Una nueva oportunidad

La próxima visita del presidente Barack Obama a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina, sumada al anuncio de la visita previa de su secretario de Estado, John Kerry, supone que Estados Unidos da una nueva oportunidad a israelíes y palestinos para alcanzar un acuerdo. Lo cierto es que parecía que Obama hacía tiempo que ya lo había dado todo por perdido y ahora ya había dirigido sus esfuerzos en el Sudeste Asiático. Pero el hecho de que tanto él como su secretario de Estado se apresuren a visitar la zona en el inicio de su segundo mandato refleja que Estados Unidos todavía no ha renunciado a la posibilidad de avanzar en el proceso de paz. Además, implica que en el Gobierno norteamericano se piensa que una solución, aunque sea parcial, del conflicto israelo-palestino puede facilitar a Estados Unidos aumentar su influencia en Oriente Medio, reducir la hostilidad que sienten hacia su país en la región y crear una coalición árabe prooccidental.

El gran error de Barack Obama, en su primer mandato, fue condicionar el diálogo entre Israel y los palestinos a la paralización de la construcción de asentamientos en Cisjordania, en vez de expresar simplemente su oposición a la construcción de más colonias judías sin convertirlo por ello en una conditio sine qua non para negociar. Ese requisito de Barack Obama fue lo que elevó el nivel de exigencia del presidente palestino, Mahmud Abas, y este ya no pudo renunciar a esa condición previa incluso cuando el propio Obama se echó atrás.

El hecho es que durante los últimos cuatro años no ha habido en realidad negociación entre las partes; por eso, espero que en su próxima visita el presidente norteamericano haga un esfuerzo especial por enmendar ese error suyo del pasado y ofrezca una fórmula para retomar el diálogo sin condiciones previas, aunque manifestando siempre su oposición a la política israelí de construcción de nuevos asentamientos.

Pero incluso si Obama lograse que se retomaran las negociaciones y consiguiera celebrar y auspiciar una cumbre en la región a la que asistieran el primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu; Mahmud Abas, y el rey Abdalah II de Jordania, sería importante que el objetivo de esa cumbre fuese muy concreto: implementar en breve la segunda fase de la Hoja de Ruta que Estados Unidos planteó hace diez años y que fue aceptada tanto por el Gobierno israelí de entonces, liderado por Ariel Sharon, como por el presidente palestino Yasir Arafat. Esa segunda fase implica el establecimiento de un Estado palestino con unas fronteras temporales pactadas por ambas partes hasta alcanzar un acuerdo de paz definitivo.

En las circunstancias actuales, con un Beniamin Netanyahu que no está dispuesto a pagar el precio de un acuerdo de paz (una Jerusalén Este palestina y una solución justa al problema de los refugiados palestinos desde 1948) y con un Mahmud Abas que no puede incluir la franja de Gaza y al gobierno de Hamas en el marco de un posible acuerdo de paz, es vital que no se desperdicie la oportunidad negociando para alcanzar un acuerdo definitivo que de momento no es viable.

En cambio, negociar en profundidad cuáles serían las fronteras de un Estado palestino sí es algo factible. Desde luego, se daría un vuelco a la situación actual si John Kerry se dedicase a verificar que las dos partes están de verdad dispuestas a cumplir sus compromisos, si el Gobierno estadounidense mostrase la posibilidad real de que en el futuro se llegara a un acuerdo definitivo tras pactar con israelíes y palestinos un calendario de entre tres y cinco años y si, por último, Obama en su visita impulsase el proceso para la materialización del acuerdo.

Un éxito en las negociaciones, un reconocimiento de un Estado palestino por parte de Israel, una dotación de elementos que sugieran la independencia de ese futuro Estado y una relativa buena convivencia entre Israel y Palestina marcarían el camino hacia un acuerdo definitivo, aunque ahora sospechen de ello quienes tienen que tomar las decisiones.

Barack Obama recibió el premio Nobel de la Paz por adelantado. Hasta ahora no ha cumplido su promesa a pesar de que en distintos discursos ha mostrado que sabe lo que habría que hacer. La creación de un Estado palestino, aunque fuera con unas fronteras temporales, desde luego no supondría que se cumpliese el sueño de la paz en la región, pero sí justificaría que la comunidad internacional confíe en el presidente estadounidense como alguien que no sólo sabe lo que hay que hacer sino que además es capaz de llevarlo a cabo.

Yossi Beilin, exministro de Justicia israelí. Negociador en el proceso de paz de Oslo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *