¿Puntos de inflexión?

La semana transcurrida ha presenciado dos acontecimientos insólitos, pero nadie puede saber si se quedarán en mera anécdota o marcarán un punto de inflexión en el resurgimiento de la democracia española. El primero ya tiene pinta de ser olvidado pese a su muy sintomática importancia. Nos referimos al manifiesto de 254 intelectuales, ex políticos, periodistas, etc… con abundancia de prestigiosos representantes del centro izquierda español e, incluso, ex miembros muy relevantes del PSOE. Básicamente estas personas han sacado los colores a los dos “grandes Partidos nacionales” pero han incidido en que el PSOE “debe recuperar su proyecto histórico”.

Es la primera vez que el centro izquierda español reconoce la desaparición, la aniquilación, del PSOE de la Transición y deja entender que la democracia no volverá hasta que vuelva a existir un gran Partido nacional socialdemócrata y patriótico, y se manifiesta. Si este manifiesto, que, con la verdad por delante, llega demasiado tarde, supone el embrión del alumbramiento de una gran opción política de centro izquierda preocupada por una España de libres, iguales y solidarios, será mucho más que una anécdota, pero es difícil ser optimista.

El segundo acontecimiento no ha podido ser ignorado, ni silenciado, ni minusvalorado por “la prensa oficial”, y no tiene más remedio que acarrear consecuencias. ¿Cuán importantes y duraderas? El porvenir dirá… Pero como fundador de la más modesta de las asociaciones convocantes (ULIS) analizaremos muy sucintamente algunos rasgos de la concentración del último sábado en Cibeles. Ha sido un éxito clamoroso de asistencia, mucho más si se tiene en cuenta la dificultad que experimenta habitualmente la clase media para salir a la calle por temas esenciales y existenciales (la unidad de los españoles, el patriotismo, la democracia, el bien común) y no por una reivindicación concreta. También fue un éxito, a nuestro juicio, el alejamiento de los Partidos políticos de la organización y el sentido apartidista de todo lo relevante. Y por una razón fundamental, los Partidos políticos que han gobernado a cualquier nivel en los últimos 30 años son responsables, en distinta medida, del abismo al que hemos llegado. TODOS. Hubiéramos preferido que no acudiese el señor Abascal, para que ningún líder principal hubiera captado los medios de comunicación, pero es evidente que cualquier ciudadano demócrata y patriótico español (y Abascal lo es) tenía el derecho (o el deber) de asistir. Pero quedó muy claro que el mensaje provenía de la sociedad civil, y que, precisamente, iba dirigido a los Partidos. TODOS. Finalmente nos encantó el manifiesto que se leyó, y por quién se leyó. Sabemos que otras personas lamentan que el manifiesto no fuera más mordaz, más denigrante contra el Doctor Sánchez, más morboso, más incendiario…. Tal vez tengan razón, pero el que esto firma está muy orgulloso de haber participado en una macro manifestación sin un gramo de populismo, con nivel de altura en el análisis y exposición de problemas esenciales y existenciales, porque así son los problemas de España y los españoles. TODOS.

Por no sólo citar aspectos muy positivos, encontramos menos bueno que en el espíritu de muchos de los magníficos manifestantes predominara un espíritu de revancha y una fijación por "echar a Sánchez” cómo único tema. Esto rebaja la percepción del gravísimo atolladero letal al que se ha llevado a los ciudadanos españoles. No basta con “echar a Sánchez”, sino que hay que acabar con el SPS, el SanchoPodemismoSeparatismo, e importa mucho por qué se le reemplaza. Porque si pasamos a un PPS (Partido Popular Separatismo) España seguirá agonizando. Necesitamos, como poco, un Gobierno de salvación nacional que se aleje de todo chantaje, de toda influencia separatista, filoseparatista o inconstitucionalmente confederalista y recuperar el bien común de la mayoría de los españoles como objetivo de la política. Necesitamos que los Partidos reflejen en sus programas el modelo de España que defenderán sin ambages, disimulos, traiciones ni engaños.

Por eso decimos que el mensaje claro, por España, por la democracia y por el bien común, que ha lanzado la sociedad civil, va dirigido esencialmente a los Partidos. TODOS. Que deberán tomar el relevo.

Han empezado a hacerlo esta semana. Por eso lo comentaremos la semana que viene.

Por Enrique Calvet Chambon, ex europarlamentario y Presidente de ULIS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.