Guy Sorman

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La gestión de la pandemia en Europa y Estados Unidos es desastrosa en general, y el asunto de la mascarilla es un ejemplo de esta dejadez. Después de meses de ambigüedad en torno a la utilidad de las mascarillas, la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Gobiernos nacionales y los locales se han rendido a la evidencia: las mascarillas son, de hecho, el arma más barata y efectiva para limitar el contagio, como han demostrado desde el principio los países de Asia. ¿Cómo es posible que no nos hayamos dado cuenta antes, cuando se trata tan solo de una cuestión de observación, y no requiere largos estudios científicos?…  Seguir leyendo »

El Partido Republicano, que era el de Abraham Lincoln y el de Ronald Reagan antes de que se sumara a él Donald Trump, está haciendo todo lo posible por perder las próximas elecciones y quedar reducido a un pequeño grupo arcaico. La batalla que Estados Unidos está perdiendo contra el Covid-19 ilustra este extraño suicidio de la derecha, que se adhirió, sin siquiera debatirlo, a las posiciones anticientíficas de Trump. El presidente no ha dejado de negar la existencia de la pandemia y más tarde su nocividad, al oponerse hasta hace muy poco al uso de la mascarilla y pedir la reapertura de empresas y escuelas, donde la enfermedad puede provocar más estragos; los gobernadores y alcaldes republicanos han obedecido.…  Seguir leyendo »

La reconversión de Santa Sofía de Constantinopla en mezquita por parte del presidente turco ha despertado en Europa una exasperación que considero desproporcionada. Los gestos de Erdogan están dirigidos, ante todo, a halagar a su electorado islamista. Como a cualquier líder en decadencia, enfrentado a la pandemia, la recesión económica, los kurdos y los demócratas, todo lo que le queda a Erdogan son los símbolos de una gloria pasada, la suya y la de su país. Me viene a la mente la comparación con Donald Trump y Putin: sus fracasos concretos los llevan a buscar la salvación en batallas abstractas. Volvamos a Santa Sofía, que fue basílica cristiana, luego mezquita otomana, después museo y ahora se ha convertido en un lugar abierto al público, donde será posible organizar cultos musulmanes.…  Seguir leyendo »

En 1867, durante la inauguración de la Exposición Universal que se celebró en París, el diputado republicano Charles Floquet saltó sobre el carruaje que llevaba al emperador Napoleón III y al zar de Rusia, Alejandro III, y gritó al zar a la cara: «¡Viva Polonia, Señor!». La principal ofensa se debe a ese «Señor», que negaba al soberano ruso cualquier tratamiento de respeto. Este espectacular gesto de Floquet era una protesta contra la represión de una revuelta republicana en Varsovia por parte del Ejército ruso. Los patriotas polacos que exigían su independencia (entre ellos mi abuelo, al que unos cosacos habían roto las dos piernas) esperaban, en vano, la intervención de Francia, de la que los liberales como Floquet eran partidarios.…  Seguir leyendo »

En Europa, la epidemia de Covid-19 ha hecho estragos, pero parece estar más o menos bajo control. Es de temer que en otoño se produzca una nueva oleada de casos que, combinada con la gripe estacional, pondría en peligro nuestra salud y nuestra economía. Pero, incluso ante un escenario catastrófico, los dirigentes europeos han aprendido a contener, si no curar, esta posible amenaza. La situación es la opuesta en Estados Unidos, donde la pandemia se extiende día a día, convirtiéndose en un desastre nacional. ¿Por qué paradoja inimaginable el país más rico, el que más gasta en salud, está paralizado por un virus que ya está por todas partes y que augura un mal futuro para la salud de la nación y su recuperación económica?…  Seguir leyendo »

Nadie podía haber previsto la devastadora pandemia que sigue asolando Europa y que podría resurgir este invierno. Hace un siglo, la llamada gripe española duró casi dos años, matando mucho más de lo que ha hecho el Covid-19 hasta la fecha. Cualquiera que haya sido el progreso de la medicina desde entonces, esta pandemia nos ha dado una gran lección de humildad; nos han reducido a medidas medievales, como la cuarentena y las mascarillas. No solo no se podía prever, sino que nadie comprende lo que ha ocurrido. De momento, no tenemos una explicación convincente de las diferencias en la infección y la mortalidad según los países; están en juego miles de parámetros, y las políticas más o menos hábiles de los gobiernos no son suficientes por sí mismas para comprender por qué Italia, España, Francia y Gran Bretaña se han visto más afectadas que Alemania, Dinamarca o Polonia.…  Seguir leyendo »

Los disturbios que ha desatado en Mineápolis el asesinato de George Floyd, el 25 de mayo, a manos de un oficial de policía blanco, han desembocado en un debate general sobre el racismo, sus manifestaciones y sus orígenes en todo Estados Unidos, y de rebote, en Europa. En Estados Unidos, el frenesí por derribar estatuas de generales sudistas se ha extendido a los colonizadores y predicadores españoles, como fray Junípero Serra, un misionero del siglo XVIII dedicado a la evangelización de los indios en lo que es hoy el sur de California; varios de sus frescos y estatuas han sido derribados y desfigurados.…  Seguir leyendo »

No existe un régimen político sin corrupción. Relean a Cicerón, que denuncia la venalidad de los gobernadores romanos. ¿Pero merece España un tratamiento específico? He descubierto, con un poco de retraso, la edición en español de la obra del historiador británico Paul Preston «Un pueblo traicionado», un libro de 750 páginas que pretende demostrar que en España existe una tradición particular e ininterrumpida de corrupción pública bajo todos los regímenes. A este autor, muy inclinado a la izquierda, hay que leerlo con precaución, pero más allá de su ideología es un buen narrador de anécdotas significativas.

Señala, por ejemplo, que España ha experimentado todos los regímenes políticos posibles, con veinticinco pronunciamientos entre 1814 y 1981, un récord en Europa.…  Seguir leyendo »

Sin duda, aún es prematuro hacer un balance de la pandemia de Covid-19, pero nada nos impide hacernos algunas preguntas fundamentales que nos permitan juzgar la efectividad de los gobiernos, compararlos y prepararnos para una posible segunda oleada este otoño, en Europa y en Estados Unidos. Dejemos de lado, de momento, a los países africanos y latinoamericanos donde la pandemia todavía está en la fase de crecimiento y sobre los que disponemos de poca información fiable. Si echamos un vistazo al mundo desarrollado, donde la pandemia parece haberse estabilizado o incluso estar desapareciendo, nos sorprenden las espectaculares diferencias en el número de muertes: algunos centenares en Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Vietnam frente a varias decenas de miles en Italia, España, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

La autodestrucción de EE.UU.

Estados Unidos está fundado sobre un mito compartido colectivamente y consagrado en su Constitución: el derecho a la «búsqueda de la felicidad», una expresión que debemos a Thomas Jefferson. Todo ciudadano estadounidense cree o se supone que cree que solo con su esfuerzo individual podrá mejorar su suerte, sea cual sea su origen cultural o social. Este sueño americano atrae desde sus orígenes a los inmigrantes que constituyen la nación y, en principio, permite vivir juntos a hombres y mujeres infinitamente diversos por origen, cultura, o creencias. La Constitución es su contrato social y la economía de mercado, su escala de Jacob; del Estado Federal en Washington no se espera gran cosa.…  Seguir leyendo »

El salchichón favorito de los húngaros, emblemático de su gastronomía, se llama salami, y debe degustarse en rodajas lo más finas posible. Matyas Rakosi, dictador comunista de Hungría desde 1945 hasta 1956, se sirvió de él como estrategia política, la llamada táctica del salami. En su época, Rakosi era considerado «el mejor alumno de Stalin». Esta táctica consiste en lograr el totalitarismo comunista eliminando a los enemigos mediante rodajas finas, tan pequeñas que nadie reacciona. Así, por medio de pequeñas etapas en apariencia insignificantes, se logra el objetivo deseado sin provocar una reacción masiva o la desaprobación internacional. A decir verdad, la táctica del salami es de uso corriente entre los dictadores.…  Seguir leyendo »

El milagro de la alimentación

En un momento en que la mitad del mundo está confinada y se hunde en una insondable recesión económica, comemos todas las noches hasta saciarnos. ¿No debería asombrarnos este milagro? El hambre, que ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes hasta ahora, prácticamente ha desaparecido. Quedan casos aislados de desnutrición, pero no de hambruna, debidos a conflictos locales y formas de pobreza extrema, que también están remitiendo. Recordemos que la producción de alimentos se ha triplicado desde 1970, mientras que la población se ha duplicado. En 1970, India fue apodada «continente de la hambruna» y la literatura económica de la época era unánimemente pesimista, como un eco de lo que escribió Malthus 170 años antes, anunciando una contradicción inevitable entre el crecimiento de la población y el crecimiento agrícola.…  Seguir leyendo »

Los disparates del virus

La pandemia Made in China, además de la enfermedad, provoca una corriente ininterrumpida de disparates, falsedades y profecías. El virus muta, se vuelve ideológico. Intentemos hacer una primera clasificación de estos disparates e ideas preconcebidas corrientes, que más tarde convendrá actualizar. Cuanto más dure la enfermedad, más disparates suscitará.

Disparate número uno: La globalización es la causa de la pandemia. Si eso fuera cierto, Pericles no habría muerto de peste hace 25 siglos y la peste «negra» no habría devastado Europa en el siglo XIV; el hecho es que los virus viajan sin pasaporte. En cambio, sí es cierto que cuanto más rápidas sean las comunicaciones, más rápida será la pandemia.…  Seguir leyendo »

El Covid-19, también conocido como virus de Wuhan, no tiene pasaporte ni convicciones, y todo lo que hace es cumplir su función de virus, penetrando en los organismos humanos por cualquier sitio donde haya una puerta bien abierta. Al mismo tiempo, ¿cómo no señalar que el alcance del virus es mayor en los países ideológicamente más divididos? España, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia. En estos países, el virus, o más bien la lucha contra el virus, no genera un consenso político como sí ocurre en Corea del Sur, Alemania o Austria; en estos países divide a la opinión pública, que ya tenía tendencia a separarse antes de la pandemia según la clásica división entre derechistas e izquierdistas que, en Estados Unidos, se llaman conservadores y liberales.…  Seguir leyendo »

Furioso

La escena se desarrolla en un aparcamiento entre un McDonald’s y una autopista, a unos cien kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York, en las proximidades de mi casa de campo, en la que llevo confinado junto a mi esposa seis o siete semanas. Con la cuarentena se pierde la noción del tiempo. En este aparcamiento nos esperan algunas enfermeras para comprobar si estamos o no infectados con el coronavirus. Todo va muy rápido. Confirman nuestra identidad, bajamos la ventanilla y, en unos segundos, una enfermera nos introduce un bastoncillo en cada narina; muy desagradable, pero breve. Nos hemos presentado a pesar de no tener síntomas, precisamente porque no tenemos síntomas.…  Seguir leyendo »

Cómo silenciar a los filósofos

La pandemia del Covid-19 ha hecho que aparezcan inmensos ejércitos de comentaristas, pregoneros, y filósofos profesionales y autoproclamados. Han invadido los medios de comunicación y disertan sin cesar sobre las fuentes metafísicas y sociológicas de la enfermedad, sobre la forma de combatirla y sobre el mundo, necesariamente nuevo, que saldrá de ella. Si nos esforzamos en leerlos o escucharlos, lo que constituye un ejercicio masoquista e inútil, surgen algunas constantes que he observado en los tres idiomas en los que me muevo, francés, español e inglés.

En primer lugar, sobre su origen. En nuestro mundo laico son pocos los analistas que ofrecen una explicación teológica: hemos pecado y estamos siendo castigados.…  Seguir leyendo »

No confundamos la crisis sanitaria con la crisis económica. La primera es real y está muy lejos de resolverse; la segunda es, sencillamente, una consecuencia de la pandemia. Creo que es un gran error confundir la actual recesión económica con crisis anteriores como las de 1930, 1973 o 2008. Durante estas últimas depresiones, fue el sistema capitalista el que falló. En 1930, las restricciones monetarias y el cese del comercio internacional transformaron una crisis fugaz en una crisis sistémica; un fallo de la inteligencia económica. En 1973, los Gobiernos creyeron erróneamente que la producción de dinero revitalizaría la actividad, pero solo condujo a la inflación de precios.…  Seguir leyendo »

La pandemia viral que comenzó el pasado diciembre en Wuhan (China) ha provocado una especie de competición entre todos los gobiernos. Algunos concluyen prematuramente que los regímenes autoritarios están demostrando ser más efectivos que las democracias y que estas podrían verse gravemente afectadas por las consecuencias de la pandemia. Ese juicio es apresurado, ya que, hasta la fecha, ningún país está curado, suponiendo que la curación pueda ser local, cuando la enfermedad es global. Además, hasta ahora, no hay nada que permita a los regímenes autoritarios jactarse de su superioridad, sino más bien lo contrario. Si comenzamos por China, dado que su régimen es opaco, ha permitido que la enfermedad se desarrollara en silencio durante seis semanas, poniendo en peligro a los propios chinos, y luego al resto del mundo.…  Seguir leyendo »

Aquí estamos, todos por igual, independientemente del país o la clase social, expuestos a la amenaza mortal de un virus que no es chino (los virus no tienen pasaporte), aunque nos llega desde China. Los principales responsables de esta pandemia son los dirigentes de la provincia de Hubei y luego el presidente chino, quienes, por amor al secreto y horror a las malas noticias, ocultaron la verdad, primero a su pueblo y luego al resto del mundo, durante aproximadamente seis semanas. Este ocultamiento fue trágico y decisivo, pues permitió que el virus escapara de su hogar original, la ciudad de Wuhan, para infectar a toda China y al resto del mundo.…  Seguir leyendo »

Sabemos que el coronavirus mata, pero no medimos hasta qué punto nos vuelve idiotas. Ya en diciembre pasado los epidemiólogos intuían la aparición de esta nueva enfermedad en Wuhan; los médicos locales lo habían anunciado en la web y establecieron desde el principio un paralelismo con la epidemia de Sars de 2003, una neumonía viral causada también por un coronavirus que había pasado del animal al hombre. Durante un mes, los dirigentes chinos intentaron negar esta información, con la desconcertante complicidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ese mes perdido fue fatal, pues permitió que los enfermos infectados propagaran el coronavirus por toda China, y después por el resto del mundo.…  Seguir leyendo »