Sumar es de sabios

EL Gobierno del PP heredó del Ejecutivo de Zapatero el peor cuadro macroeconómico desde la Transición. El PSOE de Zapatero recibió a su vez en 2004 una economía con una tasa de paro del 9 por ciento, un superávit presupuestario y un stock de deuda pública sobre el PIB del 42 por ciento, el segundo más bajo de la eurozona. Después de casi ocho años de zapaterismo, los ciudadanos otorgaron una mayoría absoluta al PP en noviembre de 2011. El nuevo Ejecutivo se enfrentaba al desafío de reducir un desempleo del 24 por ciento y un déficit público del 8,9. Debía asimismo estabilizar la deuda pública (superior al 85 por ciento) en un contexto de destrucción masiva de empleo y recesión en España, y de recuperación débil o recesión de los países desarrollados. En el segundo trimestre de 2015, el PIB de España aumentó un 3,1 por ciento en términos interanuales, triplicando el promedio de la Eurozona.

Sumar es de sabiosSeguramente conseguiremos situar el déficit público por debajo del 4 por ciento a finales de año. Desde mediados de 2014 a finales de este se habrán creado más de un millón de empleos. Nuestras exportaciones han alcanzado otro récord de la serie histórica en el primer semestre de 2015, creciendo a un ritmo interanual del 4,9 por ciento. Continuamos registrando incrementos extraordinarios de nuestras exportaciones a potencias como Estados Unidos (10%), China (4,5%), Canadá (23%) o Corea del Sur (18%). Hemos diversificado el destino de nuestras exportaciones gracias al sacrificio ejemplar de la población española, las medidas del Gobierno y el acierto de nuestras multinacionales y pymes. Nuestras principales partidas de exportación son los bienes de equipo (19%), vehículos (17%) y productos químicos (14%). El tirón de la demanda interna, la inversión y la construcción están acelerando nuestro crecimiento.

El mantenimiento del ciclo virtuoso de inflación mínima, intereses muy reducidos y disminución de precios energéticos es otro factor que garantiza la durabilidad de nuestra expansión. España podría incluso superar a todos los países desarrollados en 2015 con un crecimiento del 3,5 por ciento. Después de que la Reserva Federal haya mantenido los tipos de interés próximos al 0 por ciento, las instituciones internacionales prevén la aceleración del crecimiento económico y creación de empleo en España. Se trata de un resurgimiento sin precedentes de la economía española porque hemos diversificado el modelo de crecimiento, dejamos atrás la burbuja inmobiliaria y somos competitivos. Desde 2012, el Gobierno ha inyectado a través de distintos mecanismos (FLA, FROB, FGD) 49.300 millones de euros para asegurar el funcionamiento de las instituciones catalanas, el pago de sus proveedores y la retribución de sus funcionarios.

Cataluña recibirá el 25 por ciento del total del incremento de la financiación a las comunidades autónomas en los presupuestos de 2016. En esta legislatura, el Gobierno ha aprobado financiación por valor de 8.000 millones de euros para conectar las cuatro capitales catalanas por AVE, una tercera pista para el aeropuerto del Prat y avanzar en el Corredor Mediterráneo. Desde 1995 Cataluña encabeza a todas las comunidades en inversión en infraestructuras (33.000 millones de euros). Asimismo, Cataluña es la comunidad con más inversión en red de transporte de energía desde 2010, con un 19 por ciento del total aprobado para España. El Gobierno ha convertido a Cataluña en la región líder en financiación en I+D+i en esta legislatura, con un 22 por ciento del total estatal. De los fondos europeos asignados para 2014-2020 (Feder, FSE), el presidente Rajoy consiguió un incremento del 55 por ciento para Cataluña respecto a la anterior perspectiva financiera. Además continúa tendiendo la mano a más negociaciones. Pero nunca aceptará una independencia o referéndum ilegal. En primer lugar, porque él violaría su juramento respecto al cumplimiento de la Constitución.

Rajoy no ha rechazado enmiendas a la Constitución que modernicen el funcionamiento del Estado y atiendan a peticiones razonables. Pero es lógico que siga priorizando la consolidación de nuestra expansión económica y la contribución de España a la integración europea y la gobernanza internacional en ámbitos como la conclusión de una unión bancaria y fiscal en la Eurozona, una política común de inmigración de la UE para resolver crisis como la ola de refugiados o el cambio climático, aspecto que se abordará en la cumbre de París de noviembre. El 90 por ciento de los catalanes votaron a favor de la Constitución porque miraron hacia adelante. En cualquier ámbito de la vida, mirar hacia atrás y actuar en función únicamente de sentimientos surgidos hace tres siglos es una receta sin lógica. La unión bancaria, el reparto equitativo de las víctimas de la guerra civil en Siria y Libia o el cambio climático necesitan una Cataluña ubicada en el siglo XXI. Obsesionarse en hechos que ocurrieron en 1714 es impropio de un pueblo catalán que tanto contribuye a que España sea la decimotercera economía mundial por volumen de PIB, cuarta de la Eurozona y quinta de la UE. Y juntos podemos ir a más.

Alexandre Muns, profesor de la EAE BUSINESS SCHOOL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *