Relaciones económico-políticas entre Rusia y los países de la península arábiga

Por Antonio Sánchez Andrés, departamento de Economía Aplicada, Universidad de Valencia (REAL INSTITUTO ELCANO, 12/04/07):

Resumen

Desde los primeros años de esta década la política exterior de Rusia hacia la península arábiga está experimentando cambios importantes. En esta zona se conjugan dos tipos de intereses rusos: por un lado, los relacionados con el terrorismo internacional y, por otro, las cuestiones energéticas. En este trabajo se destacan las tendencias recientes respecto a las relaciones políticas y económicas entre Rusia y los países de la península arábiga, tanto con aquellos con los que los vínculos son más estrechos (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Yemen), como con los que son más distantes (Bahrein, Kuwait, Omán y Qatar). En el análisis se presta una atención especial a los aspectos relacionados con la energía y las ventas de armas.

IntroducciónEn los primeros años de esta década la política exterior rusa está experimentando unos cambios importantes. Una de las causas más relevantes es que la llegada de Putin a la presidencia del país está significando la reconstitución de un centro en la toma de decisiones políticas en Rusia, que se está reflejando en la proyección exterior del país. Dentro de este contexto, se están tratando de desarrollar las relaciones con los países de la península arábiga. Además, el Kremlin está aprovechando que después de los acontecimientos del 11-S, algunos de los países de esta zona han sido vinculados a la financiación del extremismo islámico, elemento que ha cuestionado parte de sus relaciones exteriores. Este factor puede permitir a Moscú la apertura de nuevas posibilidades de penetrar con fuerza en esta área geográfica.

En términos políticos, esta área presenta importancia para Moscú como instrumento para influir sobre los conflictos en Oriente Medio, aunque el mayor interés se encuentra vinculado a las relaciones de estos países con el denominado terrorismo internacional y, en particular, a la influencia que pueden tener sobre el conflicto de Chechenia y los movimientos extremistas en las antiguas repúblicas soviéticas del centro de Asia. En el ámbito económico, la riqueza de esta zona en hidrocarburos abre la posibilidad de establecer colaboraciones en diversas dimensiones energéticas.

En este trabajo se estudiarán cuáles son las relaciones que se están estableciendo entre Rusia y los países de la península arábiga. Se iniciará el trabajo poniendo de manifiesto cuál es la nueva situación que presenta la península arábiga para Rusia, en especial después de los acontecimientos del 11-S. A continuación, se analizarán las relaciones existentes entre Rusia y los diversos países de la península arábiga: en primer lugar, se prestará atención a los países con los que más relaciones se han establecido y, en segundo lugar, se pondrán de relieve los vínculos existentes con los otros países de esta zona.

Leer artículo completo (PDF).