Un rey por un país

En el día de ayer, vivimos un día para la Historia de España. El Rey de todos los españoles presentó formalmente su abdicación tras 39 años de servicio al país.

Con la abdicación de Don Juan Carlos se cierra el que haya sido, probablemente, el mayor período de prosperidad de nuestro país y de nuestra Monarquía constitucional. El Rey supo auspiciar en España, tras 40 años de dictadura, un proyecto común y visionario. La moderación frente a las exaltaciones, la ponderación frente las urgencias y el supremo interés común frente a los que han pretendido sembrar discordia, han sido premisas naturales del que ha venido a llamarse juancarlismo.

La figura del Rey ha sido un referente dentro y fuera de nuestras fronteras. Para España, su figura ha supuesto un centro de gravedad para la equidad y el moderantismo. Desde los inicios de la Transición, la figura del Rey ha sido garante de la estabilidad y unidad de la nación española. Siempre quedará en nuestro recuerdo su intervención frente a los que, en los albores de la Constitución del 78, pretendían instaurar el fatal totalitarismo. Esa imagen recorrió el mundo, y consolidó el necesario cambio de imagen de un país que reclamaba libertad, modernidad y prosperidad.

Fuera de nuestras fronteras, la figura de Don Juan Carlos de Borbón ha sido determinante para nuestra imagen exterior. España no ha tenido mejor embajador que su Rey, referente en América y respetado en Oriente, mediador infatigable y leal compañero de los intereses nacionales. Para Baleares, la Corona ha representado pasear el nombre de nuestro archipiélago por todo el mundo. Los Reyes de España, la Familia Real, son queridos y conocidos por nuestros ciudadanos, que valoran y estiman la elección de Baleares como residencia de verano del Rey.

El Rey se ha ganado el respeto y la admiración de la inmensa mayoría de españoles. Si la generación de Juan Carlos fue la que luchó por la democratización de España, la de Don Felipe tiene un reto no menor: la consolidación para el futuro de la España contemporánea. Abdica el mejor Rey de España y llega el Príncipe Don Felipe, el más preparado de la Historia. Estoy convencido de que la responsabilidad, el sentido de estado y el servicio público de Don Felipe estarán a la altura del momento histórico que vive nuestro país. Sin duda, mi agradecimiento sincero al Rey Don Juan Carlos, y nuestros mejores deseos al futuro Monarca.

José Ramón Bauzá es el presidente del Gobierno de Baleares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *