The New York Times

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados a partir del 1 de Septiembre de 2008.

Dibujo en Adobe Illustrador, “archival print”, impresión de pigmento sobre algodón. Credit Paula Barragán

QUITO — Esta pandemia causada por un virus diminuto que ha saltado del reino animal nos recuerda que siempre, desde la época de las cavernas, hemos tenido una relación de amor y temor con la naturaleza. Ahí ha estado nuestra fuente de vida y belleza, pero también de horror y muerte. Y ahí hemos ubicado a nuestros fantasmas, esos osos y lobos de los cuentos infantiles que vienen a devorarnos o chuparnos la sangre, como los vampiros. Quizás por nuestra culpa, por nuestra soberbia hemos provocado que una infección sea omnipresente.

El hombre disimulado y acongojado en el dibujo, junto a la mujer que desfallece, se pregunta: ¿De quién es la culpa?…  Seguir leyendo »

Un trabajador estatal desinfecta una calle de Caracas el 6 de abril.Credit...Rayner Pena R/EPA vía Shutterstock

La semana pasada, el gobierno de Donald Trump hizo un despliegue significativo de activos navales estadounidenses en el Caribe, con lo que aumentó su apuesta en la confrontación con Nicolás Maduro, el dictador de Venezuela.

En los últimos 15 meses, el gobierno estadounidense ha aplicado una estrategia de “máxima presión” sobre el régimen de Maduro con la esperanza de que se produzcan fracturas entre los altos mandos de las fuerzas armadas venezolanas, el principal bastión del apoyo del dictador, y así se desencadene un retorno a la democracia. Sin embargo, a medida que el coronavirus acecha al mundo, el inoportuno despliegue militar se suma a una serie de decisiones relevantes pero erráticas en la política de Estados Unidos hacia Venezuela.…  Seguir leyendo »

First Secretary of State Dominic Raab of Britain. Credit... Stefan Rousseau/Press Association, via Associated Press

Boris Johnson’s war with the coronavirus has turned personal. When the prime minister was admitted to intensive care with severe symptoms on Monday night, it was a reminder to Britons that like it or not, we are all in this together.

The virus that has changed daily life across the world knows no bounds when it comes to privilege, class or high office. A leader who has repeatedly defied the laws of political gravity finds himself struck down by the very virus he had put his government on a war footing to beat.

Mr. Johnson’s hospital stay comes after a week of damaging headlines over his government’s handling of the outbreak and rumors of his declining health.…  Seguir leyendo »

Seven people have been infected so far by the novel coronavirus in Dharavi slum in Mumbai, India. Credit... Rajanish Kakade/Associated Press

Although the Covid-19 pandemic was spread around the world by people who could afford to travel by airplanes and cruise ships, the coronavirus now threatens the socially invisible and forgotten communities of urban slums.

About a billion people live in slums — defined by the United Nations as human settlements with inadequate access to safe water and sanitation, poor housing quality, overcrowding and insecure residential status.

Infectious disease epidemics tend to spread into slums. Cases of Covid-19 infection have already been reported from Dharavi in Mumbai, India; Orangi Town in Karachi, Pakistan; and Payatas in Manila. The Ebola epidemic in West Africa between 2014 and 2016 was largely driven by the virus entering the large and densely populated urban slums of Liberia, Guinea and Sierra Leone.…  Seguir leyendo »

GUADALAJARA, México — La maternidad y sus contradicciones es uno de los grandes retos de vivir la cuarentena desde casa: ¿cuánto y hasta dónde conocemos a nuestros hijos?

Ahora que estamos recluidos en un mismo lugar, no comprendo por qué antes estábamos tan ausentes. La vida tenía un transcurso natural, todo era rutina y el reloj sonaba a la misma hora para despertar y dormir. Había que cumplir con lo establecido y no teníamos que reinventar nuestros días o idear nuevas formas de coexistir en armonía.

En estas jornadas en las que he sido madre a tiempo completo, mi hija y yo hemos vivido muchas emociones en un día o incluso en una hora, desde felicidad hasta enojo, impotencia, negociaciones, amor y nuevamente conflicto.…  Seguir leyendo »

Coffins of coronavirus victims, to be buried or incinerated, were stored in the underground parking lot of a funeral home in Barcelona on Thursday.Credit Samuel Aranda for The New York Times

At the end of January, a German tourist became Spain’s first coronavirus patient. At the time, the health threat seemed for the nation as remote as the tiny Spanish island of La Gomera, where he was treated. Two weeks later, the German walked out of hospital, and Spain celebrated being again “virus free.”

It proved a very brief respite. But even as more cases surfaced, Spanish officials continued to stress that the coronavirus was being imported, notably onto another island by tourists from Italy, where hospitals were already under siege. The story line was that Spain faced an external threat, but did not risk a domestic epidemic.…  Seguir leyendo »

Luego de la aprobación de una legislación en la asamblea salvadoreña, el gobierno de Nayib Bukele podrá restringir derechos constitucionales a los ciudadanos.Credit...Salvador Melendez/Associated Press

La pandemia de la COVID-19 traerá profundas consecuencias políticas. Para quienes nos preocupamos por la democracia, el desafío es perentorio. Sería una tragedia si la víctima más importante del virus fueran los sistemas democráticos.

Para evitarlo debemos estar conscientes de los riesgos que enfrenta la democracia como resultado de esta crisis y de la importancia de fortalecer las capacidades del Estado como una forma de proteger su futuro. En este trance oscuro, debemos combatir el virus como si la democracia no importara y proteger la democracia como si el virus no importara. No hay garantía de éxito. Pero tenemos la obligación de intentarlo.…  Seguir leyendo »

Personas que buscaban asilo el año pasado comían en la cafetería del Centro Residencial Familiar del Sur de Texas.Credit...Eric Gay/Associated Press

Soy una traductora e intérprete para solicitantes de asilo detenidos en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley y en el resto de Estados Unidos. Nunca imaginé que podría haber más urgencia en la labor que desempeño. Los detenidos con los que hablo tienen miedo de ser deportados o de permanecer detenidos de manera indefinida. Algunos están angustiados por estar separados de sus hijos y no poder protegerlos. Durante los días pasados, esas preocupaciones han sido eclipsadas por el temor a contagiarse de coronavirus y morir solos en el centro de detención.

Sus miedos no son infundados. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) de Estados Unidos ha reportado que por lo menos cuatro migrantes en custodia y cinco empleados de las instalaciones han dado positivo por coronavirus.…  Seguir leyendo »

Un hombre con cubrebocas en Nicaragua, el 23 de marzoCredit...Inti Ocon/Agence France-Presse — Getty Images

MANAGUA — Te escribo desde Managua, una ciudad chata, de manchones de casas esparcidos alrededor de lagunas volcánicas y zonas boscosas. Te escribo sin saber lo que siento. No sé si es ansiedad o angustia o miedo o impotencia o incredulidad. Me siento como en una pesadilla, como la vez que soñé que venía un tsunami y miraba, de pie, la ola enorme que se me venía encima y no conseguía correr. Aquella vez desperté, sudando y temblorosa, pero desperté. Hoy sé que no voy a despertar. Que la marcha que el gobierno convocó para el 14 de marzo, “Amor en tiempos del COVID-19”, estuvo llena de empleados públicos obligados a comparecer y de militantes sandinistas que confían a ciegas en el gobierno.…  Seguir leyendo »

El coronavirus se desató en Corea del Sur a finales de enero, cuando Yoo Yoon-sook cumplía seis meses en su nuevo trabajo. Ella se acababa de mudar de Seúl, donde pasó tres décadas trabajando en la misma farmacia, para abrir la Farmacia Hankyeol (“confiable”) en la ciudad de Incheon, cerca del aeropuerto internacional. Yoo aún no conocía bien el vecindario que rodeaba su nueva farmacia “antes de que todo esto ocurriera”, me dijo. Todo se centraba en el coronavirus, todo el tiempo.

Las 1100 farmacias de Incheon, incluida la de Yoo, comenzaron a vender las mascarillas KF-94, equivalentes a las N95 estadounidenses, hasta que se agotaron.…  Seguir leyendo »

Libyan Army soldiers wear masks to protect themselves from the coronavirus during a military operation in Tripoli, on March 25. Credit Amru Salahuddien/Anadolu Agency, via Getty Images

On a recent visit to Libya, I met a family living in an improvised shelter in a displaced persons camp east of Tripoli. One of the tens of thousands Libyan families uprooted by war, the family of seven was living in a room barely 20 paces long and half as wide. A clothesline, a pile of mattresses, a hot plate and the stench of body odor filled the room. Outside, they faced a shortage of potable water and abusive taunts from locals.

The spread of the novel coronavirus will have a devastating effect on the Middle East’s communities of refugees and migrants.…  Seguir leyendo »

Día 18. Credit Sebastián López Brach y Maribel Ramos

Nos propusimos registrar nuestros días como una forma de transformar la incertidumbre que genera el “afuera”. Este aislamiento social nos dio la posibilidad, desde nuestro hogar —en Rosario, Argentina—, de crear y convivir con todo aquello que tenemos cerca. Por la voracidad del tiempo, esos elementos pasan desapercibidos. Estamos usando esta quietud como un regalo para trabajar en nosotros mismos, para compartirnos, para observar cómo nuestra hija crece y aprende a caminar. Para jugar.

Fotografiamos lo que surge y nos damos el permiso de usar el móvil como herramienta. Así hicimos estos dípticos, que, aunque pueden diferir, en la mayoría de los casos ambas imágenes son hechas el mismo día.…  Seguir leyendo »

Nicolás Maduro en Caracas, el 30 de marzo de 2020. Credit Palacio de Miraflores vía Reuters

En medio de la pandemia que sacude al mundo, también hay tiempo, dinero y energías para los juegos de guerra. Estados Unidos ha desplegado esta semana una enorme operación militar cerca de las costas de Venezuela. “No permitiremos que los narcotraficantes se aprovechen de la crisis del coronavirus”, dice Trump. Nicolás Maduro, por su parte, denuncia la maniobra y desafía al gobierno estadounidense con la “furia bolivariana”. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar los dos? En el contexto de precariedad alimenticia y sanitaria de Venezuela, solo se puede participar en un juego de este tipo con una condición: que te importen un carajo las víctimas.…  Seguir leyendo »

Una calle vacía en Capellades, cerca de Igualada, al norte de Barcelona. Credit Samuel Aranda para The New York Times

Esta mañana he visto un zorro en el terreno que hay delante de mi casa. Por la tarde, un rebaño de cabras pasaba a pocos metros de la puerta, conducidas por un macho cabrío negro que podría haber salido de un tratado de brujería. Si miro por la ventana rara es la vez que no descubro buitres, petirrojos, arrendajos, jilgueros.

Desde hace días veo más animales que personas.

Desde hace meses, E. y yo pasamos más de la mitad del tiempo en este pueblo de montaña que solo tiene ocho o diez habitantes, casi todos ancianos, gente de campo que no participó en el éxodo rural de España y se quedó cultivando la tierra o cuidando del ganado.…  Seguir leyendo »

La pandemia del coronavirus ha alcanzado a todo el planeta alterando la vida de la mayoría de los seres humanos. Nos ha expulsado de plazas y calles, aulas y oficinas, cines y cafés. Lo ha infectado todo de miedo para arrinconarnos en nuestras casas, limitando nuestro contacto físico a un grado solo imaginable por la ciencia ficción —un mundo sin abrazos ni besos—. El virus nos persigue en las redes sociales, en las conversaciones familiares y en los escasos silencios que nos permite nuestra sociedad hiperconectada. Pero la crisis también nos ha dado la oportunidad de compartir y apoyarnos unos a otros para traspasar de maneras personales y originales las fronteras que impone el distanciamiento social forzoso.…  Seguir leyendo »

Desde pequeños, los niños de hoy se comunican mediante dispositivos que nunca existieron en la infancia del autor.Credit...Maskot/Getty Images

La puerta del cuarto de Carlota está entreabierta y me asomo a ver qué está haciendo. Está sentada, con la espalda recta, en su escritorio blanco y en la pantalla de su laptop hay una docena de sus compañeros de escuela en una clase virtual. La maestra, desde su casa, está impartiendo la clase —creo que hablan de fracciones y decimales— y Carlota y sus amigos la siguen como si estuviera en persona.

Todo parece normal. Pero nada lo es.

Vivo en la misma casa que Carlota, una maravillosa, cariñosa y brillante niña de nueve años, hija de Chiquinquirá Delgado, mi pareja.…  Seguir leyendo »

Vecinos en un edificio en España aplauden en honor a los profesionales de la salud. Credit Toni Albir/EPA vía Shutterstock

A la vuelta de casa, en Igualada —la primera ciudad de España enviada a cuarentena, hacen ya 19 días—, hay un moderno edificio de departamentos. Terminaciones rectas, nórdicas, gris cemento en las paredes, vidrios en los balcones. Cuando pasas frente a él sorprende su aspecto ministerial: parece que nadie viviera allí ni en fin de semana. Si algo denuncia que hay gente son las senyeras desteñidas en los balcones.

Ese palomar fantasmal ha cambiado con el confinamiento obligatorio: los vecinos se asoman por las ventanas y, por fuerza de la cercanía, vaya, hablan. De un piso a otro, con la voz normal o a los gritos.…  Seguir leyendo »

Una calle en Seúl, Corea del Sur. Aunque al principio estuvieron escasas, las mascarillas estuvieron más disponibles luego de que el gobierno compró una proporción sustancial de la producción nacional.Credit...Ed Jones/Agence France-Presse — Getty Images

The coronavirus erupted in South Korea in late January, six months into Yoo Yoon-sook’s new job. She had just moved from Seoul, where she spent three decades working in the same pharmacy, to open the Hankyeol (“Steadfast”) Pharmacy in the city of Incheon, near the international airport. Ms. Yoo hadn’t really gotten a sense of the neighborhood around her new pharmacy “before this all happened,” she told me. It became all coronavirus, all the time.

Incheon’s 1,100 pharmacies, including Ms. Yoo’s, began to sell out of KF-94 face masks, the equivalent of the American N95. So did corner stores and large retail chains like E-Mart.…  Seguir leyendo »

A homemade protective face mask can help limit the spread of the coronavirus. Credit Ramon Espinosa/Associated Press

It shouldn’t have come to this, but here we are. The world is running out of face masks for health care workers, which is one reason American officials, including the surgeon general, have warned members of the public against buying their own masks for protection against the coronavirus.

But that doesn’t mean face masks for the public are a bad idea, if we had enough masks. Contrary to what American officials told us, many studies show that widespread mask-wearing might be a very effective complement to hand-washing, social-distancing and other measures to mitigate the pandemic. Health officials in China, Hong Kong, Singapore and Japan suggest that people wear masks in certain situations — if they’re symptomatic, for instance, or if they’re in crowded, not-very-well-ventilated places, like airplanes.…  Seguir leyendo »

Una residente de la favela Alemão en Río de Janeiro el 22 de marzo de 2020. Credit Ricardo Moraes/Reuters

Distanciamiento social, lavarse las manos continuamente, capacidad de hacer pruebas masivas de diagnóstico y aislamiento de los infectados: las recomendaciones para detener el avance del coronavirus son relativamente simples. Pero no para las 13 millones de personas que viven en favelas de Brasil: con una alta densidad demográfica, con servicios básicos —como agua y luz— deficientes y, muchas veces, sin ningún sistema de alcantarillado.

“Aquí en la favela llega agua dos veces por semana. Economizamos agua no solo por conciencia, sino también por supervivencia. Lavarse las manos todo el tiempo no es una posibilidad”, escribió el activista Raull Santiago, quien vive en el complejo Alemão en Río de Janeiro.…  Seguir leyendo »