Se extiende el reconocimiento del derecho a morir

Se extiende el reconocimiento del derecho a morir
Boris Zhitkov/Getty Images

El derecho a recibir ayuda para morir sigue ganando terreno. El mes pasado, el parlamento espa√Īol aprob√≥ una ley (que entrar√° en vigor en junio) que permitir√° a los m√©dicos ayudar a morir a pacientes adultos que tengan una enfermedad ¬ęgrave e incurable¬Ľ que les cause un ¬ęsufrimiento intolerable¬Ľ. Los m√©dicos podr√°n recetar una dosis letal de una droga que el paciente se autoadministrar√° (lo que se conoce, entre otros nombres, como muerte con ayuda m√©dica, muerte asistida voluntaria y suicidio asistido) o administrarle una inyecci√≥n letal (eutanasia voluntaria).

En febrero, el parlamento portugu√©s aprob√≥ una ley que permite la eutanasia voluntaria para enfermos terminales, pero el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, la someti√≥ al Tribunal Constitucional, que la rechaz√≥ por no ser suficientemente precisa. Se prev√© que el parlamento apruebe antes de fin de a√Īo una versi√≥n modificada.

Otros pa√≠ses han ido m√°s lejos. Desde 2016, Canad√° permite la muerte con ayuda m√©dica (tanto suicidio asistido como eutanasia voluntaria) para pacientes cuya muerte natural es ¬ęrazonablemente previsible¬Ľ. La ley se aprob√≥ en respuesta a un fallo de la Corte Suprema de Canad√° que determin√≥ la incompatibilidad de las prohibiciones vigentes al suicidio asistido y a la eutanasia voluntaria con la Carta Canadiense de los Derechos y las Libertades.

Aunque los canadienses apoyaron la ley, ocho de cada diez que respondieron una encuesta dijeron que era demasiado restrictiva. Y tras una demanda presentada en 2019 ante el Tribunal Superior de la provincia de Quebec, la jueza dictaminó que limitar la provisión de ayuda para morir a pacientes cuya muerte natural sea previsible también era incompatible con la Carta de Derechos.

En marzo, tras un amplio proceso de consulta p√ļblica y debate parlamentario, los legisladores canadienses aprobaron una enmienda que habilita la provisi√≥n de ayuda para morir a pacientes con ¬ęproblemas de salud graves e irremediables¬Ľ, es decir, aquellos que: ¬ętengan una enfermedad, una afecci√≥n o una discapacidad graves e incurables; se encuentren en un estado avanzado de deterioro irreversible de sus capacidades; [y] padezcan sufrimientos psicol√≥gicos o f√≠sicos persistentes que les resultan intolerables y que no pueden aliviarse en condiciones que consideren aceptables¬Ľ.

Aunque ahora pueden pedir el procedimiento personas cuya muerte natural no es razonablemente previsible, en esos casos la solicitud se someterá a una evaluación adicional, que incluye un período obligatorio de 90 días para estudiar la situación del paciente mediante el asesoramiento psicológico y frente a la posibilidad de que terapias paliativas mejoradas puedan aliviar sus sufrimientos.

En la ley de 2016 se previ√≥ que transcurridos cinco a√Īos el parlamento reeval√ļe sus resultados generales y analice en particular dos situaciones que son importantes para el debate p√ļblico sobre la muerte asistida. La primera es la admisibilidad del pedido anticipado (por ejemplo, alguien que est√° en las primeras etapas de la demencia y todav√≠a puede disfrutar de la vida, pero que no quiere seguir viviendo cuando esa capacidad se haya perdido). La otra cuesti√≥n que deber√°n evaluar los legisladores es la extensi√≥n de la ayuda para morir a personas cuyo sufrimiento intolerable e irremediable sea producto de una enfermedad mental.

La cuesti√≥n del pedido anticipado adquirir√° m√°s peso conforme el envejecimiento poblacional aumente los casos de demencia. El a√Īo pasado, la Corte Suprema de los Pa√≠ses Bajos dictamin√≥ que no es delito proveer eutanasia a pacientes que no puedan dar consentimiento al momento del procedimiento si ya lo dieron por escrito antes.

El principal motivo para admitir el pedido anticipado es que permite a pacientes que se encuentren en las primeras etapas de la demencia seguir disfrutando de la vida, sin temor a que si no se suicidan mientras puedan se convertir√°n en lo que Gillian Bennett, activista canadiense por el derecho al pedido anticipado, denomin√≥ ¬ęuna c√°scara vac√≠a¬Ľ. Bennett se quit√≥ la vida, tras recibir el diagn√≥stico de demencia, porque no quer√≠a prolongar una existencia que ya no podr√≠a disfrutar y en la que depender√≠a por completo de enfermeros cuya ayuda profesional estar√≠a mejor empleada cuidando de pacientes que puedan aprovecharla.

La ley canadiense de 2021 excluye en forma expl√≠cita la provisi√≥n de ayuda para morir a pacientes cuyo √ļnico motivo para solicitarla sea una enfermedad mental, pero esta exclusi√≥n caducar√° autom√°ticamente en dos a√Īos. Eso le pone al parlamento un plazo para decidir qu√© salvaguardas son necesarias para asegurar que el sufrimiento de enfermos mentales que pidan ayuda para morir sea realmente irremediable.

Es indiscutible que algunos enfermos mentales no responden a tratamientos y sufren inmensamente. Cuesta ver por qué si una enfermedad física incurable que no es terminal resulta razón suficiente para obtener una muerte asistida, un sufrimiento igual o peor derivado de una enfermedad mental incurable no debería serlo. Además, personas que padecen depresión u otras enfermedades mentales que no responden a tratamientos pueden hallar que el mero hecho de considerarlas candidatas a la eutanasia les hace la vida más soportable.

La enfermedad mental se acepta como motivo de eutanasia en B√©lgica y en los Pa√≠ses Bajos. En un estudio de cien pacientes psiqui√°tricos en B√©lgica que pidieron la eutanasia motivados por sufrimientos psicol√≥gicos se hall√≥ que de 48 solicitudes aceptadas, hubo ocho pacientes que pospusieron o cancelaron el procedimiento porque ¬ęel solo hecho de tener esta opci√≥n les dio paz interior suficiente para seguir viviendo¬Ľ.

La √ļnica duda que tal vez subsista es si la evaluaci√≥n psiqui√°trica del car√°cter incurable y definitivo de una enfermedad mental es fiable. Pero a fin de cuentas, la √ļnica persona que puede juzgar hasta qu√© punto un sufrimiento es intolerable y, por eso mismo, qu√© importancia darle a la posibilidad de que se termine, con o sin tratamiento, es el paciente.

Peter Singer is Professor of Bioethics at Princeton University and founder of the non-profit organization The Life You Can Save. Traducción: Esteban Flamini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.