Una cumbre a orillas del Vístula

La próxima reunión del Consejo del Atlántico Norte en sesión de jefes de Estado y de Gobierno se celebrará en Varsovia los días 8 y 9 de julio de 2016. En este tipo de reuniones, conocidas como cumbres, se han tomado habitualmente importantes decisiones para el futuro de la Alianza. Para cambiar impresiones sobre la cumbre, los días 30 y 31 de mayo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, visitó Varsovia. Se entrevistó con el presidente polaco, Andrzej Duda, y posteriormente mantuvo conversaciones con el primer ministro y con los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa. El secretario general manifestó que la cumbre «llega en un momento crítico, cuando nos enfrentamos a los retos más serios a la seguridad en una generación». Entre esos retos se encuentran la asertiva postura rusa y la amenaza del terrorismo. Stoltenberg continuó diciendo que la OTAN está implementando el mayor refuerzo de su defensa colectiva desde el fin de la Guerra Fría. Recientemente, la presencia aliada en territorio polaco ha mejorado notablemente con el incremento de los efectivos de reacción rápida, con la agilización del proceso de toma de decisiones y con la realización de un mayor número de ejercicios militares internacionales. Un ejemplo notable ha sido el ejercicio Brilliant Jump 2016, cuya fase II se llevó a cabo del 17 al 27 de mayo en varios lugares de Polonia. En el ejercicio participaron elementos de la Fuerza Conjunta de Reacción Rápida 2016 (VJTF 2016) que lidera España. El núcleo de las fuerzas que participaron en el Brilliant Jump 2016 estuvo formado por la Brigada Galicia (Brilat) con apoyo de unidades de Albania, Polonia y el Reino Unido. El ejercicio sirvió para entrenar las unidades y para demostrar la solidaridad entre los miembros de la Alianza.

La de julio será una cumbre clave, en la que se tomarán decisiones para fortalecer las capacidades de disuasión y defensa de la OTAN y se incrementarán los esfuerzos para proyectar estabilidad más allá de sus fronteras. Los aliados están de acuerdo en aumentar una presencia avanzada en la parte Este de la Alianza. Esa presencia será multinacional y rotatoria. Hay propuestas claras, preparadas por los expertos militares, en planeamiento. Se están estudiando los números y los lugares exactos para situar esta presencia avanzada reforzada y las decisiones a este respecto se tomarán en Varsovia. La Alianza aumentará igualmente sus esfuerzos para proyectar estabilidad más allá de sus fronteras, apoyando tanto a los socios situados al este –Ucrania, Georgia, Moldavia– como al sur –Irak, Jordania y Túnez–. La OTAN está respondiendo también a los retos en el flanco sur, ayudando a atajar las causas de la inestabilidad en el Oriente Medio y norte de África, y aumentando con aviones Awacs el apoyo a la Coalición Global contra Daesh. Sin embargo, el papel más relevante de la Alianza debe ser mejorar las capacidades defensivas de los países socios en esa zona. Se espera que en la cumbre la OTAN se comprometa a desarrollar un programa para mejorar las capacidades defensivas (Defense Capability Building) de estos socios. En la cumbre se tomarán también decisiones encaminadas a cementar la cooperación de la Alianza con socios clave como la Unión Europea. Esa cooperación debe ser más estrecha en respuesta a los retos cibernéticos, híbridos y a la seguridad marítima que se están presentando. La OTAN tiene actualmente veintiocho países miembros de Europa y América del Norte. Tras la firma del protocolo de adhesión el pasado día 19 de mayo, Montenegro ha pasado a tener la consideración de país invitado. Cuando los parlamentos nacionales de los países aliados ratifiquen el protocolo, Montenegro se convertirá en el miembro número veintinueve de la Alianza. Unos 18.000 militares de países aliados y socios participan en las misiones lideradas por la OTAN en diversas partes del mundo. Fuerzas aliadas operan actualmente en Afganistán, Kosovo, el Mediterráneo y el entorno del Cuerno de África. La Alianza también colabora con la UE en el mar Egeo, apoya a la Unión Africana y tiene desplegados en Turquía misiles Patriot, pertenecientes al Ejército de Tierra español. Además, desde la intervención rusa en Ucrania se han reforzado las misiones de policía aérea, en las que participan aviones del Ejército del Aire. España es un miembro activo y destacado de la OTAN, siendo el quinto país miembro por su contribución con efectivos a las operaciones lideradas por la Alianza. Actualmente participa también en la operación Ocean Shield contra la piratería en el golfo de Adén y el Cuerno de África, en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán y en la operación Active Endeavour contra el terrorismo en el Mediterráneo.

Federico Yaniz Velasco, General del Ejército del Aire (R) y vocal de la junta directiva de la Asociación Atlántica Española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *