Francisco Rosell

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Casado y la boa de Pedro Sánchez

Como miembro de los servicios secretos británicos hasta que el éxito de su tercera novela –El espía que surgió del frío– le permitió vivir de la literatura, la principal experiencia que extrajo John Le Carré fue que nada, absolutamente nada, era lo que parecía. Todos tenían una segunda intención, cuando no una tercera. Así, por boca de uno de sus personajes, el escritor estableció un sistema para discernir lo que se debía a la casualidad de aquello otro que era fruto de la causalidad. Una coincidencia –explicaba– puede ser casual, dos fundamentan la sospecha de que es causal y tres certifican ese barrunto.…  Seguir leyendo »

Caso Iglesias

Parafraseando el aserto de Oscar Wilde en La decadencia de la mentira, puede decirse que la vida imita a la literatura mucho más que la literatura a la vida. Esa apreciación se hace certeza al corroborar cómo el protagonista de El hombre que fue Jueves, la gran novela de Chesterton, cobra vida en el vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. No es para menos al revelarse esta semana pormenores de cómo construyó un relato falso para concurrir a la cita electoral de abril de 2019 como víctima de una confabulación de una «cloaca policial y mediática» que no era tal, sino una mascarada para escamotear su particular cloaca.…  Seguir leyendo »

El pasado ya no es lo que era

Al cabo de cien días de estado de alarma, se puede concluir, en lo que hace al número de víctimas oficiales por el coronavirus, que lo único cierto es lo hipotético, si se atiende al orwelliano Ministerio de la Verdad de Pedro Sánchez. «Hemos salvado la vida de 450.000 españoles», alardea ufano el presidente del Gobierno, mientras el conteo real de fallecidos, como acreditan desde el Instituto Nacional de Estadística a las empresas funerarias, se convierte en hipotético.

Tal birlibirloque adquiere, además, un aire surrealista en boca del nada científico, en lo que tiene que ver con los hechos, director del Centro de Alertas Sanitarias, Fernando Simón.…  Seguir leyendo »

Más allá de las responsabilidades penales del delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco Pardo, por la autorización imprudente de la manifestación central feminista del 8-M cuando había certeza de que podría propagar el Covid-19, el sobreseimiento provisional de esta pieza por la magistrada Rodríguez-Medel, al ponderar que no hay indicios suficientes de la comisión de un delito de prevaricación, ha sido clarificador de cómo el Gobierno Sáncheztein está dispuesto a valerse de todos los medios a su alcance para salir indemne de aquellos atolladeros que entienda que le comprometen.

No en vano la incumbencia última del 8-M no es de un delegado del Gobierno, sino de un Ejecutivo que demoró la adopción de medidas drásticas para contener una pandemia que ya habitaba en España con el fin de preservar, por intereses ideológicos y propagandísticos, la marcha feminista.…  Seguir leyendo »

Que se joda el votante medio

A cada paso que da, más se aleja el Gobierno Sáncheztein de los parámetros democráticos europeos y se aproxima a las satrapías latinoamericanas hasta uniformarse en modos y hábitos. Así, a la par que las autoridades suecas rogaban disculpas a sus ciudadanos por los 3.500 muertos del Covid-19 y resolvían investigar por qué se había superado la mortalidad de sus vecinos escandinavos, el presidente español obraba en contrario. Lejos de solicitar perdón con sus más 43.000 fallecidos a cuestas, se vanagloriaba de una nefanda gestión que hace que España encabece el porcentaje de perecidos por número de habitantes, mientras sus cifras oficiales son el hazmerreír internacional, tras tomarle el pelo a algunas cabeceras periodísticas de prestigio.…  Seguir leyendo »

Marlaska, ese increíble hombre menguante

A finales de enero, coincidiendo con la toma de posesión del Gobierno socialcomunista en España, un superviviente de los campos de exterminio nazi, Marian Turski, aprovechaba el 75º aniversario de la liberación de Auschwitz para alertar a los jóvenes, a los coetáneos de su nieta, de que el horror no cae del cielo, sino que se cultiva con la indiferencia. El historiador polaco analizó cómo, paso a paso, la gente puede llegar a normalizar lo que antes le resultaba execrable e insensibilizarse ante el mal hasta entronizarlo. Si un pueblo culto como pocos se habituó a que la minoría que produjo hombres de la talla de Einstein, Heine o Mendelsohn podía ser empujada a los márgenes de la sociedad y al exterminio, esto puede suceder en cualquier parte.…  Seguir leyendo »

El Valls de Arrimadas con Sáncheztein

Abraham Lincoln tenía muy claro que «una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse», al igual que tampoco puede perdurar «un Gobierno mitad esclavo, mitad libre». Es justo lo que ocurre en esta España caótica en manos de un presidente como Pedro Sánchez que está resultando un desastre sin paliativos y cuya nefanda gestión no presagia nada bueno en el terreno económico y social. Como ya lo ha sido en el sanitario con sus más de 40.000 muertos mal contados a causa del coronavirus.

Todo ello tras llegar a La Moncloa aliado a quienes persiguen desgarrar España y encabezar un Consejo de Ministros de cohabitación en el que, tras su abrazo con quien dijo que nunca pactaría para evitarse el insomnio, se inclina por el populismo de Podemos.…  Seguir leyendo »

Asegurarse la impunidad del rebaño

El escritor Stefan Zweig, errante apátrida tras desmembrarse el imperio austrohúngaro, describió como nadie, en medio de la devastación, que no había posesión más deseable que el sentimiento de seguridad. Reparó en ello al observar cómo fenecía aquel «mundo de ayer» arrastrando con él a aquel ideal común de vida. Es difícil no tener esa percepción al comprobar como el bifronte Gobierno socialcomunista que copresiden Sánchez e Iglesias instrumentaliza la lucha contra el Covid-19 para acelerar sus planes liberticidas y depauperar la economía de un país cuyas fuentes de riqueza ciegan como quien siembra los campos de sal.

En estos meses de pandemia, todo lo que tocan lo pudren.…  Seguir leyendo »

Cuando lo que alarma es el estado

Ahora que, al cabo de 33 años de ser el boxeador más joven de la historia en obtener, con 20 años, su primer título mundial de los pesos pesados, Mike Tyson se prepara para regresar a los cuadriláteros para participar en exhibiciones benéficas, cabe recordar lo que dijo este doble campeón tan feroz dentro y fuera de las 12 cuerdas: «Todo el mundo tiene un plan hasta que le meten un directo a la mandíbula». Fue lo que le acaeció el miércoles al presidente Sánchez.

De hecho, hubo de apañarse en 72 horas un plan B para que no descarrilara la cuarta prórroga del estado de alarma y no perder sus potestades.…  Seguir leyendo »

No es el Covid-19, es la libertad

Cuando en 1807, valiéndose del tratado de Fontainebleau entre la Francia napoleónica y la España de Carlos IV, el ejército galo cruzó los Pirineos con destino a Portugal para rematar el bloqueo continental a Inglaterra, hubo quienes desconfiaron sobre los propósitos del aliado. Entre ellos, el eximio barcelonés Antonio de Capmany, luego diputado en las Cortes de Cádiz. Frente a los amigos que no atisbaban motivo para sus suspicacias, él se limitaba a comentar: «Vivan ustedes en paz con sus creencias, mientras yo vivo con mis temores». Al divisar huestes francas acampadas a las afueras de Madrid, les espetó: «Si este ejército viene en paz a una nación amiga, ¿a qué son tantos aparatos?».…  Seguir leyendo »

Sánchez y el flautista Iglesias

Al cabo de cien días de nefanda gestión del Gobierno socialcomunista, cabe poner del revés el merecido elogio de Churchill a los heroicos aviadores que libraron la Batalla de Inglaterra frente a la Alemania de Hitler y concluir que nunca tan pocos hicieron tanto daño a tantos en tan poco tiempo al supeditar la salud de los españoles a sus postulados ideológicos. Primero, desatendieron 40 días las advertencias sobre el letal Covid-19, lo que favoreció su masiva propagación y dejó inerme al sistema de salud convirtiendo a España en el lugar del mundo con mayor tasa de fallecidos y de sanitarios infectados.…  Seguir leyendo »

Ambición de césar en una España confinada

Con gran carga de ironía, el disidente soviético Vladimir Bukovsky, 12 años en campos de trabajo y prisiones psiquiátricas por defender los derechos humanos en la URSS, refería que cuando la prensa soviética daba cuenta del hallazgo de algún alimento perjudicial para la salud sus compatriotas colegían que lo que se les anunciaba es que pasaba a ser racionado por la incompetencia para obtenerlo. Tan interiorizada estaba la mentira oficial que hasta Gorbachov persuadía a Margaret Thatcher de que los rusos eran tan difíciles de complacer que, disponiendo de un pan mejor, se empecinaban en comer uno bastante peor con algo de sal.…  Seguir leyendo »

Unos pactos para seguir en La Moncloa

Hace 40 años, Manuel Vicent publicó un memorable artículo en Triunfo–revista que mutó en criptocomunista con el tardofranquismo– en el que relataba el singular acto de liberación personal de un canónico hombre de izquierdas y profesional de relumbrón. Por temor a ser tachado de reaccionario por sus camaradas, este complaciente padre había transigido en todo con sus vástagos –incluida la marcha y regreso al hogar– hasta que éstos le fueron arrinconando sin respetar siquiera su córner doméstico. Así fue hasta que, harto de estar harto, como en la sonata de Serrat, dijo basta.

Aquella tormenta en ciernes, cargada de aparato eléctrico, se desató, de forma intempestiva, cuando se hallaba en su esquina queriendo leer sin poder hacerlo debido al zumbido ensordecedor de la música de Led Zeppelin o The Police procedente del cuarto donde su hija celebraba una cuchipanda con la caterva que había irrumpido en el piso familiar sin decir ni hola.…  Seguir leyendo »

El padrecito Stalin, con 20 millones de víctimas sobre su conciencia, sentenció cínicamente que, mientras que una muerte es una tragedia, un millón es estadística. El sucesor de Lenin olvidaba que ese millón de cadáveres encerraba un millón de tragedias, como apostilla el gran escritor británico Martin Amis en su estremecedor Koba, El Terrible, donde recrimina la complicidad de la izquierda totalitaria –entre ellos, su padre– con las atrocidades del sátrapa. Atendiendo a la dolorosa invisibilidad de los casi 12.000 fallecidos oficialmente en España por el coronavirus, recobra lúgubre vigencia el aforismo estalinista. Más cuando las víctimas de la pandemia agonizan en soledad y en soledad son sepultados envueltos en una mortaja de ausencia bajo el mármol frío del Registro.…  Seguir leyendo »

Resulta ya casi proverbial la sagaz réplica que, en los 60, proporcionó el primer ministro británico MacMillan a una periodista. Cuando ésta le inquirió sobre lo que más temía, el gobernante conservador le respondió: «Los hechos, señorita, los hechos». No es el caso del doctor Sánchez, ¿supongo?, quien ha procedido a su olímpico desprecio a la hora de hacer frente a la pandemia del coronavirus, cuya manifiesta negligencia se ha traducido en que España sea el país del mundo con mayor porcentaje de víctimas en proporción a su población. Todo ello pese a gozar de uno de los mejores sistemas sanitarios mundiales y disponiendo de profesionales altamente cualificados que despliegan un esfuerzo titánico en estos días aciagos.…  Seguir leyendo »

España, puesta a prueba

A San Policarpo, obispo de Esmirna, se le recuerda por las palabras que expiró a sus 85 años al ser quemado en la hoguera a mediados del siglo I durante el Imperio de Antonino Pío, sucesor del hispalense Adriano, uno de los dos césares que la Bética aportó a Roma: «¡Señor, vaya tiempo me has dado para nacer!». Al hacer balance de su sexenio en el trono, coincidiendo en el tiempo con la pandemia del coronavirus y con el rebrote del corinnavirus que urgió en 2014 la abdicación de su augusto progenitor, seguro que Felipe VI hace suya la misma pesadumbre.…  Seguir leyendo »

Por un Gobierno de emergencia nacional

Vista la irresponsabilidad con la que el Gobierno se ha conducido con la epidemia del coronavirus hasta que el lunes por la tarde le vio las orejas al lobo y entró en pánico al atisbar que tomaba las dimensiones de Italia, tras no escarmentar en cabeza ajena, nada tendría de extraño que, cuando la víspera de la manifestación feminista del domingo 8 de Marzo, notificaran al ministro de Sanidad lo que se venía encima, Salvador Illa adoptara la displicencia de aquel terrateniente que, al ser informado por su aperador del incendio desatado ese domingo en una posesión suya, le respondió en tercera persona: «¡Hay que ver el disgusto tan grande que se va a llevar el señor marqués cuando vuelva el lunes a casa!».…  Seguir leyendo »

Cuando los tuyos advierten que ya eres casta

Publicado hace algo más de un siglo (1911), El Diccionario del Diablo define al rebelde como aquel que auspicia «un nuevo mal gobierno que aún no ha conseguido establecerlo». Su corrosivo compilador, Ambrose Bierce, inspiró a Carlos Fuentes su novela Gringo viejo, agigantando la leyenda de este hiperbólico personaje que se adentró en el México agitado por la revolución. A fines de 1913, remitió una carta a una sobrina en la que, con sarcástico humor, le refería: «Si oyes que me han puesto ante un paredón mexicano y cosido a balazos, piensa, por favor, que es una hermosa manera de despedirse de esta vida: evita la vejez, la enfermedad y que me caiga por la escalera del sótano.…  Seguir leyendo »

La España raptada y la mesa del mayor delito

«¡Con una mesa tan bien servida cómo pensar en cambiar de régimen!», exclaman casi al alimón y con notable algazara dos rivales encarnizados de la política francesa como Fouché y Talleyrand. El entrecomillado corresponde a uno de los más lúcidos diálogos contenidos en La cena, la aplaudida obra del dramaturgo Jean-Claude Brisville. Situándolos en torno a un mantel de hilo surtido con las mejores viandas, el autor galo recrea el encuentro –con nocturnidad y alevosía– en el que estos dos príncipes de la política francesa de inicios del siglo XIX se reúnen para conciliar sus enfrentados intereses y repartirse –compartiendo las ostras de Arcachon y los patos de Rouen– el mando de una convulsa Francia invadida por los ejércitos de la Triple Alianza tras la debacle napoleónica de Waterloo.…  Seguir leyendo »

El suicidio asistido de España

En Sopa de ganso, la desternillante película de los hermanos Marx sobre las vicisitudes de Rufus T. Firefly (Groucho), quien se erige en dictador de Freedonia, uno de los diálogos más hilarantes y absurdos es aquel en el que su ministro plantea a Firefly una subida tributaria y éste le replica: «¿Y si mejor alzamos la alfombra?». Sin embargo, ante el empecinamiento de aquel, casi tan contumaz como la ministra Montero reclamando a todas horas nuevos impuestos con los que desplumar al contribuyente, Firefly consiente finalmente: «Tiene razón, tenemos que incrementar las tributaciones para así poder pagar la alfombra».

El pago de la alfombra es precisamente lo que compromete a un Gobierno tan hipotecado como el que comanda un presidente con menor número de escaños propios de los que habitan La Moncloa desde la restauración de la democracia.…  Seguir leyendo »