Tres pájaros de un tiro

¿Es China la razón última del caso Jang Song Taek? Pese a suscribir una alianza de facto, las relaciones entre China y Corea del Norte no acostumbran a ser fáciles. Xi Jinping lo significó claramente en la edición del Foro Boao de este año, en abril, al decir que “ningún país tenía derecho alguno a poner en peligro a los demás por intereses egoístas”, a modo de reprimenda de los previos gestos belicistas de Corea del Norte, incluyendo el lanzamiento de un cohete, la tercera prueba nuclear y el anuncio de la invalidación del armisticio con Corea del Sur en un contexto también marcado por la reiteración de ejercicios militares a instancias de Seúl y Washington. Pekín secundó entonces en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas un nuevo paquete de sanciones al régimen norcoreano, asumiendo gestos que indicaban una nueva actitud, valiosa aunque matizada, como la cancelación de alguna cuenta norcoreana relacionada con el programa nuclear o el endurecimiento de las restricciones respecto al suministro de materiales susceptibles de uso en la producción de armas nucleares.

Cabe reconocer que a lo largo de este último año, China adoptó una posición más incisiva respecto a Corea del Norte, en buena medida como consecuencia de la necesidad de sosegar esa espiral de multiplicación de las tensiones que amenazan la agudización de la pugna por el liderazgo regional. Recuérdese que en mayo último visitó Pekín Choe Ryong Hae, el primer alto funcionario militar norcoreano desde diciembre del 2011. Posteriormente se celebró un diálogo estratégico entre ambos países. A Corea del Norte viajaron el vicepresidente Li Yuanchao y Liu Qibao, miembros del Buró Político del PCCh. En paralelo, más voces en China pedían un acercamiento a las tesis estadounidenses ante lo que consideran una reiterada “ingratitud” de Pyongyang, al que por otra parte sostiene económicamente a través del suministro energético y alimentario.

Cabe interpretar la caída de Jang como un signo inequívoco del reforzamiento de la autoridad de Kim Jong Un, con el que pretende demostrar, primero, su control de las principales estructuras del poder interno, prescindiendo sin complejos ni condescendencias de los valedores que en su día pudieron haberle apoyado en su ascenso y consolidación; segundo, una muestra de independencia respecto a China, y por una doble vía, rechazando seguir su camino de reformas y eliminando a quien dentro del régimen pretendía erigirse como el principal contemporizador con sus intereses.

En efecto, Jang se había convertido en un reconocido valedor de las tesis chinas en el país. Pekín llevaba años tratando de desarrollarlas, especialmente tras la visita del ex primer ministro Wen Jiabao en el 2009, en vida de Kim Jong Il, con importantes proyectos en cartera que en gran medida permanecen atascados desde entonces. Jang era un interlocutor privilegiado para China, país que visitó en agosto del 2012, y simpatizaba con el propósito de alentar una reforma económica similar a la aplicada en el gigante asiático capaz de sentar las bases de una nueva estabilidad. En aquella visita, se renovaron y proyectaron acuerdos económicos de gran alcance ligados al desarrollo de infraestructuras, mineros y la cooperación en materia de zonas económicas especiales. Precisamente, en el pliego de cargos filtrado por Pyongyang, Jang fue acusado, entre otros, de venta de los recursos del país a bajo precio, lo que constituye una clara alusión a China. Y entre las imputaciones que fundamentarían “la traición” se incluye el intento de controlar los temas económicos, jurídicos y de seguridad, y de formar su propia fracción rival dentro del gobernante Partido de los Trabajadores.

Los intereses que comparten China y Corea del Norte son muy poderosos y nada hace presagiar que este incidente vaya a suponer grandes retrocesos en las relaciones bilaterales. Sin embargo, este golpe de autoridad de Kim Jong Un es una clara advertencia contra la tentación de interferir por parte de terceros y obligará a ambas partes a estar vigilantes. Para el líder norcoreano sería un suicidio agrietar las relaciones con China y esta siempre dará prioridad a la estabilidad frente a cualquier otro interés. No obstante, la desaparición de Jang exige a China la construcción de una relación más directa con Kim, que probablemente no será fácil. El actual vacío es notorio.

La caída de Jang, por otra parte, puede revelar no sólo un conflicto en torno a qué modelo seguir para asegurar el crecimiento y la mejora de la economía norcoreana, sino sobre todo en orden a la priorización del desarrollo militar o económico en la agenda del país. La recuperación en su día del primer ministro Pak Pong Ju, relevado en el 2007, había despertado las esperanzas de un cambio en tal sentido, pero la purga de Jang revelaría que la defensa seguirá liderando las prioridades del régimen.

En suma, se trata de una vuelta de tuerca que reafirma la independencia norcoreana con el riesgo añadido de que pueda derivar en una nueva demostración belicista que añada más tensión a la península y a la región, sacudida recientemente por la decisión china de establecer su propia ZIDA y un rearme japonés no menos preocupante.

Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *