Este artículo forma parte de la serie

Postales del coronavirus #8. Retratos desde el encierro

CUENCA, Ecuador — Se ha dicho que la tecnología nos separa cada vez más de nosotros mismos y de los demás. Pero durante este confinamiento global, el monitor de mi computadora y la pantalla del celular me han permitido mantener algún tipo de contacto humano.

Empecé a hacer videollamadas amigos y familiares que están o estaban también en encierro. Durante nuestras conversaciones surgió una necesidad de retratarlos, como quien congela un momento.

Alessandro Bo Rohde nació en la Ciudad de México y es fotógrafo. Ha publicado lo libros Smail y Exótica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *