Vox y el tenis

En el tenis no importan los juegos que se suman, sino los sets que se ganan. Un tenista puede lograr muchos juegos, pero ningún set y perder. En las elecciones sucede algo similar. Un partido puede sumar muchos votos en una circunscripción, pero quedarse sin escaños. La razón es que los votos no se convierten automáticamente en escaños. El sistema electoral establece cuál es el mínimo de votos que se deben alcanzar en cada circunscripción para conseguir escaños (lo que se conoce como el umbral efectivo de representación). La regla es que cuanto más escaños se reparten en una circunscripción, menos votos hacen falta para ganar alguno, y a la inversa (¡olvídense, por favor, de la fórmula D’Hondt, que tiene muy poca importancia!)

La ciencia política ha establecido una sencilla operación matemática para calcular este umbral efectivo. Se trata de dividir 75% entre el número de escaños en juego más 1. En una circunscripción que asigna 9 escaños, por ejemplo, hacen falta alrededor de 75%/(9+1), esto es, un 7,5% de los votos para lograr al menos un escaño.

Una de las características más interesantes del sistema electoral para el Congreso de los Diputados es que el número de escaños que eligen las circunscripciones es muy variable, entre 37 en Madrid y 1 en Ceuta y Melilla. De este modo, en las circunscripciones pequeñas hace falta un porcentaje de votos alto para conseguir escaños, mientras que en las grandes uno bajo es suficiente. Por supuesto, los partidos pequeños, tradicionalmente Izquierda Unida, han sido los que más han sufrido este sesgo mayoritario y los grandes los que se han beneficiado.

Una de las preguntas del millón de euros en las elecciones del 28 de abril es si los votos de Vox se convertirán en escaños, esto es, si sus juegos serán sets. Para responder a esta pregunta necesitamos saber dos cosas: cuántos votos se necesitan en cada circunscripción para ganar escaños y cuántos votos conseguirá Vox allí. El primer dato ya sabemos cómo calcularlo. Para el segundo, necesitamos encuestas prelectorales.

El proyecto MAPLE (Mapping and Analysing Politicisation of Europe before and after the Eurozone crisis, que aborda cómo la Gran Recesión ha cambiado las democracias europeas) ha realizado una encuesta online a 3000 personas durante las dos primeras semanas de abril en la que se pregunta sobre intención de voto. Vox conseguirá alrededor del 11% de los votos en el conjunto de España. En las 28 circunscripciones pequeñas (entre 1 y 5 escaños) alrededor del 13% de los votantes apoyará a Vox. De este modo, Vox solo podría sumar escaños en las 7 circunscripciones que eligen cinco diputados (el umbral efectivo allí es 12,5%). Muchos de sus votos no se convertirán en escaños; juegos sin set. En las 18 circunscripciones medianas (entre 6 y 9 escaños), Vox lograría alrededor del 10% de los votos y, por tanto, sus votos en las 7 circunscripciones que eligen 6 diputados caerían en saco roto. Finalmente, en las 6 circunscripciones grandes (que eligen más de 9 escaños), Vox tendrá alrededor del 11% de los votos y sumaría escaños en todas ellas.

En definitiva, en 28 de las 52 circunscripciones del sistema electoral para el Congreso de los Diputados los votos a Vox se perderán. El gran beneficiado será el PSOE, quien de acuerdo con la encuesta de MAPLE ganará en los tres grupos de circunscripciones.

Al igual que los tenistas, que dan por perdido un set cuando van muy por detrás en juegos y guardan energías para el siguiente, Vox debería actuar estratégicamente y no invertir recursos durante la campaña donde no puede ganar escaños. No parece que tenis y política sean mundos tan lejanos.

Ignacio Lago es catedrático de Ciencia Política en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; Marina Costa Lobo es Investigadora Principal en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa y Directora del proyecto ERC-MAPLE financiado por la Unión Europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *