Antonio Elorza

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El segundo conquistador

El camino para precisar el concepto de genocidio se inicia con la ponencia que Raphael Lemkin envía al Congreso penal de Madrid en 1933. Lemkin define por un lado el delito de “barbarie”, para los actos de exterminio de una colectividad étnica, confesional o social, y el de “vandalismo”, cuando se trata de las obras científicas, o de las artes y las letras, con las cuales una colectividad contribuye al “tesoro de la humanidad entera”. “En consecuencia, la destrucción de una obra de arte de cualquier nación debe ser considerada como un acto de vandalismo dirigido contra la cultura mundial”. El nacionalsocialismo y el yihadismo ofrecieron sobrados ejemplos.…  Seguir leyendo »

La crisis aún en curso debiera hacernos recordar muchas cosas, y entre ellas la recomendación, procedente del siglo de las Luces, y aún antes de Locke, consistente en que el conocimiento racional necesita acotar el objeto de conocimiento para proceder a su explicación. La razón es como una antorcha que movemos en la oscuridad, o como la sonda del piloto en la navegación, que no puede ni debe iluminarlo todo, sino aquello que nos permite seguir caminando en la noche o navegando. La reflexión es aplicable a la difusión de la pandemia como explicación, y también como prevención. Atengámonos al “análisis concreto de la realidad concreta” (Lenin).…  Seguir leyendo »

El compromiso político de Juan Genovés, fallecido recientemente, y la inevitable evocación de El abrazo, adquieren hoy un valor que va mucho más allá de una simple mirada retrospectiva. Constituyen una lección de historia sobre lo que significó la izquierda, y en particular el comunismo democrático —PCE y CCOO—, para alcanzar y consolidar la Transición. En su nota necrológica sobre el artista, la IU actual insiste en el contenido de esa acción, “las luchas”, pero tales luchas, las movilizaciones de masas de trabajadores y profesionales, reflejadas gráficamente en la obra de Genovés, no fueron impulsos ciegos. Respondían a una política que las inspiró desde 1956 hasta los pactos de la Moncloa y la Constitución de 1978: la reconciliación nacional.…  Seguir leyendo »

La ya lejana sesión parlamentaria del Jueves Santo pudo haber sido solo un trámite parlamentario para prorrogar el estado de alarma. Pero el debate tuvo un alcance mucho mayor, hasta el punto de trazar las pautas y las posiciones en conflicto para el futuro inmediato.

Todo se debió al anuncio por Sánchez de su intención de abrirse a una estrategia de concertación con las demás fuerzas políticas y sociales, al evocar aquellos Pactos de La Moncloa que hicieron viable la Transición. Tal oferta suponía incorporar a la dinámica de elaboración política y económica a las fuerzas de oposición, PP y Ciudadanos, así como a las organizaciones sociales más relevantes, sindicatos y patronales.…  Seguir leyendo »

Antes de abdicar, el comportamiento de Juan Carlos I hizo recaer una pesada sombra sobre el futuro de la Monarquía. En un primer plano, los millonarios pagos recibidos de sátrapas árabes eran ya voz del pueblo, que hubiera dicho Feijóo el ilustrado, y de confirmarse plantean un serio problema al sistema democrático, y también a Juan Carlos I. En cuanto a la pasión invernal por esa señora tan mona, punto de llegada de una biografía afectiva muy densa, lleva a la pregunta de su coste para todos, así como sobre las responsabilidades de un personaje símbolo del Estado: parece lógico no confundir su derecho a ejercer la libertad sexual, como cualquier ciudadano, con la actuación de depredador al modo de sus antecesores, los reyes absolutos.…  Seguir leyendo »

El extraño viaje de la número dos de Maduro vino a turbar la paz en la política de imagen del Gobierno. Desde su formación, el tándem formado por Iván Redondo y Pablo Iglesias venía administrando sin dificultades su hegemonía en el espacio de la comunicación política, con el viento a favor de las reiteradas exhibiciones de torpeza de sus adversarios. Tanto Pablo Casado como Inés Arrimadas se entregaban con entusiasmo a plantear exigencias y a pronunciar diagnósticos catastrofistas, de modo que sofocaban lo que pudieran haber sido críticas eficaces. Muchos españoles, entre ellos dirigentes socialistas, podían mirar con desconfianza una política catalana cuya apariencia es que Pedro Sánchez está dispuesto a hacer concesiones de todo tipo, por ahora procesales y económicas, a un independentismo muy dividido en tácticas pero convergente en fines.…  Seguir leyendo »

Pasó hace muchos años. En 1978 participé en el primer congreso legal del PCE, con la delegación del pecé de Euskadi. Recuerdo del episodio cuatro cosas. Una fue el surrealista debate en sección sobre Lenin, donde el dirigente catalán dedicó media intervención a proponer su abandono y otra media a conservar el leninismo. Otra fue el duo de canciones mineras que se montaron en un descanso Dolores Ibarruri y Roberto Lertxundi. Luego siguió una cordial conversación, en la cual traté sin éxito de convencer al observador Javier Pradera de que el PCE se democratizaba de verdad y no de fachada. La prueba de que él tenía razón llegó pronto.…  Seguir leyendo »

'Las camas de la muerte'. Dibujo preparatorio para el 'Desastre de la guerra' 62. 1812-1814. (Madrid, Museo Nacional del Prado).

Con más de trescientos dibujos, la fascinante exposición consagrada a Goya cierra la conmemoración del bicentenario en el Museo del Prado. Es sin duda el mejor camino para adentrarse en la hondura de su obra, tanto por lo que concierne a la génesis de trabajos que vieron la luz pública, caso de los Caprichos o los Desastres de la guerra,como por su despliegue lateral hacia temas que iban atrayendo su infinita curiosidad. Goya anticipa la figura del fotógrafo que va fijando con su cámara cuantos sucesos le parecen merecedores de atención. Pero más allá de esa vocación de constituirse en espejo de su mundo —»yo lo vi»—, está el propósito de servirse de las situaciones reflejadas para ilustrar una consideración moral y política que las confiere sentido.…  Seguir leyendo »

Prisioneros de San Pedro de Cardeña (Burgos) haciendo el saludo fascista. Fotografía de los fondos de la Biblioteca Nacional de España.

Al asistir a la proyección de La trinchera infinita, recordé unas confusas imágenes de la segunda mitad de los cuarenta, cuando mi padre se dirigía hacia el armario grande de mi habitación para esconderse. Luego supe que era porque la policía había llamado a la puerta. Al día siguiente fue mi madre a la DGS, y comprobó que habían ido efectivamente en busca de alguien acusado de haber sido rojo durante la guerra civil. La película recuerda oportunamente que la prescripción de los supuestos delitos cometidos en el curso de la «guerra de Liberación» solo llegó el 1 de abril de 1969, treinta años después de finalizar la por fin denominada «lucha entre hermanos».…  Seguir leyendo »

La imagen de una Cataluña enfrentada a España ha presidido los pasados acontecimientos. En discursos, movilizaciones y símbolos. Nada nuevo. Estuvo en el debate estatutario antes del som una nació! y creció durante el procés, hasta cuestiones secundarias, como la reciente insensibilidad independentista ante el accidente mortal de un aviador español, similar a la de abertzales homenajeando a verdugos de ETA. Los muertos son de ellos, dijo un profeta.

No existe norma alguna que prohíba la exhibición de emblemas de un partido constitucional en tierra vasca, del mismo modo que era tan alegal poner como quitar lazos amarillos, y sin embargo más valía no lucir un pin del PP o Ciudadanos en un bar rural guipuzcoano y si alguien arrancaba lazos en Cataluña, podía ver rota su nariz.…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el palacio de La Moncloa. Samuel Sánchez

Enrique Tierno Galván afirmó en muchas ocasiones que el peor ciego es aquel que no quiere ver. La advertencia del viejo profesor tiene plena actualidad si revisamos la marea de comentarios expuestos en los medios de comunicación sobre la crisis política en curso. Gana por goleada la línea interpretativa que lo ve todo muy claramente como una especie de pelea de carneros, o si se opta por un lenguaje más sofisticado, como la imposibilidad de encontrar un punto de acuerdo entre dos políticos ególatras, cada uno de los cuales se niega a ceder nada al otro, ignorando el interés colectivo. La ventaja adicional de este enfoque reside en que introduciendo un leve sesgo resulta posible escorar la valoración de Sánchez y de Iglesias a favor de uno de ellos, casi siempre el segundo, en la medida en que el socialista sería quien dispone de los medios suficientes para efectuar la cesión, el inevitable Gobierno de coalición, exigido por el otro.…  Seguir leyendo »

La historia interminable de la pugna entre Sánchez e Iglesias ha sido vista como un pleito dominado por la intransigencia. Ambos, y ante todo el líder socialista, habrían impuesto sus preferencias personales a la unión de la izquierda que necesita el país. Así de simple. Lo que caracteriza a todos estos comentarios es una ausencia deliberada de análisis puntual sobre los contenidos y el desarrollo del conflicto. Uno es el más fuerte, otro más débil, en el peor de los casos vanidoso, y tocaba al primero propiciar a toda costa el acuerdo.

Frente a esa simplificación, y también frente a las generalizaciones sobre nuestro sistema político, el episodio es diáfano en lo esencial.…  Seguir leyendo »

Primo Levi nació hace cien años, el 31 de julio de 1919

El recuerdo de los campos de exterminio nazis se ha consolidado a través del espectáculo. Mi amiga Violeta Friedman, superviviente de Auschwitz, contaba que los medios de comunicación solo se volcaron sobre ella con el éxito de La lista de Schindler. El filme de Spielberg conjugaba la dureza del tema con el carácter conciliador del protagonista —un alemán humanitario— y un final feliz. El mensaje de consolación, en los términos de Umberto Eco, se completaba con los nazis cumpliendo su papel de encarnación exclusiva del Mal para la historia del siglo XX.…  Seguir leyendo »

Entre marzo y agosto, el museo Nuevo Tretyakov de Moscú alberga una magna exposición de Ilya Repin, el más famoso de los pintores rusos del 900. De formación académica, Repin supo reflejar en sus cuadros, entre la década de 1860 y su muerte en 1930, la convulsa trayectoria de una sociedad en intenso proceso de cambio, sometida a una ciega autocracia. Desde sus comienzos, figuró entre aquellos que rompieron con el arte oficial y organizaron en libertad sus exposiciones como itinerantes. Su primer aldabonazo, Los bateleros del Volga, fue un manifiesto populista, al expresar el sufrimiento y la protesta larvada de los forzados de la sirga, al arrastre de los barcos contra corriente.…  Seguir leyendo »

En su reflexión crítica sobre las lagunas del derecho, Hans Kelsen menciona una ley que no sería en modo alguno imposible de aplicar, pero que de serlo fuera “a tal punto inoportuna e injusta”, sin duda porque el legislador al elaborarla no pensó en el caso sobrevenido. Tal cosa ha sucedido con las normas que regulan las elecciones de órganos de gobierno de ayuntamientos y comunidades autónomas. A diferencia de otras leyes reguladoras del proceso político, y estabilizadoras, como la inserción de la fórmula cancilleral en la Constitución, la proliferación de partidos respecto del bipartidismo imperfecto inicial, ha producido en España un caos que está perturbando gravemente el funcionamiento de nuestra democracia en los niveles municipal y de comunidad autónoma.…  Seguir leyendo »

Han pasado diez años desde que la crisis económica iniciara su obra de destrucción, y aun cuando la inseguridad no haya desaparecido, cabe felicitarse porque las macromagnitudes se recuperen y España ofrezca incluso razonables perspectivas de crecimiento. Las consecuencias del impacto no fueron, sin embargo, solo económicas, y la sociedad española atravesó por una etapa de profundo malestar, esta aun no superada, que tuvo su reflejo en el movimiento de los indignados y en una subida en flecha de la desconfianza hacia la democracia representativa y sus agentes principales, los partidos políticos. Con el PP al frente, estos se ganaron además el merecido sambenito de portadores inevitables de corrupción.…  Seguir leyendo »

Hace un mes, el 22 de marzo de 2019 acabó la aventura territorial del Estado Islámico. Así fue, no solo porque lo proclamasen las Fuerzas Democráticas Sirias al conquistar su último bastión, un pequeño pueblo en la frontera siria con Irak. Pocos días antes, previa calificación de Trump como «perro rumí» y tras advertir que Al-Bagdadi sigue vivo, lo anunció su portavoz, Abul-Hasan al Mihajr. El manifiesto adopta el final de un relato donde el profeta comenta la muerte heroica de un fiel a la causa: «Él era fiel a Alá y Alá le fue fiel». Fidelidad recíproca que garantiza el retorno después de la reciente derrota.…  Seguir leyendo »

La naturaleza del fascismo histórico

En un pequeño libro, Umberto Eco señalaba una serie de rasgos de lo que llamaba el “fascismo eterno”, una ideología y un modelo de régimen político que solo en apariencia habían sido borrados de la historia: “Podían regresar en algún momento bajo una apariencia inofensiva, por lo que nuestro deber consiste en desenmascararlo y poner de manifiesto cada uno de sus nuevos aspectos”.

La advertencia sigue siendo válida, aun cuando ni el fascismo clásico ni el nazismo resurjan de sus cenizas. Sí pueden darse regímenes y movimientos políticos que contienen algunas de sus características fundamentales: el aplastamiento de la democracia y de los derechos humanos, la supresión del pluralismo y de la libertad de expresión, el monopolio del poder por un líder carismático que se apoya en la noción de “pueblo”, construida desde la discriminación del otro.…  Seguir leyendo »

En una de sus reflexiones políticas de la Gran Guerra, Mussolini revelaba su concepción del poder personal: «Yo exijo hombres feroces. Exijo un hombre feroz que tenga energía, energía para romper, inflexibilidad para castigar, para golpear sin dudarlo, y tanto mejor cuando el culpable está en lo alto».

La descripción del hombre feroz encaja con la propia figura del dictador italiano. También puede ser aplicada sin reservas a nuestro dictador, Francisco Franco y conviene recordarlo cuando es cuestionada su exhumación. Franco no fue un simple golpista que instaura un régimen personal de base militar y que en el curso de la operación provoca cierto número de muertes y violaciones de derechos humanos, ya que en sentido estricto, para él la guerra no fue tal, sino la puesta en práctica de un exterminio.…  Seguir leyendo »

Cataluña en España

En Los bakuninistas en acción, de 1873, Friedrich Engels anotó que Barcelona era «el centro fabril más importante de España, que tiene en su haber histórico más combates de barricadas que ninguna otra ciudad en el mundo». Entre 1840 y 1843 se había sublevado casi al ritmo de una vez por año y desde entonces se registraron la Semana Trágica, octubre de 1934 y els fets de maig en 1937, la gran insurrección anarquista en plena guerra civil. Semejante constatación no solo cuestiona el tópico del seny, sino también las variantes de ensayismo donde todo el conflicto se reduce al choque de dos nacionalismos recién consolidados o a los errores cometidos para que adquiriese tanta fuerza el independentismo.…  Seguir leyendo »