2010

¿Qué traerá el nuevo año? La recesión parece haberse acabado (con algunas excepciones como Japón), pero ¿qué grado de recuperación se producirá y a qué ritmo? Algunos países se recuperan mejor que otros. ¿Mejorará la situación relativa al paro? En la actualidad alcanza el 10,2% en EE. UU. y el 9,8% de promedio en Europa, lo que podría conducir a la inestabilidad política como sucedió hace setenta años. Según parece, los países europeos más pequeños se han ido recuperando mejor que los demás, pero enseguida vienen a la cabeza los casos de Grecia y de Irlanda, en serios apuros.

Algunos acontecimientos pueden habitualmente predecirse, pero otros no, como por ejemplo una guerra civil en Pakistán. Los JJ. OO. de Vancouver y el Tour de Francia sin duda se celebrarán, como la elección de Miss Mundo; por cierto, ¿quién habría podido pensar hace treinta años que se celebraría en Vietnam?

La mayoría de las elecciones previstas tendrán efecto, y la lista es larga. Habrá comicios en EE. UU., Gran Bretaña, Suecia, Austria, Hungría, Ucrania, Brasil, Egipto, Filipinas, Sudan, Ruanda… Algunos resultados son predecibles, otros son más inciertos. En EE. UU. el apoyo a Obama disminuye aunque sigue siendo relativamente alto; es mucho menor en el caso de su partido, el Partido Demócrata. El partido en el poder pierde casi siempre en las elecciones situadas entre dos citas presidenciales. Los demócratas podrían encaminarse a una gran derrota, pero los republicanos atraviesan igualmente una fase de crisis acaso aún mayor.

En Gran Bretaña se creía hasta hace poco que los conservadores iban a conseguir una abultada victoria, pero el optimismo se ha desinflado,, y el apoyo a su formación política ha descendido. Podrían ganar en el 2010, pero la situación podría dar paso a un Parlamento en que ningún partido tuviese mayoría y haya de irse a una coalición, panorama que no se ha producido en el país desde hace generaciones, salvo en momentos de guerra. Los resultados electorales en países más pequeños de Europa pueden también ofrecer interés. Es probable que los partidos contrarios a la inmigración avancen en Suecia y Hungría, Gran Bretaña y otros países.

¿Hasta qué punto serán democráticas las elecciones en Egipto? La cuestión podría ser objeto de prolongados debates, pero quienes se lamentan de la falta de democracia (como los Hermanos Musulmanes) no son precisamente demócratas ejemplares y, en caso de ganar, podrían resultar ser los últimos comicios celebrados durante una temporada…

Rusia y China no celebrarán elecciones en breve; una mayoría en estos países parece pensar que la estabilidad es más importante que la libertad de estilo occidental. El progreso económico de China (8% en el 2009) salvaguarda la posición al timón de la clase dirigente, en tanto que Rusia ha experimentado un importante declive económico (una contracción del 8% en el 2009). Aunque los precios del petróleo y el gas han aumentado de nuevo – lo que permite que Putin y Medvedev puedan lidiar con la crisis-,la total dependencia de las fuentes de energía representa a largo plazo un factor negativo para el país, y Medvedev ha apremiado en favor de una modernización. Todo el mundo lo aprueba, pero no parece haberse hecho nada, y se critica la corrupción en Rusia sin que se vislumbren cambios perceptibles.

Las tropas estadounidenses empezarán a salir de Iraq (o, en cualquier caso, de las ciudades iraquíes) pase lo que pase, pero el terrorismo proseguirá como en los últimos tiempos, de suníes contra chiíes y también kurdos. Irán y Pakistán serán las áreas que ofrecerán mayor peligro. El Gobierno iraní, como han mostrado las últimas elecciones, es muy impopular, pero ello no significa que vaya a proceder de forma menos provocativa en su política exterior. Es improbable que la OTAN derrote terminantemente a los talibanes; para ello son necesarios recursos mucho mayores que los que está dispuesta a invertir. Si así fuese, todo podría acabar con algún tipo de entendimiento con los talibanes, no en el 2010, pero sí quizá uno o dos años más adelante.

Tampoco resulta probable que pueda impedirse la fabricación de armamento nuclear iraní, aunque el logro de tal empeño tardará más de lo que confía Ahmadineyad y teme la mayoría del resto.

Se ha producido una cierta calma en el conflicto palestino-israelí desde la operación militar de Gaza y la última guerra en Líbano, pero puede ser que esta situación no dure de modo indefinido. Es una situación explosiva, y un incidente puede desencadenar una intifada o algo peor. Pero la presión internacional se intensificará precisamente a raíz de un nuevo estallido de violencia, no en el 2010, pero sí muy probablemente en años posteriores.

En cuanto a los principales peligros globales – la cuestión del clima y la proliferación de armas de destrucción masiva-,es improbable lograr un avance sustancial, a menos que se produzca una catástrofe notable, o una serie de ellas, susceptible de propiciar una mayor conciencia de la necesidad de cooperación para afrontarlas.

¿Será el 2010 un año bueno o malo? Hace mucho tiempo, Nostradamus ofrecía respuestas a tales preguntas; en la actualidad, incluso las personas más inteligentes y sagaces se muestran renuentes a comprometerse al respecto.

Walter Laqueur, director del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington. Traducción: José María Puig de la Bellacasa.