La Vanguardia

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados a partir del 1 de mayo de 2009.

“He decidido disolver el Parlament y convocar elecciones. Es una decisión que sólo puedo tomar yo, antes que el Senado apruebe la activación del artículo 155. No es la decisión que más me gusta, pero es la que corresponde en estos momentos y en esta circunstancias…”.

Este iba a ser el mensaje de Carles Puigdemont a los ciudadanos de Catalunya, un día antes que el Senado aprobase la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya. Jueves, 26 de octubre del 2017. Entre las diez y las once de la mañana, el presidente catalán dio a conocer al presidente vasco I ñigo Urkullu, el fragmento principal del discurso que pensaba leer ante los periodistas convocados a las doce del mediodía en la galería gótica del Palau de la Generalitat.…  Seguir leyendo »

La activación por el Gobierno del artículo 155 de la Constitución mediante la propuesta al Senado de un conjunto de medidas que suspenderían, de aplicarse, la autonomía catalana ha sido tardía. Debió producirse inmediatamente después de las sesiones parlamentarias del 6 y 7 de septiembre pasado, cuando la Cámara catalana aprobó las leyes de desconexión o de ruptura en función de las cuales se derogó en Catalunya tanto la Constitución como el Estatut. Entonces, y hasta ayer, Mariano Rajoy había optado por una estrategia indirecta, a través del Tribunal Constitucional y el ejercicio de la acción penal mediante el ministerio fiscal, confiado en que sería suficiente para detener el proceso soberanista.…  Seguir leyendo »

La indignación se ha hecho grito, y el grito reclama ayuda, ayuda de la Unión Europea, de la comunidad internacional, de los cascos azules, de alguien que venga y nos saque del callejón sin salida en el que estamos. Reconozcámoslo, ya no podemos solos. Necesitamos ayuda. Help!! Please,please, help me!! Que me ayude alguien con autoridad por encima del Estado español, alguien capaz de cuadrar a Rajoy, alguien que debería rescatarnos, auxiliarnos, atendernos. Pero no parece que vaya a venir nadie. Es más, da la impresión de que más de un observador cree que, pase lo que pase, los catalanes nos lo tenemos bien merecido…

Una de las mejores frases sobre estos últimos días del proceso la ha escrito en estas mismas páginas el esforzado compañero Joaquín Luna tras la pseudodeclaración de independencia, el president Puigdemont: “Ya no es un beatle; es un rolling stone”.…  Seguir leyendo »

El pasado domingo por la tarde, un destacado dirigente independentista aseguraba en privado, con toda certeza, que la respuesta del president Puigdemont sería un no a la independencia más o menos elíptico, que permitiría al presidente Rajoy eludir la aplicación del artículo 155 de la Constitución. La madrugada del lunes siguiente, lo que decían los periódicos era muy distinto. Unos informaban de que la respuesta presidencial sería “ni sí ni no”, mientras que alguno -más certero-adelantaba que no habría respuesta a la pregunta del Gobierno y que, en su lugar, se formularían ciertas exigencias: 1) Una mediación. 2) Un encuentro de ambos presidentes de igual a igual.…  Seguir leyendo »

No son delincuentes comunes ni terroristas, no son corruptos ni corruptores, no son violadores ni han maltratado a sus parejas. No son criminales, pero les han encerrado en la prisión. Jordi Sánchez y Jordi Cuixart duermen desde lunes entre rejas acusados de sedición. Sánchez y Cuixart son dos hombres que siempre han defendido sus ideas de manera pacífica, algo que también hicieron ante las muchas personas concentradas a las puertas de la Conselleria d’Economia el 20 de septiembre, para protestar contra los registros realizados por la Guardia Civil en varios departamentos de la Generalitat. Los tuits de los dirigentes de la ANC y Omnium, así como varios vídeos, demuestran que su actitud, en todo momento, fue la de invitar a la resistencia pacífica, a la calma y a evitar cualquier provocación violenta.…  Seguir leyendo »

Las imágenes del pasado martes en el paseo Lluís Companys de Barcelona nos acompañarán siempre. Estampa del tiempo que nos ha tocado vivir. Miles de personas aguardan la proclamación de la independencia de Catalunya como si estuvieran en el estadio. Muchos van ataviados como si tuvieran cita en el Camp Nou. En lugar de la bandera blaugrana, llevan la estelada anudada al cuello. Ecos y resonancias de los victoriosos Juegos Olímpicos de 1992 y de los grandes triunfos del FC Barcelona. Catalunya ha generado una intensa cultura de estadio en los últimos veinticinco años. Hemos de tener presente esta premisa para poder entender mejor lo que está pasando.…  Seguir leyendo »

Josep Fontana hace –en La formació d’una identitat– una interesante interpretación de los sucesos de octubre de 1934 en Barcelona. Dice que reducir la historia de lo que pasó entonces en Catalunya a los fets del Sis d’Octubre y al escenario que rodea al palacio de la Generalitat equivale a convertir un proceso revolucionario complejo en un sainete. El marco más extenso del que hay que partir es –a su juicio– el de la Europa de la época, donde se estaba consolidando el avance del fascismo. Así, por ejemplo, en Viena, el canciller Dollfuss ilegalizó el Partido Socialista y declaró partido único al Frente Patriótico, que era una concentración de partidos de derecha creada por él mismo; hecho lo cual, reformó la Constitución en un sentido corporativista.…  Seguir leyendo »

El artículo semanal (Sabatinas Intempestivas) que publica en ‘La Vanguardia’ el periodista y escritor Gregorio Morán no ha sido publicado este sábado por decisión de la dirección del mencionado periódico. Este es el artículo íntegro:

No estaba entre mis intenciones escribir sobre la situación en Catalunya. Imaginaba que un lector habitual estaría ya saturado y poco se podía añadir a lo ya dicho. Cambié de opinión a partir de varios artículos que me han conmovido y que parecen exigir cierto grado de compromiso. Basta citar los de Màrius Carol, de Xavier Vidal-Folch y el sensible y rotundo de Isabel Coixet. No podemos callar aunque estemos en pleno agobio veraniego y tengamos la sensación de que vivimos entre camellos pero sin ninguna experiencia de beduinos.…  Seguir leyendo »

Como un cruasán parisino a las nueve de la mañana, crujiente y cálido, se me quedó entre las manos un libro. Cien páginas escritas en estado de gracia y gozo, memorables. Recién salido del horno. Marc Augé ha editado en castellano (editorial Gallo Ñero) la que yo creo su parcela más íntima, la evocación de los bistrots parisinos, ahora que él es ya algo mayor (Poitiers, 1935) y conserva la memoria proustiana de sus años mozos, aparcando su papel académico de antropólogo y presidente de la Escuela de Altos Estudios durante diez años (1985-1995).

Me encerré en mi habitación de hotel hasta terminarlo, en la ansiedad de que no se acabara nunca, algo que me ha sucedido lamentablemente pocas veces en mi vida y que recuerdo en otro caso, memorable, con las memorias de infancia de don Ramón Carande, el historiador, cuya graciay gloria leí en una edición más ajada que los banqueros de Carlos V, que encontré en una desvencijada tienda de objetos horrendos en la singular villa de Aguilar de Campoo, en la Castilla profunda con aroma de galletas.…  Seguir leyendo »

No deja de tener su punto de sarcasmo que el 40.° aniversario de la legalización del Partido Comunista de España, en muy singulares condiciones, viniera a coincidir con el aniversario del final de las utopías, que no otra cosa fue la Revolución bolchevique, con lo que se da fin a cualquier proyecto utópico del tipo de los que se venían promoviendo siglos anteriores. Porque la Revolución Francesa de 1789 y la Comuna de París tenían sentidos muy diferentes. Es la toma del poder por los bolcheviques en octubre de 1917 la que cambia el panorama del mundo, por decirlo en aquellas rotundas palabras del periodista norteamericano John Reed, protagonista de los acontecimientos y que tituló en un libro brillante: Diez días que estremecieron al mundo.…  Seguir leyendo »

Mañana domingo se cumplirán 40 años de la legalización del Partido Comunista de España (ahora hay que escribirlo con todas las letras, porque un PC ya significa otra cosa). Entonces cayó en sábado y el lío de reuniones, conspiraciones y perplejidades duró más allá de la Semana Santa de aquel insólito año de 1977. Vísperas, casi, de las primeras elecciones democráticas que se celebraban en España desde febrero de 1936. Cuarenta y un años de sequía, que se dice pronto. ¡Ah. hubo varios referendums, no lo olvidemos, y se votaba en los ayuntamientos por una entelequia que se denominaba “el tercio familiar”!…  Seguir leyendo »

Hoy, primer día de abril, es un buen momento para hacer una reflexión sobre la prensa, en papel o digital; aún tan diferentes. El mes de marzo, recién terminado, se ha traducido en México en el asesinato de tres o cuatro periodistas, es difícil llevar la cuenta. Miroslava Breach, 54 años -cabe anotar que en México aún quedan profesionales que no son jefes de prensa de nada que no sea su periódico-. La mataron a quemarropa cuando iba a llevar a su hija al colegio. Eran las siete de la mañana. Unos días antes acabó la vida del corresponsal de La Jornada en Chihuahua.…  Seguir leyendo »

No me cabe duda de que George Orwell, de volver a España, y no para tomar, al fin, el imposible café en Huesca que la derrota republicana no le permitió, sino para tomarle el pulso al país, haría unas crónicas espléndidas sobre nuestro periodismo cotidiano. Empezando porque estarían bien escritas y tendrían ese humor sarcástico del que gozan los lectores.

El periodismo español que estamos viviendo es el mundo al revés. Si se cuenta un suceso, da igual que sea en digital que en papel, se dan los nombres de las víctimas, no de los culpables. En Berga, Catalunya, unos fascistas con barretina o sin ella, apalearon salvajemente a dos gais.…  Seguir leyendo »

No deja de ser significativo que el centro de debate sobre el periodismo digital en España tenga su lugar en Huesca. Una ciudad poco frecuentada por las élites y que este año ha llegado a su XVIII congreso, magníficamente organizado y con una asistencia de unos quinientos congresistas, en su mayoría jóvenes.

Sin ánimo de ofender, Huesca queda muy lejos de todo, menos del periodismo, gracias a un puñado de profesores aragoneses que se desviven por exhibir una ciudad tranquila, donde sería un delito de lesa ciudadanía no respetar los pasos de cebra, donde la gente camina despacio y donde todo está a mano -50.000 habitantes orgullosos de vivir en la ciudad menos conocida quizá de España- y cuyo pasado más cercano se concentra en los conflictos entre el cacique Manuel Camo y el intelectual Joaquín Costa, al que dio estudios y muchas querellas.…  Seguir leyendo »

Si hay un género literario sencillo y sin demasiadas pretensiones, en general, es el epistolar. Ha fallecido. Sobrevive sólo en algunas personalidades excéntricas. Casi nadie escribe cartas, y no se trata que sean al estilo de Madame de Sévigné, o el diálogo entre Tilomas Mann y Hermann Hesse, sino de algo más común y sin ambición de escribir para la historia. Hace años dediqué aquí mismo una serie de sabatinas sobre correspondencias literarias; ahora tendrían poco sentido. La gente se comunica con un tuit (máximo 140 caracteres), lleno de señales que reducen la gramática a un signo anterior a la escritura convencional, o envía un correo electrónico donde sería interesante analizar las fórmulas de diálogo, porque no tienen nada que ver con el género epistolar.…  Seguir leyendo »

Después del comportamiento valiente hasta la temeridad de nuestros líderes ante los tribunales, que provocaba una cierta vergüenza ajena: “No nos lo dijeron con la suficiente claridad…” “no volvieron a insistir…”, “todo fue obra de los voluntarios…”, y demás gollerías expresadas a un nivel de chaval de colegio de pago que metió la mano en la despensa, cabe pensar que ese personal, ya sea la piadosa Forcadell, el astuto Mas, o el pandillero Homs, acabarán metiéndonos en un lío que pagaremos nosotros y ellos correrán hacia las alcantarillas… Alguien debe quedar para que salve los patrimonios.

Si cualquiera de ellos tuviera que llevar la responsabilidad de hacer algo más complejo que llegar a Ítaca, que con toda probabilidad no saben ni dónde está, ni estuvieron, y en el mejor de los casos les suena por un largo poema homérico, si tal caso se diera, sería la debacle.…  Seguir leyendo »

El sentido del ridículo fue importante en otras épocas. Tarradellas, que lo vivió todo, decía que en política se podían hacer muchas cosas, menos el ridículo. No tuvo seguidores en esa vía. Jordi Pujol, el padre del clan, carecía del más mínimo sentido del ridículo; se creía genial. Le sacaron de ese embeleco, pero él erre que erre se mantiene, y a decir verdad lo que vino detrás tampoco contribuyó mucho a retirarle del ensueño. En el fondo no sabía de nada, ni siquiera del único oficio que había estudiado -medicina-, pero daba lecciones de todo. Fue precursor de los tertulianos; él solo se fabricaba una tertulia mediática.…  Seguir leyendo »

En el momento que estamos gobernados por las derechas más corruptas e incompetentes, las izquierdas están empeñadas en disimular lo más posible para que no se noten sus inclinaciones. No se trata de repetir las bobadas de que no hay derechas ni izquierdas, o aquella chuscada orteguiana tan citada antaño por todo fascista español que se preciara: ser de derechas o de izquierdas son dos maneras de ser idiota (cito de memoria).

Este año se celebran, o se sepultan -depende del ángulo con que se analice-, cien años del borrascoso 1917, y cuando se dice 1917 mezclamos dos revoluciones en Rusia.…  Seguir leyendo »

Si tenemos en cuenta que la mayoría de la ciudadanía de Catalunya está literalmente hasta los cojones, ovarios y demás partes pudendas de esta historia del referéndum, la separación o “desconexión”, que dicen los cultos, vengo a concluir que soy un idiota y que lo mejor que podía hacer es callarme v hacer como si no me entero. A la manera de aquellos alemanes o italianos que veían subir la marea y concluían que les importaba un carajo. Ya bajará. Evidente que va a ocurrir, pero no sabemos cómo. El secreto está en el cómo.

Y mientras el secreto esté en el cómo, el silencio tiene un grado de complicidad que siempre acaba con la conclusión de los necios: “¡Yo no pensaba que…!”.…  Seguir leyendo »

Hubo una época en que los obreros leían y los banqueros no. Hecho sorprendente a primera vista. Leían las señoras de los banqueros, pero sus maridos estaban demasiado ocupados en otras cosas y “no tenían tiempo”. Los trabajadores que sabían leer, y querían sobre todo formarse una idea del mundo, echaban mano de los libros más insólitos y de los autores más raros. En España hay auténticos expertos en literatura popular.

¿Qué leía la clase obrera culta? Textos tan insólitos como Las ruinas de Palmira, del conde de Volney, que nunca pisó Palmira, cosa que sí hizo y durante un buen tiempo Agatha Christie, casi un siglo después.…  Seguir leyendo »