Una herramienta para medir la libertad en Internet

El año pasado, durante una oleada de violentas protestas políticas en Etiopía, el gobierno bloqueó más de quince portales de noticias y la aplicación de chat para teléfonos inteligentes WhatsApp. La supresión también alcanzó a sitios que promueven la libertad de expresión y los derechos del colectivo LGBTQ+, así como los que ofrecen herramientas para eludir la censura, como Tor y Psiphon.

Todo esto se descubrió gracias al uso de un software llamado ooniprobe, que analiza las redes en busca de censura de Internet. Este software fue creado hace más de cinco años por el Observatorio Abierto de Interferencias en la Red (OONI, por la sigla en inglés), un proyecto con apoyo de Tor para el que trabajo, con el objetivo de promover la transparencia, la rendición de cuentas y el control de la censura en Internet. El software es gratuito y de código abierto, de modo que puede usarlo quien quiera. Y de hecho, ooniprobe ya tiene decenas de miles de usuarios en más de 190 países.

Esos usuarios han ayudado a reunir millones de análisis de redes, todos ellos publicados en OONI Explorer, que tal vez sea la mayor fuente pública de información sobre la censura en Internet. Gracias a ellos, pudimos descubrir la extensión de la ola de censura del año pasado en Etiopía, y detalles de muchos otros casos de censura en otras partes del mundo.

En Uganda, grupos locales usaron ooniprobe durante la elección general del año pasado, cuando el gobierno bloqueó las redes sociales. Los datos surgidos del análisis de ooniprobe no sólo confirmaron las acciones del gobierno, sino que también exponen la nómina de sitios bloqueados y los diferentes métodos usados por los proveedores de servicios de Internet (ISP) para implementar la censura.

Este software también fue útil en Malasia en 2015. Acusado de haber transferido casi 700 millones de dólares desde el fondo soberano 1MDB a cuentas bancarias personales, el primer ministro Najib Razak intentó bloquear los portales de noticias y blogs que informaran sobre el escándalo. Pero el software de análisis de redes ooniprobe permitió a grupos de la sociedad civil malasia reunir pruebas del bloqueo.

La censura, por supuesto, no siempre se usa para proteger a políticos poderosos; a veces también se usa para reforzar normas sociales y culturales. Por ejemplo, la baja tolerancia social de la homosexualidad en Indonesia puede haber tenido que ver con el bloqueo de numerosos sitios web LGBTQ+, aun cuando oficialmente el país no restringe los derechos de esta comunidad. Factores similares son aplicables al bloqueo de sitios a los que se ve como demasiado críticos del Islam.

En Tailandia, en los últimos tres años los ISP bloquearon el acceso a varios sitios presuntamente irrespetuosos hacia la familia real del país. Pero en este caso, hay un fundamento legal: Tailandia tiene una estricta legislación de delitos de lesa majestad que protege a los más altos miembros de la familia real de insultos o amenazas. Otros casos de censura legal de Internet incluyen el bloqueo de sitios web con contenido sexual explícito en países que prohíben la pornografía.

Pero en otros casos el motivo de la censura no es claro. Por ejemplo, ¿a qué se debió el bloqueo de un sitio de citas en Malasia? En algunos países, parece que la decisión de censurar ciertos sitios termina siendo de los ISP. Según datos de ooniprobe, varios ISP tailandeses bloquearon al mismo tiempo el acceso a diferentes tipos de sitios web (portales de noticias, Wikileaks, pornografía, etc.), aduciendo órdenes imprecisas de las autoridades.

Antes de ooniprobe, esta censura era difícil de detectar, lo que llevaba a falta de rendición de cuentas: era común que gobiernos e ISP negaran toda relación con la censura. Incluso cuando las autoridades publican listas oficiales de sitios bloqueados, no siempre incluyen todos los afectados. Además, cuando las prohibiciones se levantan, ocurre a veces que los ISP siguen bloqueando los sitios. Por ejemplo, hace poco se encontró que Vimeo y Reddit estaban bloqueados en algunas redes de Indonesia, a pesar de que la veda oficial de esos sitios se anuló hace más de dos años.

Con ooniprobe, los usuarios no sólo pueden exponer la censura en Internet, sino también obtener muchos detalles sobre cómo, cuándo, dónde y por quién es implementada. Por ejemplo, el test de conectividad web de OONI permite determinar si el acceso a los sitios web se impide mediante alteración de DNS, bloqueo de TCP/IP o uso de un proxy HTTP transparente.

Otros análisis de ooniprobe examinan la accesibilidad de aplicaciones de chat (en concreto, WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger) en distintas redes, así como la de herramientas anticensura como Tor, Psiphon y Lantern. OONI también ofrece tests de software que descubren la presencia de sistemas intermediarios (middle boxes) que pueden usarse para censura o vigilancia.

Los exhaustivos datos de OONI permiten efectuar muy necesarios controles y pedidos de rendición de cuentas. Los abogados pueden usarlos para evaluar la legalidad de la censura de Internet en sus respectivos países o presentarlos como prueba en los tribunales. Periodistas, investigadores y activistas por los derechos humanos también pueden usar los datos como complemento de su trabajo. Y proyectos anticensura como Tor pueden basarse en la evolución de los casos de censura descubiertos por OONI para definir herramientas y estrategias.

Los datos de OONI enriquecen el discurso público sobre la legalidad, necesidad y proporcionalidad de la censura en Internet. Eso los convierte en una herramienta crucial para proteger los derechos humanos, dentro y fuera de Internet.

Maria Xynou, a digital rights advocate, manages community research on the study of Internet censorship at the Open Observatory of Network Interference (OONI) project. Traducción: Esteban Flamini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *