Un acuerdo centrado, posible y coherente

Ciudadanos y el PSOE hemos llegado, tras una complicada negociación, a un acuerdo de gobierno que contiene la mayor parte de nuestras propuestas. Como no podría ser de otra forma tras una negociación, el acuerdo no es el programa electoral de Ciudadanos, aunque conserva muchas de sus líneas maestras. Es un acuerdo centrado, como prueba la gran cantidad de críticas que ha recibido de los extremos ideológicos.

Lo más difícil ha sido adaptar el contenido del acuerdo a la realidad económica, y especialmente presupuestaria. Todos querríamos hacer más política social, pero la clave es cómo la pagamos. Para nosotros, en Ciudadanos, un punto irrenunciable es no subir más los impuestos a las clases medias y trabajadoras. Y esto no es fácil, puesto que heredamos un presupuesto, que ya se está ejecutando, con un desfase de 10.000 millones de euros gracias a la gestión electoralista del gobierno de Rajoy. Esto no lo decimos nosotros, sino la Comisión Europea.

Por eso, el primer acuerdo al que llegamos fue pedir un año de prórroga a las autoridades europeas, garantizando, eso sí, que en 2017 tendríamos un déficit por debajo del 3 por ciento, y que al final de la legislatura tendríamos unas finanzas públicas saneadas. Esto se puede criticar, pero seamos conscientes de que las otras dos alternativas son peores. Por una parte, el incumplir el déficit toda la legislatura, como propone Podemos, nos llevaría a un segundo rescate, en esta ocasión completo, porque nadie compraría nuestra deuda pública. Por otra parte, efectuar un ajuste drástico de 10.000 millones de euros en lo que queda de año nos llevaría directamente de vuelta a la recesión, como ya pasó en 2012.

Para poder cumplir con Europa y con los españoles, que nuestra deuda pública deje de aumentar, es preciso reducir el gasto. El acuerdo recoge un control exhaustivo del gasto público administrativo y la eliminación de burocracia y duplicidades, que se materializa, entre otras medidas, en la eliminación de las diputaciones provinciales. Este es un elemento clave. Estas son las instituciones nucleares de la red clientelar de los partidos y están sujetas a escaso control democrático (hemos visto cómo algunos cargos de presidente de diputaciones se heredan de padres a hijos).

Su funcionamiento supone un gran sobrecoste en los servicios que se prestan al ciudadano. Por eso, en Ciudadanos consideramos que podemos ahorrarnos a medio plazo unos 5.000 millones de euros al año de los 25.000 que gastan las diputaciones, haciendo que otros órganos, como los futuros consejos de alcaldes, los ayuntamientos y las comunidades autónomas se encarguen de garantizar estos servicios.

Europa nos exige reformas, pero lo más importante es que los españoles nos exigen soluciones. A pesar de las numerosas reformas educativas efectuadas, nuestro país sigue «liderando» Europa en abandono escolar y tasas de repetición, y las comparaciones internacionales de conocimientos de adultos siguen dando una imagen preocupante de nuestro sistema. Una prioridad clave de nuestro acuerdo es poner las bases para un Pacto nacional por la Educación. Hemos acordado una mejora del sistema de acceso y promoción de los profesores, incluyendo un MIR para profesores. Además el acuerdo recoge la financiación de la Universidad, que premiará a aquellos que tengan mejores resultados en investigación y docencia, donde esta se mediría por la empleabilidad de los alumnos de los diferentes grados. Finalmente, el acuerdo propone la generalización en toda España de la enseñanza bilingüe y (en las comunidades con lengua propia) trilingüe, asegurando el uso del español, el inglés y la lengua propia como vehiculares.

Por último, el paro es la principal preocupación de los españoles. Nuestro mercado laboral es un desastre. No sólo tenemos una inaceptable tasa de desempleo, sino que, además, el 92 por ciento de los contratos de cada mes son precarios. Este patrón de alto desempleo y elevada precariedad lleva instalado décadas en España. No podemos cambiarlos en unos meses, pero sí que podemos empezar a caminar en la dirección correcta.

El acuerdo de gobierno nos compromete a reducir el número de contratos de 45 a3, ya introducir un nuevo contrato estable y progresivo que sustituya a los contratos temporales. Esto proporcionará más derechos a todos los nuevos contratados, como la tutela judicial efectiva, y dará más estabilidad a las plantillas, para beneficio de los trabajadores y también de las empresas, que tendrán un personal más productivo y estable.

Además de tener un modelo económico factible y coherente, lo que más orgullo nos produce, por lo menos en Ciudadanos, es la batería de potentes medidas anticorrupción que se han incluido entre las 200 reformas de este acuerdo de gobierno. Es otra razón de peso más para iniciar una legislatura de reformas y regeneración. La alternativa es el fracaso de la repetición de unas elecciones donde el escenario actual no cambie.

Luis Garicano, responsable de Economía, Industria y Conocimiento de Ciudadanos. Francisco de la Torre Díaz es diputado de Ciudadanos. Ambos han formado parte del equipo negociador de Ciudadanos en su acuerdo con el PSOE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *