¿Es importante Mongolia para España? Geoestrategia y mercado

Por Yolanda Fernández Lommen, asesora y economista sénior del departamento de análisis económico del Japan
Bank for International Cooperation (JBIC) en Tokio (FUNDACIÓN ALTERNATIVAS, 14/11/07):

Existe unanimidad sobre el éxito de la experiencia reformista en Mongolia, tanto desde la perspectiva política como de la económica. En poco tiempo, la joven república se ha consolidado como una de las democracias más abiertas de Asia gracias a su pluralismo político. Desde un primer momento, la transición a la democracia generó la necesidad política de reformar el sistema económico. De este modo, la reforma mongola se encuadra dentro del marco de las experiencias de las economías del este europeo y se distancia del modelo asiático en la medida en que los modelos de transición de Asia reforman el sistema económico sin alterar el statu quo político.

Si bien es innegable el notable progreso que ha experimentado la economía en los últimos años, el desarrollo potencial de Mongolia está mermado por el peso de las restricciones estructurales de la economía. A lo largo del informe se pondrán de manifiesto las peculiaridades de la economía y sus limitaciones más destacables. De la exposición y análisis de los hechos se desprende que los elementos puramente geográficos y climáticos constituyen uno de los principales obstáculos al desarrollo de Mongolia. Asimismo, su primitiva base productiva y exportadora revierte en una acusada vulnerabilidad al impacto de factores externos adversos. Por ello, y a pesar de disponer de un marco regulador inversor favorable, el atractivo de Mongolia como mercado es modesto.

Una vez expuestos y analizados los elementos políticos, económicos y geoestratégicos más relevantes, este trabajo concluye con tres recomendaciones relativas al interés comercial y estratégico de Mongolia para los inversores españoles y para la Administración del Estado:

  • Dada la magnitud de las restricciones estructurales que presenta la economía y el reto que dichas restricciones suponen para el establecimiento de relaciones comerciales e inversoras fluidas, se recomienda dirigir los esfuerzos a aquellos sectores que, una vez identificados por su potencial, ofrezcan una mayor ventaja comparativa a las empresas españolas por su acreditada experiencia. Se destacan así el sector agroalimentario, el turismo y el desarrollo de energías alternativas, tales como la energía solar y la eólica.
  • Teniendo en cuenta el limitado interés geoestratégico, comercial e inversor que Mongolia ofrece a la Administración española, no se considera necesario la apertura de dependencias consulares o embajada en Ulán Bator. El actual esquema operativo bajo el cual la embajada de España en Pekín tramita y gestiona las relaciones diplomáticas con Mongolia es adecuado.
  • De existir un interés en la Administración española por reforzar su presencia en Asia central, Mongolia no presenta ventajas estratégicas debido a su peso marginal en la región, tanto en lo político como en lo económico. En dicho caso, países más prominentes, como, por ejemplo, Kazajistán y Azerbaiyán, ofrecerían una plataforma regional estratégicamente más interesante.

Leer artículo completo (PDF). Disponible también en la Fundación Alternativas.