Querido Santa Claus, queridos Reyes Magos…

Somos un grupo de ciudadanos de distintos países pertenecientes a la UE. Siempre nos hemos sentido identificados con los valores que encarna la UE así como por los objetivos que persigue, entre ellos la prosperidad económica y social de sus ciudadanos. Sin embargo, en estos momentos hay 25 millones de parados en la UE y casi 100 millones están en el umbral de la pobreza.

Los países a los que pertenecemos no dan con la solución para resolver estos problemas y la UE tampoco, por lo que acudimos a vosotros en petición de ayuda. Con objeto de no cargaros mucho vuestra mochila y teniendo en cuenta las tradiciones y costumbres de los países a los que pertenecemos hemos pensado en dividir nuestras peticiones entre Santa Claus y los Reyes Magos.

Petición a Santa Claus

Sabemos, Santa Claus, de tus buenas relaciones con Angela Merkel cuando vivía en la denominada “Alemania del Este”: por ello te pedimos que te presentes ante ella, quizás bajando por la chimenea del lugar donde se encuentre pasando las Navidades para causarle un mayor efecto, y le hagas una petición. Que Alemania contribuya de manera efectiva (ponga recursos) al Plan Juncker y forme parte de su liderazgo político.

Este plan tiene como objetivo aumentar las inversiones y la creación de empleo en la UE. Según hemos leído, en este plan la Comisión Europea pondrá 16.000 millones de euros y el Banco Europeo de Inversiones 5.000. Con estos 21.000 millones se espera alcanzar una inversión de 315.000 millones de euros en 3 años. O dicho de otra forma, por cada euro que se ponga en este plan se obtendrán 15 de inversión. A nosotros, que no entendemos de economía, nos parece un buen plan (un amigo alemán me dice en broma que ojalá tuviera la fórmula para que su mini job, por el que cobra 400 euros al mes, se multiplicara si no por 15 al menos por dos o tres. Cosas de los no entendidos). Insístele, por favor, a la señora Merkel de que Alemania lidere este plan, ya que los países que también se muestran reticentes a poner fondos seguramente cambiarían de opinión. Si se confía la mayor parte de la inversión al sector privado nos tememos que el plan no tenga éxito.

Si ves a la señora Merkel receptiva podrías sugerirle también que subiera los salarios de los trabajadores alemanes y que realizara un mayor esfuerzo en las inversiones previstas en su presupuesto del año que viene. Según nos ha dicho un economista, eso favorecería un mayor crecimiento del Producto Interior Bruto alemán (la última previsión es de sólo un crecimiento del 1%), con efectos favorables sobre el resto de países de la zona euro.

Petición a los Reyes Magos

A los Reyes Magos os pedimos que intercedáis ante Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, ya que estamos seguros tenéis buena relación de la época en que trabajaba en Goldman Sachs (al fin y al cabo una empresa que es un rey de las finanzas). Como ciudadano italiano seguro que es sensible a las dificultades por las que atraviesan las pequeñas y medianas empresas europeas que, según hemos leído, representan más del 90% del total de las empresas europeas, representan el 75% del empleo de la zona euro y contribuyen al 50% del valor añadido empresarial en Europa.

Una vez salvado el sistema financiero europeo (al que hemos contribuido los ciudadanos que ahora estamos en el paro con nuestros impuestos) creemos llegada la hora de ocuparse de las pymes (la mayoría de los firmantes de esta carta trabajábamos en este tipo de empresas). La creación de un instrumento que permitiera obtener financiación a tales empresas a bajo coste (no dependiendo tanto del crédito bancario, hoy tan escaso) podría contribuir a relanzar la economía europea. Os agradeceríamos que convencierais al señor Draghi de poner ese instrumento en marcha lo antes posible.

Queridos Santa Claus y Reyes Magos: podríamos pediros más cosas, pero somos conscientes de que tenéis muchos compromisos y por eso nos limitamos a una petición para cada uno de vosotros. Estamos preocupados por lo que se dice actualmente sobre la posible evolución de la economía en los países que compartimos la moneda común. Que si hay riesgo de caer en otra recesión (sería la tercera en siete años), que tenemos peligro de caer en la deflación y que nos encaminamos hacia el estancamiento secular. No sabemos lo que significa todo esto, pero la música nos suena mal y la letra peor.

Queremos seguir creyendo en el proyecto europeo y ya que los responsables políticos no consiguen dar con la tecla adecuada para salir de la situación actual confiamos en vosotros para que aprovechéis estos días navideños en que la gente se hace buena (sólo por unos días) y convenzáis a la señora Angela Merkel y al señor Draghi para que lideren un proceso de mejora en el bienestar de los ciudadanos europeos. Ellos sí pueden.

Nosotros no sabemos de mercados financieros, primas de riesgo y todos esos términos que escuchamos de modo permanente. Nosotros lo que sabemos es cuál es nuestra (mala) situación y pedimos que nos ayuden a salir de la misma. Si no hay solución con este proyecto europeo habrá que buscar otro.

Miguel Moltó Calvo es catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Alicante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *