Nuevas herramientas. Nuevas ideas. Utilización de campañas de base en España. Elecciones regionales y locales en 2011

La campaña presidencial de Barack Obama en 2008 marcó un hito en la historia de la comunicación política por su sistematización de las herramientas de contacto directo con el votante (direct voter contact). En las elecciones de 2009, una mayoría de consultores políticos rescató esas herramientas y las combinó exitosamente con análisis estratégicos del electorado. La campaña de reelección de Diana Reyna para el Consejo Municipal de Nueva York, en la que fui organizador y Deputy Campaign Manager, fue una de ellas. La siguiente propuesta, para esbozar la implementación de una campaña de base en España, se construye sobre esta experiencia y se nutre de mis estudios de máster en la Universidad de Columbia, así como de trabajos académicos relevantes.

Como se verá, hay razones para pensar que una campaña de este tipo otorgará una ventaja comparativa al primer partido que la emplee en el actual panorama político español de crisis y desafección. Las características de nuestro sistema de partidos, así como la estructura interna de estos, pueden aumentar el efecto de una campaña de base haciéndola doblemente eficaz, pues es evidente que las elecciones, en los tiempos de “ausencia de ideología” en los que vivimos, se ganan en los márgenes.

Leer artículo completo (PDF). Disponible en la Fundación Alternativas.

Por Bernardo Navazo López, ingeniero aeronáutico (UPM) y licenciado en Ciencias Políticas (UCM). En la actualidad realiza estudios de doctorado sobre Democracia y Ética en el King’s College de Londres y es asesor del Gobierno del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *