El lío padre y la lía madre

Por Félix de Azúa, escritor (EL PERIÓDICO, 20/06/08):

Entre las muchas expresiones que se pierden cada día, una ya casi desaparecida es aquella tan bonita de: “Eres tonto de remate”. Se ha esfumado porque ya nadie es tonto (solo tiene un talento redimensionado) y porque nadie sabe lo que es un remate fuera del terreno de juego. Un remate puede ser muchas cosas, pero en el caso que nos ocupa es el adorno final de una obra (“una veleta remata la casa”) o bien el precio final de una subasta (“se remató en diez euros”), de modo que el tonto de remate es la cúspide de todos los tontos o el que mayor precio alcanza en una puja.
Se pierden expresiones, la lengua cambia, flotamos en un veloz río de palabras porque las lenguas no las habla el territorio, sino las personas, y estas son mortales. En el mes de junio han tenido lugar algunos asuntos de interés, pero lo que más ha conmovido a los plumíferos como yo ha sido el intento de la ministra Bibiana Aído de imponer el término miembra. Su departamento trabaja con una materia tan explosiva, la igualdad, que parece condenada a no influir más que en los crucigramas. Las reacciones han sido interesantes. Una mayoría ha dicho que la miembra es tonta de remate, pero la han defendido ciertas feministas que exigen su derecho a imponer un lenguaje sexualizado, en sustitución del sexualizado por los hombres. El argumento de fondo, sin embargo, es muy instructivo sobre la ideología neoburguesa, a saber, que la política debe realizar deseos.

SIENDO ASÍ que los deseos son un asunto íntimo, para imponerlos políticamente es menester convertirlos en exigencia jurídica universal. Uno puede desear cambiar de sexo (físicamente o en palabras), pero la acción propiamente política consistirá en exigir que sea el Estado quien patrocine el cambio de sexo, de manera que todos los ciudadanos paguen la realización del deseo. Solo así los deseos se convierten en realidad: todos necesitamos transexuales y miembras desde el momento en que los financiamos.
Contaba el escritor Michael Greenberg que cierto día su mujer invitó a comer a una amiga del trabajo llamada Georgina. No había cumplido los 30, era pelirroja, despierta y militante, pero a pesar de múltiples operaciones quirúrgicas y químicas no había podido suprimir por completo sus evidentes hechuras masculinas. Greenberg, intrigado, se lanzó a interrogarla con gran disgusto de su mujer. Sin embargo, el sentido riguroso de la transformación (“destruir una de las leyes más implacables de la naturaleza”, decía Greenberg) solo aparecía entre las exigencias de Georgina en su forma lingüística: “Se trata, dijo, de suprimir los pronombres” ya que la diferencia masculino/femenino es solo un fantasma impuesto social y económicamente. “Esa es la verdadera libertad, añadió: yo soy lo que digo que soy, y no aquello que era al nacer”.
Esta ideología de la omnipotencia del deseo, conduce a paradojas notables. La vieja definición de catalán que proponía el presidente Pujol en épocas realistas era: “Es catalán aquel que vive y trabaja en Catalunya”. La nueva burguesía ha impuesto otra definición más apropiada al deseo: “Es catalán quien quiere ser catalán”. Como Georgina, basta con desear algo para que el Estado deba subvencionarlo.
Cuando el deseo suplanta a la necesidad, la ideología se convierte en un búnker psicótico: mis deseos deben ser reconocidos universalmente como derechos y por lo tanto yo debo ser subvencionado. No hay otro relato. En fin, hay otro, pero es demasiado realista para la nueva burguesía: el empeño por realizar sueños (privados) anula la lucha verdadera, la cual solo puede buscar la satisfacción de necesidades (sociales). En el modelo conservador, los sueños están por encima de las necesidades. Así, por ejemplo, se afirma que el catalán “es la lengua natural de Catalunya”, como si la naturalidad (ese sueño) fuera una virtud, frente al más realista “el catalán es aquello que hablan los catalanes”, definición que daría lugar a un lío padre (y madre) entre los deseantes, porque los catalanes quieren hablar y de hecho hablan una notable variedad de lenguas. Demasiado realismo. Soñar en un pueblo monolítico evita el esfuerzo de resolver las necesidades de una población diversa.

LA ECONOMÍA del deseo propone un retorcido argumento político: como no podemos imponer el cambio de sexo, financiaremos los (escasos) cambios de sexo y cambiaremos el sexo de (todas) las palabras, para lo cual primero deberán sexualizarse. Quien se oponga al cambio de sexo (físico o léxico) va en contra de mis deseos, de manera que es un enemigo del Estado, el cual me subvenciona. Lo real, las necesidades de los ciudadanos, desaparece de la política sustituido por los deseos de la élite administrativa.
Lo que desdichadamente oculta el juego de imponer el vocablo miembras es la inoperancia de una lucha por la igualdad concebida desde el deseo y no desde la realidad y la necesidad. Pone de manifiesto la nula voluntad de enfrentarse con las causas reales de la desigualdad. Es la actitud conservadora de toda la vida que se arrodilla ante el poder real, pero vende publicidad onírica contra el poder. Quienes se enriquecen gracias a la desigualdad deben de estar felices con su miembra.