Siempre adelante, always forward

El domingo pasado celebramos el 300 aniversario del nacimiento de Fray Junípero Serra, un hombre cuyo trabajo y pasión marcó uno de los grandes puntos de inflexión de la historia de España, Estados Unidos y, en un sentido más amplio, el mundo. El Príncipe de Asturias, en su intervención en la inauguración del Foro del Consejo España-Estados Unidos en Santa Barbara (California), el pasado 15 de noviembre, recordó el lema de Fray Junípero: «Siempre Adelante, Always Forward», y también nos recordó que su legado, «su búsqueda de la universalidad, su espíritu pionero deben conducirnos hacia nuevas metas y un futuro más ambicioso».

En muchos sentidos, hoy marca un nuevo punto de inflexión en las relaciones bilaterales entre España y Estados Unidos, un momento en el que tenemos la oportunidad y la responsabilidad de hacer algo más que centrarnos en el pasado, más que buscar la recuperación después de cinco años de recesión. Es un momento oportuno para ese algo más ambicioso que tan elocuentemente describió el Príncipe.

Cuando el presidente Obama me nominó para ser embajador de Estados Unidos en España hace muchos meses, los titulares sobre España eran muy diferentes. Cuando llegué a Madrid en septiembre, los medios de comunicación comenzaban a contar otra historia, ya que aparecían signos más positivos. Después de un difícil período de reformas, los costes laborales en España se han reducido, la productividad ha aumentado y España se encuentra ahora entre los países más competitivos de Europa. Las exportaciones se han incrementado, igual que la inversión directa. Ello indica que, si bien los españoles siguen sacrificándose, aunque todavía no noten un cambio positivo en su vida cotidiana las reformas están funcionando.

La España nueva que está surgiendo está bien situada para capitalizar la mejora de las condiciones económicas mundiales. Y Estados Unidos quiere hacer su parte para apoyar este resurgir, facilitando el comercio y las inversiones bilaterales, consolidando los lazos económicos que resultan tan beneficiosos para ambos países. Estados Unidos es ya el segundo mayor inversor extranjero en España y las empresas españolas están estableciendo cada vez más operaciones en el mercado estadounidense. La inversión española total en Estados Unidos ha aumentado drásticamente en los últimos años, pasando de 14.000 millones de dólares en 2006 a más de 52.000 millones de dólares en 2012. Pero podemos y debemos hacer más para fortalecer estos lazos, y por eso el Foro se centró en nuestra relación económica y empresas estadounidenses y españolas se reunieron para hablar de nuevas posibilidades de cooperación en los ámbitos de la tecnología, la innovación y la energía limpia.

Más allá del comercio y la inversión bilaterales, España está en posición de desempeñar un papel importante trabajando con Estados Unidos por un objetivo histórico: la creación de un ambicioso Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión. La relación económica entre Estados Unidos y la Unión Europea es ya la mayor del mundo y representa un tercio del total de los bienes y servicios intercambiados y casi la mitad del rendimiento económico mundial. Liberar nuestros mercados para permitir una mayor apertura y un mayor crecimiento mediante la eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio y a través de la armonización de las regulaciones contribuirá a la creación de cientos de miles de puestos de trabajo, nuevos y mejor remunerados. Y lo que es más importante, establecerá un estándar mundial para el comercio con otras partes del mundo basado en los valores y normas que establezcamos juntos como comunidad transatlántica. Garantizará que los sistemas abiertos y basados en normas que han ayudado a crecer a nuestras economías sean los que tienen éxito en el mercado mundial del futuro. Es una manera de crear prosperidad en España, en Estados Unidos y en la comunidad transatlántica en su conjunto. La secretaria de Estado adjunta para Asuntos Europeos y Eurasiáticos, Victoria Nuland, ha descrito el momento del que estamos siendo testigos como un «renacimiento transatlántico», ya que las relaciones entre los miembros de nuestra comunidad transatlántica, basadas en valores e ideales democráticos compartidos, están llenas de un nuevo impulso de energía, confianza, innovación y generosidad. Tengo la suerte de comenzar mi misión aquí en España como embajador en este preciso momento y tengo la intención de aprovecharlo para trabajar con el fin de ayudar a acercar aún más nuestras economías, nuestras culturas y a nuestros pueblos.

Esperamos una relación continua con España en los próximos meses al tratar conjuntamente importantes asuntos mundiales: en el norte de África, Oriente Medio y Afganistán. En febrero recibiremos al primero de los cuatro buques de Estados Unidos que se ubicará en la Base Naval de Rota, signo tangible de nuestro compromiso compartido con la OTAN y nuestra seguridad aliada. Vemos el enorme interés de españoles de todas las edades por obtener información sobre el emprendimiento al estilo estadounidense y hemos respondido trabajando con diversos socios españoles para compartir nuestras experiencias con potenciales innovadores españoles. Para preparar a los estudiantes de ambos países para las carreras en la economía internacional, estamos promoviendo el estudio del inglés y el intercambio educativo internacional. Se trata de inversiones en el futuro de ambos países.

Mientras observaba a mis amigos estadounidenses interactuar con los Príncipes de Asturias durante su viaje, percibía su apertura y su disposición a un compromiso más estrecho con España y los españoles. Continuaremos celebrando el pasado y los siglos de arte, literatura y música españoles que han enriquecido la cultura estadounidense de forma inconmensurable; contamos con las oportunidades del futuro y el potencial de las muchas facetas de la relación entre España y Estados Unidos. Recordamos las palabras de Fray Junípero, «Siempre Adelante», y añadimos nuestro propio estribillo, «juntos».

James Costos, embajador de Estados Unidos en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *