Procesos electorales

‘The thin margin separating the two candidates promises an even more bruising campaign in the lead up to the runoff on 30 October.’ A Brazilian newspaper the day after the presidential elections on 3 October. Photograph: Carl de Souza/AFP/Getty Images

The first lesson from Brazil’s election on Sunday is that public opinion surveys severely misfired. Just a few days before the contest, many reported a 15% lead for Luiz Inàcio Lula da Silva over the incumbent, Jair Bolsonaro; and many also predicted a Lula first-round victory. The second lesson is that, far from being a flash in the pan – as many had hoped – the rightwing populist movement Bolsonarismo is an organised political force, and it is here to stay, at least for the medium term.

Bolsonaro finished five percentage points behind the leftist former leader Lula – as he is popularly known.…  Seguir leyendo »

En las recientes elecciones suecas ganó el bloque de centro derecha sobre el bloque de centro izquierda con 176 escaños frente a 173, es decir, con un margen pequeño. Esto ha sido comentado en la prensa extranjera como que «llega la extrema derecha». No, lo que ha sucedido es que algunos votantes centristas han votado algo más a la derecha, los socialdemócratas han perdido parte del voto de los obreros y algunos inmigrantes han votado a un partido islámico. En el debate electoral, se habló mucho del precio de la electricidad, pero sobre todo de la situación de inseguridad, sin precedentes en la historia moderna del país.…  Seguir leyendo »

Brazilian President Jair Bolsonaro speaks at the Alvorada Palace in Brasilia after the results of the first round of his country's presidential election Sunday. (Ueslei Marcelino/Reuters)

Brazilian President Jair Bolsonaro’s surprisingly strong showing in Sunday’s election was yet another example of polls underestimating a populist, right-wing candidate. The results, which trigger a runoff election later this month, show that national populism is alive and well in Brazil, even if Bolsonaro ultimately loses.

Pre-election polls in Brazil had predicted Bolsonaro’s defeat. They did not overestimate the strength of his main opponent, former president Luiz Inacio Lula da Silva, projecting that the leftist candidate would come close to the 48.4 percent he ultimately received. But they were massively off on Bolsonaro’s 43.2 percent level of support, instead often pegging him in the low-30s.…  Seguir leyendo »

A man walks past presidential campaign materials depicting Brazilian President Jair Bolsonaro and former president Luiz Inacio Lula da Silva on Sept. 23 in Brasilia. (Adriano Machado/Reuters)

Brazilian President Jair Bolsonaro doesn’t do humble. But he had 51 million reasons to be thankful Sunday night, when the ballots were counted in the country’s general election. The same electoral system that he has repeatedly maligned as rigged — with allegedly fraud-prone electronic voting machines and an imaginary “secret room” for counting ballots — didn’t just assure him a place in the Oct. 30 runoff against former president Luiz Inacio Lula da Silva. It also placed him within striking distance of reelection, a prospect that electoral punters had all but discarded.

Indeed, there was a helping of embarrassment to go around for just about everyone on Sunday.…  Seguir leyendo »

Cuando yo era un joven periodista en la plantilla del periódico The Times de Londres, un compañero me dijo algo que nunca hubiese esperado escuchar: “Los euroescépticos están ganando”. Pensaba que eso era imposible. Me había dicho a mí mismo, y a otros a través de mis columnas, que Europa era el futuro, nuestras soleadas tierras altas. El euroescepticismo era una ideología promovida por payasos amargados a los que les canta el aliento. Mi compañero no se estaba dejando llevar por ningún pensamiento revestido de deseo. Él mismo era proeuropeo. Se limitó a darme su dictamen profesional sobre la dinámica de la política del Reino Unido en aquel momento.…  Seguir leyendo »

Lula da Silva ha sido candidato a presidente de Brasil seis veces y este domingo ganó por tercera vez. Como ya sucedió en 1989, 2002 y 2006, tendrá que medirse en una segunda vuelta. Ganó con un 48,4%, pero se quedó a las puertas de finiquitar la contienda. El presidente Jair Bolsonaro obtuvo unos resultados claramente superiores a los que le auguraban todas las empresas demoscópicas. Esto fue así también en los resultados finales para el Congreso y el Senado donde el partido de Bolsonaro se convierte en la primera fuerza en ambas cámaras. Los afines al actual presidente también dejaron mal paradas a las encuestas en las elecciones a gobernadores, algunos tan importantes como los de Río o São Paulo.…  Seguir leyendo »

El éxito relativo (25 por ciento de los votos) del partido Fratelli d'Italia en las elecciones legislativas ha provocado una emoción excesiva en todos los medios de comunicación europeos de mentalidad socialista, como si Mussolini hubiera vuelto al poder en Roma. A Giorgia Meloni, líder de esta nueva mayoría denominada de extrema derecha, se la califica de neofascista o posfascista. Al convocar a los fantasmas del pasado, añadiéndoles la acusación de extremismo, los analistas políticamente correctos descalifican a priori al futuro Gobierno italiano. Olvidan mencionar que estará constituido por una alianza frágil, donde habrá veteranos de la política, como Silvio Berlusconi, el magnate de la televisión comercial.…  Seguir leyendo »

Brasil ha votado este domingo. Si bien Lula da Silva ha conseguido una votación acorde a su imagen de favorito, resulta insuficiente para esquivar la segunda vuelta. En cuatro semanas los electores volverán a las urnas y hasta entonces la polarizada y dura campaña seguirá.

De hecho, a pesar de la ventaja de cinco puntos de Lula sobre Jair Bolsonaro, este último ha mostrado una fortaleza mucho mayor de la esperada. No sólo con lo votos alcanzados -un 43%-, sino con su capacidad de llevar al poder a los suyos. Su grupo parlamentario será mayoritario en el Congreso, entra fuerte en el Senado y consigue la gobernación de algunos de los estados más importantes: Río de Janeiro, Distrito Federal y Paraná.…  Seguir leyendo »

Hay pocas elecciones que se pueden considerar realmente decisivas. En muchos casos, sabemos con antelación quién tiene más posibilidades de ganar o de formar Gobierno. En otros, las cosas siguen funcionando como siempre, de forma incluso aburrida: se producen cambios en una que otra política por la ideología del nuevo Gobierno, pero sin grandes sorpresas.

Sin embargo, hay comicios en los que nos jugamos mucho, por lo que despiertan tanto interés como pasiones. No dejan indiferente a nadie y provocan que ardan las redes sociales: los comicios presidenciales de este domingo en Brasil pertenecen a esta última estirpe.

En ellos se juega no solo el futuro de la economía, sino la estabilidad de las instituciones democráticas.…  Seguir leyendo »

The world is going through a series of crises, and we in Brazil are not immune. Of all the threats we face, from pandemics to the war in Ukraine, from disruptive technologies to rising inequality, the most troubling are the erosion of democracy and the destruction of the environment. And in Brazil they are linked.

Supporters of President Jair Bolsonaro are growing in influence. They threaten democracy and promote a rampant increase in carbon emissions from deforestation and fires in the Amazon, as well as the destruction of biodiversity. According to data from a government research unit, deforestation in the Amazon in 2021 was 73% higher than in 2018—the year before Mr Bolsonaro took office.…  Seguir leyendo »

Un hombre en Río de Janeiro lleva una camiseta con el rostro de Luiz Inácio Lula da Silva, quien busca de nuevo la presidencia de Brasil. Silvia Izquierdo/Associated Press

“Si Dios quiere, seguiré”, dijo Jair Bolsonaro a mediados de septiembre. “Si no, me quitaré la banda presidencial y me retiraré”.

Parece demasiado bueno para ser verdad. Después de todo, Bolsonaro ha pasado buena parte de este año sembrando dudas sobre el proceso electoral y al parecer preparando el terreno para rechazar los resultados. El ejército, de manera ominosa, quiere llevar a cabo un recuento paralelo de los votos. La amenaza se respira en el aire: el 67 por ciento de los brasileños temen que haya violencia política y puede que algunos no se arriesguen a ir a votar (algo muy importante en un país donde es obligatorio votar).…  Seguir leyendo »

Más de 120 millones de brasileños acuden a las urnas este domingo con dos certezas y dos dudas. La primera certeza es que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva volverá al poder después de 12 años. La segunda es que el actual presidente Jair Bolsonaro no aceptará la derrota e impugnará el resultado por cualquier medio posible.

La primera duda es si Lula, ya este domingo, conseguirá el 50% más uno de los votos necesarios para ganar las elecciones en la primera vuelta. En el sondeo de Datafolha publicado el jueves 29, Lula obtenía el 50% de las intenciones de voto válidas.…  Seguir leyendo »

“A new class of thieves has emerged who want to steal our freedom”, Brazilian President Jair Bolsonaro thundered during a speech last June. The beleaguered leader, who has been trailing badly in recent polls ahead of Sunday’s election, went on to declare that “if necessary, we will go to war” against the offenders.

Who are these thieves Bolsonaro vows he’ll wage war against? Is he speaking about the white-collar and petty criminals he vowed to eradicate when he came to power in January 2019 on an anti-corruption platform?

No, like many other authoritarian politicians who risk being ejected from office, the Brazilian President is focusing on unsubstantiated election “crimes” – and casting doubt on the integrity of the election system, so as to be able to falsely claim fraud at the ballot box in the event of a loss.…  Seguir leyendo »

A man in a shirt with the image of Luiz Inácio Lula da Silva, who is seeking to regain Brazil’s presidency, in Rio de Janeiro on Sunday. Silvia Izquierdo/Associated Press

“If it’s God’s will, I will continue”, Jair Bolsonaro said in mid-September. “If it’s not, I’ll take off the presidential sash and I will retire”.

It feels too good to be true. After all, Mr. Bolsonaro has spent much of the year casting doubt on the electoral process and seemingly preparing the ground to reject the results. The military, ominously, wants to conduct a parallel counting of the votes. Menace hangs in the air: 67 percent of Brazilians fear political violence, and some may not risk voting at all (a big deal in a country where voting is mandatory). Talk of a coup is everywhere.…  Seguir leyendo »

Cuatro años atrás, 13 ciudadanos compitieron por la presidencia de Brasil en una elección marcada por la proscripción del candidato que lideraba las encuestas: el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Muchas cosas podrían decirse de Jair Bolsonaro, pero esta es la más importante: si cualquiera de los otros 12, y no él, hubiese sido electo, cerca de medio millón de brasileños más continuarían vivos.

Lo explicaron el año pasado varios científicos a los que la comisión parlamentaria de investigación sobre la pandemia de covid-19 llamó a declarar en el Senado. Entre ellos, la microbióloga Natalia Pasternak, quien citó un trabajo de Pedro Hallal, publicado en Lancet, que estimaba que dos tercios de las muertes podrían haberse evitado.…  Seguir leyendo »

En las instancias previas a las elecciones presidenciales brasileñas del mes que viene, el actual mandatario, Jair Bolsonaro, prepara su propia versión de la «gran mentira» que planteó el expresidente estadounidense Donald Trump: si pierde en las urnas será porque hubo fraude. Los gobernantes que adoptan esta táctica pueden sencillamente negarse a admitir la derrota e irse en silencio, o, algo más peligroso, fomentar el escándalo e incluso incitar a sus seguidores a la violencia.

No sorprende que Bolsonaro, cuyo apodo es «Trump tropical», lo emule también en esto. Trump demostró cómo después de perder las elecciones alguien puede retener su poder —y hasta convertirse en una fuerza dominante— en la política de un país.…  Seguir leyendo »

Exactamente 100 años después de la Marcha sobre Roma de Benito Mussolini —entonces dirigente del Partido Nacional Fascista—, en octubre de 1922, los neofascistas llegaran al poder en Italia como la fuerza principal de una coalición electoral.

¿Cómo se explica esta victoria? Giorgia Meloni llega al poder gracias a una “tormenta perfecta”, una extraña confluencia de escenarios malos para la democracia. Se da tras la conformación y luego la caída en 2022 del gobierno de unidad del tecnócrata Mario Draghi, quien fue apoyado por casi todos los partidos con la excepción del partido Hermanos de Italia (FDI, por su sigla en italiano) de Meloni.…  Seguir leyendo »

A supporter of Brazilian President Jair Bolsonaro in Brazil, September 2022. Ueslei Marcelino / Reuters

Days ahead of Brazil's Oct. 2 presidential election, the country is facing the most serious challenge to its democracy since its inception 37 years ago. President Jair Bolsonaro, a former army captain, triumphed in 2018 amid a wave of anti-establishment sentiment but is now trailing in the polls in his showdown against former President Luiz Inácio da Silva, or Lula, as he is universally known. Confronted with probable defeat, Bolsonaro has made unsubstantiated claims about voter fraud and publicly insists that the only way the opposition can prevent him from winning a second term is by stealing the election. His rhetoric is finding favor among his supporters: of the roughly 50 million Brazilians who say they will vote for Bolsonaro, about one-quarter are so radicalized that they have told pollsters the president should not recognize the result if he loses.…  Seguir leyendo »

‘Analysts are busy parsing Meloni’s statements to determine if she is a fascist, a neo-fascist or a post-fascist.’ Photograph: Andreas Solaro/AFP/Getty Images

Italy, wrote the situationist philosopher Guy Debord in 1968, “sums up the social contradictions of the entire world”. As such, it was a “laboratory for international counter-revolution”.

Political analysts the world over are now busy parsing Giorgia Meloni’s statements to determine if she is a fascist, a neofascist or a post-fascist. Why, they ask, are Italians seemingly willing to consider a return to the politics of their country’s darkest hour?

But is Italy really dealing with the resurrection of its fascist past? And, more important, is Italy a laboratory whose experiment the rest of the world could eventually follow? The answers, respectively, are: no and (therefore) yes.…  Seguir leyendo »

Italia: ¡Que viene el lobo!

Tras la contundente victoria de Giorgia Meloni en las elecciones italianas del pasado domingo, primera mujer -por cierto- en conseguirlo en el país transalpino, hecho que ha pasado a segundo plano debido al posicionamiento ideológico de su partido, y una vez recuperados de la borrachera electoral, es el momento de analizar los motivos de tan holgado éxito.

Llevarse las manos a la cabeza y gritar al cielo que ha vuelto el fascismo puede ser un ejercicio necesario para algunos, incluso sugerente a cien años exactos de la Marcha sobre Roma, primer acto del régimen de Mussolini; sin embargo, acaba reduciendo el debate, una vez más, a la vieja cuestión sobre la polarización entre fascismo y antifascismo.…  Seguir leyendo »