturaleza y el momento exactos con una probabilidad elevada, la gravedad de las consecuencias, sí.…  Seguir leyendo »