Buscador avanzado

Mariano Rajoy ha sufrido, más que tenido, el plazo de gracia más breve del mundo. Habitualmente los 100 primeros días de gobierno son de consolidación, de asentamiento del proyecto ganador, y luego es cuando suele empezar el desgaste. Lo del plazo de gracia significa que en esas semanas se considera descortés opinar desfavorablemente sobre los entrantes porque tienen todavía intacto el respaldo inmediato de las urnas. Pero Asturias y Andalucía, sin embargo, no han pecado de descortesía. Han sido invitadas a opinar formal y democráticamente a los 95 días de la toma de posesión de Rajoy, y lo han hecho. En los dos sitios, reflejando un frenazo espectacular de la marea azul que llevó al PP a la Moncloa.…  Seguir leyendo »