Una estrategia industrial para la defensa. Consideraciones para una revisión

La publicación de la “Estrategia Industrial de Defensa EID-2015” por la Secretaría de Estado de Defensa constituye un paso importante del Ministerio de Defensa al hacer explícitos sus objetivos en esta materia, los principios que rigen su gestión, sus ejes estratégicos, las líneas de actuación y las metas e indicadores sobre los que evaluar sus resultados. Este documento supone, pues, un avance significativo al dotar de mayor transparencia la actividad del Ministerio de Defensa y al dar cuenta a los ciudadanos y a los agentes sociales de los esfuerzos que se llevan a cabo para lograr una mejor protección de nuestra sociedad y de nuestros intereses colectivos.

Este trabajo pretende contribuir al desarrollo de esta estrategia. Su fin es realizar un análisis de la misma desde la perspectiva de la economía industrial, la innovación y el cambio tecnológico en el marco de la Política Común de Seguridad y Defensa y de las acciones de la Unión Europea encaminadas a potenciar este sector industrial.

Para ello, tras analizar el contexto general en el que desenvuelve esta estrategia, se examina la contribución de los diferentes ejes a sus objetivos, así como las dificultades reales, tanto técnicas como sociales, que presenta su consecución. Estas últimas son particularmente importantes dado que esta estrategia involucra un elevado número de actores (la administración de defensa, las fuerzas armadas, las empresas públicas y privadas, las fuerzas laborales), por lo que su resultado final no depende exclusivamente de las decisiones del Ministerio, sino de la forma que respondan estos actores a la estrategia, lo que, en algunos casos, puede contrarrestar su propósito y alterar los resultados originalmente esperados.

Un aspecto importante de este análisis es la evaluación de esta estrategia dentro de las acciones encaminadas a la consolidación e integración de la base tecnológica e industrial europea y a la formación de un mercado europeo de la defensa. Para ello se analizan las iniciativas de la Unión Europea, en particular las de la Agencia Europea de Defensa y las de la Comisión, y se comparan y discuten en detalle la estrategia española y europea al objeto de identificar las posibles sinergias que se derivan de su acoplamiento mutuo en un marco caracterizado por la internacionalización y globalización de los mercados y proveedores de bienes y servicios para la defensa.

Entre los hallazgos más relevantes de este análisis se debe citar la debilidad de esta estrategia para salir de su actual pozo de atracción; su desalineación más que su complementariedad con la estrategia de la Unión Europea y la necesidad de reenfocar algunos aspectos que condicionan y limitan su futuro, a la vista de la situación actual y de los cambios que probablemente se producirán en los próximos años.

El fin de cualquier análisis es plantear un conjunto de recomendaciones que eventualmente pueden servir para mejorar la estrategia actual. Con este objetivo se proponen algunas ideas y medidas que deben guiar los procesos de obtención y la potenciación de la base tecnológica e industrial de la defensa en España.

Leer el artículo completo en formato PDF (enlace alternativo en este servidor).

Carlos Martí Sempere, es licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, y licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ha realizado estudios de postgrado en CESEDEN-UCM y es Doctor en Seguridad Internacional por el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *