Una gran oportunidad para España

Una vez más, España tiene una gran oportunidad para hacer historia: albergar la sede de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) en Barcelona. Es una oportunidad extraordinaria para sumar personas, para reunir talento, para promocionar nuestras capacidades investigadoras y, sobre todo, para hacer más España. Somos un país forjado por retos compartidos y cumplidos y la EMA es otro más que podemos hacer realidad entre todos.

Desde el principio, nuestras tres administraciones -el Gobierno de España, la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona- mantenemos vivo el espíritu de Barcelona’92, que ahora cumple 25 años y que sigue vivo, porque los grandes proyectos nacen siempre de grandes acuerdos.

Los ciudadanos no entenderían, y no nos perdonarían, que desaprovecháramos esta gran oportunidad de ir juntos de la mano para lograr que la EMA viniera a Barcelona. Por eso la estamos aprovechando, con responsabilidad y remando todos en la misma dirección para conseguir este gran reto para España.

Estamos preparados y cumplimos los requisitos de la candidatura. Gracias a las reformas del presidente Rajoy y con el esfuerzo de todos los españoles, lideramos el crecimiento económico y la creación de empleo en el mundo y en Europa; somos líderes en investigación e innovación; tenemos una gran red de infraestructuras y conectividad; y disponemos de una gran Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

En España apostamos por la investigación y la innovación, porque creemos en ella, por eso disponemos de planes estatales específicos para fomentar la competitividad del sector farmacéutico, potenciando su inversión en I+D+i y en plantas industriales. El sector español de producción de medicamentos veterinarios es el tercero de la Unión Europea y España es el cuarto mercado europeo en producción de medicamentos humanos en 2016.

Entre todos hemos logrado que España sea líder mundial en ensayos clínicos de medicamentos de terapias avanzadas y que sea el segundo país europeo en ensayos clínicos, habiendo crecido un treinta por ciento desde 2005.

Además, la industria farmacéutica es el sector industrial líder en productividad en España. Alrededor de 200.000 españoles se dedican a la investigación y 26 de las 30 mayores compañías farmacéuticas del mundo están en nuestro país, gran parte de ellas establecidas en Barcelona, siendo el polo de investigación biomédica del Sur de Europa.

Actualmente, Barcelona cuenta con 31 centros de investigación biomédica, ocupa el noveno puesto entre las 60 mejores ciudades para startups y, además, en los últimos cuatro años se han creado más de 175 nuevas compañías en el ámbito de la biomedicina y las ciencias de la salud en esta ciudad.

Hay muchos más ámbitos, que también forman parte de los criterios técnicos a cumplir para albergar la EMA, en los que España tiene mucha ventaja en relación a otras candidaturas. Uno de los grandes logros que hemos tenido en España es la inversión en infraestructuras que han mejorado nuestra conectividad. Contamos con la red ferroviaria de alta velocidad más extensa de Europa y la segunda del mundo.

El aeropuerto de Barcelona comunica con 80 vuelos diarios directamente con 21 capitales europeas y con las principales ciudades de Europa en menos de tres horas y está conectado con Asia y América. España es también líder en fibra óptica en la UE y pertenece al reducido grupo de países europeos con una cobertura móvil superior del 90% de 3G y 4G.

Además, Barcelona es capaz de acoger a las familias de los trabajadores de la Agencia Europea de Medicamentos que vengan a trabajar a España, porque cuenta con 41 colegios en lengua extranjera, de los que 18 son internacionales y otros 21 son en lengua extranjera pero siguen currículum local. La oferta educativa se completa también con 312 guarderías y 9 universidades.

Pero lo que verdaderamente nos distingue del resto de candidaturas es el liderazgo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que es una de las agencias nacionales que más participa activamente en todos los comités y grupos de trabajo de la EMA. Nuestra experiencia es nuestra mejor carta de presentación para garantizar la continuidad de los trabajos de la EMA durante el traslado y para mantener el talento actual del staff de la EMA, preservando la seguridad de los pacientes.

Que la Agencia Europea de Medicamentos venga a Barcelona es la oportunidad de convertir a España en la referencia mundial del medicamento, lo que significa dar nuevas oportunidades a nuestros pacientes, que tendrán acceso a terapias más avanzadas para sus tratamientos. La EMA en España significa que nuestros centros investigadores, hospitales, universidades y profesionales sanitarios, tendrán acceso a la investigación de nuevos tratamientos, fortaleciendo aún más nuestro Sistema Nacional de Salud.

La EMA va mucho más allá de los casi 1.000 trabajadores que cambiarían Londres por Barcelona; la EMA significaría una mejora de nuestro modelo productivo y de nuestra competitividad. Es una oportunidad para atraer a las 1.600 empresas que a día de hoy conviven alrededor de la EMA en Londres, o para que las empresas Españolas se conviertan en proveedoras de la EMA. Atraería casi 40.000 expertos a Barcelona al año y ayudaría a que más industrias farmacéuticas se instalen en nuestro país, favoreciendo la creación de empleo.

El Consejo Europeo nos ha informado de la aceptación oficial de nuestra candidatura de España, con Barcelona como sede. Con la EMA en España no sólo nos convertiríamos en la capital europea del medicamento, sino en la referencia en biomedicina en Europa.

Nuestro edificio de Torres Glories se convertiría en un símbolo de futuro y de prosperidad donde sus 30.000 metros cuadrados son una ventaja más en la carrera para conseguir que la Agencia Europea de Medicamentos venga a España y se ubique en Barcelona. Todos los requisitos que nos pedían los cumplimos y el sentir que nos trasladan los propios trabajadores de la EMA con su posible traslado a nuestro país es muy positivo.

Tenemos el talento, la experiencia, los medios técnicos y humanos, así como el liderazgo del Gobierno de España junto con la voluntad de cooperación entre las administraciones involucradas -a nivel nacional, autonómico y local-, donde hemos demostrado muchas veces, a lo largo de nuestra historia, que juntos llegamos más lejos.

Con la EMA tenemos una nueva oportunidad para escribir una hoja más en nuestra historia democrática y demostrar que todos los españoles nos volvemos a unir, como hicimos para albergar los Juegos Olímpicos en el 92 y como hemos hecho ahora para conseguir la recuperación económica.

Somos capaces de conseguirlo porque creemos que podemos conseguirlo. Esa es nuestra fuerza y nosotros sus protagonistas. Sigamos -entre todos- creyendo, apostando y sumando para alcanzar esta nueva oportunidad. Hoy y ahora es el momento de unir nuestras voces para decir a Europa: ¡Barcelona is ready, Spain is waiting for you!

Dolors Montserrat es ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *