El País

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados a partir del 1 de Septiembre de 2008.

Los Pactos de la Moncloa fueron un hito importante en la consolidación de la democracia en España. Tuve el privilegio de participar directamente en la elaboración del documento que sirvió de base para los Pactos de la Moncloa como director general de Política Económica con Enrique Fuentes Quintana como vicepresidente económico y, más tarde, en su desarrollo y aplicación como secretario de Estado de Economía con Fernando Abril, su sucesor en la vicepresidencia del Gobierno de Adolfo Suárez.

Las circunstancias en las que se firmaron los Pactos son bastante conocidas, aunque tal vez convenga recordar la resistencia inicial de los partidos a apoyar un ajuste de la economía que iba en contra de las expectativas que se habían creado con la llegada de la democracia.…  Seguir leyendo »

Hace demasiado tiempo que la Unión Europea navega a la deriva. Sin rumbo y sin alma decía Andrés Ortega. Incapaz de dar respuesta las distintas crisis que afronta, empezando por la crisis existencial y de legitimidad. Las evidencias de una creciente desafección y el aumento del euroescepticismo son incontestables. Europa es ahora el problema para muchos, el proyecto político se diluye gradualmente, las sociedades se fracturan y los pueblos se repliegan y se rodean de muros reales y metafóricos. El Brexit ha sido la consecuencia reciente más amarga. Y mientras esto ocurre las élites políticas y económicas no solo son incapaces de dar una respuesta europea coordinada y solidaria, sino que sus decisiones son una clara muestra de involución tan insensata como lesiva.…  Seguir leyendo »

Aunque la crisis de la Covid-19 es, sobre todo, sanitaria, no deja de lado las rivalidades geopolíticas actuales, que persisten e incluso muestran más vehemencia desde hace varias semanas. La rivalidad comercial entre China y Estados Unidos, que arrastra desde hace más de dos años, y a la que se ha unido una rivalidad tecnológica (sobre todo en el caso de la red 5G de Huawei), sigue siendo palpable. El acuerdo comercial preliminar llamado de “fase 1”, firmado hace tres meses y cuyo propósito era calmar las próximas negociaciones comerciales, más ambiciosas, está empezando a entrar en vigor ahora, con un retraso que se debe en parte a la crisis, y no marca el fin de las disputas entre Pekín y Washington.…  Seguir leyendo »

En la crisis que vivimos por el coronavirus se habla mucho de la confianza —desde la importancia de confiar en los expertos sanitarios hasta la necesidad de confiar en los Gobiernos— para frenar la epidemia.

La confianza es la argamasa que nos une, el cemento con el que se construye y desarrolla nuestra sociedad. Es un concepto que todos entendemos, pero que resulta difícil de aprehender y definir con precisión y al que tanto las humanidades como las ciencias sociales han dedicado incontables páginas. Sucede que, en situaciones de gran incertidumbre y vulnerabilidad, la confianza pasa de ser un hábito a convertirse en una elección.…  Seguir leyendo »

Puede que el cierre de Europa y de los países de altos ingresos en tiempos de paz no tenga precedentes, pero la guerra contra enfermedades prevenibles como la Covid-19, el cólera, la poliomielitis, el sarampión, la diarrea y el ébola lleva mucho tiempo haciendo estragos entre los 3.000 millones de personas que carecen de una instalación básica para lavarse las manos en sus hogares.

Casi tres cuartas partes de la población de los países más pobres no tienen instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón. Estas personas, que ya están luchando contra la pobreza, la exclusión y la discriminación, no pueden permitirse el lujo de acumular productos básicos, de cerrar las escotillas, de distanciarse socialmente: el 30% de la población urbana del mundo vive en barrios marginales.…  Seguir leyendo »

Cuando la emergencia es extrema, las decisiones políticas se adoptan poniendo en la balanza cócteles de cosas que mezclan mal. La evidencia científica guía la acción de los Gobiernos, pero la decisión en última instancia siempre es política. Incluso suponiendo consenso absoluto sobre la solución técnica óptima para salvar más vidas humanas, su implementación es sopesada con sus repercusiones en otros ámbitos y en el largo plazo. Es un delicadísimo juego de malabares envuelto en una espesa nube de incógnitas, incertidumbres y falta de precedentes. Más tarde o más temprano, entran cálculos utilitarios sobre el coste de tomar o no tomar una decisión.…  Seguir leyendo »

Límite y restricción, no suspensión

No ha sido en primera instancia la reciente declaración del estado de alarma, sino un hecho de la naturaleza desbocada, el coronavirus, el que ha determinado una alteración profunda de los límites ordinarios de nuestros derechos de libre circulación y desplazamiento y los demás derechos que de ellos derivan. Los ha alterado al poner por delante una obligación ineludible: la de no hacer daño a los demás. El viejo principio romano de no hacer daño al otro (el alterum non laedere de Ulpiano) continúa explicando muchas cosas, como esta mutación de los límites de nuestros derechos fundamentales provocada directamente por un hecho de la naturaleza.…  Seguir leyendo »

Hasta la emergencia del coronavirus, una preocupación central de algunas élites intelectuales occidentales (la cultura asiática confuciana es, quizás, otra cosa), era lo que Shoshana Zuboff, en su excelente libro, bautizó como el “capitalismo de vigilancia”. Es decir, la capacidad de grandes empresas tecnológicas, en particular Facebook y Google, de monitorearnos, predecir y manipular nuestro comportamiento, por medio de la inteligencia artificial (IA) empleando datos masivos (big data). Sin embargo, pese a esa abundancia de datos y que, junto a otras compañías como la china WeChat, son las grandes potencias en esa tecnología, estas empresas fueron incapaces de detectar la magnitud de la propagación de la Covid-19 y alertar a los Gobiernos (con quién normalmente tienen una estrecha relación) de manera efectiva.…  Seguir leyendo »

Sobre la actual pandemia de coronavirus y en lo que respecta a una respuesta coordinada ante la enfermedad, deberíamos proclamar de manera inequívoca que esto no es una guerra. Es verdad que esta afirmación contradice directamente las palabras de muchos jefes de Estado que han declarado la guerra al virus. Negar que una estrategia militarista sea necesaria, o incluso adecuada, no es cerrar los ojos a la gravedad de la situación. Es, por el contrario, buscar maneras alternativas de afrontarla, de inspirar a las personas para que emprendan acciones individuales o colectivas y, a fin de cuentas, de construir un mundo mejor cuando la pandemia pierda fuerza.…  Seguir leyendo »

La gestión de la pandemia causada por el coronavirus ha presentado un formidable reto de coordinación en distintos niveles: el mundial, el europeo y el nacional. El reto en el primer nivel lo hemos perdido y el de la Unión Europea parece abocado a un doble fracaso. La descoordinación está obligando a cada país a enfrentarse a la pandemia con lo que buenamente puede, con mejor o peor fortuna según su desarrollo tecnológico, la extensión de sus contactos en China o su pericia para comprar materiales en un mercado descontrolado. En el ámbito económico, la falta de consenso sobre la respuesta a esta crisis profundiza la división entre quienes demandan fórmulas para la mutualización del riesgo y quienes las rechazan aludiendo, como en la crisis financiera del 2008, a un problema de riesgo moral.…  Seguir leyendo »

La globalidad de la pandemia del coronavirus ha cogido a la comunidad internacional con el pie cambiado, en el peor momento de la cooperación internacional —multilateralidad es el término técnico— de los últimos años, con un grupo de países intentando a toda costa dinamitar el esfuerzo colectivo ante los grandes retos, empezando por el cambio climático y la ambiciosa Agenda 2030 de desarrollo sostenible. En ello estábamos cuando aparece esta amenaza mundial en forma de virus que destapa todas nuestras carencias globales.

Para empezar, nadie está realmente coordinando a nivel mundial los esfuerzos que cada país está improvisando por su cuenta y riesgo.…  Seguir leyendo »

Antes de este año, la palabra virus designaba más que nada, sobre todo entre nativos digitales, los ataques a distancia sufridos por ordenadores. Nada hay de raro en que una metáfora olvide su condición y en que su correspondiente término literal pase a ser figurado. Al fin y al cabo, el nombre cajero se refiere, más que al encargado de una caja registradora o de caudales (el oficio suele ser femenino), a cierto dispositivo mural del que puede extraerse dinero con una tarjeta, sin que ya haga falta añadir el adjetivo automático. No sabemos si la Covid-19 hará que los virus digitales regresen a la condición metafórica con que nacieron.…  Seguir leyendo »

Uno de los argumentos utilizados por los gobernantes en la actual crisis del coronavirus es que en realidad ellos hacen lo que los expertos les mandan o, para utilizar las palabras del presidente Macron, “de acuerdo con las evidencias científicas” que les comunican. Siendo esto así hay quien se pregunta por qué no ponen a esos expertos al frente de los Gobiernos, aunque, salvo excepciones, no sería lo más conveniente, pues incluso si fueran verdaderamente capaces eso no les convierte en líderes sociales o políticos. Tiempo habrá por lo demás para discutir sobre este mundo nuestro, puntero en la innovación y la ciencia, que no tiene mejor explicación de la pandemia que el hecho de que un chino se haya comido un murciélago.…  Seguir leyendo »

En caso de que en Suiza todavía quedase algún “hombre de la calle”, como dice la expresión, y ese hombre (o esa mujer) no se encontrase en su casa aislado física, mental y socialmente, teletrabajando o, lo que es peor, en paro forzoso, si se le preguntase qué espera de la Unión Europea en la crisis del coronavirus, la respuesta sería una mirada de incomprensión o, simple y llanamente, un “nada”.

El reflejo es comprensible. En una crisis, todos miran primero por sí mismos, en Suiza tanto como en cualquier otro sitio. Sin embargo, cuando se trata de superarla más allá de lo inmediato, no hay mayor error que adoptar la estrategia del erizo.…  Seguir leyendo »

Mientras continúa la emergencia sanitaria mundial de la Covid-19, las consecuencias económicas también siguen aumentando. El crecimiento económico mundial va a la inversa, las empresas han empezado a cancelar servicios a los clientes y millones de trabajadores han sido despedidos o están técnicamente desempleados. Se plantea el siguiente interrogante: ¿qué ha pasado con el «capitalismo de los grupos de interés», el modelo económico inteligente que muchas empresas abrazaron hace solo unos meses? ¿Cómo puede encajar con lo que estamos presenciando ahora?

Para responder a esta pregunta, recordemos de qué se trata cuando hablamos de capitalismo de los grupos de interés: asegurar la preservación y la resistencia a largo plazo de la empresa, así como de la integración de esta en la sociedad.…  Seguir leyendo »

Un miembro del colectivo de graffiti senegalés RBS CREW pinta murales informativos para que los ciudadanos que no saben leer sepan cómo detener la propagación del coronavirus. Sylvain Cherkaoui AP Photo

Tras su eclosión en China, la evolución de la Covid-19 ha volcado la atención internacional sobre los países desarrollados de Europa y Norteamérica. No faltan razones para ello, dada la escalada de muertes registradas y la severidad de las medidas adoptadas en estos países, incluyendo los confinamientos selectivos y la paralización de la actividad económica. Al tiempo, en ellos, sistemas sanitarios que se suponían sólidos y bien financiados, se han visto desbordados y enfrentados a insospechadas carencias.

En medio de este fragor, son pocos los que reparan en lo que sucede (o podría suceder) en el mundo en desarrollo. ¿Es que en esta ocasión el mundo más pobre se está librando de los efectos de la pandemia?…  Seguir leyendo »

El hermano Justiniano

Recuerdo con exactitud las diez cuadras que había entre la casa de los Llosa, en la calle de Ladislao Cabrera, y el colegio de La Salle. Yo tenía cinco años y, sin duda, estaba muy nervioso. Ese día, mi primer día de colegio, las recorrí con mi madre que, incluso, me acompañó hasta el aula y me dejó en manos del hermano Justiniano. Este me presentó a quienes serían mis amigos cochabambinos desde entonces: Artero, Román, Gumucio, Ballivián. Al más querido de ellos, Mario Zapata, el hijo del fotógrafo que había documentado todas las bodas y primeras comuniones de la ciudad, lo matarían de una puñalada, años después, en una picantería de Cala-Cala.…  Seguir leyendo »

La emergencia sanitaria de la Covid-19, en su alarmante capacidad infectiva, no entiende de clases sociales y alcanza a ricos, pobres, poderosos y gente corriente. Pero se ceba sobre todo con las personas de avanzada edad.

Ante situaciones de emergencia de salud pública como la que vivimos, los servicios de urgencia aplican la fórmula del triaje, sistema de clasificación de pacientes para decidir quiénes reciben determinados tratamientos o utilizan recursos, como las UCI, que pueden ser determinantes para salvar vidas. Desde algunas organizaciones hemos alertado de la vulneración de derechos humanos y principios de la bioética que supone tener en cuenta criterios de edad o situaciones de dependencia, lo que puede dejar sin atención a las personas más vulnerables.…  Seguir leyendo »

Europa está sufriendo su mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Nuestros ciudadanos están muriendo o debatiéndose en hospitales saturados por una pandemia que representa la mayor amenaza de salud pública desde la gripe de 1918.

Europa se enfrenta a una guerra distinta de las que hemos conseguido evitar en los últimos setenta años: una guerra contra un enemigo invisible que está poniendo a prueba el futuro del proyecto europeo.

Las circunstancias son excepcionales y exigen posturas contundentes: o estamos a la altura de las circunstancias o fracasaremos como Unión. Es un momento crítico en el que incluso los países y los Gobiernos más europeístas, como es el caso de España, necesitamos pruebas de compromiso real.…  Seguir leyendo »

De unas palabras atribuidas a Demócrito, el biólogo francés Jacques Monod extrajo el título principal de su extraordinario libro El azar y la necesidad. Ensayo sobre la filosofía natural de la biología moderna. La cita completa atribuida al filósofo de la sonrisa es la siguiente “Todo cuanto existe es fruto del azar y la necesidad”. Más allá de discutir la relevancia de la cita en la situación actual, me gustaría regresar a los pasajes más inquietantes del libro de Monod que me introdujeron a la apasionante discusión sobre si los virus son o no seres vivos. Se sabe que son entidades biológicas constituidas con material genético que infectan células donde se reproducen múltiples copias de estos entes.…  Seguir leyendo »