Industria farmacéutica

En el año 2014, la industria farmacéutica decidió, de manera voluntaria, suscribir el sistema de autorregulación en su código de buenas prácticas. Se proponía así garantizar que la promoción de sus medicamentos y las relaciones con los profesionales sanitarios se desarrollaran bajo estrictos principios de ética y responsabilidad.

Es loable el ejercicio de Farmaindustria, que al dar este paso se incardinaba además en el marco normativo nacional e internacional. Pero era cuestión de tiempo que esa autorregulación se volviera en su contra y en contra también de los profesionales sanitarios.

Los listados de los profesionales que cobran de los laboratorios han sido carnaza para quienes se oponen al emprendimiento privado en sanidad y para quienes desean ver a los médicos en la peor situación posible, porque piensan que se han creído una casta privilegiada.…  Seguir leyendo »