Un grano de arena al 23-F

Hacia finales de enero de 1981 fui a comer a casa de mis padres. Tras la comida, a la hora del café, pasamos a comentar, como siempre, la actualidad política.

Eran tiempos revueltos. Los atentados terroristas se habían cobrado 132 vidas en 1980: 89 atribuidos a ETA, 29 a diversos grupos de extrema derecha, siete a los Comandos Autónomos Anticapitalistas (una escisión de ETA), cinco a los Grapo, uno a Al Fatah y otro fallecido en dependencias policiales. A ello debe añadirse una grave crisis económica, de alcance mundial pero también específicamente española, además de fuertes tensiones dentro de UCD, el partido del gobierno, con un Adolfo Suárez muy cuestionado. Por último, existía un amplio descontento en el ejército, la Guardia Civil y la Policía – cuerpos todavía sustancialmente no democráticos, es decir, franquistas, cuyos componentes habían sido objeto de numerosos atentados: del número antes citado de muertos, 32 eran guardias civiles, 15 policías y 12 militares-.En definitiva, la tensión política y el desasosiego por el futuro de la democracia estaban en el ambiente.

Mi padre me sorprendió al decirme que todo esto se iba a arreglar muy pronto. “¿Por qué?”, le pregunté asombrado. Entonces me dio unas desconcertantes informaciones que no acabé de creerme. En efecto, me dijo que le había visitado un amigo que había estado la semana anterior en Madrid y, hombre muy bien relacionado, allí se había entrevistado con altos cargos políticos y militares. De resultas de ello, este amigo le había comunicado que dada la gravedad de la situación y para evitar un probable golpe de Estado militar, Suárez dimitiría y un general, de plena confianza del Rey, asumiría la presidencia del Gobierno con el acuerdo de todos los partidos. Así se daría un “golpe de timón” que permitiría acabar con el terrorismo, estabilizar la democracia y tomar medidas para mejorar la economía.

Mi inquietud era obvia: “Pero todo esto es inconstitucional, es decir, precisamente es un golpe de Estado…”. No, no, aclaró mi padre: “Todo será plenamente constitucional, el Gobierno será de concentración, estarán representados en él todos los partidos – también el comunista, me precisó, quizás para tranquilizarme, dado que yo era del PSUC-,y su presidente, el general en cuestión, será elegido de acuerdo con las reglas que establece la Constitución por el Congreso de los Diputados”. “¿Sabes quién es este general?”: “Sí, se llama Armada y es muy amigo del Rey”.

En aquellos tiempos se conocía el nombre de muchos generales, a los que se solía clasificar como franquistas o demócratas. Pero nunca había oído el nombre del general Armada y mi padre tampoco. La verdad es que mostré muchas dudas, todo me parecía muy inverosímil, no pensaba que una solución de este tipo reforzara la democracia, sino al contrario, la debilitaría, y, por supuesto, no me creía que los partidos, especialmente los de izquierdas, estuvieran de acuerdo con esta solución. En aquella época, por cuestiones de salud, mi padre apenas salía de casa y veía a muy pocos amigos. Ya en la puerta, le pregunté a solas a mi madre si alguien le había visitado: “Sí, anteayer vino Tarradellas, estuvieron hablando mucho rato”.

A los pocos días, los periódicos informaron de que Tarradellas había pasado una semana en Madrid y, en alguna declaración a los periódicos, había deslizado que era necesario “un golpe de timón” en el gobierno del Estado. También en aquellos días Adolfo Suárez nos sorprendió con el espectacular anuncio televisivo de su dimisión, de la que no precisó las razones. Al cabo de un par de semanas, los periódicos llevaban una pequeña noticia que, en otro momento, me hubiera pasado totalmente desapercibida: se informaba de que el general Armada había sido nombrado segundo jefe de Estado Mayor del Ejército. Caramba, caramba, por primera vez leía en el periódico el nombre de Alfonso Armada.

El relato de mi padre, en ciertos aspectos, tenía visos de realidad: quizás podía haber alguna relación entre la dimisión de Suárez y el nuevo cargo de Armada en Madrid. En otros, sin embargo, parecía puro rumor que no se estaba cumpliendo: Leopoldo Calvo-Sotelo había sido designado por su partido, que ya estaba en fase de demolición, para suceder a Adolfo Suárez. El ambiente político no había mejorado mucho, pero se tenía la impresión de que Calvo-Sotelo podía tener menos rechazo que Suárez por parte de sectores de la derecha, en especial los del ámbito empresarial, y estaba menos desgastado que Suárez frente a la cúpula militar.

Llega el 23-F, la esperpéntica entrada de Tejero en el hemiciclo pistola en mano, con tiros y todo. No dábamos crédito. Nadie serio podía estar implicado en tan cutre espectáculo. De madrugada, la radio dice que llega al Congreso el general Armada. Otra vez reaparece este dichoso nombre. Recuerdo la conversación con mi padre. Si Armada es el hombre del Rey, ¿vendrá a dar órdenes a Tejero para que se retire? ¿Es la “autoridad, militar por supuesto”, que se estaba esperando? Por lo visto no: Tejero ni hace caso a Armada. Treinta años después, todavía no se sabe realmente lo que pasó. Hay teorías para todo. Sólo he querido aportar un grano de arena a las muchas dudas.

Por Francesc de Carreras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *