Sobre dioses y nativos

Por Feliz de Azúa, escritor (EL PERIÓDICO, 28/12/06):

Hace muchos años, los habitantes de la ciudad nigeriana de Ogidi se vieron sorprendidos por una desconcertante petición. Debo decir previamente que Ogidi es una de las múltiples ciudades del pueblo igbo, un extenso grupo famoso por su espíritu tolerante y levemente escéptico. Los igbo están siempre dispuestos a llevarse bien con todo el mundo, y muy especialmente con sus vecinos. A ese pueblo pertenece uno de los más interesantes escritores africanos, Chinua Achebe, que es quien cuenta la historia.
Y esta es que un buen día llegaron a la ciudad de Ogidi, donde vivían los padres del escritor, unos emisarios enviados desde otra de las aldeas igbo. Explicaron que por un cúmulo de desdichas se habían quedado sin asentamiento y pedían permiso a los habitantes de Ogidi para ocupar las tierras circundantes. Como he dicho, los igbo son acogedores, de modo que invitaron a los emigrantes a que ocuparan los terrenos despoblados e incultos que se extendían fuera de Ogidi.
Así lo hicieron los recién llegados, pero al cabo de unos meses, una vez establecidos y acomodados, acudieron de nuevo a los habitantes de Ogidi con una petición desconcertante. Según dijeron, les gustaba mucho estar allí instalados, de manera que ahora preguntaban si no les molestaría enseñarles también a adorar a sus dioses.

LOS DE OGIDI se reunieron urgentemente en consejo para discutir la propuesta. Los ancianos estaban perplejos. ¿Cómo puede un pueblo perder a sus dioses? ¿Qué les habrá sucedido a estas buenas personas para quedarse sin ellos? Los adultos cavilaban sobre las terribles experiencias que habrían pasado aquellas gentes. Compadecidos, acordaron por unanimidad no preguntarles nada acerca de sus dioses perdidos y concederles dos de sus dioses elegidos entre los mejores: Udo y Ogwugwu.
El más viejo de la ciudad, sin embargo, se levantó para reflexionar en voz alta que los dioses, en realidad, no pueden prestarse o regalarse, de modo que lo mejor sería darles a aquellos inmigrantes el hijo de Udo y la hija de Ogwuwu, de quienes nadie había oído hablar hasta aquel momento. Y así se hizo.
Dice Achebe que esta historia muestra el carácter escéptico de su pueblo, incapaz de entender el significado de la palabra imperialismo. En lugar de sentirse halagados por la extensión del poder de sus dioses, en lugar de hacer proselitismo, preferían entregar al pueblo acogido una descendencia que, por así decirlo, acababa de nacer aquel mismo día.

NO ES RARO, según el escritor africano, que fuera justamente el pueblo igbo el que produjo un mayor número de conversos al cristianismo el día en que se presentó un pastor protestante y, con el aplomo que caracteriza a los misioneros anglosajones, se plantó en medio de la plaza mayor para asegurar a los igbo, bajo palabra de honor, que estaban adorando dioses falsos y que él les ofrecía un dios verdadero. Se convirtieron al instante.
Yo diría que el pueblo igbo es realmente simpático, por lo menos tal y como lo presenta Achebe. No tendría ningún inconveniente en convertirme a su religión. Da la impresión de ser una gente con leves convicciones y muchas ganas de evitarse problemas inútiles. Si tuviera que ser cruel, diría que es un pueblo en el que debe de resultar difícil ser un pelmazo. Sencillamente, porque nadie les hace caso.
Estos últimos días hay un escándalo tremendo en la prensa barcelonesa, desatado por los profesionales de la lengua catalana en razón de los nuevos ataques que, según dicen, están sufriendo sus dioses. La televisión española pretende suprimir unos programas en catalán que nadie ve y la audacia de los imperialistas es tanta que encima proponen aumentar una hora más la enseñanza del español en la escuela catalana, con lo que llegaría al 10% del total de horas lectivas.
Siempre me ha parecido extravagante que unos catalanes les afeen a otros catalanes que no están hablando como es debido y que han de hablar como está mandado. Precisamente una actitud que ya había tenido lugar en tiempos de Franco, cuando unos catalanes vigilaron que otros catalanes no hablaran en la lengua prohibida por los que mandaban entonces. ¿Se pasarán toda la vida, estos catalanes tan desocupados, ordenando a los catalanes cómo deben hablar los catalanes?
A semejanza de la historia que cuenta Chinua Achebe, es posible que los inmigrantes tengan que conformarse con los hijos de Udo y Ogwugwu, pero parece que todos vivieron en paz, unos con los padres y otros con los hijos, sin que empezaran a reprocharse los unos a los otros no ser suficientemente igbos. En todo caso, lo simpático de los igbo es que ni se les pasó por la cabeza imponer sus dioses a nadie, ni siquiera a aquellos que se lo pedían.

POR UNA RAZÓN de peso: los dioses verdaderos no mueren nunca, y uno ha de ser muy mezquino para presentar a los dioses de su pueblo como unos ancianos enfermos y tullidos que en cualquier momento la palman. Unos dioses que exigen un enorme esfuerzo, incluso de quienes no creen en ellos, para no caer reducidos a cenizas. Este tipo de dioses, la verdad, no auguran nada bueno para el país.
Sería interesante que durante unos años creyentes e incrédulos dejáramos en paz a los dioses. A lo mejor están más vivos de lo que dicen los sacerdotes, siempre tan celosos de sus intereses.