Guy Sorman

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El salchichón favorito de los húngaros, emblemático de su gastronomía, se llama salami, y debe degustarse en rodajas lo más finas posible. Matyas Rakosi, dictador comunista de Hungría desde 1945 hasta 1956, se sirvió de él como estrategia política, la llamada táctica del salami. En su época, Rakosi era considerado «el mejor alumno de Stalin». Esta táctica consiste en lograr el totalitarismo comunista eliminando a los enemigos mediante rodajas finas, tan pequeñas que nadie reacciona. Así, por medio de pequeñas etapas en apariencia insignificantes, se logra el objetivo deseado sin provocar una reacción masiva o la desaprobación internacional. A decir verdad, la táctica del salami es de uso corriente entre los dictadores.…  Seguir leyendo »

El milagro de la alimentación

En un momento en que la mitad del mundo está confinada y se hunde en una insondable recesión económica, comemos todas las noches hasta saciarnos. ¿No debería asombrarnos este milagro? El hambre, que ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes hasta ahora, prácticamente ha desaparecido. Quedan casos aislados de desnutrición, pero no de hambruna, debidos a conflictos locales y formas de pobreza extrema, que también están remitiendo. Recordemos que la producción de alimentos se ha triplicado desde 1970, mientras que la población se ha duplicado. En 1970, India fue apodada «continente de la hambruna» y la literatura económica de la época era unánimemente pesimista, como un eco de lo que escribió Malthus 170 años antes, anunciando una contradicción inevitable entre el crecimiento de la población y el crecimiento agrícola.…  Seguir leyendo »

Los disparates del virus

La pandemia Made in China, además de la enfermedad, provoca una corriente ininterrumpida de disparates, falsedades y profecías. El virus muta, se vuelve ideológico. Intentemos hacer una primera clasificación de estos disparates e ideas preconcebidas corrientes, que más tarde convendrá actualizar. Cuanto más dure la enfermedad, más disparates suscitará.

Disparate número uno: La globalización es la causa de la pandemia. Si eso fuera cierto, Pericles no habría muerto de peste hace 25 siglos y la peste «negra» no habría devastado Europa en el siglo XIV; el hecho es que los virus viajan sin pasaporte. En cambio, sí es cierto que cuanto más rápidas sean las comunicaciones, más rápida será la pandemia.…  Seguir leyendo »

El Covid-19, también conocido como virus de Wuhan, no tiene pasaporte ni convicciones, y todo lo que hace es cumplir su función de virus, penetrando en los organismos humanos por cualquier sitio donde haya una puerta bien abierta. Al mismo tiempo, ¿cómo no señalar que el alcance del virus es mayor en los países ideológicamente más divididos? España, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia. En estos países, el virus, o más bien la lucha contra el virus, no genera un consenso político como sí ocurre en Corea del Sur, Alemania o Austria; en estos países divide a la opinión pública, que ya tenía tendencia a separarse antes de la pandemia según la clásica división entre derechistas e izquierdistas que, en Estados Unidos, se llaman conservadores y liberales.…  Seguir leyendo »

Furioso

La escena se desarrolla en un aparcamiento entre un McDonald’s y una autopista, a unos cien kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York, en las proximidades de mi casa de campo, en la que llevo confinado junto a mi esposa seis o siete semanas. Con la cuarentena se pierde la noción del tiempo. En este aparcamiento nos esperan algunas enfermeras para comprobar si estamos o no infectados con el coronavirus. Todo va muy rápido. Confirman nuestra identidad, bajamos la ventanilla y, en unos segundos, una enfermera nos introduce un bastoncillo en cada narina; muy desagradable, pero breve. Nos hemos presentado a pesar de no tener síntomas, precisamente porque no tenemos síntomas.…  Seguir leyendo »

Cómo silenciar a los filósofos

La pandemia del Covid-19 ha hecho que aparezcan inmensos ejércitos de comentaristas, pregoneros, y filósofos profesionales y autoproclamados. Han invadido los medios de comunicación y disertan sin cesar sobre las fuentes metafísicas y sociológicas de la enfermedad, sobre la forma de combatirla y sobre el mundo, necesariamente nuevo, que saldrá de ella. Si nos esforzamos en leerlos o escucharlos, lo que constituye un ejercicio masoquista e inútil, surgen algunas constantes que he observado en los tres idiomas en los que me muevo, francés, español e inglés.

En primer lugar, sobre su origen. En nuestro mundo laico son pocos los analistas que ofrecen una explicación teológica: hemos pecado y estamos siendo castigados.…  Seguir leyendo »

No confundamos la crisis sanitaria con la crisis económica. La primera es real y está muy lejos de resolverse; la segunda es, sencillamente, una consecuencia de la pandemia. Creo que es un gran error confundir la actual recesión económica con crisis anteriores como las de 1930, 1973 o 2008. Durante estas últimas depresiones, fue el sistema capitalista el que falló. En 1930, las restricciones monetarias y el cese del comercio internacional transformaron una crisis fugaz en una crisis sistémica; un fallo de la inteligencia económica. En 1973, los Gobiernos creyeron erróneamente que la producción de dinero revitalizaría la actividad, pero solo condujo a la inflación de precios.…  Seguir leyendo »

La pandemia viral que comenzó el pasado diciembre en Wuhan (China) ha provocado una especie de competición entre todos los gobiernos. Algunos concluyen prematuramente que los regímenes autoritarios están demostrando ser más efectivos que las democracias y que estas podrían verse gravemente afectadas por las consecuencias de la pandemia. Ese juicio es apresurado, ya que, hasta la fecha, ningún país está curado, suponiendo que la curación pueda ser local, cuando la enfermedad es global. Además, hasta ahora, no hay nada que permita a los regímenes autoritarios jactarse de su superioridad, sino más bien lo contrario. Si comenzamos por China, dado que su régimen es opaco, ha permitido que la enfermedad se desarrollara en silencio durante seis semanas, poniendo en peligro a los propios chinos, y luego al resto del mundo.…  Seguir leyendo »

Aquí estamos, todos por igual, independientemente del país o la clase social, expuestos a la amenaza mortal de un virus que no es chino (los virus no tienen pasaporte), aunque nos llega desde China. Los principales responsables de esta pandemia son los dirigentes de la provincia de Hubei y luego el presidente chino, quienes, por amor al secreto y horror a las malas noticias, ocultaron la verdad, primero a su pueblo y luego al resto del mundo, durante aproximadamente seis semanas. Este ocultamiento fue trágico y decisivo, pues permitió que el virus escapara de su hogar original, la ciudad de Wuhan, para infectar a toda China y al resto del mundo.…  Seguir leyendo »

Sabemos que el coronavirus mata, pero no medimos hasta qué punto nos vuelve idiotas. Ya en diciembre pasado los epidemiólogos intuían la aparición de esta nueva enfermedad en Wuhan; los médicos locales lo habían anunciado en la web y establecieron desde el principio un paralelismo con la epidemia de Sars de 2003, una neumonía viral causada también por un coronavirus que había pasado del animal al hombre. Durante un mes, los dirigentes chinos intentaron negar esta información, con la desconcertante complicidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ese mes perdido fue fatal, pues permitió que los enfermos infectados propagaran el coronavirus por toda China, y después por el resto del mundo.…  Seguir leyendo »

Considero al presidente de China culpable de ser el origen de la epidemia mundial del virus de Wuhan, el cual ha causado miles de muertes en todo el mundo y una recesión económica que asolará nuestro planeta durante varios años. En principio, los tribunales internacionales, como el de La Haya, juzgan solo los crímenes de guerra en el sentido estricto del término. Pero la epidemia mundial contra un adversario esquivo es una forma de guerra de naturaleza bacteriológica.

El tribunal que debería acusar a Xi Jinping podría añadir a su expediente el genocidio que se está perpetrando actualmente contra los uigures.…  Seguir leyendo »

Donald Trump insinúa que la epidemia de coronavirus es un invento de sus adversarios políticos y que estos están haciendo una montaña de una gripe común. Esta desinformación por parte de los medios de comunicación enemigos no tendría otro fin que ponerlo a él en apuros y hacer que caiga la Bolsa. Trump tiene parte de razón, porque su popularidad está muy ligada al crecimiento económico y a las cotizaciones bursátiles. Estas cotizaciones, allí más que en Europa, son vitales para las clases medias estadounidenses, y especialmente para los jubilados, cuyas pensiones están ligadas al valor de su cartera. Una caída del 20 por ciento equivale a una caída similar de los votos.…  Seguir leyendo »

Hace exactamente cinco años, un tsunami destruyó en Japón la central nuclear de Fukushima y paralizó el corazón de la industria japonesa. Dos semanas después, el funcionamiento de las fábricas quedó interrumpido en todo el mundo por falta de piezas de recambio que solo esas fábricas japonesas suministraban. Descubrimos entonces en tiempo real que el sistema de interdependencia y falta de existencias que caracteriza la producción mundial es racional, desde luego, pero también frágil. No obstante, los japoneses fueron capaces de retomar en tres meses su producción de energía y sus flujos comerciales. La lección de Fukushima se olvidó y borró rápidamente.…  Seguir leyendo »

El socialismo es como la hidra mitológica, el monstruo que por cada cabeza que se le cortaba, hacía renacer dos. Imposible eludir la metáfora cuando se observa el ascenso de Bernie Sanders en las primarias demócratas de Estados Unidos. Sanders se define a sí mismo como socialista y, efectivamente, lo es, empezando por los modelos a los que se remite. El patrón socialdemócrata europeo de la década de 1960 tal como se puso en práctica en los países escandinavos, Francia y Alemania es su proyecto para Estados Unidos. Probablemente el candidato actúe movido por cierta nostalgia de su juventud; la socialdemocracia estaba en su apogeo cuando él era un muchacho.…  Seguir leyendo »

Hace ya varios meses se proyecta en las pantallas de China una serie producida por Netflix, la reconstrucción realista de la explosión de la central nuclear de Chernóbil en Ucrania, en 1986. Los espectadores chinos pueden constatar hasta qué punto las víctimas de este desastre se debieron, desde luego, a la explosión de la central nuclear, pero aún más a la negativa de los líderes comunistas locales a evacuar a las poblaciones circundantes expuestas a la contaminación. La película expone sin tapujos la cultura de los aparatchiks soviéticos, que restan importancia al accidente, ya que están programados para anunciar solo buenas noticias y no admitir nunca el fracaso de una tecnología diseñada en la URSS.…  Seguir leyendo »

Mahmoud Abbas, eterno presidente de la Autoridad Palestina en Cisjordania (pero excluido de Gaza por sus rivales de Hamas), defendió el 10 de febrero ante el Consejo de Seguridad de la ONU la causa de su pueblo contra el plan de paz propuesto por Donald Trump. Ese plan, que es más bien una rendición en plena campaña, concede a Israel todo lo que su Gobierno nacionalista exige. Hiperrealista, toma nota de la situación sobre el terreno: dominio total del Ejército israelí y descomposición total del campo palestino. Abbas siempre es bien acogido en la ONU, compuesta por dirigentes que se le parecen, pocas veces elegidos y que confunden la caja de sus Estados con la suya propia.…  Seguir leyendo »

Los votantes de Donald Trump se sienten cada vez más asediados por estadounidenses que no son como ellos. Hace tres años, Trump se apareció a estos americanos de pura cepa, blancos, cristianos y conservadores, como su último salvador. Es cierto que este era de dudosa moralidad, con una fortuna cuyo origen era igual de inexplicable, pero representaba la encarnación del macho blanco, viril, bocazas, machista, amante de las chicas guapas, las motos grandes, la caza, las hamburguesas y el golf. La elección de Trump consagró así el regreso triunfal del hombre blanco después de ocho años de colonización por parte de un negro elegante y cultivado; para los trumpistas, Obama era insoportable.…  Seguir leyendo »

La única verdadera amenaza natural que pesa sobre la humanidad es el riesgo de una epidemia viral. Para dejar constancia, recordemos que hace un siglo la llamada gripe española mató a alrededor de cincuenta millones de personas en todos los continentes; la media de edad de las víctimas era de veinte años, y muchos murieron en un día. Una gripe comparable, llegada de México en 2009, mató al contagio a un millón de personas en Norteamérica, con una media de edad de cuarenta años. Estas gripes o neumonías, diferentes a las gripes estacionales corrientes, afectan a los jóvenes en lugar de a los ancianos, porque los más jóvenes, que nunca han estado expuestos a este tipo de virus, no tienen ninguna inmunidad natural.…  Seguir leyendo »

Baile de locos en Davos

Cada mes de enero, desde hace 50 años, se desarrolla en Davos, una pequeña estación de deportes de invierno en Suiza, un extraño ritual pagano: el Fórum mundial. Los poderosos del mundo, jefes de Estado y empresarios, se reúnen durante cuatro días para ser insultados y fustigados por militantes ecologistas y socialistas. Estos militantes, representantes de organizaciones supuestamente no gubernamentales, tienen un papel equivalente al del bufón en la corte de los soberanos medievales: el bufón recordaba al rey que, fuera cual fuera su poder, siempre estaría sentado sobre su trasero. Este año los más locos de entre los locos fueron la inevitable santa Greta Thunberg, icono de los ecologistas, y la Oxfam, la principal asociación humanitaria inglesa, que ya es por sí misma una potencia internacional.…  Seguir leyendo »

Esperando el Apocalipsis

El anuncio del fin del mundo, el milenarismo, es una constante del espíritu humano; no hay civilización, ni época, en que esta perspectiva no haya inflamado los espíritus. Solo cambian los escenarios: felices según algunos ideólogos, místicos o catastróficos, según otros. Karl Marx, un milenarista laico, imaginaba un fin del mundo en el que los hombres, todos iguales, vivirían en una abundancia perpetua. Los milenaristas místicos, de cualquier religión, tienden más a ciertas formas del Apocalipsis y a la desaparición de la humanidad. También es común en todas estas profecías la idea de que el fin del mundo irá precedido por un conflicto mortal entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal; la lucha de clases según Marx, la confrontación entre Gog y Magog según algunos pensadores cismáticos cristianos.…  Seguir leyendo »