PSOE

La quimera

En una oligarquía impera la arbitrariedad particularista. Sánchez se adaptó a ese molde con rapidez asombrosa. Lo arbitrario le define. Decide por sí y ante sí. Opera por capricho, nepotismo y amiguismo. Comprende -¿cómo no iba a hacerlo?- que compartir poder significa compartir antojos y favores con el socio. Precisemos: no es que lo comprenda, es que carece de otro concepto del poder. En ese sentido, nuestro presidente de Gobierno es el menos europeo de los mandatarios continentales. Circula por él la corriente atávica del abuso, que ha sido durante casi toda la historia la inclinación normal del poderoso. Un primitivo sentido del mando fatalmente ligado a la simpleza.…  Seguir leyendo »

Volver a Granada

Aunque la covid-19 lo cambie todo, no creo que el conflicto político catalán desaparezca en la “nueva normalidad”. Ya lo hemos visto a lo largo de la crisis sanitaria: la tensión nacionalista del Govern y de Esquerra no ha cesado, preocupados ambos por su recíproca competencia y por mantener encendida la llama de su reivindicación independentista. Es más, todos sabemos que la estabilidad del Gobierno —en lo que se refiere a los apoyos de su investidura— depende de la política territorial que se aplique y más en concreto del desarrollo de la mesa bilateral creada con Cataluña y de las negociaciones permanentes con el PNV.…  Seguir leyendo »

Hace trece años comenzó su andadura la Fundación Villacisneros con la voluntad de ayudar a construir una sociedad mejor. Lo hicimos tomando como punto de partida los principios que inspiran el humanismo cristiano. Uno de los ejes principales de nuestra razón de ser es el apoyo a las víctimas del terrorismo y a sus demandas de Memoria, Verdad, Dignidad y Justicia. Desde nuestro nacimiento muchos han sido los cambios producidos en relación con estas reclamaciones, el principal de ellos la «disolución» de la banda terrorista el 3 de mayo de 2018. Hoy ya no peligra la vida de nadie por la amenaza de ETA, pero ¿hemos asistido los españoles al final de la banda que merecemos en un Estado de Derecho?…  Seguir leyendo »

Somos testigos diarios de cómo el gobierno Sánchez-Iglesias destroza nuestra democracia y, a la vez, nos hemos resignado a dar por hecho que, para los tres próximos años, son inevitables. Está arraigando, a la vez que la irritación, una cierta sensación de impotencia frente al desastre provocado, con un coste insoportable para la sociedad española. Pero, la resignación no es un argumento.

Se puede estar cometiendo el error de creer que el viejo partido socialista sigue en pie, que no podría admitir tanta irresponsabilidad. Se ignora que Sánchez, de la mano del publicista Iván Redondo, ha convertido al PSOE en una organización populista, enmascarada tras el utilitario trampantojo “nosotros, la izquierda”.…  Seguir leyendo »

El publicitario en la sombra

Ciertos individuos son importantes por sus prendas, otros por su origen y otros por sus coordenadas. Iván Redondo entra en la tercera categoría, sin que ello lo excluya por fuerza de las dos anteriores. A su cargo de jefe de Gabinete añade, según quedó manifiesto al constituirse el último Gobierno, poderes extraordinarios, tanto más intimidantes cuanto que nadie comprende muy bien en qué consisten. Pero ahí acaba todo: la eminencia gris de La Moncloa lo es en el sentido literal, casi radical, de la palabra. Así estaban las cosas, entiéndanme, en ningún sitio en particular, cuando me enteré por un amigo de que Redondo apadrina un blog en el que, día a día, va desgranando su visión de la actualidad.…  Seguir leyendo »

A los que ya peinamos canas, y como dice piadosamente el ministro astronauta Duque «estamos en tiempo de descuento», nos suelen preguntar los que por la comparación se interesan si recordamos en nuestras vidas algo parecido al impacto del Covid-19. Descartando otros supuestos, que en efecto poca similitud tienen, he solido ofrecer como posible referencia el secuestro que a mano de Arnaldo Otegui y otros terroristas sufrí en mis carnes durante un mes en 1979. No quiero con ello dictaminar que todo sea igual: con Otegui y sus cuates nunca supe el día, la hora o el lugar, ni nada de lo que fuera del zulo ocurría, ni si la pistola que sistemáticamente blandían ante mis ojos acabaría con mi vida en el minuto siguiente.…  Seguir leyendo »

Que el gobierno haya aprovechado el debate sobre la prórroga del estado de alarma para sellar un pacto con Bildu es una canallada indecente. Pero no es una indecencia más de Sánchez sino que esta forma parte de una estrategia diseñada y puesta en práctica por dirigentes socialistas a la que el indecente presidente del Gobierno de España se ha apuntado alborozadamente.

El pacto entre Sánchez y Otegi sellado en sede parlamentaria por los portavoces del PSOE y de Bildu contiene aspectos muy preocupantes, más allá de la reforma de la legislación laboral vigente que ha ocupado la mayor parte de los titulares.…  Seguir leyendo »

El Valls de Arrimadas con Sáncheztein

Abraham Lincoln tenía muy claro que «una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse», al igual que tampoco puede perdurar «un Gobierno mitad esclavo, mitad libre». Es justo lo que ocurre en esta España caótica en manos de un presidente como Pedro Sánchez que está resultando un desastre sin paliativos y cuya nefanda gestión no presagia nada bueno en el terreno económico y social. Como ya lo ha sido en el sanitario con sus más de 40.000 muertos mal contados a causa del coronavirus.

Todo ello tras llegar a La Moncloa aliado a quienes persiguen desgarrar España y encabezar un Consejo de Ministros de cohabitación en el que, tras su abrazo con quien dijo que nunca pactaría para evitarse el insomnio, se inclina por el populismo de Podemos.…  Seguir leyendo »

El rebaño y los pastores

Desde el fatídico lunes de marzo en que le pusieron delante la evidencia de que el virus cuya amenaza había desdeñado se propagaba a velocidad alarmante, la principal línea de actuación de Pedro Sánchez ha consistido en minimizar la generalizada sensación de que reaccionó demasiado tarde. Incluso el confinamiento de la población, una medida de necesidad incuestionable para atajar la transmisión de la enfermedad y frenar el colapso de los hospitales, lo ha aprovechado para preservar su imagen con plúmbeas y continuas intervenciones televisadas destinadas a proyectar una apariencia de liderazgo y compromiso con sus responsabilidades. Ha encontrado en el estado de alarma el escudo legal que sueña todo gobernante para preservarse de las críticas y tomar a su arbitrio toda clase de decisiones excepcionales.…  Seguir leyendo »

1. Pedro Sánchez dijo ayer que la negativa del PP a apoyar la prórroga del estado de alarma le obligó a buscar apoyos alternativos. Incluso en caladeros como los de la extrema izquierda abertzale.

2. La excusa cae por su propio peso. Sánchez no necesitaba la abstención de EH Bildu puesto que tenía apalabrados los votos afirmativos de PNV y Ciudadanos. Votos que hacían innecesaria la abstención de los radicales vascos.

3. Bildu, además, había ofrecido su abstención gratuita al Gobierno. Literalmente, a cambio de «nada». Y eso porque la paralización de la economía en el País Vasco también conviene a sus objetivos políticos, como le conviene a Podemos.…  Seguir leyendo »

Un traje vacío no miente

Los que queremos interpretar el mundo en vez de cambiarlo -pues no somos candidatas a Miss Mundo ni marxistas- tenemos que dar ejemplo. Tomemos a Sánchez. Es comprensible el estupor que en cualquier espíritu sano provoca su falta de palabra. Pero ni mienten ni dicen verdad los trajes vacíos. Sobrepongámonos pues al torbellino que el Fraudillo de España desata en las mentes limpias: incredulidad, indignación, risa nerviosa, desasosiego. Arranquemos este caso, de una vez por todas, del parámetro verdadero-falso, inservible con la Nada.

El patrón del PSOE sanchista es Poncio Pilato, santo para los coptos, cuya aportación a la historia del pensamiento está tardando en reconocerse.…  Seguir leyendo »

Jean Delumeau, en el magnífico libro El miedo en Occidente, nos muestra el comportamiento de las sociedades europeas ante las periódicas epidemias que asolaban pueblos y ciudades. Si nos detenemos un poco en su lectura, vemos cómo algunos comportamientos de hoy en día son muy parecidos a los que se manifestaron durante siglos y siglos, cuando la peste recorría las ciudades del viejo continente, diezmando poblaciones y llevando a países enteros a la ruina. Mirando el cuadro de Brueghel el Viejo El triunfo de la muerte, podemos establecer similitudes con lo que sucedió en los hospitales, los crematorios y los cementerios en los días en que la epidemia lo desbordaba todo.…  Seguir leyendo »

Deambula el gobierno Sánchez como un zombi: está muerto y hace como que no se ha enterado. Si en condiciones normales, con 120 diputados socialistas, era difícil aguantar una legislatura más allá de dos años, la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la incapacidad del Gobierno para gestionar la cosa pública antes y durante la primavera. Sin presupuestos y endeudado hasta límites insoportables, no hay un solo dato de esperanza de que Sánchez sepa y pueda gestionar el después.

Un breve repaso a las opiniones que genera el caso español en la prensa europea y norteamericana reflejan sorpresa, desprestigio y lo que es peor: ridículo.…  Seguir leyendo »

Cada nueva prórroga del estado de alarma trae una nueva polémica política y otra jurídica. Esta quinta, que votará el Congreso de los Diputados este miércoles, nos trae la novedad del voto en contra del PP

Los populares consideran que jurídicamente no es necesario el estado de alarma para mantener las medidas de limitación de la movilidad que los expertos en epidemiología consideran necesarias. Su Plan B consiste en usar la legislación ordinaria para lograrlo, como la Ley Orgánica 3/1986 de medidas especiales en materia de sanidad pública que permite adoptar disposiciones “oportunas” para el control de los enfermos, así como otras “que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible”.…  Seguir leyendo »

Sostiene Fernando Savater que «entre las muchas definiciones de democracia hay una que me gusta más que otras: es el régimen político en el que la culpa de lo que pasa la tienen los ciudadanos». En efecto, la culpa de la catástrofe que amenaza en la actualidad a España la tienen los ciudadanos, y no la incompetencia que diariamente, desde hace casi cinco meses, demuestran cada uno de los ministros, empezando por el presidente del Gobierno del PSOE y por el presidente del Gobierno de Podemos, de lo cual se deduce que es mejor tener un solo presidente que dos, porque en este caso los errores se multiplican doblemente.…  Seguir leyendo »

El periodista Guillermo Cano, director de El Espectador, fue asesinado por sicarios del narcotráfico tras su firme denuncia contra los crímenes del cartel de Medellín y de su líder, Pablo Escobar. Antes de morir, dejó escrito que cuando se pierde la credibilidad, desaparece el prestigio y el respeto de la opinión pública. Esas palabras, pronunciadas por alguien dispuesto a tanto por defender la verdad, me influyeron en gran medida porque creo que, en nuestro tiempo, no hay nada más reprochable a un dirigente público que no tener palabra, que no ser de fiar.

Estas semanas, me ha sido imposible no recordar la reflexión de Cano y advertir de que España tiene un problema de credibilidad que aumenta a diario de la mano de un Gobierno que ha dañado la reputación de un país y que ha perdido el respeto de la ciudadanía.…  Seguir leyendo »

Había superado contrariedades, era un resistente y consiguió embaucar a muchos ciudadanos durante años, no se detenía ante nimiedades éticas y, pasito a pasito, engañando y no cumpliendo lo que prometía, había cambiado el sistema con la complicidad de su socio, ahora jefe del Gobierno. Su socio tuvo siempre las ideas claras sobre lo que quería y cómo lo quería, y él no tenía ideología alguna; seguía el adagio de Marx, Groucho, claro, sobre la accidentalidad de las ideas según las circunstancias y a quién se dirigiesen.

El presidente se sentía feliz aquella noche. La jornada había sido grata. Se inició con un desayuno en Palacio, a donde había trasladado su residencia al día siguiente de proclamarse la nueva normalidad.…  Seguir leyendo »

Este Gobierno ha cumplido ya cien días y casi todo es un dislate. España debió de portarse muy mal el año pasado bajo el «gobierno» de Sánchez, pues los Reyes Magos a primeros de enero le trajeron carbón, mucho carbón: un conjunto de personas carentes de conocimiento, faltos de experiencia, sin oficio, poco más que revoltosos universitarios iban a conformar, hace ahora cien días, el primer Gobierno socialcomunista de España, desde la Guerra Civil, hace más de ochenta años.

Tras las elecciones de noviembre y pese a la promesa de no aliarse con los comunistas porque le quitaban el sueño, optó por echarse en sus brazos para resolver los múltiples problemas que tenía pendientes.…  Seguir leyendo »

Es posible que a los que hemos pasado por una Facultad de Derecho y hemos estudiado Derecho Romano la palabra dictadura no nos produzca repulsión, al menos no de entrada: el dictador era una magistratura de Roma en tiempos de la República que asumía el poder absoluto en caso de guerra y otras calamidades.

Poder absoluto no implicaba poder arbitrario: el dictador asumía el poder de manera temporal, sometido a la Ley y su función consistía en asegurar la vigencia y la subsistencia de la Constitución -entiéndase, las normas y principios fundacionales- de la República.

Que no nos produzca repulsión -de entrada- no quiere decir que no nos tomemos la palabra con prevención.…  Seguir leyendo »

Los sistemas constitucionales suponen la victoria del Derecho; se basan en una Constitución difícilmente modificable y en unos mecanismos de equilibrio y control del poder público, sobre todo judiciales, con lo cual el pueblo plasma su soberanía y se garantiza un régimen jurídico-democrático de convivencia.

Recogen sin embargo las constituciones armas especiales -no para eliminarlas, sino precisamente para su propia defensa, como enseñó Löwenstein- que permiten al poder público potenciar sus potestades. En la nuestra se habla de los estados de alarma, excepción y sitio -de aplicación restrictiva- que se declararán si es «imposible el mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las autoridades competentes» y que sirven solo para adoptar medidas «estrictamente indispensables para asegurar el restablecimiento de la normalidad».…  Seguir leyendo »