Zira Box

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Halle Bailey, como Ariel, en el tráiler de la nueva versión de 'La sirenita'.

El pasado mes de septiembre, se difundía el tráiler de lo que será la adaptación de acción en vivo de la conocida película de Disney La sirenita. La esperada cinta, que se estrenará en la primavera de 2023, convertirá en personajes de carne y hueso a los previos de animación, al tiempo que introducirá un cambio importante: la princesa submarina será interpretada por la actriz Halle Bailey y, en lugar de ser blanca y pelirroja, será negra.

A estas alturas, seguramente a casi todas y todos nos haya llegado algún eco de la polémica suscitada tras la difusión del tráiler.…  Seguir leyendo »

En una entrevista radiofónica a una conocida actriz, la conversación derivaba hacia el acto en sí de creación, centrado, específicamente, en el proceso de escritura. Defendiendo que el hecho de crear sería, en sí mismo, un ejercicio de despersonalización que implicaría conectar con una suerte de alma humana, se concluía que, en ese sentido, era irrelevante si el autor era hombre o mujer porque, justamente, el objetivo del propio proceso sería que eso no importase. Casi por las mismas fechas, en otra entrevista, un escritor aludía a lo mucho que le aburrían las cuestiones de género en literatura.

No soy creadora; tampoco experta en estética, arte ni disciplina afín, pero sí profesora en una facultad de Ciencias Sociales y pretender despersonalizarnos para trascender lo que somos, especialmente si esto se cifra en términos de género, etnia o clase social (por nombrar lo más evidente), me parece tan falso como peligroso.…  Seguir leyendo »

Reconozco que, como ciudadana, nunca había leído tantas menciones a los supuestos peligros antidemocráticos que acechan tras lo políticamente correcto y la protección de colectivos vulnerables como en los últimos tiempos. Junto a la sorpresa que siempre me causa la facilidad para establecer diagnósticos con contundencia y sin fisuras, aparece el bochorno cuando leo de vez en cuando mantras que rozan la ofensa histórica: aquello de que en el pasado —sin ir más lejos, en la Movida— había más libertad que ahora o que la dictadura de lo políticamente correcto es comparable —así, tirando de brocha gorda y sin sonrojo— a la presión moralista que ejercieron hace décadas la religión y la Iglesia.…  Seguir leyendo »

Cómo ser una aguafiestas: ciencias sociales para la vida pública

En Vivir una vida feminista (publicado por Bellaterra), la filósofa Sara Ahmed define con acierto la sensación que provoca quien es capaz de ejercer el feminismo cotidianamente: la de ser una perenne aguafiestas. La idea, descrita de manera ilustrativa a lo largo del libro, es, sin duda, veraz, ya que a nadie le resultan cómodas quienes detectan continuamente con perspicacia dónde están los puntos que se deben poner sobre unas íes que la inmensa mayoría prefiere naturalizar para pasarlas plácidamente por alto.

El argumento de Ahmed me recuerda a la tarea de tomarse en serio las ciencias sociales: también en este caso, supone ser una permanente aguafiestas porque tenerlas en cuenta implica desmontar ideas que no pocas veces permanecen arraigadas con fuerza.…  Seguir leyendo »

Hay posiciones intrínsecamente ingratas. La mía, sin duda, lo es. Madrileña concienzudamente plural, ubicada en una comunidad autónoma bilingüe y con un entorno laboral y parcialmente personal que se identificaría antes con algún tipo de articulación de Els Països Catalans que con España, me muevo entre arenas movedizas: resulto demasiado simpatizante de los nacionalismos subestatales para quienes me quieren en la Meseta e irremediablemente española (y quizá hasta españolista) para quienes me tratan por esta parte del Mediterráneo. Padeciendo, por tanto, la ingratitud de mi postura, siempre me queda poner al mal tiempo buena cara y reflexionar sobre qué es lo que se puede aprender cuando se sale del centro simbólico de nuestro Estado con el Nacionalismo banal de Michael Billig bajo el brazo: es decir, sabiendo que entre los homo sapiens nadie se libra de tener identidades y que lo que nos suele diferenciar son las distintas dosis de poder que nos permiten naturalizarlas e invisibilizarlas o, por el contrario, querer manifestarlas y reclamarlas.…  Seguir leyendo »