Estatuto de Autonomía

Leo, gratamente sorprendido, que el Partido Socialista ha presentado, al mismo tiempo que lo ha hecho el Partido Popular, una proposición de reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad frente a las modificaciones futuras de estatutos de autonomía. Para los no iniciados aclaro que se trata de evitar que un estatuto se someta a referéndum o entre en vigor antes de que el Alto Tribunal pueda pronunciarse sobre su posible inconstitucionalidad; lo cual es razonable. Pero aclaro también que este procedimiento ya estaba en la ley originaria del Tribunal de 1979, hasta que el Partido Socialista lo eliminó en 1985, tras llegar al Gobierno, habiéndose opuesto desde entonces a recuperarlo, frente a las propuestas presentadas reiteradamente por el Partido Popular.…  Seguir leyendo »

En algunos corrillos políticos de Euskadi se rumorea que los catalanes están enfadados por las nuevas cesiones del presidente Zapatero al PNV. La oposición, el Partido Popular, tampoco anda contenta con el acuerdo. El Partido Socialista de Euskadi y el Gobierno vasco tratan de ocultar el enorme enfado que les ha provocado el susodicho acuerdo. Es de pensar que Zapatero esté contento porque puede culminar la legislatura. Y el PNV está contentísimo. No porque se vaya cumpliendo el Estatuto de Gernika, sino porque cree que este golpe que ha dado gracias a la debilidad parlamentaria de Zapatero le acerca a la recuperación del poder en Euskadi.…  Seguir leyendo »

Es curioso que en los periódicos se hablara más de la sentencia sobre el Estatut de Catalunya antes de que esta se pronunciase que después. Ciertamente, ello no es así entre los expertos en derecho público, que ya comienzan a publicar sus comentarios en revistas especializadas. Pero en las declaraciones de los políticos, y en las opiniones de los analistas, parece que la sentencia haya dejado de interesar.

En Catalunya estamos ya en la recta final de las elecciones autonómicas. El proceso legislativo estatutario ocupó la atención general en la legislatura anterior y el debate sobre la constitucionalidad de la sentencia – mezclado inevitablemente con la cuestión de la financiación autonómica-ha sido el tema dominante de la que ahora finaliza.…  Seguir leyendo »

Para mí es, ante todo, la memoria de mi padre: Puebla de Alcocer —donde nació—, Trujillo, Logrosán, Cáceres, Baños de Montemayor, Guareña, Mérida. Primero, siguiendo de pueblo en pueblo los destinos de su padre, Romualdo, fiscal; después porque, instalado en Madrid, buscó consuelo en los regresos parciales a sus orígenes. La familia, los amigos: Pedro de Lorenzo, escritor; Enrique Escribano, franciscano; Germán Petisco, conductor; Pedro Lumbreras, jurista. Perdón por tantas omisiones. Y el referente, siempre, del pueblo de Extremadura curtido, austero, audaz y resignado a la vez, tolerante.

En realidad, Extremadura ha sido antes una idea que un confinamiento geográfico. De adolescente, me desorientaban los versos de Machado: Soria fría, Soria pura, / cabeza de Extremadura / con su castillo guerrero / arruinado, sobre el Duero.…  Seguir leyendo »

Después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña, España y Cataluña están peor.

Se ha desplazado el eje del debate político de forma incuestionable; ha crecido la desconfianza de muchos sectores de la sociedad catalana hacia España; ha saltado por los aires el espíritu del pacto constitucional; se han radicalizado las posiciones anticatalanas en sectores de la sociedad y de la política españolas; el pacto estatutario ha dejado de ser una referencia para muchos en Cataluña.

La gran manifestación del 10 de julio apunta a un hartazgo generalizado de la política de desgaste a la que se ha sometido la sociedad y la gobernación de Cataluña y encamina sectores hacia la secesión.…  Seguir leyendo »

Para analizar la situación a la que nos ha abocado el Estatut, hay que hacerlo desde dos perspectivas distintas: la jurídica y la política, que nos llevan a conclusiones también distintas.

Desde la perspectiva jurídica, hay que decir que las reglas del juego, hasta el momento no cuestionadas, establecen el procedimiento de aprobación del Estatut (aprobación por el Parlament, aprobación por las Cortes Generales, que pueden modificar lo que quieran, y referendo afirmativo del pueblo) y también que puede ser impugnado, entre otros, por 50 diputados o senadores, por el Defensor del Pueblo y por los gobiernos autonómicos, ante el Tribunal Constitucional; y, de acuerdo con estas previsiones legales, fue impugnado.…  Seguir leyendo »

La gestión que del brutal atentado islamista de Madrid hizo el Partido Popular permitió al PSOE una nueva oportunidad de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero, que aparecía como la esperanza blanca del socialismo, como el hombre de izquierdas, socialdemócrata de profundas convicciones, que no fue Felipe González. El mismo que, en estas páginas, nos metía en el mismo saco que a los de Rajoy, a cuenta de nuestro rechazo al recorte del Estatut, obviando deliberadamente que, a diferencia del PP, nosotros aceptamos el veredicto de los catalanes en el referéndum.

Que ahí está la esencia misma del conflicto que se ha generado: los que mantenemos el respeto a la voluntad popular y los que someten esta a las martingalas de los togados del TC.…  Seguir leyendo »

Dice el refrán que por la boca muere el pez, y ciertamente a muchos políticos -aunque no sólo a ellos- les pierde la brillantez de una metáfora. Quedan seducidos por la fuerza de una imagen que, si la pensaran hasta el final, reconocerían que puede volverse contra ellos mismos. Recientemente el líder nacionalista catalán Artur Mas usaba en las páginas de este periódico la imagen de la castración para referirse a lo que el PP y el PSOE han hecho con el Estatuto catalán: el PP lo habría sometido a una castración física, y el PSOE a una castración química. Que viene a ser lo mismo.…  Seguir leyendo »

Si mal no recuerdo, fue Dietrich Schwanitz quien definió el marxismo y sus epígonos de Mayo del 68 como una escuela del desenmascaramiento, cuyo principal objetivo era ir identificando, aquí y allá y sin pararse en barras, toda clase de sospechosos. Sospechosos de las mayores villanías, claro está, y muy en particular de la consistente en no comulgar con las ruedas de molino que el propio marxismo hacía girar. Yo no sé si el marxismo y demás sucedáneos fueron también otra cosa aparte de una escuela del desenmascaramiento, pero de lo que estoy seguro es de que esa escuela existió. Y no sólo eso: a juzgar por algunas de las reacciones habidas tras el anuncio de la sentencia del Constitucional que ha puesto fuera de la ley 14 artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña y fijado la recta interpretación de otros 27, sigue gozando hoy en día de excelente salud.…  Seguir leyendo »

Ha transcurrido un mes, punto arriba, punto abajo, desde que salió la sentencia del Constitucional sobre el Estatut. Según era de esperar, el Gobierno ha reaccionado poniéndose más cerca de las reclamaciones catalanas, que de la ley. Detrás del Gobierno, sin embargo, está el Partido Socialista, cuyas bases cultivan intereses incompatibles con el orden de cosas que quiere imponer el señor Montilla. El revuelo madrileño podría anunciar vientos de fronda futuros en la izquierda. Pero lo que de momento tenemos es presente, no futuro, y el presente, en conjunto, no resulta especialmente alentador. Tal parece desprenderse al menos del artículo que hace poco días firmaron a la par Felipe González y Carmen Chacón en el diario El País—«Apuntes sobre Cataluña y España», 26-7-2010—.…  Seguir leyendo »

El catalanismo ha perdido la batalla estatutaria debido, en gran parte, a su confusión conceptual y estratégica. Las reacciones a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto han sido de rechazo y repudio, pero han mostrado un gran desconcierto acerca de las alternativas de futuro.

La confusión despunta en dos conceptos ampliamente utilizados: la soberanía y el federalismo. Si algún concepto político está obsoleto en la Europa de hoy es el de soberanía. Con la división de poderes entre los Gobiernos locales, autonómicos, estatales y europeo, ha dejado de haber una autoridad suprema capaz de tomar decisiones últimas en todos los temas sobre la población de un territorio bien definido; es decir, ha dejado de haber “soberanía”.…  Seguir leyendo »

Lo dijo ya Unamuno en 1906, después de una brevísima estancia en la Barcelona bullanguera y jactanciosa del poeta Maragall, en pleno apogeo de los catalanistas de la Lliga Regionalista: «Aquello no es serio. Y luego no toleran la contradicción, y al que no les dice lo que quieren oír le declaran memo o poco menos».

Aunque más de un siglo separa la Barcelona actual de la Barcelona a la que se refiere Unamuno, lo cierto es que, en los últimos años, cada vez que el azar me ha llevado a la Ciudad Condal, la sensación que me ha producido la visita no ha desmentido nunca la amarga impresión que el viejo pensador bilbaíno puso por escrito en la primera década del siglo XX.…  Seguir leyendo »

La sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Catalunya es una ignominia histórica contra Catalunya y contra España, en el sentido de los efectos devastadores que pretende infligir en el presente y en el futuro de nuestra sociedad y nuestra historia. Pero esta sentencia es también una ignominia histórica en el sentido de desprecio e ignorancia de la historia colectiva que condujo a la Constitución y un escarnio a la política prudente que, en aquel periodo, desplegaron el rey Juan Carlos y el presidente del Gobierno Adolfo Suárez para crear una democracia en la que cupieran todos los españoles y todas las culturas y naciones de España.…  Seguir leyendo »

La sentencia del Tribunal Constitucional (TC) acerca del recurso del PP sobre el Estatuto de Cataluña ha reavivado el fuego -nunca extinguido- de la batalla conceptual que se libra entre quienes sostienen la plurinacionalidad de España y quienes entienden (por enseñar las cartas: entendemos) que esa plurinacionalidad no tiene cabida en nuestro sistema político institucional.

Sin duda, dentro de cada campo hay matices y modulaciones. No es lo mismo ser partidario de lege ferenda de esa plurinacionalidad y propugnar una reforma constitucional en esa dirección, que sostener que esa plurinacionalidad cabe en una lectura abierta del texto constitucional. No es tampoco lo mismo admitir una plurinacionalidad romántica compatible con una Nación española como ámbito exclusivo de soberanía que sostener que caben varias naciones político-jurídicas que tendrían una suerte de soberanía compartida entre ellas.…  Seguir leyendo »

En relación a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut de Catalunya, el abogado Pedro L. Yúfera formula la siguiente demanda:

Hechos:

I. En 1978 se promulgó la Constitución española, como un pacto de todas las fuerzas políticas, que con muchas renuncias y concesiones hizo posible aquel sueño.

Se proclamaba entonces la «indisoluble unidad de la nación española» y «el derecho de las nacionalidades a la autonomía», pero con la voluntad de ir ampliándola con el tiempo.

II. En 1979, el Estatut de autonomía proclamaba el autogobierno de Catalunya, con unos poderes emanados de la Constitución.

Pasados los años, una amplia mayoría de partidos políticos consideran obsoleto aquel Estatut y se sienten fuertes para plantear otro, con mayor grado de autogobierno.…  Seguir leyendo »

Final de etapa es lo que marca la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. El Gobierno ha intentado minimizar su alcance con expresiones voluntaristas y la oposición ha moderado sus reacciones en atención a la futura competición electoral catalana.

Pero ambas posiciones -teñidas de tacticismo inevitable- ignoran lo que el fallo del tribunal tiene de “punto final” en un doble registro: el fundamento constitucional del llamado Estado de las autonomías y la posibilidad de una relación más armónica entre el sistema político español y el sistema político catalán.

En el primer registro, expertos juristas señalan que la sentencia desfigura una de las innovaciones clave del Estado de las autonomías.…  Seguir leyendo »

La principal objeción a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán es que no reconoce la «singularidad» de Cataluña en el Estado español. Gran ofensa, que permite decir a sus críticos que la sentencia niega el carácter plural de dicho Estado. O sea, que, aparte de injuriosa, es anticonstitucional. Lo que nos faltaba.

Curiosa palabra ésa de «singular». Por singular se entiende algo «único», distinto a los demás, e implícitamente, superior. Estamos ante otra variante del viejo «hecho diferencial» invocado por todos los nacionalismos internos españoles. Donde empieza la falacia. Todos los individuos somos diferentes. Incluso los hermanos gemelos lo son, al ser la «singularidad» uno de los rasgos más característicos del género humano.…  Seguir leyendo »

Nada refleja mejor la maraña que ha envuelto al tema del Estatut que el interminable debate sobre la condición nacional de Cataluña, reconocida en su preámbulo. Por ello, hace meses que la oposición de un notable constitucionalista disipó la posibilidad de un acuerdo “progresista” sobre el conjunto del texto, y ahora la sentencia corta el nudo gordiano pronunciando una obviedad, pues no otra cosa es advertir que una declaración incluida en un preámbulo carece de efectos normativos, con un añadido que lía un poco más las cosas al acentuar los perfiles de dicha restricción. Curiosamente, si abandonamos la polémica y regresamos al polémico texto, las sombras desaparecen.…  Seguir leyendo »

Es muy frecuente leer y escuchar estos días que la sentencia del TC sobre el Estatut es una sentencia política. Nada más erróneo: sus argumentaciones – por supuesto discutibles, ahí está algún valioso voto particular-están fundadas en estrictos razonamientos jurídicos. Más todavía, precisamente la resolución del TC ha sido tan negativa para las intenciones de quienes propusieron el Estatut desde Catalunya porque algunas de las bases jurídicas en las que se sustentaba su texto eran, desde el punto de vista del derecho, insostenibles. En este artículo intentaremos analizar someramente algunas de las más significativas.

Previamente, dejemos sentado que el Tribunal Constitucional, al pronunciar su sentencia, ha tenido en cuenta algo que es común en las jurisdicciones de ese género: el máximo respeto al legislador en virtud del principio de conservación de las leyes, principio derivado, sobre todo, de su presunción de constitucionalidad dada la legitimidad democrática de los parlamentos, es decir, de los órganos que las aprueban.…  Seguir leyendo »

De cuanto ocurrió hace ahora un par de semanas en el Debate sobre el estado de la Nación, lo más relevante para el futuro de la legislatura es la interpretación que el presidente del Gobierno hizo de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán.

Lo que José Luis Rodríguez Zapatero vino a decir con ocasión de su réplica al portavoz de CiU, Duran i Lleida, fue que para su propia fortuna, y también para la de los nacionalistas, la sentencia le ha devuelto al Gobierno la misma mercancía que ya había vendido a los nacionalistas en forma de Estatuto para que se la vuelva a vender en forma de leyes autonómicas o nacionales -que a su vez el Partido Popular habrá de recurrir una a una, si es que quiere hacerlo-.…  Seguir leyendo »