Miguel de Oriol e Ybarra (Continuación)

En el reino animal, es el macho el que se luce ante la hembra a la que pretende conquistar. Repaso —porque me gustan especialmente sus colores, sus quiebros en vuelo y exhibiciones prenupciales— la familia de las anátidas: el pato real con cabeza de verde aterciopelado acollarada y rizos presumidos en su cola; la hembra, en cambio, sobria y de un pardo contenido, salvo en las alas listadas de azul, réplica modesta de las del padre; el colorado macho, ¡qué cabeza coronada!; los porrones, común, pardo y moñudo, este con sus moños bien marcados; el silbón; el rabudo, qué elegancia en su cuello largo y su cola de lanza; el friso; el paleto —cómo planea vertiginoso—; las cercetas, común, carretona —guapas— y pardilla o roseta.…  Seguir leyendo »

EL 23 de enero de 1516 murió Fernando V de Aragón, viudo de Isabel la Católica, casado con Germana de Foix, en Madrigalejo. Iba camino de Guadalupe.

Tuve el honor profesional de restaurar la estancia en la que redactó su testamento; el definitivo que anulaba y corregía los dos anteriores para convertirse, a las pocas horas de haberse firmado, en el acta oficial de la Unidad de España.

Solo un salón (95 m2) rectangular y su vestíbulo de acceso (de unos 20 m2) se mantienen de todo lo que fue una de las más importantes dependencias del monasterio guadalupano —Lorenzo Rodríguez Amores—.…  Seguir leyendo »

Algunos de los que nacimos poco antes de la Guerra Civil recibimos una educación profundamente religiosa, católica, en la que primaban creencias certeras y dogmas que se arraigaron en nuestras almas. No en todas, claro. Así que quedaron muchas preguntas a la espera de lucubraciones oníricas intransferibles, propias de una ignorancia profana, que piden explicación tras reflexión esperanzada. En ella me centro.

Sueño con un espacio ilimitado, el Cielo, en el que aparecen sin tregua espíritus humanos de origen terráqueo o universal, situados ya en la sempiternidad alcanzada. Sus ideas coloquian, mente y alma incorpóreas, con las de los innumerables autores que les acompañan.…  Seguir leyendo »

El paso de los años nos capacita para valorar de inmediato el pelaje moral de quien solo conocemos por la apariencia física, la mirada y el gesto tras la impresión de un encuentro instantáneo.

Asimismo, como viejos atentos, nos suponemos certeros en el juicio del humor de aquel a quien nos acaban de presentar. Aunque hayamos perdido frescura expositiva y capacidad de réplica, hemos multiplicado las experiencias que nos animan a calificar. Si seguimos en la carrera, como incorregibles perseguidores de metas inalcanzables, no confesaremos la verdad de lo que pensamos para evitar la respuesta dolida del encausado que dificulte una amistad.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, los académicos de Bellas Artes nos obsequiamos, en nuestro habitual espacio de reflexión, con un vídeo, ilustrado por Antonio Almagro, de la recuperación virtual de Medina Zahara. Para que dicha utopía fuera posible dedicó largos años de su vida nuestro colega Rafael Manzano, con talento, vocación, sutilidad y gracia. Cualidades que le hicieron merecedor del Premio Internacional Driehaus 2010.

Antonio Almagro nos transportó con sencillez, directo y sin pedantería a la exquisita ciudad omeya, para terminar nuestra excursión con unas imágenes del arte almohade (siglos XII y XIII) de la Giralda y el Alcázar sevillanos.

Creo que a todos nos conmueve la belleza que, junto con verdad y bondad, conforma la esencia de nuestra cultura occidental.…  Seguir leyendo »