Transformar España

Recientemente ha sido presentado el libro «Las claves para transformar España. La sociedad civil toma la palabra», que ha nacido dentro de la iniciativa «Transforma España» dirigida acertadamente por Eduardo Serra y que sintetiza la opinión de cien personalidades.

El análisis exhaustivo que contiene la publicación «Transforma España» no debería quedarse ahí sin continuidad, y es por ello por lo que nos han prometido otro informe de próxima aparición, bajo el título «Transforma el Talento», el cual garantizará que esta iniciativa vaya a tener continuidad. Además es muy bueno que continúe, ya que de todos es conocido que si de verdad se quiere influir en algo, se debe insistir mucho.

Quiero sugerir desde aquí algunas ideas extraídas del informe «Transforma España» que pueden servir, no solo para dar más continuidad a esta iniciativa, sino que al mismo tiempo pueden potenciar y poner de relieve algunos de los asuntos que habría que cambiar si queremos una España mejor.

Hay determinados asuntos en los que se debería mantener una trayectoria firme y perseverante para obtener buenos resultados. Dichos temas no deberían estar sometidos al azar de cambios políticos en el Gobierno de turno, cambios que, en muchas ocasiones sufren una serie de bandazos respecto de las decisiones tomadas por el anterior Ejecutivo. Por tanto, aquellos temas cuyos resultados dependen de políticas a largo plazo deberían estar sujetos a «Pactos de Estado» entre los principales partidos políticos para no estar cambiando constantemente de estrategias, creando tremendas incertidumbres y malogrando los resultados de políticas necesarias a largo plazo que dibujen un marco estable de referencia.

Han sido comentados en múltiples foros algunos de los temas que deberían estar sujetos a dichos «Pactos de Estado» por tratarse de políticas a largo plazo: Educación, I+D+i y Asuntos Exteriores son claros ejemplos, si bien Educación e I+D+i ya van a ser contempladas en «Transforma el Talento».

Es por ello que me atrevo a sugerir que se trabaje en la elaboración de:

1.Un informe específico «Transforma la Educación en España», en el que se recoja la síntesis de las opiniones de cien o más expertos en la materia, que pudiera servir a los políticos de los principales partidos de ideas sobre compromisos a plasmar en un «Pacto de Estado para la Educación» que pudiera ser suscrito por ellos.

En dicho informe deberían reflejarse, por una parte las ideas de cuáles deben ser las bases y materias que deben aprender los niños en una educación general básica (hay que corregir el 40 por ciento de fracaso escolar que tenemos), y por otro lado, un análisis profundo de nuestra universidad, la cual es susceptible de mejora, y estoy seguro de que ideas no van a faltar en ese sentido; en cualquier caso, siempre podemos fijarnos en cómo lo hacen los países que tienen mejores universidades que las nuestras. Es triste saber que hoy tenemos en España 1,2 millones de titulados universitarios en el paro.

2.Un informe «Transforma la Política Exterior de España», en el que se recogiera la síntesis de las opiniones de expertos en este tema. Aquí no me atrevo a sugerir lo de cien o más, porque creo que el Real Instituto Elcano, como «think tank» español, puede aportar un buen núcleo de conocimiento que podría en todo caso enriquecerse con más profesionales que estuviesen dispuestos a colaborar en este asunto tan relevante. Las opiniones de estos expertos deberían servir a los diferentes Gobiernos para mantener una política común a la hora de abordar determinados asuntos clave, como vemos que hacen en EE.UU. con gobiernos demócratas o republicanos, o en Gran Bretaña con gobiernos conservadores o laboristas.

No debemos estar dando continuos bandazos en nuestra política exterior, porque acabaremos perdiendo credibilidad ante cualquier compromiso que nuestros gobernantes adquieran en nombre de España sobre asuntos importantes que afectan a otros países, los cuales quieren saber que cuando nuestro país se compromete a algo, lo cumple de verdad. Debemos ser fiables, consecuentes con nuestra realidad y estables en nuestros compromisos.

3. Un informe específico «Transforma la I+D+i en España». El objetivo de este informe no sería poner de acuerdo a los diferentes partidos políticos sobre las actuaciones en I+D para España, ya que parece como si, sin proponérselo, se hubieran puesto de acuerdo, dado que ha sido la última prioridad que han tenido todos los Gobiernos que hemos tenido en España, desde incluso mucho antes de la llegada de la Democracia. Este aspecto no es reflejo tan sólo de una opinión propia, el último dato del Instituto Nacional de Estadística (INE) así lo confirma, un 1,39 por ciento de porcentaje del Producto interior Bruto dedicado al I+D nos sitúa a la cola de Europa en este aspecto y ello refleja lo mal que lo estamos haciendo en este aspecto.

Opino que Europa tampoco lo está haciendo bien; la media de porcentaje dedicado a I+D sobre el PIB de los países de la Unión Europea es de tan sólo el 2 por ciento, con la excepción de Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania, con porcentajes superiores al 3 por ciento, el resto de los países de la UE no dedican mucho a este menester, fuente del tan ansiado cambio de modelo económico que se basa en el conocimiento.
En este mundo globalizado no está Europa sola, nuestros principales competidores, EE.UU., Canadá, Japón, Corea del Sur, India, China y Brasil, están dedicando mucha más atención a la I+D que Europa en su conjunto, como lo demuestran las cifras y estadísticas que recogen sus elevados ratios porcentuales dedicados a I+D sobre PIB. Pero la situación además de ser acuciante es aun más grave si cabe, ya que el referente (PIB) está evolucionando mucho mejor en estos países emergentes que en la Eurozona, donde el incremento anual del PIB en 2011 ha sido del 1,6 por ciento, mientras que en otros países, como es el caso de China, encontramos cifras incrementales del 9,2 por ciento, en India del 7,4 por ciento, en Brasil del 2,9 por ciento, en Corea del Sur del 3,6 por ciento y las previsiones para Europa en este año 2012 no son buenas, va a haber una disminución del P.I.B del 0,5 por ciento.

Deberíamos ser ambiciosos en España en esta materia y no tener únicamente como referente la media de lo que hace Europa, sino ir más allá, puesto que llevamos muchos años de decalaje negativo sobre los países desarrollados.

El informe «Transforma la I+D+i en España», quizás debería titularse «Transformar España con I+D+i». En él se deberían recoger las opiniones de cien o más expertos, que tratarán con sus aportaciones, no ya de poner de acuerdo a los políticos (ya que por sus actuaciones parece conformarse con que la I+D+i es una de las últimas prioridades de España), sino de tratar de convencerles que la inversión en I+D+i es una altísima prioridad para España. No podemos seguir en el «que inventen ellos», que decía Miguel de Unamuno.

Existen, por supuesto, otros muchos temas que recoge el informe «Transforma España» que habría que analizar en profundidad (Justicia, redundancia de burocracia, sobre todo por parte de las administraciones de las Comunidades Autónomas, la empresa como pieza clave para la recuperación, etcétera), pero opino que estos temas que apunto aquí darán el suficiente juego como para trabajar en nuevos informes de expertos en las referidas materias.

Por José María Fernández Sousa, presidente de Zeltia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *