Votar a favor de Cataluña

Vivimos un momento especialmente duro en Cataluña. Las imágenes represivas que dieron la vuelta al mundo después del 1-O, la suspensión del autogobierno, mostrando el fracaso de abrir un escenario de diálogo real, y la propia y accidentada declaración de independencia que se hizo practicando la unilateralidad contra una parte del país, sumando a ello el encarcelamiento de dirigentes sociales y políticos, han dejado un reguero de emociones sociales y políticas contradictorias. Todo ello en una sociedad con unos enormes anhelos de cambio, con una capacidad de movilización singular y con una vocación histórica de protagonizar grandes transformaciones progresistas tanto en Cataluña como en España. Vocación que ahora ha quedado bloqueada y peligra devenir en frustración cuando se incita a votar en contra de que gane una coalición entre Cs, el PP y el PSC o cuando se hace en contra de que haya una continuidad de los partidos que nos han gobernado hasta la aplicación del 155. Cuando se incita en definitiva a votar en contra de otros y no a favor de un nuevo proyecto de país, cuando se incita a votar contra nosotros mismos en toda nuestra pluralidad.

Es evidente que cuando los partidos que han gobernado Cataluña optaron por decir que el cambio tenía una única vía posible, la independencia, y que todo lo demás era defensa del statu quo, rehusaron representar al país donde los anhelos de cambio son plurales y lo condenaron a una situación de bloqueo. También es evidente que aquellos que apoyaron una política que se negaba a la apertura del diálogo real, con propuestas que no buscaban integrar a una parte de Cataluña, al final no les quedó nada más que el apoyo a la suspensión del autogobierno. Y cuando no tienes un proyecto para Cataluña la realidad es que tampoco lo tienes para España.

Salir de esta situación llevará tiempo, pero este 21-D tenemos la oportunidad de salir del callejón donde nos han metido el Gobierno de PDeCAT y ERC, con el apoyo de la CUP, y el Gobierno de Mariano Rajoy, con los apoyos del PSOE y Cs. La oportunidad de votar a favor de nosotros y nosotras y no en contra.

Es el momento de abrir una nueva etapa en Cataluña. Hay diversas heridas que se entrecruzan y entre ellas no es menor la social. El sueldo medio es un 23% inferior al francés, cada año se pierde poder adquisitivo y la pensión media no llega a 1.000 euros, se han consolidado 2.300 millones de recortes sociales que practicaron con inusitado entusiasmo los hombres de Convergència, y dejaron allí los Gobiernos de JxS. En este país votar en contra no soluciona nada. No soluciona evidentemente la agenda social, como tampoco lo hace en términos democráticos. Tiene que entrar aire fresco a las instituciones catalanas, para que sean más abiertas y estén al servicio de la ciudadanía. Esta agenda será la pesadilla de todos aquellos que durante años han corrompido la Generalitat con sus telarañas de corrupción del 3%.

Una agenda social y democrática, es la verdadera agenda de país, lo que permite que la solución al bloqueo actual se cimiente en amplias mayorías, con el objetivo de recoser Cataluña y sus gentes. Debemos impulsar pasos decididos para conseguir más autogobierno, siempre agrupando amplias mayorías de la Cataluña plural y diversa y construir un proyecto de superación de la situación actual que aúne las máximas voluntades posibles para impulsar un cambio en el estatus político de Cataluña. Este nuevo pacto político, que debe ser siempre refrendado por la población, y que tiene que contener la apuesta por un referéndum pactado, tiene que partir de un acuerdo entre las mayorías políticas y sociales de nuestro país que contemple más cuotas de autogobierno y adecuada financiación para mejorar la vida de la gente, así como el reconocimiento nacional de Cataluña y su blindaje competencial.

Decía el presidente Roosevelt que sólo tenemos que tener miedo a una sola cosa: al miedo. No debemos votar a partir del miedo sino hacerlo a partir de nuestros anhelos plurales de cambio. No debemos votar contra nosotros mismos, sino a favor de nosotros mismos, a favor de la construcción de una Cataluña que pueda ser de nuevo vanguardia del progreso social y político, que pueda ser un impulso para ese cambio también en España. Las soluciones pasan por el cambio, no por los mutuos bloqueos. Cataluña y sus gentes son mucho más grandes que todo esto. Así ha sido en el pasado, así será en el futuro.

Xavier Domènech, candidato de Cataluña en Comú Podem a la Generalitat de Cataluña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *