Proteger el crecimiento de Asia

Los países asiáticos emergentes deberían estar orgullosos de la capacidad de resistencia de sus economías. A pesar de una situación mundial asolada por un débil crecimiento, un alto y persistente desempleo y fuertes niveles de endeudamiento, los países emergentes y en desarrollo de la región crecieron a un índice anual del 6,8% entre 2000 y 2010, apuntalando el producto global y sirviendo de apoyo a las iniciativas de recuperación.

El éxito de la región se ha basado en el dinámico crecimiento de China e India, que representan casi el 60% del PIB total del continente en términos de paridad de poder de compra. Más aún, los cambios de política económica y las reformas estructurales que se aplicaron tras la crisis financiera asiática de 1997-1998 redujeron de manera importante la vulnerabilidad de la región a los golpes financieros en la década pasada.

Sin embargo, Asia no puede caer en la autocomplacencia: sus sistemas financieros siguen siendo frágiles, sus economías padecen una alta carga de déficits fiscales y de cuenta corriente, y siguen dependiendo demasiado de las exportaciones a los mercados europeos y norteamericanos, lo que aumenta su vulnerabilidad a los impactos externos.

Más aún, si las condiciones de la eurozona continúan deteriorándose, Asia podría sufrir graves consecuencias. Ya se están sintiendo efectos indirectos de los canales de transmisión comerciales y financieros: la tasa de crecimiento del PIB de China en el segundo trimestre de 2012 promedió el 7,6%, reflejando una importante desaceleración, y se espera que la de India baje a cerca de un 6% este año.

El potencial de solidez de la demanda interna china y su amplio margen de maniobra para implementar ajustes de políticas pueden ayudarle a evitar un aterrizaje forzoso. Ya ha aflojado intensamente su política monetaria y tiene la opción de aplicar más estímulos fiscales. Sin embargo, la mala gestión de las políticas y las debilidades estructurales en el sector financiero y los gobiernos locales podrían socavar las iniciativas para proteger el crecimiento.

Mientras tanto, la India, agobiada por un alto déficit fiscal y persistentes presiones inflacionarias, tiene menos espacio para recurrir a políticas expansionistas y se enfrenta a importantes dificultades para alcanzar una reforma estructural creíble.

Todo esto tiene serias implicancias para el resto de Asia. En las últimas tres décadas, el aumento de la integración comercial y económica ha apuntalado el crecimiento económico de la región. Por ejemplo, la producción segmentada para las cadenas de suministro globales ha estimulado el comercio de productos intermedios y promovido la inversión extranjera directa. Sin embargo, el hecho de que hoy la integración económica sea más intensa implica que la desaceleración en China e India disminuirá las oportunidades de empleo y la velocidad de la reducción de la pobreza en toda la región.

Enfrentadas a una menor demanda de los países desarrollados, las economías asiáticas se están esforzando por reequilibrar sus fuentes de crecimiento, dirigiéndose a los mercados internos y regionales. Como resultado, el aumento del comercio intrarregional ha superado el del comercio global, y en la actualidad representa más de la mitad del total de facturación del continente.

Sin embargo, el papel ya afianzado de China como centro de ensamblaje de las redes de producción de la región hace que se esté convirtiendo en el origen de impactos autónomos, con un gran y prolongado efecto sobre las fluctuaciones del ciclo de negocios.

Entonces, ¿qué políticas deben impulsar las economías asiáticas para reducir su vulnerabilidad a la volatilidad global y regional?

El reto más inmediato es salvaguardar la estabilidad del sistema financiero frente a los impactos externos. La reformas de políticas deben apuntar a promover la transparencia de los mercados, mejorar la gestión de los riesgos y fortalecer la eficacia de las normas y los mecanismos de supervisión.

En segundo lugar, los países emergentes deben desarrollar marcos macroeconómicos más eficaces, lo que incluye una normativa general prudente y un marco de políticas monetarias más amplio que tome en consideración los precios de los activos y la estabilidad de los mercados financieros. Se podría hacer uso de una amplia gama de medidas oficiales para apoyar la demanda interna, al tiempo que se protege la sostenibilidad fiscal de mediano plazo. Y, para dar respuesta a la volatilidad de los flujos de capitales, los países podrían dar más flexibilidad al tipo de cambio, mantener niveles adecuados de reservas internacionales e implementar controles de capitales cuidadosamente diseñados.

En tercer lugar, las economías emergentes deben seguir reequilibrando sus fuentes de crecimiento. Es crucial reducir la dependencia de la demanda externa, por ejemplo, promoviendo inversiones del sector privado y estimulando el gasto de los hogares. Para generar un crecimiento más incluyente y sostenible, también es fundamental aplicar políticas del lado del suministro que estimulen a la pequeña y mediana empresa y a sectores de la industria que den respuesta a la demanda interna.

Por último, la intensificación de la cooperación financiera regional y global, que incluye una más estrecha coordinación de políticas en el G-20 y el Fondo Monetario Internacional- ayudaría a los países a responder de manera más eficaz a los impactos y las crisis. Una iniciativa regional clave es la reserva multilateral de US$ 240 mil millones de la ASEAN+3 (la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático más China, Japón y Corea del Sur), que puede proporcionar liquidez de corto plazo a los miembros que la necesiten. Además, deben mejorarse los acuerdos institucionales de provisión de liquidez regional y vigilancia económica.

No es necesario que los asiáticos caigan en el pesimismo: es improbable que se produzca una tormenta perfecta con aterrizaje forzoso en China, una recesión de doble caída en Estados Unidos o el colapso de la eurozona. Pero no se puede descartar el riesgo de que se produzca una desaceleración global sincronizada. Solamente mediante políticas preventivas ideadas para mejorar la gestión del riesgo pueden los países emergentes de Asia proteger su crecimiento económico ante la amenaza de las crisis actuales y futuras.

Lee Jong-Wha, a senior adviser to the president of South Korea and Professor of Economics at Korea University, was Chief Economist and Head of the Office of Regional Economic Integration at the Asia Development Bank. Traducido del inglés por David Meléndez Tormen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *