PSOE

Los representantes de la Nación, reunidos en Versalles como Asamblea Nacional Constituyente, aprobaron el 26 de agosto de 1789 la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. El artículo 16 proclamaba: «Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes determinada, no tiene Constitución».

230 años después tenemos que recordar lo que significa. La Constitución marca la frontera entre la civilización y la barbarie. Es la norma con la que la nación asegura la garantía de los derechos de los ciudadanos. Y la principal garantía es la división de poderes.…  Seguir leyendo »

Ayer se conocieron los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social de octubre. El número de afiliados creció 2,3% interanual y el de parados disminuyó 2,4%. A primera vista, podrían considerarse variaciones saludables. Incluso, podría irse más allá y considerar que la recuperación de la economía sigue su curso. Yo no lo veo así.

El aumento del número de afiliados es el más bajo en cinco años. Peor aún, es un crecimiento más veloz que el del PIB, que en el tercer trimestre aumentó un 2% interanual (cuando el empleo crece más deprisa que el PIB, la productividad cae y resta competitividad a la economía).…  Seguir leyendo »

El PSOE y el federalismo

Nunca ha tenido el PSOE una posición unívoca con respecto al federalismo. Históricamente fue un concepto ajeno a su tradición ideológica obrerista, y en la actualidad es un término que seduce a algunos sectores internos y provoca alergia en otros. Ello es consecuencia de las dudas metódicas del socialismo español con respecto a la llamada «cuestión nacional», que nunca tuvo como un asunto teórico prioritario.

No es de extrañar, pues, que de vez en cuando el PSOE se líe con la propuesta federal si se tienen en cuenta los antecedentes históricos. El PSOE nació en 1879 asumiendo la idea de nación política del liberalismo progresista: España era su nación, una nación que había que transformar radicalmente, pero su marco natural de lucha proletaria.…  Seguir leyendo »

Cicerón está más vivo que nunca en Barcelona, en España. Un descomunal Josep Maria Pou le da vida en Viejo amigo Cicerón, una obra para ver y para repetir escrita por Ernesto Caballero y dirigida por Mario Gas. Las tribulaciones del gran político y orador romano acerca de la respuesta que cabía dar al populismo de Catilina, primero, y más tarde al autoritarismo de Julio César, resuenan muy actuales en nuestros oídos.

Admiramos el fluir de esa palabra sublime del pensador republicano, deslumbrante expresión de una conciencia que duda, que se cuestiona a sí misma para hallar la ley que anida en la primera naturaleza de las cosas, una conciencia que reconoce sus errores y se corrige para ser justa rectora de la conducta.…  Seguir leyendo »

Por el camino de Iceta

Julio Camba, el gran escritor gallego, sentía gran devoción por Ortega, el filósofo: «Pura y elegante inteligencia de España». Siempre recordaría, con la ironía y socarronería que desprendía su prosa, la madrugada en la que el pensador acudió, con la salud quebrantada, al Congreso para explicar al resto de señorías que autonomía y federalismo no eran conceptos análogos, como algunos promovían, sino opuestos. «Como no es lo mismo –amartillaba por su cuenta el sagaz columnista– encajar las piezas de un puzzle, a fin de formar un cuadro, que coger un cuadro y hacerlo añicos, al objeto de hacer un puzzle».

Al poco de aquella aparición espectral, Ortega dejó la Cámara y se refugió en su Filosofía, de donde nunca debió apartarse.…  Seguir leyendo »

Los individuos sobreviven a pesar del Estado, mientras que el Estado lo hace gracias a sus ciudadanos —o empresas—, reza la máxima liberal. Desde esta óptica, no puede sorprendernos que, bajo el consenso socialdemócrata dominante en Occidente, la hiperactividad regulatoria del legislador —o del Ejecutivo vía decreto— acote y grave la actividad económica, que en algunos países parece estar condenada a engordar lo suficiente como para que únicamente subsista el Erario al que nutre. En esta dinámica, parece haberle llegado la hora a dos bloques económicos que gozaban de cierta libertad. A saber, los agentes del mercado financiero y los gigantes tecnológicos internacionales.…  Seguir leyendo »

Los hechos muestran estos días que el desafío independentista ha descolocado a Pedro Sánchez y que Albert Rivera ha mantenido la actitud que convenía al país cuando proponía prevenir para no tener que asumir lo que hoy es inevitable: hacer frente a los daños producidos y a los costes derivados. Hay que esperar a que se produzcan los hechos, decían. Pues bien, ahí están los hechos, echando humo. Es una prueba más de la necesidad de un grupo fuerte de Ciudadanos después del 10-N, de su utilidad frente a los vaivenes del PSOE sanchista, del 155 al relator y del relator al 155.…  Seguir leyendo »

El problema de un político aquejado de egocentrismo es hacer el ridículo. A nadie se le escapa que existe cierta facilidad para que un plan sublime se convierta en algo bochornoso. Es el caso de Pedro Sánchez y su creencia en que la exhumación del dictador iba a reportarle dos elementos básicos.

El primero de ellos es el supuesto protagonismo en el boxeo con el fantasma de Franco, en expresión de Alfonso Guerra. Era una burda estrategia para arrebatar a Podemos el tema que apela con más fuerza a las emociones de la izquierda infantil: el antifranquismo sobrevenido.

El segundo elemento que le podía proporcionar a Sánchez la exhumación de Franco va más allá.…  Seguir leyendo »

Sánchez o el lobo de Caperucita

Es conocido que Marx recuerda en «El 18 Brumario de Luis Bonaparte» aquella opinión de Hegel según la cual los grandes hechos de la Historia aparecen dos veces, y apostilla: «Una vez como tragedia y la otra como farsa». He dado vueltas a esta idea con el fondo de acontecimientos de un ayer no tan lejano y del hoy de España.

Los partidos sobre los que descansó un bipartidismo, a mi juicio conveniente y constructivo que debería recuperarse, decidieron cambiar. Se habla de nuevo PP y mucho menos de nuevo PSOE. Acaso resulte de interés abordarlo.

El PP busca fortalecer principios que, por uno u otro motivo, se consideraron desdibujados.…  Seguir leyendo »

Marlaska y los últimos de Cataluña

«Cuando nos nombran algo, nos pegan un perdigonazo en el ala y ya no volvemos a volar igual», admitiría en cierta ocasión, a modo de desahogo, un político de dilatada trayectoria en desempeños ministeriales como el democristiano Iñigo Cavero. Fue ministro de Justicia y de Cultura, en dos ocasiones, primero con Suárez y luego con Calvo Sotelo, falleciendo en 2002 cuando presidía el Consejo de Estado, tras haber sido el último en apagar la luz de la sede de la extinta UCD y de correr con parte de las deudas. Eso sí, no llegó al punto calamitoso de Antonio Maura hijo, ministro en el Gobierno Provisional de la II República.…  Seguir leyendo »

Un Cuatro en el alambre

Mis dos retratos favoritos son el de Calvo Sotelo, tocando el piano en la soledad de su despacho y el de Aznar, a punto de levitar de satisfacción en el instante en que Bill Clinton se inclina para darle una palmadita en el exterior del zapato, como señal de que su relajada charla ha alcanzado ya cotas máximas de complicidad.

También hay otros dos impactantes duetos: el de González con Gorbachov, rodeado de una especial pátina histórica, y un emocionante cara a cara de Adolfo Suárez con Zapatero, en un acto conmemorativo de la Transición. Francamente, no logro recordar ninguna de las imágenes en las que aparece Rajoy, estafermo ya de la memoria histórica, pero haberlas, haylas.…  Seguir leyendo »

Tras el mal comportamiento de un niño es frecuente que se reproduzca un patrón que le delata: se contradice y se enreda en variopintas justificaciones para finalmente no poder ocultar su culpa. Esta misma actitud pueril la hemos sufrido en los últimos meses al respecto de la deuda contraída por el Gobierno central con las comunidades.

Durante todo este tiempo, se han ido fabricando excusas de toda índole para no darnos a las autonomías los recursos que nos corresponden. Se infravaloró nuestra legítima petición, se forzaron informes a medida, se amagó con ir escogiendo a discreción unas comunidades a las que se les saldaría la deuda antes que al resto y, por supuesto, se repitió hasta la saciedad que un gobierno en funciones no podría resolver este problema.…  Seguir leyendo »

El salto de la rana de Sánchez

Hay políticos que, tratando de salvar los muebles, queman la casa». Felipe González hacía esta consideración la otra noche en Madrid en un contexto en el que, citando una apreciación del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, coexisten «grandes problemas y cabezas pequeñas» (cabezas de chorlito, diría un español). Fue a propósito del laberinto británico y de la espiral desatada por Cameron al prometer un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea para frenar el voto de los euroescépticos. Su desenlace le costó su carrera y que Gran Bretaña sea hoy, como la Rusia de Churchill, «un acertijo, envuelto en un misterio, dentro de un enigma».…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el palacio de La Moncloa. Samuel Sánchez

Enrique Tierno Galván afirmó en muchas ocasiones que el peor ciego es aquel que no quiere ver. La advertencia del viejo profesor tiene plena actualidad si revisamos la marea de comentarios expuestos en los medios de comunicación sobre la crisis política en curso. Gana por goleada la línea interpretativa que lo ve todo muy claramente como una especie de pelea de carneros, o si se opta por un lenguaje más sofisticado, como la imposibilidad de encontrar un punto de acuerdo entre dos políticos ególatras, cada uno de los cuales se niega a ceder nada al otro, ignorando el interés colectivo. La ventaja adicional de este enfoque reside en que introduciendo un leve sesgo resulta posible escorar la valoración de Sánchez y de Iglesias a favor de uno de ellos, casi siempre el segundo, en la medida en que el socialista sería quien dispone de los medios suficientes para efectuar la cesión, el inevitable Gobierno de coalición, exigido por el otro.…  Seguir leyendo »

No hay tu tía

En la última de sus famosas 30 lecciones sobre democracia, Giovanni Sartori, quizá el científico social más apreciado del último cuarto de siglo, define a la democracia como una gran generosidad. Por lo mismo “está siempre potencialmente en peligro”. Para Sartori, el problema no reside tanto en la máquina del sistema, buena en su conjunto, como en los maquinistas, que él identifica con el hombre masa de Ortega. Sin osar medir mis conocimientos con los del sabio italiano, me atrevería a decir que el hombre masa es más bien el ciudadano que viaja en los vagones, aunque a veces lo haga colgado del estribo.…  Seguir leyendo »

Las mil y una caras de Sánchezstein

En El arte de la mentira política, el médico y satírico escocés John Arbuthnot hace una mordaz crítica de los dos partidos hegemónicos -los Whigs y los Tories- de la Inglaterra del XVIII. Partiendo de que existe una disposición fisiológica del ser humano al engaño, este polímata define la política como «el arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables con un buen fin». Hecho este aserto de fácil suscripción pública, establece diferentes sofisterías. Así, junto a la «mentira calumniosa» o a la «mentira por aumento», refiere la «mentira por traslación», esto es, la que transfiere el demérito de una mala acción a los demás.…  Seguir leyendo »

Los cañones de noviembre

El debate sobre las causas de la Primera Guerra Mundial ocupó durante décadas a los más variados especialistas. ¿Cómo era posible que el asesinato de una persona en Sarajevo -por muy heredero del Imperio Austrohúngaro que fuera- hubiera desencadenado una frenética reacción en cadena que, en cuestión de cuatro años, movilizó a 70 millones de combatientes y dejó más de diez millones de cadáveres?

Se trataba de identificar el agente ignífugo, equivalente al pavimento de madera de las calles de Chicago, que propagó el gran incendio de 1871 cuando una vaca golpeó un quinqué, el quinqué cayó sobre la paja, la paja hizo arder todo el establo y pronto estuvieron en llamas dieciocho mil casas.…  Seguir leyendo »

Para lo que ha quedado Bildu, señores. La última ocurrencia ultrarrevolucionaria es presentar una proposición no de ley para que el Parlamento vasco vete la presencia de Albert Rivera, Pablo Casado y Santiago Abascal durante la campaña en “Euskal Herria” (sic). La premisa es que, aun “teniendo en cuenta la libertad de expresión”, esos fascistas no tienen otra cosa que hacer que venir a tensionar la convivencia en nuestra tierra de armonía sabinaresca, y eso no se puede permitir. Y aunque les resulte un tanto extraño, ya les digo que entiendo perfectamente la propuesta de los que ya media Europa conoce como “los artesanos de la paz”.…  Seguir leyendo »

Romper la izquierda de nuevo

El escenario político de nuestro país sigue convulso y en constante cambio. Durante el último año y medio, la tormenta política se había situado en el espacio de la derecha con la irrupción de Vox y el ascenso de Ciudadanos. En esta ocasión, la izquierda se había mantenido resguardada de las turbulencias, entrando en una fase de asentamiento y estabilidad. No obstante, el reciente deterioro de las relaciones entre el PSOE y Unidas Podemos puede acabar propiciando que la tormenta política se desplace de nuevo hacia la izquierda.

Tras unos años convulsos, el espacio de la izquierda empezó a entrar poco a poco en una fase de consolidación.…  Seguir leyendo »

El presidente del Senado, Manuel Cruz concedió ayer una entrevista a Ràdio 4 en la que habló sobre las informaciones de ABC que desvelaron los plagios contenidos en su libro «Filosofía Contemporánea». En este texto rebatimos sus argumentos.

«En un manual uno no presenta ninguna cosa como propia, lo que hace es un resumen de lo que han dicho unos autores y de lo que han dicho sobre ellos unos comentaristas».

Sea un manual, un ensayo o una obra de ficción, se trata de un escrito firmado por un autor, Manuel Cruz, que copia a otros autores sin citarlos. Se apropia de sus palabras, algo que ninguna normativa ni código ético permite.…  Seguir leyendo »