Controversia: «disparar a matar»

Días después de la masacre del día 7 y tras otro atentado fallido, la policía londinense disparó a matar contra un individuo sospechoso de portar una mochila con explosivos. Dicho individuo -Jean Charles de Menezes- recibió siete balazos en la cabeza a consecuencia de los cuales falleció al instante. El problema es que De Menezes no era un suicida y no llevaba bomba alguna. Sin embargo, los ingleses -según las últimas encuestas- apoyan mayoritariamente la medida de disparar a matar cuando se sospeche que se trata de un terrorista suicida. Para abrir el debate he seleccionado el punto de vista de Haim Watzman: Cuando te toca disparar primero. (Publicado en THE NEW YORK TIMES el 28/07/05 y reproducido por EL MUNDO al día siguiente).

Cuando te toca disparar primero (por Haim Watzman):
En el verano de 1984, mientras vigilaba en el puesto de observación de una colina durante mi primer periodo de servicio militar de la reserva en las Fuerzas de Defensa israelíes, escuché una terrible historia de un amigo al que llamaré Eldad. Al igual que la del policía que acabó con la vida de un inocente en la estación de metro de Stockwell, la pasada semana, en Londres, tenía elementos que despertaron mis principios liberales. Se supone que las democracias occidentales defienden al individuo contra el poder del Estado. Por esta razón, los gobiernos democráticos establecen estrictos límites en el uso de la fuerza por parte de sus agentes (ejecutivos, jueces, miembros de las fuerzas militares y legales). Cuando alguien muere a manos de uno de estos agentes, los ciudadanos se justifican preguntando: ¿Cumplió con la ley el asesino? ¿Eran verdaderos y honestos sus motivos? ¿De verdad que la única opción era la muerte? Con demasiada frecuencia, la respuesta es no.
La historia de Eldad tuvo lugar en el Líbano, donde él y yo servíamos en el batallón de nuestro Ejército antes de graduarnos para las reservas. El estaba destinado en un control del sur de Beirut.Un coche irrumpió, tres hombres saltaron de su interior y comenzaron a ametrallarle a él y a sus compañeros. En décimas de segundo, los israelíes devolvieron el fuego, y antes de poder pensar qué estaba ocurriendo, dos de los agresores cayeron muertos. El tercero se encontraba en el suelo, gravemente herido pero consciente.
«Me acerqué a él, levanté el rifle y lo puse en automático», me contó Eldad. «El levantó las manos como para esquivarme, o tal vez para rogar clemencia, pero yo apreté el gatillo y le llené el cuerpo de plomo.» Objeté a su narración, afirmando que había matado a un hombre herido y desarmado, algo que va en contra de las órdenes y de la moral militar.
«Pero él podía utilizar las manos, y tal vez tenía una granada», insistió. «De todas formas, iba a morir, y además se lo merecía.» Esas dos razones de Eldad resultan engañosas, no hay forma de saber hasta qué punto estaba herido el hombre, ni Eldad estaba autorizado a imponer su propio juicio.
«Tú habrías hecho lo mismo», me dijo, mientras me miraba fijamente. No sé si habría hecho lo mismo, quiero pensar que no. Pero en ese momento me di cuenta de que, si no lo hubiera hecho, habría cometido un error. El herido podía mover las manos, y tal vez tenía un arma mortal oculta.
El viernes ocurrió algo fatídico en Londres. A causa del método de trabajo, Jean Charles de Menezes, un electricista brasileño de 27 años, fue perseguido por policías que le consideraban sospechoso.Cuando tropezó y cayó al suelo, los oficiales no hicieron pregunta alguna, ni siquiera le avisaron. Uno de ellos le disparó ocho balas directamente a la cabeza y los hombros, y ahí acabó todo. A primera vista, es una acción mucho más grave que la de Eldad, porque éste se encontraba en medio de un ataque cuando disparó y mató a un hombre, que además estaba armado. Pero Menezes no le había hecho nada a nadie. Por otro lado, era un cebo fácil. La policía vio a un hombre con abrigo largo, algo fuera de lugar en un caluroso día de verano, que saltaba el molinete de la estación del metro y corría hacia un tren abarrotado. Tampoco se detuvo cuando se le ordenó que lo hiciera.
Tan sólo dos semanas antes de su muerte, cuatro terroristas suicidas hicieron explotar varias bombas en líneas de metro y autobús en Londres, y un día antes, hubo signos de otro posible ataque coordinado. La policía tenía razones para pensar que los suicidas aún rondaban por la ciudad. El abrigo largo en un día de verano es el tipo de pista que la policía había recibido órdenes de vigilar, dado que numerosos terroristas suicidas han utilizado este camuflaje en los últimos años para ocultar cinturones de explosivos amarrados a la cintura. Y lo que es más, la policía había recibido órdenes expresas de disparar a la cabeza si pensaban que alguien podía cometer un atentado suicida con bombas ocultas.
Las cargas suicidas suelen estar diseñadas de tal forma que se activan con un simple movimiento del dedo del terrorista, que podría encontrarse herido, tumbado en el suelo, rodeado por todo un ejército de hombres armados y aun así hacer explotar su carga. Es cierto que el policía que acabó con la vida de De Menezes hizo algo terrible. Pero también hizo algo muy correcto. Una de las tragedias de esta era de terrorismo suicida, de hecho algo presente en todas las guerras, es que los actos correctos son a veces terribles. Los terroristas suicidas cometen atrocidades gratuitas, pero nosotros las cometemos únicamente cuando son necesarias para evitar que ocurran otras aún peores.

Haim Watzman es autor de Compañía C: la vida de un ciudadano americano como soldado en Israel.

48 comentarios


  1. Por lo visto, don/doña EFA, a falta de pistola para dispararnos a la cabeza -ya nos ha enmarcado en el listado de sospechosos- se decica a desempolvar el viejo contubernio (ahora islamo-comunista) para anatemizar a todo aquel que no aplaude su lúcida exposición.
    Ahora, quienes consideramos que la muerte de Jean Charles fue un asesinato, ya somos filoislamistas, filocomunistas, filomaltratadores de mujeres, filovidelistas y todas las “filos” que sus fobias así lo requieran. Ah, pero pistola no tiene. Menuda tranquilidad.

    Responder

  2. Jesús, trabajo en telecomunicaciones y soy informático. Realmente soluciones técnicas hay muchas, pero si hasta ahora no se han aplicado dudo que sean del todo viables. A mí las que comentas no me convencen por diversos motivos.
    En cualquier caso, que se puedan buscar maneras de eludir de alguna forma a la policía, aunque sea de forma más o menos sofisticada, no afecta al fondo de la cuestión: ¿mejora o empeora la seguridad de todos si la policía tiene carta blanca? ¿Es moral o no lo es?

    Responder

  3. Por cierto, he leído el artículo de Saramago sobre el “choque de civilizaciones”, y según él, el problema no es que “cierto” islam choque con occidente, es que el islam (en su conjunto) choca con el cristianismo. Porque de todos es sabido que los unos ponen las bombas en Londres y los católicos las ponemos en la Meca. Y claro, según Saramago los cristianos, al igual que los musulmanes, no podemos permitir que existe otra religión ni haya verdad fuera de ella. Lo cual viene a ser como si yo opinara de los ritos nupciales de los maoríes: ni puta idea tengo.
    Total, otra explicación tonta más para este conflicto. A su izquierda, el señor Ben Laden; a su derecha, el Papa de Roma. Y en el medio los que sufren las bombas.
    Y pensar que me he leído sus libros …

    P.D: respecto a posibles comentarios sobre la Inquisición, las Cruzadas y tal, por favor abstenerse. Hablamos del siglo XXI.

    Responder

  4. Don in Arcadia, ego (yo deduzco, no sé por qué, que usted es un hombre, corrígame si me equivoco; en función de si mi intuición es correcta o no, usted también deducirá si soy hombre o mujer):
    Creo que es grave que usted me adjudique pistola (aunque sea alegóricamente) e intenciones asesinas y fascistas sólo por el hecho de no opinar como usted. Eso sí que es grave, in Arcadia, ego. Pertenece usted al grupo que adjudica el facilón “fascista” a todo el que no comulga con sus postulados, y ello lo convierte en fascista, justo de lo que nos acusa a los demás.
    Por otra parte, no entiendo por qué se ha sentido aludido con mi comentario. ¿Me lo podría aclarar?

    Responder

  5. a Protestón

    A pesar de que el terrorismo islámico existía mucho antes del 11 S, la injusta, torpe e insensata invasión de Iraq ha sido y es el “caldo de cultivo” perfecto para reclutar a sus casi siempre jóvenes terroristas suicidas y tener “argumentos” para enviarlos a matar y a matarse a esta desorientada, hedonista e indefensa Europa.

    Responder

  6. Pilar:

    El 11-S fue anterior a la guerra de Irak también. Como bien dices, Irak no es la causa, es la excusa. Como el conflicto entre Palestina e Israel o la “sociedad decadente de los cruzados” (nosotros). ¿O es que acaso “la opresión del pueblo vasco” es la causa del terrorismo de ETA?
    Elgran fallo de Irak ha sido – desde el punto de vista geoestratégico, no ético – desestabilizar por completo un país en una zona muy delicada y llenarlo de terroristas cuando no los había.

    Responder

  7. De todos modos, el juego de las “causas”, “excusas”, “justificaciones”,… no es exclusivo de los terroristas o mejor dicho de los “ideólogos” de los grupos terroristas que hablan mucho pero nunca se harán volar por los aires porque siempre tendrán alguno que se crea las estupideces que dicen. Por estos barrios también se habla mucho de extender la “libertad”, “democracia”, “derechos humanos”,.. pero después sólo importan países con petróleo bajo sus pies (o es que más importante la democracia en Irak que en toda África donde posiblemente con el mismo dinero se conseguiría que mucha más gente disfrutase de esa “libertad”, esa “democracia” y esos “derechos humanos”), si un país como Pakistan es todo menos democrático nadie dice nada porque es aliado, y si es necesario llevar a “sospechosos” a países como Egipto para que les torturen porque, claro, tú en tu país no lo haces, pues se hace. Y sí, es una visión sesgada en la que sólo se ven las cosas negativas de la sociedad en la que seguramente la mayor parte de gente vive mejor que en otras, pero me molesta que se digan unas cosas y se hagan otras, me molesta que se hable de “Derechos Universales” y después tengamos nosotros (por una cuestión de fuerza, nada más) la capacidad de decidir en que momento son universales y en cuál no. Y si a mí me da rabia y estoy en la parte que saldría beenficiada por un comportamiento tan cínico no quiero ni pensar lo que se le pasa por la cabeza al que está fuera y le consideran ya un “asesino en potencia” por vivir donde viven los asesinos, por creer al “parecido” a lo que creen los asesinos (porque al igual que el cristianimo hay grados desde las posiciones más radicales y a las más suaves, en el islam creo que también las habrá) o simplemente por parecerse físicamente. Y al final todo se reduce a discursos grandilocuentes que tratan de meterte en el mismo saco para decirte “mira, os estás con nosotros o con ellos” tanto en un lado como en el otro con la única intención de ponerte en situación límite y llevarte a hacer lo que quizás en otra situación no serías capaz de hacer. Y todo es puro cinismo y ahí tenemos a la Europa pacífica pidiendo el levantamiento de armas a China.

    Y lo dejo ya porque creo que me estoy “rayando” demasiado y esto no es un confesionario pero ahí dejo esto.

    Buen día a todos !! :)

    Responder

  8. Jesús, quizás no hayas reparado en el hecho de que países como Polonia, Hungría o la antigua Checoslovaquia no tienen petróleo y si no fuese por EUA jamás habrían llegado a ser democráticos, porque lo que es los europeos, en fin, bien poco se hizo desde aquí. Creo recordar que en Bosnia tampoco es que haya mucho petróleo. Quizás si paseas por países liberados de la gran madre Rusia (la soviética) gracias a EUA, como Estonia, Letonia, etc. verías que no todo el mundo tiene tu concepción sobre el país más grandioso y libre de toda la Historia. Ha habido muchos errores, el primero y más claro en Afganistán, que por liberarla del yugo soviético, cayó en manos de talibanes, pero creo que con el tiempo, como en Vietnam (hoy día un país próspero) se irán solucionando. Para casos de desastres internacionales, con genocidios de serie, llámense Haití, Ruanda o decenas de casos más, ya tenemos a Francia. Sobre tu reflexión sólo quiero hacer notar que Occidente está reaccionando de forma admirable a toda esta ola de terror: no veo ninguna persecución de musulmanes por ninguna parte por más que muchos estén deseando ver fantasmas fascistas y totalitarios que puedan justificar su odio irracional a Occidente y especialmente a Estados Unidos.

    Responder

  9. Perdona, EFA, pero quien dice petróleo dice “cualquier cosa que me venga bien a mí” y en el caso de Polonia, Hungría y demás era conseguir derrumbar el dominio soviético, que me parece muy bien. Que de rebote se consiga que sean países más democráticos, perfecto, lo que yo digo es que la primera causa no es llevar la democracia o los derechos humanos, tal y como se hace creer en tanto discurso político, hay otras causas con más peso y si no repito, quien se preocupa por la democracia y los derechos humanos (incluido el derecho a la vida) en los países africanos. Si cada vez parece lo tengo más claro, si eres un país pobre y quieres que te ayuden lo que tienes que hacer es convertirte en un problema para los países ricos. Si no haces ruído es como si no existieses y ya se pueden morir de hambre todos los habitantes del país que lo más que saldrá del maravilloso occidente es un “qué pena!” o “tranquilos que no hay prisa”.

    Responder

  10. Yo creo que es ingenuo pensar que un país actúa por filantropía en estos casos, pero precisamente por eso, hay que fijarse más en los efectos que en los motivos, ya que el hecho de que un país como EUA salga beneficiado de democratizar países no debería ser óbice para valorar en su justa medida lo que significa para los habitantes de esos países el paso de una dictadura totalitaria y generalmente asesina a una democracia. A mí me parece mucho más detestable la actitud de esos famosillos y titiriteros que bajo la cortina de “compromiso” (un compromiso que, por cierto, no les compromete en nada ni les obliga a ningún sacrificio) y de “solidaridad” hacen conciertos y campañas que en realidad sólo sirven para mejorar su imagen, vender más discos y optar al premio Nobel de la Paz. Lo de EUA, aunque pueda ser falso, al menos sirve para algo, lo de estos desvergonzados, excepto para aumentar su ya de por sí hinchado ego, no sirve para nada ni ayuda a nadie.

    Responder

  11. Y ¿cómo se debería valorar el hecho de que un país como EE.UU. se beneficie de que un país siga siendo una dictadura como, por ejemplo, Pakistán o Arabia Saudita , o de que un país practique la tortura como Egipto? ¿O es que sólo hay que valorar los casos positivos? El problema de valorar los efectos más que las motivaciones es que los primeros no los conoces “a priori”, y si no que le echen un ojo a la situación de Iraq y que digan si era lo que esperaban conseguir. Y si sus motivaciones no son altruistas ni filantrópicas, dilo claramente, que hay mucho ingenuo que sí se cree que es así. Ah, y que conste que estoy seguro que cualquier país europeo en esa situación de poder haría lo mismo. En cuanto a los famosillos que hacen conciertos no sé por qué me da que su mensaje ha llegado a mucha más gente joven que los mensajes de los políticos o ¿es que ves mal que se trate de recordar que el problema existe? A fin de cuentas qué más dan los motivos por lo que lo hagan (egoismo) si el resultado es bueno ya sabes “hay que ser muy ingenuo para que pensar que un país/una persona actúe por filantropía en estos casos”. Y ha diferencia de otros métodos no he oído que haya muerto nadie por los conciertos o porque un famosillo se haga más rico o más famoso o se lleve el Nobel.

    Pero, bueno, creo que la discusión está derivando hacia algo que no tiene nada que ver con la idea original del comentario.

    Responder

  12. Jesús, el problema de los famosillos es que el efecto NUNCA ha sido positivo ni ha servido para nada, por más que su “mensaje” (qué mensaje?) llegue a los jóvenes hedonistas que sólo conocen el compromiso de pasarlo bien.
    Y sí, esto deriva hacia algo que no tiene nada que ver con el tema propuesto.

    Responder

  13. Que me disculpe el resto de la gente pero no puedo resistirme a las preguntas, ¿y por qué hay tanto joven hedonista? ¿qué ocurriría con una sociedad de consumo si la gente no consumiese sólo por el hecho de consumir y no por el hecho de necesitar? ¿Acaso no le conviene a muchos que los jóvenes sean hedonistas?

    EFA, si te aburro avisa y corta que por mí no hay problema es sólo una cuestión de curiosidad

    Ah! El “mensaje” es que hay mucha gente que se está muriendo de hambre que, aunque venga de su boca, no deja de ser una verdad como un templo, ¿no? Que el efecto NUNCA haya sido positivo se puede discutir o es que el hecho de que esos “jóvenes hedonistas” sepan que la gente se muere de hambre en sí mismo no es algo positivo? Quizás uno o dos entre millones decide hacer algo, lo cual ya sería un avance. Y repito, no veo el aspecto negativo.

    Responder

  14. A mí me parecería positivo que la gente sepa que otros se mueren de hambre si no se manipulasen constantemente las causas. Si la gente tiene conocimiento de esta realidad pero, por culpa de esta manipulación, emprenden las acciones equivocadas, en caso de que emprendan alguna, no sólo no me parece positivo sino que lo considero incluso contraproducente. Creo que te puede interesar esta reseña de un libro sobe las ONG: http://www.revistapueblos.org/article.php3?id_article=154

    Y esta otra sobre el libro “Rebelarse vende”: http://www.elcultural.es/HTML/20050519/Letras/LETRAS12027.asp

    Bueno, eso. Que no es oro todo lo que reluce.

    Responder

  15. Me parecen muy interesantes vuestros comentarios pero os recuerdo que teneis otra “controversia” en marcha: la asignación a dedo de un canal analógico a CANAL+. La discusión podría centrarse en el papel de los medios de comunicación con especial atención a lo acaecido a partir del 11-M: http://almendron.com/blog/?p=116

    Responder

  16. Miguel,

    me parece que “te estamos pidiendo a GRITOS que introduzcas otra controversia más”; la que han iniciado jesús y EFA.

    (y no porque la que has propuesto no sea edificante, :) )

    Responder

  17. Jesús y EFA han hablado de “orden mundial”, “sociedad de consumo” y “ayuda internacional”. Decirme exactamente sobre qué deseáis comentar y buscaré la documentación pertinente. La de PRISA podemos dejarla para más adelante sin ningún problema. Esta sección fue ideada como foro para los lectores y sois vosotros, por tanto, quienes decidís. Eso sí, cuanto antes mejor para darme tiempo a buscar textos de apoyo.

    Responder

  18. Hola de nuevo, he estado desconectado asi que no he podido ver como seguian los comentarios. En cuanto a añadir una nueva controversia yo lo enfocaría desde esta otra perspectiva: “manipulación de las personas haciendo uso a los buenos sentimientos”. Y aquí incluyo tanto gobiernos (defensa de la democracia y la libertad, el “patriotismo” – que según cómo se mire puede ser considerado buen o no tan buen sentimiento -,…) como a las ONGs o a las religiones,… Supongo que aquí entra el factor de lo que acaban haciendo los dirigentes de grandes organizaciones (veánse países, regiones, ONGs, religiones,…) para mantener su poder e influencia una vez que han conseguido un apoyo importante de un grupo de gente haciendo uso del reclamo de esos “buenos sentimientos”. ¿Qué elección hacen esos dirigentes en caso de “conflicto de intereses” entre lo que decían y lo que la realidad les pone delante? ¿Es mejor mentir a tu grupo de apoyo manteniendo el discurso por el que te apoyaron y hacer lo contrario, o es mejor exponer la nueva situación y las posibles soluciones que pueden ir contra alguno de los principios iniciales aunque eso suponga perder parte o todo el apoyo inicial? En definitiva, ¿en qué momento los que “llevan el cotarro” deciden que tienen suficiente poder y privilegios como para poder desligarse de su grupo de apoyo actuando como les da la gana pero manteniendo el discurso que les llevó al poder? Y, creo, que después de tanto rodeo he llevago al punto clave: el poder de la propaganda y su uso por parte de los grupos dirigentes (incluyendo, gobiernos, ONGs, jerarquías religiosas,…).

    Por supuesto, cualquiera de las propuestas hechas por Miguel me parecen interesantes. Por ejemplo, ¿es la sociedad de consumo válida a nivel mundial?¿Es necesario que haya alguien más pobre que tú para que tú puedas vivir mejor? ¿es la sociedad de consumo la más justa o es simplemente la que consigue que el que lleva la carga de mantenerla (los millones de currit@s) se sienta más cómodo, o puede que sea la que necesita de menos “intervención” para que se mantenga? ¿hasta que punto es “estable” la sociedad de consumo?

    En cuanto a la “ayuda internacional” también hay puntos interesantes como la forma en la que debe hacerse, ¿debe ser gubernamental o particular? En el caso de ser gubernamental, ¿debe estar condionada algún criterio político? En países con millones de necesitados y gobiernos totalitarios y salvajes ¿cómo puede llevarse a cabo para que las ayudas no se conviertan en armas del gobierno local contra el pueblo? ¿cuáles pueden ser los efectos no deseados de una ayuda dada sin más?

    Bueno, creo que ya me he enrollado demasiado. Miguel, espero no estar abusando demasiado de tu bitácora para desfogarme :) Estaré un tiempo desconectado así que no penseis que después de tanta divagación voy y desaparezco así de buenas a primeras.

    Saludos !!

    Responder

  19. En referencia al comentario 30.
    Sr./Sra. EFA: Curioso que las metáforas ajenas le parezcan graves y las suyas propias flores de pitiminí. Compruebe Vd. quién ha utilizado el término fascista. Se sorprenderá.

    (Pero como no es mi estilo permanecer impasible ante las propias incorrecciones, no tengo el mínimo inconveniente en disculparme con Vd. si, en medio del fragor del lenguaje, me he permitido alguna ironía inadecuada.)

    Seguiremos batallando.

    Responder

  20. Bien, yo creo que, como dice Jesús, hay innumerables ejemplos de gente aprovechándose de los buenos sentimientos de los demás. Desde Lula (corrupto demagógico por antonomasia) hasta las cajas de ahorro. También Estados Unidos, sólo que estos son ya tan criticados que siempre he preferido volcar mis iras hacia otros que, injustamente, son considerados héroes y en realidad son unos chorizos, cuando no directamente tiranos (Kofi Anan o Arafat serían ejemplos claros de uno y de lo otro). La cuestión es si el ser humano puede realmente aspirar a ser mejor de lo que es. Alguien dijo que cada vez que el hombre ha buscado el paraíso, ha creado el infierno. Y puede que esa sea la clave de todo. Es posible que, como destino trágico, cada vez que el hombre quiere cambiar el mundo, jugar a ser Dios, provoque el desastre y la barbarie. Siempre el peor pecado, incluso el pecado original, fue la soberbia, así nos lo contaron los judíos y los griegos y yo pienso que hay que hacer caso a la tradición. Así que quizás la humildad, buscar un cambio, pero aceptando la naturaleza humana, sea el camino.
    Coincido en que el Capitalismo es el sistema que puede sostenerse con mayor eficacia, porque, al contrario que dictaduras y tiranías en general, sus mecanismos coercitivos y de opresión son mucho más sutiles y, por supuesto, mucho más satisfactorios para las “víctimas”, es decir, todos, o casi todos. Sobre si es necesario que haya pobres para que nosotros vivamos bien, me extendería demasiado, y no profundizaré en el tema, pero yo diría, teniendo muy pocos conocimientos de economía, que no tiene por qué ser así.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *