Por qué hay que actualizar el modelo de financiación autonómica

Para los socialistas, el fortalecimiento del Estado Social y de Derecho es el único camino para asegurar el bienestar presente y futuro de los españoles. Y hablar de Estado del Bienestar en España es hablar de financiación de las Comunidades Autónomas, ya que son éstas las que gestionan la Sanidad, la Educación, la Dependencia o los Servicios Sociales que garantizan principios de izquierdas irrenunciables para nosotros como la igualdad, la solidaridad o la equidad.

Las comunidades autónomas se financian con ingresos cedidos por el Estado, con ingresos compartidos con éste, y con fondos, como el Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales, que garantiza la equidad y asegura que cada Comunidad Autónoma recibe los mismos recursos en función de variables como la superficie, dispersión, insularidad, población mayor de 65 años etc.

Este sistema ha servido durante las últimas décadas para desplegar las políticas de bienestar hasta el último rincón de nuestro país, contribuyendo de manera decisiva en el desarrollo económico y social. Pero a día de hoy, sobre todo tras el tsunami de la crisis económica, resulta un modelo agotado que necesita una profunda adaptación a las necesidades actuales y los retos futuros. Así lo ha reconocido la Conferencia de Presidentes, y evaluado por las Comunidades Autónomas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Por ejemplo, en mi comunidad autónoma, Castilla y León, por sus características sociales, geográficas y demográficas, se deben tener especialmente en cuenta variables como son la dispersión, envejecimiento y densidad de población a la hora de diseñar un modelo de financiación adecuado. El actual, pactado en 2009, sirvió para garantizar razonablemente los Servicios Públicos Fundamentales. Sin embargo, los recortes presupuestarios trajeron consigo una reducción de gasto público en áreas esenciales como la Salud, la Vivienda, las Ayudas a desempleados, servicios sociales, etc., especialmente desde 2011. Y en consecuencia el Estado del Bienestar se ha visto seriamente amenazado.

Los socialistas queremos mejorar el modelo para mantener intactos los cimientos del Estado Social y de Derecho en base a unos criterios de financiación que permitan la cohesión social e interterritorial, y que garanticen el mantenimiento y mejora de unos servicios públicos de calidad. También creemos urgente realizar cambios en materia de Haciendas Locales, donde es necesaria una revisión de la Regla de Gasto para que se adecúe a las necesidades de los servicios públicos que prestan los ayuntamientos.

Llevamos años demandando una revisión del modelo, que hoy es más urgente que nunca. Por ello el pasado 20 de noviembre, el Secretario General de mi partido, Pedro Sánchez, emplazó al Presidente del Gobierno a que cumpla con lo que se comprometió en la Conferencia de Presidentes del pasado 17 de enero y presente una propuesta de reforma del modelo antes del 31 de diciembre. Y a la vez tendemos la mano para llegar al mejor acuerdo posible.

Un nuevo modelo que garantice el acceso universal a unos servicios públicos de calidad a todos los españoles con independencia del territorio en el que vivan, y que blinde el mantenimiento de los derechos sociales adquiridos para que no se vuelvan a ver afectados por las coyunturas económicas.

En definitiva, la modernización del modelo que exigimos los socialistas es la condición indispensable no solo para mantener, sino para reforzar y mejorar el Estado del Bienestar en nuestro país. Y en un objetivo tan importante no podemos perder ni un minuto más.

Ander Gil es portavoz del PSOE en el Senado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *