Tópicos tramposos

Desde que entramos en sociedad todos queremos ser de “los nuestros”. Para ello no hace falta ningún juramento expreso de fidelidad al grupo ni ceremonia especial de ingreso, sino ante todo compartir sus tópicos o lugares comunes. Los tópicos son esos juicios de valor muy arraigados en una comunidad, que nos brotan sin apenas rumiarlos y a los que no damos relevancia. Alguna deben de tener, sin embargo, puesto que nos ganan el beneplácito de muchos conciudadanos y también, según la situación, el rencor o la sospecha de otros tantos. Y es que en sus pocas palabras encierran un parecer que no hace falta justificar, porque se da por supuesto. Sus usuarios probablemente quedarían asombrados si vieran en qué medida esas manidas frases hechas condicionan sus sentimientos y su conducta; cómo y cuánto llevan a aplaudir, condenar o simplemente permitir un proyecto colectivo.

Los tópicos políticos más clamorosos entre nosotros, que tuvieron su floración durante la larga etapa de ETA y sus fieles, se han concentrado más calladamente en torno a la “cuestión catalana” hasta su actual estallido. No todos van siempre en la misma dirección, sino que, como en este caso, se reparten entre bandos enfrentados y alimentan sus actitudes respectivas. Sirven para enardecer a unos, mientras fomentan el apocamiento y el silencio de otros. Durante decenios han armado de osadía a los independentistas y desarmado a la mayoría de los demás, con el consentimiento de un Gobierno de España que ha recitado, ¡y sólo al final!, la salmodia de la legalidad como único argumento. Veamos en acción la falsa ortodoxia de unos cuantos lugares comunes en este conflicto.

Me jugaría lo que no tengo a que, salvo excepciones, el separatista catalán había parecido a sus vecinos hasta hace poco una persona de lo más normal. Y mucho mejor todavía si aquel no trataba de imponer sus ideas políticas por la fuerza, porque es sabido que todas las opiniones son respetables y que sin violencia todas las ideas son legítimas, hasta las más bestias. En su boca el adjetivo “democrático” vuelve ya milagrosamente democrático a cualquier sustantivo al que acompañe; y, si no, conviene recurrir al bueno, eso es relativo. Ante el menor reproche contrario, los fanáticos advierten que tratan simplemente de expresar sus legítimas diferencias. Como al parecer la historia nos otorga derechos, parece lógico que, al reclamar los presuntos de su nación, se amparen en que no es nada personal. Llevarán las de ganar si incluso reconocen que todos tenemos derecho a equivocarnos, aunque poco antes o después aseguren que no me arrepiento de nada.

Estos separatistas ya han probado que no se dejan arredrar fácilmente. El suyo es un nacionalismo democrático —ese flagrante contrasentido— ya simplemente por ser pacífico, así que nadie tiene derecho a pedirme que renuncie a mis ideas. Se trata de ideas muy profundas: verbigracia, democracia es votar, sin preguntarse antes por sus requisitos o si cualquier propuesta popular puede someterse a votación. La consigna general que hoy ordena déjate llevar por tus sentimientos, se traducirá en el dogma de que los sentimientos políticos son intocables. A la vista de aquellos pocos heridos en la famosa refriega (y contra el inexcusable monopolio de la violencia por parte del Estado), se proclama que con la violencia no se consigue nada o que la rechazamos, venga de donde venga. En menos palabras, que la carga policial fue una actuación muy poco ética. Ese combatiente se atiene al lema de que al enemigo, ni agua, y así puede mentir a derecha e izquierda con igual descaro. Voceará sin desmayo que estoy en mi perfecto derecho de pedir cuanto se le antoje y pondrá fin al debate con un sorprendido e inapelable ¡pero no pretenderá usted convencerme! En realidad, demócrata como se cree, ese final puede también adoptar la fórmula de que somos mayoría, y punto.

¿Venimos ahora al bando de enfrente? Siguiendo el ejemplo de nuestro timorato Gobierno en esta materia, muchos rivales de los indepes han evitado durante algunos decenios la pelea ideológica para dejarse de filosofías. Si el contrario aún porfía en sus planes, echará mano de la acreditada fórmula de que respeto sus ideas, pero no las comparto. También cuenta el llamamiento a que seamos tolerantes, ya que al parecer no debemos juzgar a nadie. Tal vez se oiga a los más angelicales resumir que todos tenemos alguna parte de verdad o, en este caso, que se debe respetar su cultura (entiéndase, la catalana). Ya puestos, respetaremos también esa política educativa que impone por la brava como “lengua propia” la que mayoritariamente es la impropia (el catalán). En cualquier momento vale soltar que esa será tu opinión, para mejor ocultar la suya por si acaso. Eso sí, no hay que generalizar. Y para defenderse del reproche de haber callado tanto tiempo, le escucharemos susurrar que mi intervención no serviría de nada, o que todos harían lo mismo o, más humildemente, que no tengo madera de héroe.

A este ciudadano tanto tiempo asustado y remiso no le faltarán sus propios sonsonetes de apoyo. Si ya ha superado ese de que la política es cosa de los políticos, quedará como un caballero al sentenciar que desapruebo lo que dices, pero defiendo tu derecho a decirlo (por más que lo dicho sea una invitación al atropello civil). Ganará fama de sujeto reflexivo cuando pontifique que el problema es muy complejo y todavía aumentará su crédito si termina con un todos queremos la paz. A su entender, todo es negociable, incluida la verdad o la justicia de la reivindicación en juego. De ahí que a menudo concluyan que eso no lleva a ninguna parte, cuando hace tiempo que ha llevado ya al desastre. Y si algún día no soportan la letanía de aquellos creyentes en su Pueblo escogido, bueno, que les den lo que piden y nos dejen en paz…

Pues, mire usted, ni unos ni otros tópicos. Tan cómodos pero tan falsos, será mejor que nos vayamos acostumbrando a pensar sin su tramposa ayuda. Quiero decir, a pensar con razones bien fundadas, no con torpes soflamas, lo que será una tarea bastante más ardua que la mera aplicación del artículo 155. Pero me temo que antes se querrá contentar a los muchos que llevan siglos sintiéndose ofendidos y humillados. No tengan ninguna duda: allí se ha mentido tanto, se ha creído tanto, se ha disimulado tanto y confundido tanto y consentido tanto… que llevará tiempo desmontar el tinglado y reconstruir una conciencia pública decente. A lo mejor vuelve a ser el momento, ¿recuerdan?, de solicitar aquella indispensable educación para la ciudadanía. No sé, digo yo.

Aurelio Arteta es catedrático jubilado de Filosofía Moral y Política y autor de Tantos tontos tópicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *