¿Qué pueden cambiar Podemos y Ciudadanos en el sistema de partidos?

Las elecciones autonómicas y municipales del pasado mayo constataron un cambio político de gran importancia en España. Este cambio ya venía perfilándose desde las Elecciones Europeas, cuando la emergencia de Podemos con 5 eurodiputados sacudió el panorama demoscópico español. Desde entonces las encuestas no han dejado de oscilar y no hay duda de que nos encontramos ante un realineamiento del sistema de partidos en España.

En la primera cita electoral del año, las elecciones andaluzas del 22 de marzo, Podemos obtuvo el 14,8% de los votos y Ciudadanos el 9,8%. Un resultado a cuatro partidos que ya anticipaba el de las elecciones autonómicas y locales del 24 de mayo. Estos últimos comicios son inéditos en nuestra historia electoral: dos partidos nuevos de ámbito estatal entraban en la casi totalidad de asambleas autonómicas, y los niveles de representación de PP y PSOE se reducían a los de los años 80. De hecho, estas elecciones supusieron un parón en la concentración bipartidista de la última década y una fragmentación notable de consistorios y parlamentos autonómicos. Pese a que en las autonómicas de 2011 el Partido Popular acumuló el mayor poder territorial de su historia, la situación ha cambiado sustancialmente en las pasadas elecciones.

A partir de los resultados de las elecciones Europeas de 2014, era difícil anticipar cómo se podía transformar el Congreso de los Diputados. Las elecciones al parlamento europeo se suelen caracterizar como de "segundo orden" (Reif y Schmitt, 1997). Es decir, la participación electoral es menor, los votantes hacen menos voto estratégico (o útil), y se tiende a favorecer a los partidos más pequeños. En las elecciones regionales, sin embargo, es menos probable que se den dichas dinámicas (Schakel and Jeffery 2013). Básicamente, porque a diferencia de las elecciones europeas, eligen gobierno y su resultado tiene una implicación más clara en términos de políticas públicas. Por lo tanto, las elecciones autonómicas son un termómetro interesante para medir cuál es el origen de los apoyos de cada partido, en especial de los emergentes, y para hacer prospectiva de cara a las Generales.

El objetivo de este Zoom Político es hacer una radiografía de la transformación que supusieron los resultados de las pasadas elecciones con la vista puesta en las próximas elecciones generales del 20 de diciembre. Por un lado, la emergencia de los nuevos partidos ha llevado a una notable fragmentación y volatilidad. Además, se mostrará que los apoyos de Podemos y Ciudadanos tienen orígenes diferentes: el caladero de votos del primero se encuentra en los votantes de IU y PSOE, y el segundo en los votantes del PP Finalmente, se discutirá el efecto del sistema electoral del Congreso de los Diputados en la representación que puedan obtener los partidos emergentes en las próximas elecciones generales.

Leer artículo completo en formato PDF (enlace alternativo).

Pablo Simón es Doctor en Ciencias Políticas por la Universitat Pompeu Fabra. Actualmente es profesor visitante en la Universidad Carlos III de Madrid y editor de Politikon.
María Ramos es licenciada en Sociología y en Ciencias Políticas por la Universidad de Salamanca. Actualmente es candidata a Doctora en Análisis Económico y editora de Politikon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *